TRADUCTOR-TRANSLATE

APOCALIPSIS 12 – Parte 7: EN EL DESIERTO (Apocalipsis Nuevo Estudio), Dr. Stephen E. Jones


19 de mayo de 2016




13 Y cuando vio el dragón que había sido arrojado a la tierra, persiguió a la mujer que dio a luz al hijo varón. 14 Y las dos alas de la gran águila fueron dadas a la mujer, a fin de que volase al desierto, a su lugar, donde es sustentada por un tiempo, y tiempos, y medio tiempo.

Ya he mencionado anteriormente que el tiempo en el desierto para esta "mujer" se diferencia de la permanencia de 40 años en el desierto de Israel bajo Moisés. El patrón básico para la mujer del Nuevo Testamento, sin embargo, se basa en el patrón anterior. Así como la sentencia de 40 años de Israel se basa en el principio de un año por un día (Números 14:34), también es el último modelo de un ciclo de Jubileo por un año. Cuarenta Jubileos son 1.960 años, que datan del 33 al 1993 dC, que puso fin a la era de la Iglesia bajo Pentecostés y comenzó la transición a la era de los Tabernáculos.

Pero Apocalipsis 12:14 nos dice que la permanencia en el desierto de la mujer es "durante un tiempo y tiempos y medio tiempo", utilizando la terminología de Daniel en Daniel 7:25. Se trata de 3½ "veces", o la mitad del tiempo de juicio divino especificado sobre Israel en Levítico 26:18,21,24, etc., por su negativa a ser obediente a la Ley de Dios en el cumplimiento de su voto (de obediencia al Pacto).

¿Por qué hay una diferencia? En primer lugar, la sentencia original de cuarenta años para Israel bajo Moisés era una extensión de la Ley que se encuentra en Deuteronomio 25: 3, donde la pena máxima para los delitos menores era de cuarenta latigazos. La sentencia "siete veces" fue por el mayor pecado, en este caso, la persistente negativa de Israel a ser obediente.


Proyecto de construcción del templo de Dios
Las siete veces (es decir, 7 x 360 años) no es divisible por 40, sino por 210, que es el "tiempo de angustia para Jacob" (Jeremías 30: 7). El número 210 se basa en 21, que es el número de "angustia". Jacob experimentó dos de esos tiempos. El primero fue cuando trabajó para Labán que le oprimió la mayor parte de sus 20 años. El 21º año de Jacob (cuando regresó a Canaán) fue un año de reposo, por lo que se le cuenta por parte de este ciclo, al igual que cualquier año de vacaciones/fiesta. El segundo ciclo de 21 años fue cuando él se separó de José, el titular de la primogenitura.

Sin embargo, 210 es también un factor en la dedicación del altar (por extensión, del tabernáculo en sí) en Números 7:13,14. Allí nos encontramos con que cada una de las 12 tribus contribuyeron con un plato de plata que pesaba 130 siclos, y un tazón de plata de 70 siclos, y una cuchara de oro que pesaba 10 siclos. El peso de cada regalo de la tribu fue de 210 siclos. Tales 12 regalos regalos pesaron 2.520 gramos, que es "siete veces".

De esto vemos que los "siete tiempos" de juicio divino sobre Israel tuvieron un lado positivo. Dios usó el tiempo de una manera legal para infligir el juicio, pero que también lo utilizó para reconstruir, porque en el nivel profético fue una larga ceremonia de "dedicación". Al ver el lado positivo de este ciclo de 2520 años, podemos ver el juicio de Israel de una manera positiva; para Dios es la construcción de un templo, incluso mientras inflige el juicio.

Israel comenzó a ser deportado por los asirios en el año 745 aC, y 2.520 años más tarde fue el año 1776 dC, cuando comenzaron a ser reunificados en el Nuevo Mundo con el lema: e pluribus unum, ("de muchos, uno" o ''unidad en la diversidad''). La Capital de Israel, Samaria, fue destruida en el año 721 aC, y 2.520 años después de la capital de Estados Unidos, Washington DC, fue construida, y el nuevo gobierno se trasladó a ese lugar de Filadelfia.

Esto tuvo lugar durante la transición de la Bestia del Mar a la Bestia de la Tierra en Apocalipsis 13, como veremos más adelante. Esto también ocurrió en los primeros años de la era de la iglesia de Filadelfia (1776-1914).

Sin embargo, el establecimiento de los Estados Unidos y la edificación de la capital de la nueva nación era sólo un punto final en los ciclos de 2.520 años, porque también debemos dar cuenta de Judá y de Jerusalén, lo que evitó el cautiverio durante más de un siglo después de que Israel fue tomada por Asiria.

La cautividad de Judá vino después de la caída de Asiria, cuando Babilonia se estableció como un imperio en el año 607 antes de Cristo y después tomó Jerusalén en el 604 aC. Estas fechas fueron puntos de partida para otros ciclos de 2.520 años que terminaron en 1914-17 al final de la era de la iglesia de Filadelfia y el comienzo de la de Laodicea. Así que el tiempo de Filadelfia era esencialmente el intervalo entre estos dos extremos, uno para Israel y otro para Judá. Esta es también la razón, creo, de que la ciudad de Filadelfia, llamada según la ciudad bíblica, fuera una ciudad clave en la historia de los Estados Unidos.

También he demostrado en muchos otros lugares que los puntos de terminación de 1914-1917 se extendieron durante un siglo por motivos legales, debido a que la tercera bestia (la bestia griega bajo Antíoco Epífanes) había sido privada de todo un siglo de gobernar sobre Judá y Jerusalén, entre el 163 y el 63 aC. Puesto que Dios había comisionado a estas "bestias" para juzgar y flagelar a Judá por siete veces, este periodo se debía agregar a 1914-1917 con el fin de cumplir con el contrato legal total. Esto nos lleva a 2014-2017, cuando expira el contrato en su totalidad.


Los 1.260 años
Daniel 7:25 nos dice que el tiempo del Cuerno Pequeño es la extensión de la bestia de hierro de Roma, y que su tiempo de dominio es "un tiempo, tiempos y medio tiempo". En otras palabras, a este Cuerno Pequeño le es dada la última mitad de la totalidad de las siete veces. Esto es una enorme cantidad de tiempo, en comparación con el tiempo dado a cada una de las otras bestias. La declaración de Juan en Apocalipsis 12:14 de que la Mujer fue enviada al desierto por "un tiempo, tiempos, y la mitad de un tiempo" la une con el tiempo del Cuerno Pequeño. El tiempo exacto se puede ver de dos maneras, a causa de la falta del siglo de gobierno bestia entre 163-63 aC.

El primer ciclo de 1.260 años corre desde el código de la ley de Justiniano (529-534 dC) hasta la Revolución Francesa (1789-1794). El punto de partida de este ciclo es obvio, porque está vinculado a la descripción del Cuerno Pequeño por Daniel en Daniel 7:25. Uno podría pensar, entonces, que el tiempo del Cuerno Pequeño terminaría en ese momento. Pero Juan nos da un detalle añadido en Apocalipsis 13: 3 que marca el momento en que la Bestia del Mar recibe una herida mortal en la cabeza, que se cura a continuación. Así nos encontramos con que en 1798 Napoleón dio al papado de su herida mortal en la cabeza con el derrocamiento del Vaticano y tomando al papa cautivo. A continuación, en 1804 Napoleón instaló a un nuevo papa con el fin de tener a alguien con prestigio que le coronase como emperador. La herida mortal fue sanada por lo tanto y el papado y sobrevivió, pero sólo con la ayuda de otra bestia que subía en ese momento, la Bestia de la Tierra. Esta segunda bestia era desconocida para Daniel, por lo que dependemos de Juan para cualquier información al respecto. Juan describe esta bestia en términos financieros, como veremos más adelante, y la "santa alianza" entre estas dos bestias ha continuado hasta la actualidad.

El segundo ciclo de 1.260 años se extiende desde la Donación de Pipino (754 dC), que creó los Estados Pontificios y le dio al Papa poder temporal, por primera vez, hasta el año 2014, cuando el final completo de contrato de las bestias terminó y el Mandato de Dominio fue transferido a los santos del Altísimo (Daniel 7:21,22). He explicado este ciclo con mayor detalle en el segundo libro de Daniel, Profeta de la Edad, en el capítulo 8 (http://josemariaarmesto.blogspot.com.es/2015/10/libro-daniel-compilacion-provisional-dr.html).

Todo esto es complejo, por supuesto, y puede ser difícil de comprender. Pero la mente de Dios es compleja, y tiene poca piedad de nuestra incapacidad para asimilar todo. Para realmente entender estas cosas se requiere un estudio pasado de moda.


Aprovechando bien el tiempo en el desierto
A lo largo de muchas generaciones pasadas, los cristianos han sido parte de la Mujer en el desierto, comprendieran esto o no. Han orado por liberación durante los tiempos difíciles sin una comprensión clara de las razones para el juicio divino. De hecho, la mayoría han atribuido sus problemas a la labor del Dragón, en lugar de a los juicios de Dios. Para entender la causa de estos problemas, hay que volver la Escritura y ver cómo los pecados de los padres trajeron juicio sobre sus hijos durante muchas generaciones.

La Escritura también revela la solución al problema del arrepentimiento y la obediencia. Mejor aún, la Escritura da esperanza de que todos los juicios divinos llegan a su fin, porque el juicio es directamente proporcional al crimen (pecado). El valor de la comprensión de la profecía es que da respuestas a la longitud de tiempo asignado para todo el juicio divino. Tan sólo hay que obtener un entendimiento de las leyes del tiempo para saber dónde encajamos en el cuadro grande.

Cuando Apocalipsis 12: 6 habla del "desierto" Juan usa la palabra griega eramos, lo que significa "un lugar solo, solitario, desierto, desolado, ... deshabitado". Como de costumbre, aunque Juan usa el griego para expresar su revelación, está pensando con mentalidad hebrea, así que hay que remontarse a la palabra hebrea para desierto, que es midbarLa palabra hebrea describe un lugar no tan sombrío como la palabra griega, ya que incluye pastos y no incluye un desierto.

Así el desierto al que la mujer huye no es un entorno tipo Sahara, estéril como las dunas de arena que sopla el viento. Es un lugar donde se puede ser alimentado, o "nutrido" (Apocalipsis 12:14). El principal solapamiento entre el hebreo y el concepto griego es que es un lugar donde pueda estar sola mientras gana fuerza.

La palabra hebrea midbar se utiliza en 1 Samuel 23:14,

14 Y David se quedó en el desierto [midbaren los refugios, y permaneció en la región montañosa en el desierto [midbarde Zif. Y lo buscaba Saúl todos los días, pero Dios no lo entregó en su mano.

En la traducción griega (De Los LXX), midbar se traduce eramos, lo que demuestra que eramos es la forma griega de expresar el concepto hebreo de midbar. ¿Por qué es importante esto? Midbar es un nombre que se deriva de la raíz de la palabra dabar (la forma verbal). De acuerdo con expositores hebreos, la palabra dabar significa "hablar", pero implica "una conducción de la Palabra" a un territorio nuevo e inexplorado. Así leemos en Mateo 4: 1,

1 Entonces Jesús fue llevado [anago, "zarpar, lanzamiento"] por el Espíritu al desierto para ser tentado por el diablo.

El desierto en sí es el lugar donde uno es impulsado por la Palabra y por el Espíritu a fin de recibir el alimento de la Palabra o de la revelación de Dios. David experimentó esto mientras era perseguido por Saúl. La Mujer del mismo modo es perseguida por la Iglesia Saúl y huye al desierto, no sólo para protección, sino para recibir una revelación divina de la verdad.

Por lo tanto, el desierto no es tiempo perdido, ni tampoco es una mera mazmorra o una jaula en la que nada se logra. El desierto es un lugar de crecimiento espiritual y experiencia en aprender a escuchar Su voz con el fin de recibir la revelación de la Palabra. La mujer en Apocalipsis 12 es perseguida por el Dragón en las señales en el Cielo, pero en la tierra, la realidad práctica es que la iglesia romana persiguió a los que reivindicaban a Sara como su madre espiritual. Este es un paralelo directo con Saúl persiguiendo a David. Saúl fue coronado en Pentecostés y es un tipo de la iglesia corrupta en rebelión contra Dios.


Sin embargo, Dios usa este tiempo de desierto para traer la revelación de la Palabra a medida que construye Su nuevo templo, y este principio se aplica a todas las personas que alguna vez hayan sido llevadas al desierto para formación continuaEste fue también el tema de mi libro, El Propósito del Desierto (http://josemariaarmesto.blogspot.com.es/2014/04/el-proposito-del-desierto-por-dr.html)

Categoría: enseñanzas

Dr. Stephen Jones

No hay comentarios:

Publicar un comentario