TRADUCTOR-TRANSLATE

SEGUNDA DE CORINTIOS (Ministerio de Conciliación), Cap. 5 / 4





03 de mayo de 2018




12 No nos encomendamos otra vez a vosotros, sino que os estamos dando una ocasión para estar orgullosos de nosotros, para que podáis tener una respuesta para aquellos que se enorgullecen en las apariencias y no en el corazón.

Pablo había estado hablando sobre el hombre interior y el hombre exterior, las dos identidades que se nos han dado. Aquellos que se identifican con el hombre exterior, es decir, con su identidad carnal, son hombres que "se enorgullecen de las apariencias". Se enorgullecen de la rectitud de su hombre de carne; se enorgullecen de sus habilidades mentales o físicas; se enorgullecen de sus títulos; se enorgullecen del color de su piel.

Estas características caen bajo la categoría de "apariencia". No son necesariamente malas en sí mismas. Simplemente no son características del hombre interior. La pregunta es si usted es su hombre de carne que fue engendrado por su padre terrenal y nacido de su madre terrenal, o su hombre espiritual que fue engendrado por su Padre celestial. ¿Quién es usted?

Pablo quería que los creyentes de todas partes asumieran la nueva identidad que los haría hijos de Dios. Dijo en 2 Corintios 5:11 que esperaba que su hombre interior se manifestara a la iglesia y que reconocieran que estaba hablando desde la perspectiva del hombre interior del corazón. Luego trazó un contraste entre él mismo, es decir, su hombre interior, y aquellas personas carnales que se enorgullecían de la apariencia de su hombre exterior (carnal).


¿Quién se beneficia?
Pablo continúa en 2 Corintios 5:13,

13 Porque si estamos fuera de nosotros, es para Dios; si tenemos una mente sana, es para ti.

Nosotros, que creemos en las dos identidades y que hemos cambiado nuestra consciencia al hombre de la nueva creación, "estamos fuera de nosotros mismos". Esta es una forma de hablar que representa el hecho de que no hemos separado del viejo hombre y vivimos a su lado. Cuando Pablo dice, "es para Dios", creo que quiere decir primero que este cambio de identidad es para el bien de Dios o para el beneficio de Dios. Por lo tanto, también, "si tenemos una mente sana", es por el bien de la iglesia o para el beneficio de la iglesia.

Pablo tal vez sonrió al escribir esto, sabiendo que el concepto de las dos identidades podría hacer que algunos pensaran que estaban locos. Pablo no tenía la palabra para la esquizofrenia (Traductor: bilocación entre ambas identidades, doble ánimo), pero ciertamente, había sido testigo de aquellos que sufrían de ese trastorno mental.


El amor es nuestra motivación
La esquizofrenia viene a través del miedo y el dolor, pero la nueva identidad de un creyente proviene del amor. Esa es la diferencia. Entonces Pablo dice en 2 Corintios 5:14,15,

14 Porque el amor de Dios [tou christou, "Cristo, el Ungido"] nos controla [sunecho, "mantener juntos, comprimir, constreñir"], habiendo concluido esto, que si uno murió por todos, por lo tanto, todos murieron; 15 y murió por todos, para que los que viven ya no vivan para sí mismos, sino para Aquel que murió y resucitó por ellos.

Pablo dice que el amor de Cristo nos mantiene unidos, presionándonos por todos lados. Cuando un ranchero lleva al ganado a una tolva, donde los animales están constreñidos y no pueden moverse libremente, la palabra griega para describir esto es sunecho. Así que también estamos constreñidos por el amor de Cristo, porque el poder de Su amor no nos da otra opción que andar en la identidad del hombre interior.

También es interesante que el sunecho tiene la connotación de estar enfermo, ya que la enfermedad restringe a un hombre de la actividad normal. En Hechos 28:8 leemos,

8 Y sucedió que el padre de Publio estaba tumbado en la cama afligido [sunecho] con fiebre recurrente y disentería; y Pablo fue a verlo y, después de haber orado, le impuso las manos y lo sanó.

Tal vez Pablo estaba sugiriendo que el mundo puede ver la idea de dos identidades como enfermedad mental. Pero en realidad, dado que esto se basa en el amor de Cristo, más que en el miedo, el dolor o algún trauma emocional, en realidad es evidencia de tener una "mente sana". La mente de Cristo es, de hecho, la única mente que uno puede tener.


Cómo ver a los demás correctamente
Pablo dice en 2 Corintios 5:16:

16 Por lo tanto, de ahora en adelante no reconocemos a ningún hombre según la carne [es decir, el hombre exterior]; y aunque hemos conocido a Cristo según la carne, sin embargo, ahora ya no lo conocemos así.

En otras palabras, debemos conocer a las personas por sus nuevas identidades, no por sus identidades carnales que les fueron dadas por sus padres terrenales. Incluso Cristo mismo, que caminó sobre la Tierra en carne humana, ahora debe ser conocido por Su identidad espiritual. Aquellos que lo conocieron y caminaron con Él en la carne deben cambiar su perspectiva de Él, sabiendo que Él cambió después de Su resurrección. Él ya no es un simple hombre como definimos a los hombres.


17 Por lo tanto, si alguno está en Cristo, es una nueva criatura; las cosas viejas pasaron; he aquí, nuevas cosas han venido.

La mayoría de la gente ha leído este versículo fuera de contexto e interpretado en términos de tener una nueva forma de vida. Ese es ciertamente el caso, pero Pablo realmente estaba revelando la base de esa nueva forma de vida: la vida cristiana se basa en un cambio de identidad. Cuando uno es engendrado por el Espíritu, se concibe una "nueva criatura" (el hombre de la nueva creación). Esta es una nueva conciencia, una persona diferente.

El viejo hombre de carne está muerto y, por lo tanto, ha "muerto" en lo que a nosotros respecta. La carne no ha muerto realmente en lo que respecta a la perspectiva carnal de uno, pero legalmente hablando, aquel que nuestros padres terrenales trajeron al mundo ya no existe. Por lo tanto, debemos ver a los demás, no según la carne, sino según su nueva identidad.

¿Veremos entonces a los no creyentes según su nueva identidad, incluso antes de que hayan sido engendrados por la fe en Cristo? Si no reconocen la nueva identidad disponible para ellos, ¿debemos nosotros hacerlo? Pablo dice: "desde ahora no reconocemos a NINGÚN HOMBRE según la carne". En otras palabras, debemos reconocer a todos como futuros creyentes, sin importar cuál sea su condición en este momento. No necesitamos engañarnos a nosotros mismos para creer en lo que no es verdad, pero sobre una base legal (espiritual), debemos usar la Ley de la Imputación, llamando a lo que no es como si fuera (Romanos 4:17 KJV). Podemos estar seguros de que todos finalmente se arrepentirán y serán engendrados por su Padre celestial, si no en esta vida, entonces ciertamente en la próxima cuando sean convocados ante el Gran Trono Blanco. Toda lengua jurará lealtad a Cristo en ese momento, llamándolo Señor, lo cual ningún hombre puede hacer sino por el Espíritu de Dios (1 Corintios 12:3).

Nuestra visión de los demás está conformada por el Nuevo Pacto, porque reconocemos que Dios ha jurado hacer creyentes a toda la humanidad. Solo entendiendo esto podemos verdaderamente "no reconocer a ningún hombre según la carne". Sin entender que Dios tiene la intención de salvar a toda la humanidad, y tiene el poder de hacerlo, y la sabiduría para hacerlo sin violar Su propia Ley, es difícilmente posible reconocer a los grandes pecadores como destinados a ser hijos de Dios.


El Ministerio de Conciliación
Tener una nueva identidad, vivir según el hombre interior y no reconocer a ningún hombre según la carne, nos equipa para el ministerio de la conciliación. Pablo dice en 2 Corintios 5:18,19,

18 Ahora bien, todas estas cosas provienen de Dios, quien reconcilió [katallasso, "conciliar"] con Él a través de Cristo, y nos dio el ministerio de la reconciliación [katallasso], 19 a saber, que Dios estaba en Cristo reconciliando [katallasso] el mundo con Él mismo, sin contar sus delitos contra ellos, y nos ha confiado la palabra de reconciliación [katallasso].

Primero, la palabra griega katallasso significa "conciliación". La palabra apo-katallasso significa "reconciliación". La mayoría de las traducciones no hacen esta distinción. En un distanciamiento, donde dos partes se convierten en enemigas, katallasso es una "conciliación" unilateral. Cuando ambas partes (bilateral) se "reconcilian", se llama apo-katallaso.

Aquí Pablo usa katallasso, porque describe lo que Cristo hizo en la Cruz mientras el mundo aún estaba alejado de Dios. Romanos 5: 8-10 dice:

8 Pero Dios demuestra su propio amor hacia nosotros, en que mientras aún éramos pecadores, Cristo murió por nosotros … 10 Porque si bien éramos enemigos, fuimos reconciliados [katallasso] con Dios por medio de la muerte de su Hijo …

Jesús concilió el mundo "mientras éramos enemigos". Este es el plan de Dios, que el mundo podría percibir como LOCO. ¿Quién alguna vez haría tal cosa? ¡Nadie pide la paz cuando está en su poder romper la espalda del enemigo! ¿Está Dios enfermo mentalmente? Bueno, desde una perspectiva mundana, sí, y nosotros también, porque estamos "fuera de nosotros".

Pero nosotros, que somos amigos de Cristo, hemos recibido el ministerio de la conciliación, proclamando a esos enemigos que Él "no tiene en cuenta sus delitos contra ellos". Eso es conciliación. Es unilateral, porque tiene que comenzar en alguna parte. Ninguna guerra puede terminar hasta que una de las partes deja de luchar y concilia a la otra pidiendo la paz.

Por lo tanto, somos embajadores de Cristo en este proceso de paz, porque 2 Corintios 5:20 dice:

20 Por lo tanto, somos embajadores de Cristo, como si Dios suplicara [a sus enemigos] a través de nosotros; te suplicamos en nombre de Cristo, sé reconciliado [katallasso] con Dios.

Nosotros somos los que llevamos la bandera blanca hacia las líneas enemigas con un mensaje de paz, diciendo: "Te suplicamos en nombre de Cristo que seas conciliado con Dios". El mensaje no es "volverse o quemarse". El mensaje es conciliatorio, no amenazante. Cuando responden si, entonces su conciliación, combinada con la nuestra, se convierte en una reconciliación (apo-katallasso).

Pablo habló de esta reconciliación en Colosenses 1:20-22,

20 y por medio de Él reconciliar [apo-katallasso] todas las cosas a Sí mismo, habiendo hecho la paz a través de la sangre de Su cruz; a través de Él, digo, sean las cosas en la tierra o las cosas en el cielo. 21 Y aunque antes estabais enajenados [distanciados] y hostiles en vuestra mente, comprometidos en malas acciones, 22 sin embargo, Él ahora os ha reconciliado [apo-katallasso] en Su cuerpo carnal a través de la muerte, para presentaros ante Él santos e irreprensibles.

Entonces, aquí Pablo nos da una idea general, nos dice el resultado final de la muerte de Cristo en la Cruz. Él dice que todas las cosas en el Cielo y en la Tierra se reconciliarán con Dios. Si alguien duda del alcance de esta reconciliación, debería leer el contexto. Pablo define "todas las cosas" en Colosenses 1:16.

Sin embargo, en 2 Corintios 5:18-20, en el contexto de nuestro llamado como embajadores de Cristo, Pablo ve a muchos enemigos en el mundo, personas que aún luchan contra Dios, aunque la conciliación se haya realizado en la Cruz. Él usa la palabra que indica una "conciliación" unilateral, porque todavía hay una necesidad de una respuesta para hacer una "reconciliación".

El Nuevo Pacto, por supuesto, garantiza que el poder del amor de Dios logre la respuesta conciliatoria del mundo. Esto lleva tiempo, y durante este tiempo, somos llamados a llevar este mensaje de conciliación a aquellos que todavía piensan que Dios es su enemigo. Dios ganará al final, pero no lo hará amenazando al mundo con el fuego eterno, sino con el mensaje del amor de Dios como lo demuestra la muerte de Cristo en la Cruz.

Pablo concluye en 2 Corintios 5:21:

21 Al que no conoció pecado, lo hizo pecado por nosotros, para que nosotros fuésemos hechos justicia de Dios en él.

La palabra hebrea para el pecado es khataw. Sin embargo, la misma palabra se usa para una "ofrenda por el pecado", como vemos en Éxodo 29:14:

14 Pero la carne del toro y su piel y su desecho, quemarás a fuego fuera del campamento; es una ofrenda por el pecado [khataw].

Todos los sacrificios profetizan acerca de la muerte de Cristo en la cruz. Este versículo no es una excepción. El toro debía ser ofrecido "fuera del campamento" como "ofrenda por el pecado". Así que Jesús llevó Su Cruz fuera del campamento (es decir, fuera de Jerusalén hasta el Monte de los Olivos). A nosotros también se nos amonesta para que lo sigamos en Hebreos 13:11-14,

11 Porque los cuerpos de aquellos animales cuya sangre es traída al lugar santo por el sumo sacerdote como una ofrenda por el pecado [o una como expiación], son quemados fuera del campamento. 12 Por eso también Jesús, para santificar al pueblo por su propia sangre, padeció fuera de la puerta. 13 Por lo tanto, salgamos a él fuera del campamento, llevando su oprobio. 14 Porque aquí no tenemos una ciudad duradera, sino que estamos buscando la ciudad que está por venir.

Se podrían decir muchas cosas sobre estos versículos. El punto principal es que Jesús mismo se convirtió en la ofrenda por el pecado profetizada en Éxodo 29:14. Él fue "quemado" (no literalmente, sino por la Ley de Fuego, Deuteronomio 33:2 KJV) fuera del campamento, o fuera de la puerta de la ciudad.

La lección que debe extraerse de esto, dice el autor, es que seguimos a Cristo fuera de la ciudad de la Jerusalén terrenal, porque "buscamos la ciudad que está por venir". Esa ciudad es la Nueva Jerusalén, que es nuestra madre (Gálatas 4:26) y la madre de todos los herederos del Reino.

Este pasaje ilustra el hecho de que khataw tiene un doble significado. Puede significar "pecado" u "ofrenda por el pecado". Aunque Pablo estaba escribiendo en griego, estaba expresando pensamientos e ideas en hebreo. Por lo tanto, debemos entender 2 Corintios 5:21 para decir,

21 Al que no conoció pecado, lo constituyó como ofrenda por el pecado en nuestro nombre, para que nosotros fuésemos hechos justicia de Dios en él.


Sin embargo, el doble significado de khataw le brinda a Pablo la oportunidad de establecer el contraste entre convertirse en un "pecado" y convertirse en "la justicia de Dios en Él". Es un juego de palabras que la mayoría de la gente no comprende a menos que estudie el La palabra hebrea khataw.


Category: Teachings

Dr. Stephen Jones

No hay comentarios:

Publicar un comentario