TRADUCTOR-TRANSLATE

APOCALIPSIS 8 - Parte 1: SILENCIO POR MEDIA HORA (Apocalipsis Nuevo Estudio), Dr. Stephen E. Jones


19 de Marzo de 2016



Los primeros cuatro sellos en el libro de Apocalipsis siguieron una línea de tiempo general de la historia en los primeros siglos. El quinto y sexto son diferentes porque cada uno echa una mirada hacia el futuro con el fin de proporcionar comodidad a los que están en la tribulación.

El quinto sello representa a los mártires como ofrendas de sacrificio cuyas "almas" (es decir, sangre) están bajo el altar en el Templo en el Cielo, y se les dieron vestiduras blancas y la promesa de justicia en el futuro.

El sexto sello habla de la victoria final de los tiempos de los vencedores cuando los hombres poderosos de la Tierra huyen ante su luz y gloria.

Sin embargo, la esperanza de justicia y la futura victoria que se les da, no niega el hecho de que cada sello tiene que tener un punto de inicio también. No podemos perder de vista el punto de inicio sin perder nuestro camino en la secuencia histórica de los acontecimientos. Los sellos son abiertos en el contexto del juicio de Dios sobre la cuarta bestia (Roma) y su extensión, el Cuerno Pequeño.

Recordemos que la sentencia original sobre Judá y Jerusalén trajo esta sucesión de imperios mundiales al poder. Dios mismo facultó a estos imperios y los autorizó para gobernar la Tierra por un tiempo. No solo dio autoridad a un imperio durante todos los siete tiempos (7 x 360 años), sino que dividió el tiempo con el fin de poder juzgar a cada imperio por su propio pecado, mientras sigue permitiendo a estas "bestias" tener dominio por todo el tiempo del juicio.

El dominio de Roma comenzó en el año 63 aC cuando tomaron Jerusalén y el Imperio de Occidente cayó en el año 476 dC. Sin embargo, en este tiempo la "Nueva Roma" (Constantinopla) había sido construida como la nueva capital del imperio en la orilla occidental del Mar Negro. Los emperadores romanos gobernaron desde la Nueva Roma a partir de ese momento en adelante, y la antigua Roma era importante en la profecía, principalmente debido a la presencia del obispo de Roma.

Durante el tiempo del Cuerno Pequeño, que surgió en el año 529 dC, el emperador en el Oriente y el Papa en Occidente eran importantes en su propio camino. El emperador Justiniano hizo "cambiar los tiempos y las leyes" (Daniel 7:25), dando al Imperio un nuevo calendario y un nuevo sistema de ley que se basaba en la ley de la Iglesia, o derecho canónico.

Sin embargo, los siete sellos precedieron a la subida del Cuerno Pequeño, ya que fueron diseñados para traer juicio sobre Roma mediante diversas calamidades y por las invasiones. Desde un punto de vista histórico, los siete sellos se pueden fechar de la siguiente manera:

Sello 1: 31 aC-193 dC
Sello 2: 193-284 dC
Sello 3: 250-300 dC
Sello 4: 250-265 dC
Sello 5: 303-313 dC
Sello 6: 310-395 dC
Sello 7: 410-476 dC (La caída del Imperio Romano)

Interim: Media hora (15 años) de silencio

Sello 7: 410-476 dC (La caída del Imperio Romano)

El quinto sello, donde vemos las almas mártires bajo el altar, representan a los mártires que comienzan con Abel. Sin embargo, en cuanto a su aplicación específica a la historia de Roma, coincide con los diez días (años) de la tribulación, de 303-313 dC. Este fue el momento de la persecución de Diocleciano, que fue quizás la más horrible de toda la historia romana. Era tan mala que se señaló en el mensaje a la iglesia de Esmirna (Apocalipsis 2:10), porque esta persecución fue el clímax de la era de Esmirna.


El terremoto romano
La apertura del sexto sello abrió la era de la iglesia de Pérgamo, cuando las persecuciones comenzaron a terminar, desde 310-313 dC. Como ya hemos mostrado, el sexto sello habla de "un gran terremoto", político y agitaciones religiosas (Apocalipsis 6:12), que fueron un preludio a la caída de Roma al final del séptimo sello.

El tiempo del sexto sello (310-395 dC), específicamente aplicado a la historia de Roma, culmina con la ruina del paganismo. Hasta el 395, el paganismo desde el punto de vista técnico, aunque no abiertamente en la práctica, aún era la religión constitucional del Senado. Pero esto cambió en el año 395, cuando el emperador Teodosio prohibió todos los sacrificios de animales que habían continuado hasta este momento entre los paganos. Cerró todos los templos paganos y prohibió los ritos paganos. Gibbon escribe en la página 409 de su libro, La decadencia y Caída del Imperio Romano,

"La ruina del paganismo, en la época de Teodosio, es quizás el único ejemplo de la extirpación total de cualquier superstición antigua y popular, y por lo tanto puede ser considerada como un acontecimiento singular en la historia de la mente humana".

Pero en el año 395 Teodosio murió, y él dividió el imperio entre sus dos hijos. Honorio se hizo emperador de Occidente, con su capital en Milán, Italia. Arcadio, al ser mayor (17 ó 18 años), fue hecho emperador de Oriente, con capital en Constantinopla. El imperio se había dividido en tiempos anteriores, pero siempre se había reencontrado después. Esta vez, sin embargo, la división fue permanente. Por lo tanto, en el año 395 el "gran terremoto" golpeó el imperio políticamente con su división y religiosamente con la ruina del paganismo.

La visión de la futura victoria de los mártires y vencedores en el sexto sello tiene dos aplicaciones. La aplicación más amplia, como hemos dicho, comienza con Abel y termina con la edad de los Tabernáculos. Pero en el contexto más estrecho de la historia romana, que se inicia con el final de la persecución de Diocleciano (303-313 dC) y termina con la ruina final del paganismo en el 395.

El 395 dC, entonces, marcó el final del sexto sello y el inicio de la "media hora" de silencio que conduce al comienzo del séptimo sello. Apocalipsis 8: 1 dice,

1 Cuando abrió el séptimo sello, se hizo silencio en el cielo como por media hora.


¿Qué es una media hora Profética?

En la profecía bíblica, un día puede significar:

  1. un solo día literal de 12 o 24 horas
  2. un año (o 360 días en un año profético)
  3. un período de 360 años (un "tiempo")
  4. mil años
En el contexto de Daniel y Apocalipsis, un "día" o "tiempo"profético son 360 años. Como se calculaba el tiempo en aquellos días, había doce horas en un día. Así que una doceava parte de un día (360) es una "hora" profética son 30 años. Una media hora son 15 años. El tiempo de silencio, entonces, es el período de 15 años comprendido de 395-410 dC, entre el colapso completo de la Roma Pagana en el 395 y el saqueo de la Roma Cristiana en el 410. Este fue también el intervalo entre los sellos sexto y séptimo trayendo juicio sobre Roma.



La nueva amenaza
Durante este tiempo de silencio, una nueva amenaza para Roma comenzó a desarrollarse. De 395-398 Alarico el Godo invadió Grecia, pero fue rechazado. Poco después, hizo una incursión en Italia, pero fue rechazado de nuevo.

Si el pueblo de Roma, incluyendo los cristianos, hubieran tenido ojos para ver y oídos para oír, habrían reconocido que Dios estaba a punto de desatar el juicio en contra de este "Imperio Cristiano", porque por este tiempo la mayor parte de los clérigos cristianos se habían vuelto tan corruptos como el clero pagano de tiempos anteriores. Los líderes cristianos habían recurrido a la misma persecución de los paganos que los paganos habían hecho a los cristianos. Esto incluyó la confiscación (robo) de templos y su conversión en iglesias cristianas. Gibbon escribe en la página 428,

"Honorio excluyó a todas las personas que eran adversos a la iglesia católica para ocupar cualquier cargo en el estado; obstinadamente rechazaron el servicio de todos los que disentían de su religión; y precipitadamente descalificaron a muchos de sus más valientes y más hábiles agentes, que se adherían a la adoración pagana o que habían asimilado las opiniones de arrianismo".

En la página 249, dice,

"Por la conducta imprudente de los ministros de la república, Honorio perdió la ayuda y mereció la enemistad de treinta mil de sus soldados más valientes; y el peso de ese formidable ejército, que es lo único que podría haber determinado en caso de guerra, fue trasferido de la balanza de los romanos a la de los godos".

La Iglesia creyó que perpetrando la injusticia, el asesinato y el robo contra los paganos, que estaban haciendo lo bueno a los ojos de Dios. No se dieron cuenta de que la Ley Bíblica exige justicia igual para todos. Además, pensaron que si sus soldados eran miembros de la iglesia, con buena reputación, esto sería satisfactorio a Dios. No entendían que Dios mira el corazón, y que el juicio comienza por la casa de Dios.

Y así, la Iglesia no reconoció la mano de juicio de Dios cuando finalmente llegó. Ellos no se arrepintieron de su avaricia, asesinato e idolatría. Ellos no veían ninguna necesidad de manifestar el carácter de Jesús en su relación con los no creyentes. Sólo vieron la necesidad de defender el Imperio Cristiano de las hordas de Satanás. Pensaron que no había ninguna necesidad de arrepentirse, porque ellos eran “cristianos”.

El séptimo sello comenzó una serie final de juicios sobre la "pata" occidental del Imperio Romano, incluyendo la ciudad de Roma. Hay siete trompetas que aparecen en el séptimo sello. Comienzan con el saqueo de Roma en el año 410 y terminan con su colapso final en 476.

Gibbon escribe en la página 430 de su libro, La decadencia y Caída del Imperio Romano,

"Durante un período de seis cientos diecinueve años la sede del imperio nunca había sido violada por la presencia de un enemigo extranjero".

La hora del juicio finalmente llegó. No fue un juicio sobre la Roma pagana, para la que el juicio (final) ya había ocurrido en 395. No, esto fue un juicio sobre la ''Cristiana'' Roma Imperial, por su corrupción, idolatría y codicia. El cristianismo se había convertido de una forma de vida a una religión del imperio. Las virtudes preconizadas por Jesucristo tenían poco valor. La religión exigía fidelidad a la organización y la jerarquía de la Iglesia, en lugar de fidelidad a las enseñanzas de Jesús. La religión exigió más poder y riqueza, en lugar de la madurez de su carácter. La gente comenzó a dar culto a las reliquias de los santos y la superstición pronto sustituyó a la verdadera adoración de Dios. Gibbon escribe en la página 423,

"En el largo período de mil doscientos años, que transcurrió entre el reinado de Constantino y la reforma de Lutero, el culto a los santos y reliquias corrompió la simplicidad pura y perfecta del modelo cristiano".


Es sorprendente cómo los hombres ambiciosos pueden engañar tan fácilmente a los cristianos a aceptar su liderazgo corrupto. Es sorprendente lo rápido que los hombres olvidan el ejemplo de que Jesús que era tolerante a los paganos en su genuina ignorancia, y que era muy intolerante a la corrupción sacerdotal y la opresión del hombre común.

Categoría: enseñanzas

El Dr. Stephen Jones

No hay comentarios:

Publicar un comentario