TRADUCTOR-TRANSLATE

Libro: LA REVELACIÓN DE LOS CALENDARIOS DEL REINO- Parte 2, Dr. Stephen Jones





Parte 2



26 de junio de 2018



Se necesitaron 50 jubileos (desde Adán hasta Moisés) para que Dios preparase la Tierra para que la simiente de Abraham heredara el Reino. En el 50º Jubileo, sin embargo, la mayoría de las personas no estaban preparadas y carecían de suficiente fe para entrar en su herencia. Debido a que habían tratado de desarrollar la fe en su propia habilidad, en lugar de hacerlo en la habilidad de Dios, su fe falló cuando descubrieron que los gigantes se interponían en el camino a la herencia prometida.

Después de la cautividad de Babilonia, la gente de Judá y Benjamín comenzaron a reconstruir sus vidas, sus ciudades y su país después de que el rey Ciro de Persia emitió el decreto que les permitía regresar (534 a.C.). Aun así, Dios les exigió pasar por un ciclo de limpieza de 76 años antes de poder volver a entrar en Tiempo Bendito.

Por lo tanto, en el año 458 a.C., el Rey Artajerjes emitió un segundo decreto que dio comienzo al ciclo del Tiempo Bendito de 490 años, comúnmente conocido como las 70 Semanas (de años) de Daniel. Esto terminó en el 33 d.C. cuando Jesús murió en la Cruz, poniendo fin al sistema de sacrificios.

La “semana” final de la profecía de Daniel desde el 26-33 d.C. fue también la última “semana” del 80º Jubileo. Como he escrito antes, había una discrepancia de 7 años en ese momento entre el calendario del Jubileo de la Creación y el calendario pos-cautiverio. Esta discrepancia fue menor que los 38 años que habían caracterizado su calendario desde Josué hasta el cautiverio. Estar 7 años atrasados era mejor que estar 38 años atrasados. No obstante, incluso esta discrepancia de 7 años aseguraba que el Reino no estaba listo para ser instituido en su plenitud.


40 años y 40 jubileos
De hecho, una vez más, aparentemente requirió otros 50 jubileos de tiempo de preparación. Las 70 Semanas de Daniel (490 años) proporcionaron solo los primeros 10 Jubileos de preparación. Otros 40 Jubileos aún estaban por venir.

Este ciclo de 40 jubileos fue un paralelo directo a los 40 años de Israel en el desierto después de que Moisés los sacó de Egipto en la Pascua. En el escenario posterior, Jesús era como Moisés (Hechos 3:22), sacándonos de la casa de esclavitud (al pecado) cuando murió en la Cruz en la Pascua. Así como Israel tuvo que esperar otros 40 años para entrar a la Tierra Prometida, también la Iglesia tuvo que esperar otros 40 jubileos.

El ínterin fue también como el reinado de 40 años del rey Saúl, el rey israelita que fue coronado el día de la cosecha de trigo (1 Samuel 12:17), más tarde conocido como Pentecostés. Por lo tanto, el día de Pentecostés en Hechos 2 fue como la coronación del Rey Saúl. Era "el Reino", pero no en su forma más completa. Se caracterizó por la rebelión (1 Samuel 15:23) y por la persecución de los vencedores (David).


El final de los 40 jubileos
Los 40 jubileos de la Iglesia en que deambuló por el desierto, llegaron a su fin en Pentecostés, el 30 de mayo de 1993. Este ciclo había comenzado el día de Pentecostés en Hechos 2:1. Estos 40 jubileos, al agregarse a los 10 jubileos anteriores (es decir, a las 70 Semanas de Daniel), trajeron un ciclo completo de los 50 Jubileos que eran necesarios para prepararnos para entrar al Reino.

Desde el 458 a.C. al 33 d.C. hay 10 Jubileos
Desde el 33 al 1993 d.C. hay 40 Jubileos
En total son 50 Jubileos

El 30 de mayo de 1993 también terminó el reinado del Rey Saúl que se estaba manifestando en la Iglesia. La Iglesia había deseado que un hombre gobernara sobre ellos y los representara ante Dios, tal como lo hizo la gente en los días de Samuel. (Véase 1 Samuel 8:6,7). Dios dijo que esto era en realidad un rechazo del gobierno directo de Dios, y esta fue la raíz de la rebelión que caracterizó este período de tiempo.

Cuando "Saúl" murió en 1993, en la transición comenzó a cambiarse la autoridad del Reino a la casa de "David", no a los de la genealogía física de David, sino a los vencedores, a los que David representó proféticamente. Esto me fue revelado en 1991, así que para cuando llegó 1993, estaba lo suficientemente consciente de esto como para estar atento. En julio de 1993 recibí la Palabra del Señor de que íbamos a participar en una guerra espiritual en noviembre de ese año. Ahí fue cuando nos mudamos de Arkansas al estado de Washington para llevar a cabo la Campaña de Oración del Jubileo (21-29 de noviembre de 1993).


Los 120 Jubileos
Como escribí antes, había una discrepancia de 7 años entre los dos calendarios del Jubileo. El 80º Jubileo en el calendario del Jubileo de la Creación cayó en el 26-27 d.C., pero el 10º Jubileo en el calendario de Judá cayó en el 33 d.C.. Esta discrepancia continuó durante otros 40 Jubileos.

El calendario del Jubileo de la Creación tuvo su 120° Jubileo en el 1986-1987.

El nuevo calendario creado por las 70 Semanas de Daniel tuvo su 50° Jubileo en el 1993.

El número bíblico 120 está asociado con el derramamiento del Espíritu Santo, y 50 es el número del Jubileo mismo. De alguna manera, los dos ciclos tenían que fusionarse para sincronizarse, de modo que el Reino completo pudiera manifestarse en la Tierra.


El Factor Ezequías
No sabía cómo Dios intentaría sincronizar los dos calendarios y superar la discrepancia de 7 años hasta la noche del 2 de octubre de 1994. Estaba en Winnipeg (Canadá), donde me invitaron a hablar en una conferencia. Esa noche Dios me mostró cómo podía sincronizar los calendarios. Él es, después de todo, el Señor del Sábado y el Creador del Tiempo.

Recordemos que Samaria, la capital de Israel, cayó ante los invasores asirios en el 721 a.C.. Este era su 14ºJubileo desde que cruzaron el Jordán bajo Josué. debido a que la nación estaba en total rebelión, en lugar de recibir el beneficio del Jubileo, Dios los vomitó de la Tierra para darle a la Tierra un Jubileo. La Tierra fue liberada de la dominación israelita.

Samaria fue tomada en el año noveno de Oseas, rey de Israel, que era también el sexto año de Ezequías, rey de Judá (2 Reyes 18:10). Ocho años más tarde, en el 14º año de Ezequías (2 Reyes 18:13), los asirios pusieron sitio a Jerusalén. Ezequías oró y apeló a Isaías, que estaba en la ciudad en ese momento (2 Reyes 19:5).

Isaías les dijo que Dios había escuchado su oración y que trataría con los asirios y perdonaría a la ciudad (2 Reyes 19:33,34). Luego Dios envió una plaga que misteriosamente mató a 185,000 soldados, exterminando prácticamente a todo el ejército asirio. Deshonrado, el rey regresó a su propia tierra, donde fue derrocado por su hijo en un golpe.

Mirando más de cerca este evento, la respuesta profética de Isaías a Ezequías fue algo extraña, pero contiene la clave del tiempo. Isaías le dio a Ezequías una señal profética en 2 Reyes 19:29,30,

29 Entonces esta será la señal para ti: comeréis este año lo que crezca por sí mismo, en el segundo año lo que crezca por sí mismo, y en el tercer año sembraréis, cosecharéis, plantaréis viñas y comeréis sus frutos. 30 Y el remanente sobreviviente de la casa de Judá volverá a echar raíces abajo y dará fruto arriba.

Fue una señal de tres años que parece no tener nada que ver con el asedio asirio. Tiene sentido solo cuando ves que el profeta estaba describiendo el año del Jubileo. El primer año al que se llama "este año", fue el 14º año de Ezequías, o el 713 a.C., ocho años después de la caída de Samaria (721). No debían sembrar ni cosechar, sino que debían comer "lo que crezca por sí mismo".

En otras palabras, este fue como un año sabático profético.

El segundo año fue el 712, donde la gente nuevamente no debía sembrar ni cosechar. Siempre que las personas no debían sembrar o cosechar durante dos años consecutivos, debía ser visto como los años 49º y 50º de un calendario del Jubileo. El séptimo año sabático era seguido por un año de jubileo.

El "tercer año" a la gente se le permitía sembrar y cosechar sus cultivos. Isaías, sin embargo, no estaba hablando de cosechas, sino del "remanente de la casa de Judá". Esta era una cosecha muy diferente. El término "remanente" fue explicado más extensamente en el libro de Isaías. De hecho, uno de los hijos de Isaías fue llamado Sear-jasub, "el remanente volverá" (Isaías 7:3). El significado de su nombre profético se encuentra en Isaías 10:20,21,22.

Pero la profecía también se le dio a Ezequías, un rey que no tenía hijos ni herederos al trono. El rey estaba preocupado por esto, porque el Mesías iba a ser su descendiente. Ezequías era, después de todo, de la casa de David.

En 2 Reyes 20:1 leemos: "En aquellos días, Ezequías enfermó mortalmente". Esto implica que se enfermó al principio del asedio asirio. Tal vez la carga del asedio asirio lo desgastó. Isaías vino a decirle que ordenara su casa, porque iba a morir. Luego, el rey oró por más tiempo, y Dios le dijo al profeta que diera media vuelta y regresara para decirle al rey que se le había concedido una extensión de vida de 15 años (2 Reyes 20:5,6).

En cuanto a la sincronización, el asedio comenzó en el 14º año de Ezequías (2 Reyes 18:13). Reinó por 29 años en total (2 Reyes 18:2). Eso significa que vivió otros 15 años más, que fue la extensión que se le otorgó. Por lo tanto, debe haberse enfermado al comienzo del asedio durante su 14º año.

Además, cuando Ezequías finalmente murió, su hijo Manasés llegó al trono a la edad de 12 (2 Reyes 21:1). Eso significa que Manasés nació tres años más tarde, coincidiendo con el tercer año en que las personas podían sembrar y cosechar una vez más. Es claro, entonces, que "el remanente de la casa de Judá" fue una profecía del nacimiento de Manasés.


Retrocediendo el reloj
Cuando Isaías le dijo a Ezequías que le habían concedido otros 15 años de vida, el profeta le dio otra señal. La señal era que la sombra debía retroceder diez grados (literalmente, "pasos") en la esfera del sol que su padre Acaz había construido en el patio de la corte real (2 Reyes 20:11 KJV). Por lo tanto, el reloj retrocedió diez grados cuando Dios ejerció dominio sobre el tiempo que Él había creado al principio.

Cuando combinamos las dos profecías dadas a Ezequías, -primero, los tres años que estaban conectados con el año jubilar, y segundo, retroceder el reloj diez pasos- emerge una imagen profética que también se aplica a nuestro tiempo.

Retroceder el reloj, diez pasos representaba los diez años que se remontaban al 721 a.C.. Ese había sido un año de Jubileo, que Israel no cumplió. De hecho, este fue cuando cayó Samaria. Pero diez años más tarde fue el 711 a.C., el final del tercer año cuando el remanente iba a "dar fruto hacia arriba".

Esencialmente, Dios declaró un Jubileo diez años después y luego retrocedió el reloj diez años para que el Jubileo ya no fuera tarde (¡lea eso otra vez!). En otras palabras, como nadie declaró el Jubileo el 721, Dios lo declaró diez años después en el 711, pero volvió el reloj para que se declarara a tiempo. Es un buen ejemplo de la soberanía de Dios a través del tiempo.


La aplicación moderna
El 120° Jubileo debería haber sido declarado el 13 de octubre de 1986. Sin embargo, parece que nadie era consciente de la importancia de esa fecha, por lo que nadie declaró el Jubileo. Entonces Dios nos permitió declarar el Jubileo diez años más tarde en el Día de la Expiación en 1996. Lo hicimos, pidiéndole a Dios que retrocediera el reloj diez años atrás a 1986 para que su efectividad fuera retroactiva.

Esto restableció el reloj profético y realineó los calendarios del Jubileo. El Jubileo de la Iglesia en 1993 se incluyó dentro del ciclo de diez años (1986-1996) y retrocedió siete años.

El ciclo de 3 años de 1993-1996 sugirió una conexión con la profecía del "remanente" de Isaías. Durante ese tiempo, en octubre de 1994, Dios me reveló esto, dándome cerca de dos años para estudiarlo, orar al respecto y obtener confirmación de su validez y aplicación.

La conclusión es que el 23 de septiembre de 1996 (el Día de la Expiación), declaramos el Jubileo, en obediencia a la revelación que recibimos en 1994. Confiamos, entonces, que no importa lo que el mundo use como calendario, el Calendario de Jubileo de Creación se ha establecido, y esta es ahora una clave importante para comprender el tiempo de los eventos actuales.


Descargar partes 1 y 2:
https://drive.google.com/file/d/1xaYPgK3Vc4fctjLCzVHhqAfVxNXUK3ZG/view?usp=sharing


Category: Teachings

Dr. Stephen Jones

No hay comentarios:

Publicar un comentario