TRADUCTOR-TRANSLATE

153 PECES GRANDES, Dr. Stephen E. Jones



55 Pero él se volvió y los reprendió y les dijo: ¿No sabéis de qué clase de espíritu sois; 56 porque el Hijo del Hombre no ha venido para destruir las almas de los hombres, sino para salvarlas. Y se fueron a otra aldea.

En el Antiguo Testamento, Elías había hecho llamados de descender fuego del cielo, que habían consumido a tres grupos de 50 hombres, junto con sus capitanes. Esto fue un total de 153 hombres. Esto no significa que era apropiado hacer bajar fuego del cielo en el Nuevo Testamento. Recuerde que desde que Israel había rechazado la Espada del Espíritu en el Sinaí, se quedaron sólo con una espada física para la batalla en la tierra. Pero se nos ha dado una mejor espada.

Por lo tanto, Jesús no vino a destruir a los hombres por fuego, sino para traer un bautismo de fuego del Espíritu Santo. El fuego del Antiguo Testamento tenía una nueva aplicación en el Nuevo Testamento. Este tipo de fuego destruye "la carne", pero da a los hombres vida. Lo que es muerte en el Antiguo Testamento es vida en el Nuevo. Las armas en el Antiguo Testamento eran carnales. Las nuestras son espirituales. En 2 Cor. 10: 45, leemos:

4 porque las armas de nuestra milicia no son carnales, sino poderosas en Dios para la destrucción de fortalezas. 5 derribando argumentos y toda altivez que se levanta contra el conocimiento de Dios, y llevando cautivo todo pensamiento a la obediencia a Cristo.

Los ejemplos del Antiguo Testamento deben ser vistos como tipos y sombras bíblicos, en lugar de modelos literales para la conducta cristiana. Los 153 hombres que murieron por el fuego de Elías representan a los hijos de Dios que iban a ser bautizados por fuego más tarde. Estos son los mismos que los 153 individuos maduros que los discípulos atraparon después de la resurrección de Jesús ( Juan 21:11 ). Después de pescar toda la noche desde el lado izquierdo del barco (que representa el juicio), Jesús les dijo de intentar la pesca desde el lado derecho (misericordia). Cuando lo hicieron, se convirtieron en pescadores de hombres.


Oseas 1:10 habla de los "hijos de Dios". El término hebreo dice, beni h 'elohim. Dado que cada letra hebrea es también uno de sus números, se pueden sumar los números de cada letra de una palabra o frase para obtener su valor numérico. El valor numérico del beni ha elohim es 153. Esto es lo que realmente define el significado espiritual de la serie 153. Por lo tanto, cuando el fuego de Elías quemó a los 153 hombres, fue un tipo del Antiguo Testamento del bautismo de fuego que viene sobre los hijos de Dios. No estaba destinado a ser utilizado, literalmente, como un modelo de conducta cristiana. Es por esto que Jesús reprendió a sus discípulos por su pensamiento carnal.

A los que sí recibieron a Jesús se les dio la espada de la Palabra, y ellos salieron a conquistar el mundo por el poder del fuego divino que se derramó más tarde en el día de Pentecostés. Los que se negaron a aceptar a Jesucristo y Su don de Pentecostés siguieron pensando que la espada era un arma física aceptable para usar contra los enemigos de Dios. Ellos estaban absolutamente equivocados.

Los que creyeron las palabras de Jesús siguieron un nuevo camino. Ellos predicaron la palabra. Ellos "mataron" a la gente por medio del bautismo, y llamaron un fuego pentecostal del cielo sobre los conversos. Lamentablemente, con el tiempo, Pentecostés se perdió, y muchos volvieron de nuevo a la espada física en su celo carnal de convertir a los hombres por la fuerza.

(Fragmento del libro "Leyes de la Guerra Espiritual)

No hay comentarios:

Publicar un comentario