TRADUCTOR-TRANSLATE

APOCALIPSIS 14 – Parte 8: LA COSECHA DEL TRIGO (Cebada-Vencedores; Trigo-Iglesia) (Apoc. Nuevo Estudio), Dr. Stephen E. Jones

17 de junio de 2016



Por este tiempo, debe quedar claro que Revelación 13 profetizó acerca del clímax y el final del dominio de los sistemas bestia al final de los "siete tiempos" que se les habían asignado. Revelación 14 entonces, establece los vencedores, ya que, como Daniel 7:21,22 nos dice, por decreto divino son los sucesores de las bestias, y dominarán la Tierra en el siglo venidero.

Las bestias, sin embargo, no entienden, ni tampoco están de acuerdo con el decreto celestial, y por lo tanto deben ser derrocadas activamente, porque ellas se niegan a abandonar sus posiciones de poder. No hay ningún indicio, por supuesto, de que los mismos vencedores sean llamados para hacer cumplir este decreto por la violencia física y la fuerza. Dios siempre parece usar vasos de deshonra para tales fines, mientras que los vencedores son llamados a dirigir sus acciones a través de decretos que dan testimonio de la voluntad de la gran Juez de la Tierra.


La recolección de las primicias
Llegamos ahora al tema de la "cosecha". Antes de que cualquier cosecha puede tener lugar, los primeros frutos deben ser ofrecidos a Dios para santificar (o autorizar) la cosecha. Por esta razón, los vencedores son llamados "primicias para Dios y para el Cordero" en Apocalipsis 14: 4. No son "cosechados" como parte de la cosecha general en el resto del capítulo. En su lugar, se "reúnen" en Mateo 24:30,31,

30 Y entonces aparecerá la señal del Hijo del hombre aparecerá en el cielo, y entonces todas las tribus de la tierra llorarán, y verán al Hijo del hombre venir sobre las nubes del cielo con poder y gran gloria. 31 Y el enviará a sus ángeles con gran voz de trompeta y juntarán a sus escogidos de los cuatro vientos, desde un extremo del cielo hasta el otro.

Y así Revelación 14:14 representa a "uno como un hijo de hombre" que viene en "una nube blanca". El suceso descrito es una reunión de "sus elegidos", y por esta razón los ángeles son enviados "con una gran trompeta". El momento de la Primera Resurrección, que incluye sólo a estos "elegidos" (vencedores), es la Fiesta de las Trompetas, que conmemora la construcción de las dos trompetas de plata en Números 10: 1-4. En esa ocasión, según Josefo,

"Por otra parte, Moisés fue el inventor de la forma de su trompeta, que estaba hecha de plata ... se hicieron dos, una de ellas se hacía sonar cuando se requería a la multitud a unirse para congregaciones. Cuando solo la primera de ellas daba la señal, los jefes de las tribus debían subir, y consultar sobre los asuntos pertinentes de manera adecuada; pero cuando daban la señal las dos, se llamaba a la congregación" (Antigüedades de los Judíos, III, XII, 6).

Cuando Pablo habló de la resurrección de los muertos en 1 Tesalonicenses 4:16, dijo que los muertos se levantarían "con voz de arcángel, y con trompeta de Dios". La palabra para trompeta es singular, mostrando que esto era para recoger sólo a los líderes, no a la congregación en su conjunto. Del mismo modo, en 1 Corintios 15:52 Pablo habla de nuevo de la resurrección de los muertos y la transformación de los vencedores vivientes "a la final trompeta". Pablo no explica la diferencia entre la Primera Resurrección y la Resurrección General, pero Juan si lo hace en Apocalipsis 20, cuando habla de dos resurrecciones con mil años de diferencia. El punto es que en Mateo 24:30, 31 Jesús habló que una trompeta (singular) que iba a ser utilizada para juntar "a sus escogidos", es decir, a los vencedores que son los líderes de la congregación.

Si extendemos este tema más allá del alcance de Apocalipsis 14, es posible identificar esta recolección más ampliamente con la cosecha de la cebada, que es la primera de las cosechas. Juan estaba viendo en realidad tres cosechas distintas en este capítulo, que trata de tres diferentes grupos de personas. La cebada representa a los vencedores, el trigo representa a la Iglesia en su conjunto, y las uvas representan el resto de la creación. La cebada se avienta, el trigo se trilla, y las uvas se huellan.

Cada uno es tratado de una manera de juicio cada vez más violenta, pero el objetivo final es extraer lo que es bueno para su uso en la mesa de la comunión de Dios. Al final, Dios recibe su pan sin levadura (cebada), su pan con levadura (trigo), y el vino (uvas). Este es el esquema básico del plan divino por el cual Él tiene la intención de restaurar Su creación.


Cosechando el trigo
La cosecha espiritual del "trigo" se representa en Revelación 14:15,16, que dice:

15 Y otro ángel salió del templo, clamando a gran voz al que estaba sentado sobre la nube: "Mete tu hoz, y siega; porque la hora de segar ha llegado, pues la mies de la tierra está madura". 16 Y el que estaba sentado sobre la nube metió su hoz en la tierra, y la tierra fue segada.

No se nos dice específicamente lo que se cosechó, pero los siguientes versículos nos hablan de una segunda cosecha de las uvas. La primera cosecha, entonces, debe ser del trigo, que siempre llegaba en el momento de Pentecostés.

Jesús habló de esta cosecha de trigo en una parábola en Mateo 13: 24-30. En la parábola, un hombre "sembró buena semilla en su campo". (Mateo 13:24). El versículo 26 nos dice que era "trigo", y por esto sabemos que esta parábola del Reino se refiere primordialmente a la Iglesia en la Edad de Pentecostés. (Véase mi libro, El Trigo y los Asnos de Pentecostéshttp://josemariaarmesto.blogspot.com.es/2014/03/el-trigo-y-los-asnos-de-pentecostes.html). Entonces, el campo de trigo aparece corrompido por cizaña, sembrada por un "enemigo". Se da la orden para permitir que ambos crezcan juntos hasta el tiempo de la cosecha cuando puedan distinguirse por sus frutos. La cizaña se retira del campo de trigo antes de la cosecha del trigo. "Recoged primero la cizaña y atadla en manojos para quemarla; pero recoged el trigo en mi granero" (Mateo 13:30). Jesús explica más adelante el momento de la cosecha, diciendo en el verso 39, "la cosecha es el fin del mundo, y los segadores son los ángeles".

Este es el período de tiempo cubierto en Revelación 14:15,16. Cuando las diversas "bestias" han terminado su tiempo asignado para gobernar la Tierra, el tiempo de la cosecha finalmente llega. La cizaña venenosa, que apareció como trigo falsificado en la Iglesia, será identificada y separada para el juicio. Del mismo modo, al mismo tiempo, las obras de la Iglesia también serán juzgadas por el mismo fuego. Pablo dice en 1 Corintios 3:13, "el fuego mismo probará la calidad de la obra de cada uno". El versículo 15 dice,

15 Si la obra de alguno se quemare, él sufrirá pérdida; si bien él mismo será salvo, aunque así como por fuego.

El ángel mencionado en Apocalipsis 14:15 no parece hacer ningún trabajo por sí mismo. En su lugar, se le ve llamando a "uno como un hijo de hombre" a meter su hoz. Es el Ángel de Trilla que tiene que esperar a la cosecha antes de poder cumplir con su tarea asignada. Por mi propia revelación personal, este es el mismo ángel que trajo juicio a Israel en 2 Samuel 24, pero cuyo juicio fue detenido (limitada) por el altar apresuradamente aparejado por David en la era de Arauna el jebuseo (2 Samuel 24:16) . Esto profetizaba de la cruz, donde Jesús fue ofrecido como sacrificio por el pecado, a fin de detener el juicio.

En el tiempo de David, el Ángel de Trilla se paró en la era, cuando se le dijo "basta". Muchos años más tarde, cuando Jesús terminó su sufrimiento en la cruz, tal vez en ese mismo lugar, dijo: "Todo se ha cumplido" (Juan 19:30). Tal vez en Apocalipsis 14:15 el Ángel de Trilla sigue operando bajo esa orden de cesar y por eso él llamó al uno como hijo del hombre para que metiera su hoz. Sin primero pasarse la hoz no tendría nada que trillar, pero entendió que su obra continuaría al final de la edad.


Llegamos ahora a otro ángel que preside la prensa de vino de Dios, que representa la cosecha de la uva en la Tierra.

Etiquetas: Serie Enseñanza
Categoría: Enseñanzas

Dr. Stephen Jones

No hay comentarios:

Publicar un comentario