TRADUCTOR-TRANSLATE

SEGUNDA DE CORINTIOS, Cap. 1 / 3: Sufrimientos de Pablo, Dr. Stephen Jones





14 de junio de 2018



Pablo dice en 2 Corintios 11:16-18,

16 Otra vez digo: nadie me tenga por insensato; pero si vosotros lo hacéis, recibidme aunque sea como insensato, para que yo también me gloríe un poco. 17 Lo que digo, no lo digo como lo diría el Señor, sino como en insensatez, en esta confianza de gloriarme. 18 Pues ya que muchos se glorían según la carne, yo también me gloriaré. 19 Porque vosotros, siendo tan sabios, con gusto toleráis a los insensatos.

Aquí Pablo estaba inyectando un poco de humor sutil en su carta, usando algo de exageración. La insensatez también se basa en humor o bromas. Les pide que lo consientan mientras se jacta ante ellos, bromeando que solo estaba hablando por la carne. Expresa su confianza de que lo complacerán, porque son "tan sabios".

Luego, Pablo usa la ironía, que debe leerse de manera opuesta. 2 Corintios 11:20 dice:

20 Porque vosotros toleráis si alguien os esclaviza, si cualquiera os devora, si cualquiera se aprovecha de vosotros, si cualquiera se exalta sí mismo, si cualquiera os golpea en la cara.

Pablo en realidad estaba hablando por sus críticos, quienes también criticaban a la iglesia de Corinto por honrar a Pablo como apóstol. Pablo da a entender que esos críticos decían que los corintios se habían sometido al tirano Pablo. Los corintios habían sido esclavizados y devorados por un apóstol que se exaltaba a sí mismo, o eso decían. Pero Pablo dice en 2 Corintios 11:21:

21 Para mi vergüenza debo decir que hemos sido débiles en comparación …

En otras palabras, Pablo decía ser indigno de sus afirmaciones de que él era un poderoso amo de esclavos y tirano. Era un tirano muy débil, "en comparación" lo opuesto a lo que los críticos decían.


El hueso de la discordia
Pablo continúa,

21 Para vergüenza mía digo que en comparación nosotros hemos sido débiles. Pero en cualquier otra cosa que alguien más sea osado (hablo con insensatez), yo soy igualmente osado. 22 ¿Son ellos hebreos? Yo también. ¿Son israelitas? Yo también. ¿Son descendientes de Abraham? Yo también.

Ahora vemos quién criticaba a Pablo. Pablo con humor decide unirse a sus críticos mientras se jactan de su genealogía como "hebreos" e "israelitas". Queda claro que Pablo estaba siendo criticado por los judíos mesiánicos que no estaban de acuerdo con su enseñanza del Nuevo Pacto. Por lo tanto, las principales disputas entre ellos se abordaron en otras cartas de Pablo, como Gálatas, Colosenses y Hebreos, que creo que Pablo escribió anónimamente.

Pablo estaba en una posición única como apóstol de las naciones, porque defendía a los griegos, los romanos y a otros no judíos. Él los trató como iguales, como vemos en Efesios 2:14-16,

14 Porque Él [Cristo] mismo es nuestra paz, que hizo de ambos grupos uno, y derribó la barrera del muro divisorio, 15 aboliendo en su carne la enemistad ... para que en sí mismo pudiera hacer a los dos un solo hombre nuevo, y así estableciendo la paz, 16 podría reconciliarlos a ambos a Dios en un solo cuerpo a través de la cruz, por haber dado muerte a la enemistad.

Pablo continúa diciendo en el mismo pasaje que todos los hombres están siendo edificados como piedras vivas en el mismo templo, apto para la presencia de Dios ( Efesios 2:21,22). El muro divisorio era el muro del patio del templo en Jerusalén, que dividía a los hombres judíos de las mujeres y los no judíos. Es e muro era una poderosa barrera psicológica y espiritual, que impedía que los judíos mesiánicos aceptaran el hecho de que ellos mismos no fueron "elegidos" por su genealogía. Los cristianos griegos no eran inferiores en modo alguno a los que podían reivindicar una herencia hebrea o israelita.

Hubo un tiempo en que Pablo había sido celoso en mantener esa tradición judía de superioridad, y por ello él estaba en una posición única para defender a los creyentes griegos, de ser esclavos de los judíos que decían ser los elegidos. El mismo Pablo podía haber reclamado esa “superioridad” tanto como cualquier otro judío mesiánico, si hubiera querido hacerlo. Y aquí en su carta, lo hace (aunque con humor) para exponer su punto.

2 Corintios 11:23 continúa,

23 ¿Son siervos de Cristo? -hablo como si estuviese loco-, yo aún más; en muchos más trabajos, en muchas más prisiones, en azotes un sinnúmero de veces, a menudo en peligro de muerte.

De esto se desprende que los críticos de Pablo eran judíos mesiánicos que se creían "siervos de Cristo". No eran incrédulos, pero llevaban con ellos la tradición de superioridad, por la idea de que fueron elegidos por su conexión genealógica con Abraham. No creían que fueran "hijos de Abraham" en virtud de su fe abrahámica. Pero Pablo dice en Gálatas 3:26-29,

26 Porque todos vosotros hijos de Dios por la fe en Cristo Jesús. 27 Porque todos los que fueron bautizados en Cristo, se han revestido de Cristo. 28 No hay judío ni griego, no hay hombre esclavo ni libre, no hay hombre ni mujer; porque todos vosotros sois uno en Cristo Jesús. 29 Y si pertenecéis a Cristo, entonces descendientes de Abraham sois, herederos según la promesa.

Este tema fue muy debatido en la Iglesia Primitiva, y ese debate ha continuado hasta nuestros días.

Pablo refuta a sus críticos uniéndose a sus alardes carnales, mientras que al mismo tiempo deja claro que sus alardes eran de "locos". En cuanto a ser un siervo de Cristo, Pablo había demostrado serlo muchas veces. Podía presumir de encarcelamientos, golpizas y amenazas de muerte. También soportó muchas dificultades, demostrando que no estaba motivado por el dinero, ni buscó reclutar sirvientes que pudieran darle una próspera vida de tranquilidad.


Lo que Pablo soportó
2 Corintios 11:24,25 continúa,

24 Cinco veces recibí de los judíos treinta y nueve azotes. 25 Tres veces fui golpeado con varas, una vez que fui apedreado, tres veces naufragué, una noche y un día pasé en las profundidades.

La espalda de Pablo estaba muy marcada, pero se enorgullecía de esas cicatrices. Él dice en Gálatas 6:17,

17 De ahora en adelante, nadie me cause problemas, porque llevo en mi cuerpo las marcas del Señor Jesús.

La mayoría de estas experiencias no fueron registradas en las cartas de Pablo. En Filipos, Pablo fue "golpeado con varas" (Hechos 16:22). Fue apedreado y dejado por muerto en Listra (Hechos 14:8,19). Cuando Pablo escribió que había naufragado cinco veces, no incluyó el naufragio que estaba por ocurrir cuando lo llevaban a Roma (Hechos 27:41). Entonces, Pablo naufragó al menos seis veces.

Lo más notable es que no escribió más sobre sus problemas. Solo cuando fue criticado por niños judíos carnales, se entregó a un momento de locura temporal (como él lo llamaba) al jactarse de sus palizas y naufragios. Pablo continúa en 2 Corintios 11:26-28,

26 Con frecuencia en viajes, en peligros de ríos, peligros de salteadores, peligros de mis compatriotas, peligros de los gentiles, peligros en la ciudad, peligros en el desierto, peligros en el mar, peligros entre falsos hermanos; 27 en trabajos y fatigas, en muchas noches de desvelo, en hambre y sed, a menudo sin comida, en frío y desnudez. 28 Además de tales cosas externas, está sobre mí la presión cotidiana de la preocupación por todas las iglesias.

La sinceridad y la pasión de Pablo por el evangelio de Cristo lo llevaron a soportar grandes dificultades a lo largo de su ministerio. Sus dificultades probaron su devoción a Cristo y al evangelio. Los "peligros" vinieron no solo de los no creyentes, sino también de aquellos que afirmaban creer en Cristo. Finalmente, Pablo sentía el estrés de la responsabilidad por las iglesias que él había establecido.


Jactándose de debilidad

29 ¿Quién es débil sin yo ser débil? ¿Quién es llevado al pecado sin mi intensa preocupación? 30 Si tengo que jactarme, me jactaré en lo que se refiere a mi debilidad.

La mayoría de las personas se jactan de sus fortalezas. Aunque Pablo se unió brevemente a sus adversarios al jactarse de aquellas cosas que los hombres carnales consideraban fortalezas, Pablo reconoció su debilidad, que en realidad era su secreto de fortaleza. Pablo explicará esto más completamente en el capítulo 12 de su carta. Mientras tanto, nos da un ejemplo de su debilidad, diciendo en 2 Corintios 11:31-33,

31 El Dios y Padre del Señor Jesús, Él que es bendito para siempre, sabe que no estoy mintiendo. 32 En Damasco, el etnarca bajo el rey Aretas estaba custodiando la ciudad de los damascenos para apoderarse de mí, 33 y fui descolgado en una canasta por una ventana en el muro, y así escapé de sus manos.

Esto ocurrió poco después de su conversión. La historia está registrada en Hechos 9:22-25,

22 Pero Saulo [más tarde conocido como Pablo] siguió fortaleciéndose y confundía a los judíos que vivían en Damasco demostrando que este Jesús es el Cristo. 23 Y cuando habían pasado muchos días, los judíos conspiraron para acabar con él, 24 pero su plan se hizo conocido por Saulo. Y también vigilaban las puertas día y noche para que lo mataran, 25 pero sus discípulos lo tomaron de noche, y lo dejaron caer por una abertura en la pared, bajándolo en una canasta grande.

Pablo cita este evento como un ejemplo de "debilidad". Era débil en relación con el rey en Damasco e incluso en relación con los líderes judíos que habían inducido al rey a ejecutarlo. Pablo huyó de la ciudad con debilidad, pero se consolaba porque sabía que Dios estaba de su lado. Dios tenía la intención de que fuera a Arabia, la ubicación del Monte Sinaí, para orar a solas y recibir la revelación del Nuevo Pacto y cómo la Ley debía escribirse en el corazón.


Category: Teachings

Dr. Stephen Jones

No hay comentarios:

Publicar un comentario