TRADUCTOR-TRANSLATE

APOCALIPSIS 13 – Parte 8: EL NÚMERO 666, parte 1 (Apocalipsis Nuevo Estudio), Dr. Stephen E. Jones




18 Aquí hay sabiduría. El que tiene entendimiento, cuente el número de la bestia, pues es número de un hombre; Y su número es seiscientos sesenta y seis [666].

El texto griego que se traduce "seiscientos sesenta y seis" es sólo tres letras griegas chi, xi, y sigma. Al igual que los hebreos, los griegos usaban sus letras como números, por lo que cada letra tiene un valor numérico. La letra chi sirvió como su número 600, xi fue su número 60, y sigma su número 6. Así, poniendo estas letras juntas, era la forma en que escribían el número 666.


El Número Seis
Juan, por supuesto, estaba muy familiarizado con estos números. Sin embargo, no explica este número, a no ser para decirnos que es el número de "la bestia" y el número de "un hombre". Cada número tiene un aspecto positivo y un lado negativo, dependiendo de su aplicación. En la numerología bíblica, encontramos que el número 6 es el número del hombre, o de la humanidad en general. Un triple seis, 666, indicaría el ápice o incluso la perfección del hombre, porque está construida sobre la base del número seis.

En la Ley bíblica, seis días era el tiempo para trabajar, y al séptimo día la gente debía descansar. Del mismo modo, un esclavo debía trabajar durante seis años y luego ser liberado para unas vacaciones de un año en el séptimo año. Esta parece ser la razón subyacente de la asociación entre el 666 y el hombre bajo la Bestia de la Tierra. El hombre debía trabajar seis días, es decir, 6.000 años, desde Adán hasta el Gran Día de Reposo, conocido comúnmente como el Milenio.

Por esta razón, Moisés tuvo que esperar seis días antes de que se le permitiera subir al monte para recibir al Señor en Éxodo 24: 16-18. Esto sugiere un periodo de espera de 6.000 años de trabajo en la Tierra antes de que los santos puedan ascender "para recibir al Señor en el aire" (1 Tesalonicenses 4:17).

Las obras de la carne que Pablo enumera en Gálatas 5: 19-21 ponen la brujería (RV) o el conjuro (NASB) como el sexto vicio. La brujería es simplemente el intento del hombre para manipular a otros en contra de su voluntad. Así que la rebelión de Saúl contra Dios era "como el pecado de adivinación" (1 Samuel 15:23). Rituales religiosos del hombre a menudo se reducen a un intento de manipular a Dios (o los dioses) para que haga algo beneficioso para el hombre. Esta es la brujería de bajo nivel.

Las buenas noticias sobre el número 6 son que cuando lo vemos como un ciclo de tiempo, significa el fin del trabajo o de la esclavitud y el comienzo del descanso (siete).


El oro de Salomón
El número 666 aparece dos veces en la Escritura, no sólo en Apocalipsis 13:18, sino también en 2 Crónicas 9:13,

13 El peso del oro que Salomón tenía de renta cada año, era de 666 talentos de oro.

Al igual que con tantas cosas, el Nuevo Testamento debe ser interpretado con su doble testigo, el Antiguo Testamento. Es evidente que en 2 Crónicas 9:13 el número 666 se asocia con el oro, que también se utiliza como dinero. Ciertamente, esta declaración tiene un color económico en sí misma, así como lo vemos en la referencia de Juan. Por lo tanto, cuando nos fijamos en la declaración de Juan en su flujo natural de la revelación de la historia, es notable que coincidiría exactamente con el surgimiento del sistema bancario internacional como fue inventado y desarrollado por la familia Rothschild.

No es tanto el uso del dinero, sino el AMOR al dinero lo que determina si uno tiene la Marca de la Bestia. Cuando todo lo que uno hace es para conseguir dinero, se trata de una "marca de la bestia" en la mano. Cuando uno constantemente planea o piensa cómo hacer más dinero, se trata de una "marca de la bestia" sobre la frente de uno. No importa si los hombres justifican su codicia diciendo que es para el avance de la fe cristiana o el Reino de Dios. Todavía es una marca de la bestia y lo opuesto de la Ley de Dios, que nos dice que debemos amar a Dios y al prójimo como a nosotros mismos.

El oro de Salomón, o la riqueza, se le dio a él, junto con sabiduría y paz, con el fin de construir el Reino de Dios en su día. Por desgracia, la última mitad de su reino se gastó en rebelión, porque leemos en 1 Reyes 11: 3-5,

3 Y tuvo setecientas mujeres reinas y trescientas concubinas, y sus mujeres desviaron su corazón. 4 Pues sucedió que cuando Salomón era ya viejo, sus mujeres inclinaron su corazón tras dioses ajenos; y su corazón no estaba totalmente dedicado al Señor su Dios, como el corazón de David su padre había estado. 5 Porque Salomón siguió a Astoret, diosa de los sidonios y a Milcom, ídolo abominable de los amonitas.

Debido a esto, Dios juzgó a Israel dividiéndolo en dos naciones, dando la mayor parte de las tribus a un rival político (1 Reyes 11: 11-13). Así como el pecado de Salomón dividió el reino, es por lo que también hoy vemos a los masones obsesionados con Salomón, su templo, y sus artes oscuras. La Francmasonería es parte de la Bestia de la Tierra que se caracteriza por el número 666.

La diferencia principal es que la Bestia de la Tierra es el sistema final de la bestia para esclavizar a la Tierra, llevándonos hasta el final de la época en que se reunirá el reino dividido. Para ello, por supuesto, la Bestia de la Tierra debe ser derrocada en primer lugar. El resultado será que el cetro de Judá (dado a la casa de David) se reunirá con el Derecho de Nacimiento de José, y por lo tanto se le dará toda la herencia a los santos del Altísimo. En 2014 la Corte emitió el decreto Divino legal para establecer esto, y ahora estamos viendo los efectos de ese decreto remodelando el mundo.


Las vasijas del templo
Jerusalén fue capturada por el rey de Babilonia en el 604 aC. Joacim era el rey vasallo de Jerusalén bajo Babilonia hasta que se rebelaron en el 597 aC. Joacim luego fue matado y reemplazado por Joaquín, que tenía entonces tan sólo ocho años de edad y duró sólo tres meses y diez días (2 Crónicas 36: 9). Fue entonces que el rey Nabucodonosor "lo llevó a Babilonia con los objetos preciosos de la casa del Señor" (2 Crónicas 36:10). Así que los vasos del templo fueron llevados a Babilonia con Joaquín en el año 597 aC.

2 Reyes 25: 13-17 nos da un inventario de los vasos del templo llevados a Babilonia. Es interesante observar que ni el Altar del Incienso ni el Arca de la Alianza, fueron listadas, de acuerdo con los registros encontrados por Nehemías, ya habían sido ocultados por Jeremías en el Monte Nebo. Esto se registra en 2 Macabeos 2: 4,

4 También está contenido en el mismo escrito, que el profeta, siendo advertido por Dios, mandó que el tabernáculo y el arca fueran con él, mientras él se dirigía a la montaña donde Moisés subió y vio la herencia de Dios. Y cuando Jeremías fue allá, encontró una cueva hueca, en la que él puso el tabernáculo y el arca, y el altar del incienso, y así aseguró la puerta.

La deportación de los vasos del templo parece ser el evento más importante para Ezequiel, porque las fechas de su ministerio y revelaciones concuerdan con la cautividad de Joaquín en el año 597 antes de Cristo, como vemos en Ezequiel 1: 2. La importancia de esta fecha se ve en la historia, ya que 666 años más tarde, el ejército romano tomó Jerusalén y llevó los vasos del templo a Roma. No había Arca, por supuesto, debido a que había desaparecido hace tiempo. El Lugar Santo del segundo templo carecía de Arca, y una piedra se puso en su lugar. Pero el Candelero está claramente representado en el Arco de Tito.

Es curioso también que 1.260 años después del 70 dC nos lleva al año 1330, cuando los nobles de Inglaterra impidieron que el rey devolviera de los vasos sagrados a Escocia que habían sido llevados a Londres en 1296. Esto incluyó la Piedra del Destino, o pilar de Jacob, la piedra sobre la que se coronaban los antiguos reyes de Israel en Jerusalén. Esta piedra fue finalmente devuelta en 1996, 666 años después que el rey había tratado de volverla a Escocia.

Por lo tanto, vemos la cronología como: 666, más 1.260 años, más 666 años viene hasta el año 1996. El primer 666 fue sobre los vasos sagrados del templo; el último 666 fue sobre de la piedra de la coronación. Esto implica que la piedra de la coronación es sagrada y está conectada con el templo de Jerusalén.

Pero, ¿qué nos dice esto sobre el significado del número 666? Se asocia con la cautividad de los vasos del templo y también con la extracción de la piedra de la coronación, que significa el derecho divino a gobernar con el Mandato de Dominio. Ambos tienen que ver con el largo cautiverio que comenzó en el tiempo de Jeremías cuando Babilonia tomó Jerusalén. La Bestia de la Tierra es la entidad final que ha tenido el derecho de poner a la Tierra en cautiverio bajo estos sistemas bestia.

Esto también está ligado a las acciones del rey Belsasar de Babilonia en la noche que lo mataron. Daniel 5: 2-4 nos dice que en la noche la caída de Babilonia, el rey celebraba una fiesta en la que se utilizaban los utensilios del templo para alabar a "los dioses de oro y plata, de bronce, hierro, madera y piedra" (Daniel 5: 4). Esta profanación fue el acto final antes que el rey muriera y el reino fuera tomado por los Reyes de Oriente: los medos y los persas.

Esta profanación, cuando se ve en el contexto más amplio de la propia cautividad de Babilonia, representa el culto del templo que se somete a los falsos dioses, que los hombres crean en su propia imagen. Tal adoración ha caracterizado a la iglesia de la cautividad (Laodicea), sin que se den cuenta. También es una característica peculiar de la vida religiosa bajo la Bestia de la Tierra en general, especialmente en la masonería, que basa sus ceremonias de "adoración" en el templo de Salomón.


La imagen de oro
Daniel 3: 1 dice,

1 El rey Nabucodonosor hizo una estatua de oro, la altura de la cual era de sesenta codos, y su anchura de seis codos; levantóla en la llanura de Dura, en la provincia de Babilonia.

Tenga en cuenta la medida de 60 x 6. Si esta "imagen" era en realidad una estatua de un hombre, las proporciones habrían sido 6x1, en ​​lugar de 10x1. Así que si esto era un hombre, era un hombre muy delgado. Pero es más probable que se tratara de un pilar con una especie de emblema de oro o figura en la parte superior del mismo. Esto explicaría por qué no había líderes religiosos reunidos, sino sólo "los sátrapas, prefectos y gobernadores, los consejeros, tesoreros, los jueces, los magistrados y todos los gobernantes de las provincias" (Daniel 3: 3). A pesar de que esta ceremonia era de naturaleza religiosa, fue diseñada para establecer el estándar de oro de Babilonia, el culto al oro, basado en "el amor al dinero".

El valor numérico de Daniel 3: 1 es, precisamente, de 4662, o 666 x 7. Esto conecta el evento con la Bestia de la Tierra y el 666 de Apocalipsis 13:18.

En cuanto al tiempo, esto puede haber ocurrido 2.520 años más tarde, un período de "siete veces". Nabucodonosor sitió a Jerusalén en el 588 aC, y 2.520 años más tarde nos trae a 1933-1934, cuando el presidente Roosevelt declaró a los Estados Unidos estar en quiebra, abolió la propiedad privada del oro, y luego devaluó el dólar un tercio.

Nabucodonosor reinó hasta el 560 aC, los 43 años de su largo reinado y 2.520 años más tarde es el año 1960-1961. La imagen de Nabucodonosor se estableció algún tiempo después de la caída de Jerusalén. Daniel no data este evento, sin embargo, por lo que sólo podemos adivinar su fecha exacta. Pero si suponemos que un evento paralelo de 2.520 años pudo haber ocurrido, entonces podríamos buscar un "evento de oro" en algún momento antes de 1961, pero no antes de la década de 1930. Este evento podría estar relacionado con el establecimiento de las Cuentas de Garantía del Mundo en 1947, en las que el mundo agrupó sus reservas de oro con el fin de reconstruir las naciones devastadas por la Segunda Guerra Mundial (el presidente Sukarno de Indonesia fue puesto a cargo de esas cuentas). Por lo tanto, es posible que podamos fechar la imagen de oro de Nabucodonosor 2.520 años antes, en el 574 antes de Cristo, o el 29º año de su reinado.


El establecimiento de las Naciones Unidas, junto con las Cuentas de Garantía, fue el verdadero resultado del Tratado de Versalles en 1919. Este iba a ser el Nuevo Orden Mundial durante el contrato de 99 años que comenzó en 1919.

Categoría: enseñanzas

Dr. Stephen Jones

No hay comentarios:

Publicar un comentario