TRADUCTOR-TRANSLATE

LEYES DE PECADO, BIEN Y VIDA, Devocionales eManá


Tres leyes en Romanos 7

~~~~~ Versículos de la Biblia ~~~~~


Romanos 7:12  De manera que la ley es santa, y el mandamiento santo, justo y bueno.

Romanos 7:22-23  Pero veo otra ley en mis miembros, que está en guerra contra la ley de mi mente, y que me lleva cautivo a la ley del pecado que está en mis miembros. ¡Miserable de mí! ¿quién me librará del cuerpo de esta muerte?

~~~~~ Palabras del ministerio ~~~~~
(Parte 1 de 3)

La ley de Dios es justa, buena, santa y espiritual. Esta ley se encuentra fuera de nosotros; podemos decir que está sobre nosotros. Esta ley impone muchas exigencias y requisitos sobre el hombre caído con el fin de ponerlo de manifiesto. Mientras que la ley de Dios se encuentra sobre y fuera de nosotros, exigiéndonos mucho, la ley del bien se halla en nuestra mente, esto es, en nuestra alma. Podemos decir que la ley del bien que está en nuestra mente corresponde con la ley de Dios y reacciona a sus exigencias, tratando de cumplirlas Si la ley de Dios dice: “Honra a tus padres”, la ley del bien en nuestra mente inmediatamente responde: “¡Amén! ¡Sí! ¡Lo haré; honraré a mis padres!”.

Sin embargo, en nuestros miembros se halla una tercera ley, la ley del pecado, la cual contiende contra la ley del bien.  La ley del pecado se encuentra en los miembros de nuestro cuerpo caído, es decir, en la carne. Esta ley constantemente lucha contra la ley del bien y lleva al hombre cautivo. Siempre que la ley del bien responde a la ley de Dios y trata de cumplir sus requisitos, la ley del mal en nuestra carne protesta. Si la ley del bien falla y no responde, la ley del mal tal vez permanezca inactiva, como si estuviese adormecida. Sin embargo, cuando la ley maligna nota que la ley del bien intenta responder, la ley del mal contiende contra la ley del bien y constantemente nos arrastra al mal.Ésta no es una doctrina; más bien es la historia de nuestra vida. (c) 2014 Living Stream Ministry.

[Continúa mañana]

La batalla entre el bien y el mal que hay dentro el hombre

~~~~~ Versículos de la Biblia ~~~~~


Romanos 7:12  De manera que la ley es santa, y el mandamiento santo, justo y bueno.

Romanos 7:20  Mas si hago lo que no quiero, ya no lo hago yo, sino el pecado que mora en mí.

Romanos 7:22-23  Pero veo otra ley en mis miembros, que está en guerra contra la ley de mi mente, y que me lleva cautivo a la ley del pecado que está en mis miembros. ¡Miserable de mí! ¿quién me librará del cuerpo de esta muerte?

~~~~~ Palabras del ministerio ~~~~~

(Parte 2 de 3)

El hombre fue creado por Dios, y Dios jamás crea algo malo. Todo lo que Dios creó fue bueno, incluyendo a este hombre que fue la criatura de Dios. No importa cuán caído el hombre se encuentre, lo bueno de la creación permanece en él.

A pesar de que el hombre fue creado siendo bueno, la naturaleza maligna de Satanás se inyectó en el cuerpo del hombre cuando éste tomó del fruto del árbol del conocimiento, el cual representa a Satanás, el maligno, quien tiene el imperio de la muerte. De manera que, cuando el hombre comió del fruto del árbol del conocimiento, Satanás entró en su cuerpo. El principio de Satanás, el factor de todo lo maligno, es la ley del pecado. En nuestra mente tenemos el principio creado por Dios, la ley del bien. Tenemos la ley del bien en nuestra mente, y la ley del mal en nuestra carne, dos leyes que simplemente son incompatibles. La ley del bien representa el buen principio creado por Dios, y la ley del mal es el principio de Satanás en nuestra carne. Satanás, quien está en nuestra carne, aborrece a Dios, engaña al hombre y hace todo lo posible por dañar y arruinar a la humanidad. Así que, siempre que la mente del hombre, dirigida por la ley del bien, decide hacer el bien, la ley del mal inmediatamente se levanta a guerrear, derrotar y capturar al pobre y miserable ser humano. (c) 2014 Living Stream Ministry.

[Continúa mañana]

La ley del Espíritu de vida

~~~~~ Versículos de la Biblia ~~~~~


Romanos 8:2  Porque la ley del Espíritu de vida me ha librado en Cristo Jesús de la ley del pecado y de la muerte.

Romanos 8:4  Para que el justo requisito de la ley se cumpliese en nosotros, que no andamos conforme a la carne, sino conforme al espíritu.

~~~~~ Palabras del ministerio ~~~~~

(Parte 3 de 3)

Aunque tenemos la ley de Dios que actúa fuera de nosotros imponiéndonos mandamientos, la ley del bien que reside en nuestra mente y que concuerda con la ley de Dios, y la ley del pecado que está en nuestros cuerpos, batallando contra la ley del bien y venciéndola, todavía debemos alabar al Señor porque en nuestro espíritu mora la ley del Espíritu de vida. Ninguna otra ley puede vencer a ésta. ¿Quién puede vencer al Espíritu de vida? Nada ni nadie puede vencerlo. Esta ley del Espíritu de vida es el poder espontáneo del Espíritu de vida. Ésta es la ley más poderosa de todo el universo. Ésta es la ley que ahora está en nosotros y que es capaz de hacernos libres.

¿Cómo nos libra la ley del Espíritu de vida? Lo hace de una forma extraordinaria. En la antigüedad, de acuerdo con el método de guerra antiguo, los soldados sitiados por las tropas enemigas debían luchar hasta el final. En las guerras modernas no es así. Si nos encontramos rodeados por el enemigo, no necesitamos pelear hasta morir; tenemos la opción de ser rescatados por vía aérea. Así que, podemos decir a Satanás: “Satanás, comparado conmigo tú eres poderoso, pero, ¿no sabes que yo tengo a un Dios maravilloso que está tanto en mi espíritu como en los cielos? Tal vez me es difícil para mí ir a los cielos, pero para Él es muy fácil. Satanás, tú y tu ejército están bajo mis pies, y yo estoy libre”. (c) 2014 Living Stream Ministry.

~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~

Los versículos del Nuevo Testamento son tomados de la Versión Recobro del Nuevo Testamento y los versículos del Antiguo Testamento, de la versión Reina Valera 1960. Las "Palabras del ministerio" provienen del Estudio-vida de Romanos, escrito por Witness Lee, capítulo 15. Ambos son publicados por Living Stream Ministry, Anaheim, CA.

Por favor visítenos enhttp://www.emanna.com/espanol

Dirija sus comentarios a: comment.sp@emanna.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario