TRADUCTOR-TRANSLATE

SEGUNDA DE CORINTIOS, Cap. 7 / 2: Tristeza según Dios, Dr. Stephen Jones





22 de mayo de 2018




10 Porque la tristeza (dolor) que es conforme a la voluntad de Dios produce un arrepentimiento [metanoia] que conduce a la salvación, sin dejar pesar; pero la tristeza del mundo produce muerte.

Pablo se puso contento al escuchar de Tito que la iglesia de Corinto se había arrepentido con "dolor que es conforme la voluntad de Dios". La tristeza de Dios es sentir pena genuina por lo que uno ha hecho. Conduce a una inversión de pensamiento o decisiones (es decir, arrepentimiento) y da como resultado un nuevo curso de conducta y un cambio de mente y actitud. La Diaglott Emphatic traduce metanoia como "reforma".

El dolor (tristeza) del mundo, sin embargo, "produce muerte". En casos extremos, por supuesto, la tristeza mundana puede resultar en suicidio, pero Pablo comprende una forma más amplia de ver la muerte. La tristeza mundana es depresiva, ya que carece de perdón y resolución. Destroza a una persona sin reconstruirla. A menudo no ofrece perdón, excepto en términos imposibles. Su perdón a menudo es condicional, porque no se basa en el amor.


Pablo aprueba la justicia de la iglesia
Pablo se alegró de saber que la iglesia estaba experimentando una tristeza piadosa. 2 Corintios 7:11 dice:

11 Porque he aquí, ¡qué solicitud [spoude, seriedad] ha producido en vosotros esta misma cosa, esta tristeza (dolor) piadosa; qué vindicación [apología] de vosotros mismos, qué indignación, qué temor, qué anhelo, qué celo, qué venganza (castigo) de lo malo! En todo habéis demostrado ser inocentes en el asunto.

Primero, la carta de admonición de Pablo produjo "seriedad" en ellos. La palabra griega es spoude, "solicitud, prisa, diligencia, seriedad". En otras palabras, actuaron rápidamente según las instrucciones de Pablo para tratar con el hombre en cuestión que era culpable de incesto.

En segundo lugar, Pablo dice que ellos mismos se habían vindicado (apología). La Emphatic Diaglott dice: "¡Qué disculpa!" La palabra significa "súplica, respuesta, limpieza del yo, defensa propia".

Luego, Pablo dice, qué indignación!" Usando la palabra aganátesis, cuya palabra raíz significa "movido a la indignación, irritado, vejado". En otras palabras, a Pablo le impresionó que su carta encendiera un fuego debajo de ellos, haciendo que se levantaran con justa indignación por el pecado en su campamento.

Qué temor!", dice Pablo. La iglesia temía (phobos) las posibles consecuencias del juicio divino si demoraban en resolver este problema. Quizás pensaron en el pecado de Acán en el campamento de Israel, que resultó en la pérdida de la batalla de Hai y la muerte de 36 israelitas (Josué 7:5).

Qué anhelo!", Continúa Pablo. La iglesia tenía una gran añoranza o deseo (epítesis) de hacer lo correcto o de rectificar la situación.

Qué celo!" La iglesia fue celosa (zelos) en la búsqueda de la resolución del problema.

Qué castigo de mal!" Pablo usa el término ekdikesis, "hacer justicia". Este término a menudo se traduce como "revancha" o "venganza", lo que da una impresión equivocada. En el idioma inglés, asociamos el castigo con la venganza, tomamos la ley en nuestras propias manos y juzgamos los asuntos de acuerdo con la ira o el odio emocional. Pero la ekdikesis piadosa busca la verdadera justicia según la mente de Dios, y sabemos que la justicia divina fluye de Su carácter de Amor.

La emoción de Dios al tomar "venganza" es Su pasión, en lugar de ira como nosotros la conocemos. La llamada "ira de Dios" literalmente significa "el calor o la pasión de Dios". La Ley instruía a los hombres a establecer un sistema gubernamental de justicia que evitara que las emociones personales interfiriesen con la verdadera justicia. Así que Levítico 19:18 dice: "No tomarás venganza ... sino que amarás a tu prójimo como a ti mismo".

Dios nuevamente le recuerda a Israel en Deuteronomio 32:35, "mía es la venganza y la retribución". En otras palabras, no tomen la Ley en sus propias manos. Si creen que tienen una causa en contra de su vecino, dejen que los jueces decidan el caso imparcialmente. Los jueces fueron ordenados para administrar la Ley de acuerdo con la mente de Dios.

La palabra hebrea para venganza es naqam. Nahum 1:2 dice: "Dios [naqam] celoso y vengador es Yahweh". Nahum mismo fue nombrado según un homónimo nacham, que se pronuncia casi igual que naqam. Nahum reconoció esto y jugó sobre este hecho en su profecía. Mientras que naqam significa "venganza", nacham significa "consuelo". (Véase Nahum 3:7).

La venganza de Dios no se administra aparte del Espíritu Santo, que se llama el Consolador (KJV). En otras palabras, no hay justicia sin esperanza y consuelo, porque la justicia divina, que surge de un corazón de amor, está diseñada para corregir a las personas por su propio bien. Es por eso que Jesús dijo que el Consolador (o "Ayudante", NASB) "convencerá al mundo en cuanto al pecado, la justicia y el juicio" (Juan 16: 8 ). El mismo Espíritu Santo que nos conforta y nos ayuda es el que convence al mundo del pecado. Su juicio es amoroso, nos demos cuenta o no.

Así que esta es la fuerza detrás de la declaración de Pablo a la iglesia de Corinto, Qué venganza (castigo) del mal!" La iglesia no llevó a cabo una gran venganza como la imaginábamos. No ahorcaron a la parte culpable. En cambio, llevaron a cabo la justicia divina según la mente de Dios. Sin duda oraron diligentemente antes de tomar una decisión, buscando conocer la mente de Dios y el equilibrio entre la justicia y la misericordia. Su sentencia fue diseñada para salvar al hombre, no para destruirlo.

Pablo concluye: "En todo demostrasteis ser inocentes en el asunto". Él los elogia por hacer exactamente lo que tenían que hacer. Quizás Pablo podría ser visto como un tipo de juez de la Corte Suprema que revisa el caso de un tribunal inferior. Al no encontrar ningún error en su administración de justicia, dio su sello de aprobación y los elogió.


El propósito de la justicia
Pablo escribe en 2 Corintios 7:12,13,

12 Así que, aunque os escribí, no fue por el bien del ofensor, ni por el ofendido, sino para que vuestra sinceridad en nuestro nombre se manifestara a los ojos de Dios. 13 Y por esta razón hemos sido consolados …

Aquí Pablo retrocede para recordar a la iglesia el panorama general. Este caso no fue solo sobre la resolución de una disputa entre dos partes. Su propósito no era abogar por el culpable, ni defender a alguien al que se había ofendido. Hubo un propósito más elevado en todo esto, porque Dios estaba probando la "seriedad" o diligencia de la iglesia (spoude). Debido a que la iglesia pasó esta importante prueba, demostrando su fervor hacia Dios, Pablo fue "consolado". Una vez más, vemos en esta declaración la conexión implícita entre naqam y nacham. La iglesia había administrado justicia divina con consuelo al cuerpo de Cristo.


Pablo no fue avergonzado
Pablo continúa en 2 Corintios 7:13,14,

13 ... Y además de nuestro consuelo, nos regocijamos mucho más por la alegría de Tito, porque todos vosotros refrescasteis su espíritu. 14 Porque si en algo me había jactado con él acerca de vosotros, no fui avergonzado; pero como hablamos todo sobre vosotros en verdad, así también nuestra jactancia ante Tito resultó ser la verdad.

Aparentemente, Pablo se había "jactado" ante Tito acerca del carácter de la iglesia de Corinto. Pablo estaba muy orgulloso de esa iglesia y tenía gran confianza en que harían lo correcto. Cuando Tito los visitó, encontró que la confianza de Pablo estaba basada en la verdad. Tito vio la diligencia de la iglesia por sí mismo, y entonces, Pablo dice: "No fui avergonzado". La iglesia no avergonzó a Pablo.

Cuando nos fijamos en las diversas iglesias y denominaciones de hoy, es probable que muchas de ellas serían una vergüenza para sus fundadores, si todavía estuvieran vivos. Jesús mismo, como el verdadero Jefe de la Iglesia, tendría la mayor razón para sentirse avergonzado por la corrupción en la Iglesia a lo largo de los años. Sin embargo, Él ha hecho un Nuevo Pacto, en el que ha prometido escribir Su Ley en nuestros corazones (Hebreos 8:10). Entonces, al final, a pesar de toda la degeneración y anarquía en la Iglesia, Él tendrá motivos para estar orgulloso de ella.

Pablo concluye este capítulo en 2 Corintios 7:15,16,

15 Y su afecto abunda aún más hacia vosotros, al recordar la obediencia de todos ustedes, cómo lo recibieron con temor y temblor. 16 Me alegro de que en todo tengo confianza en vosotros.

Tito fue recibido "con temor y temblor". Esto es un modismo, por supuesto. La iglesia de Corinto no estaba literalmente temblando de miedo cuando Tito llegó a ellos. Indica que lo recibieron con gran respeto y emoción. Así que Pablo tenía una gran confianza en la iglesia de Corinto.



Category: Teachings

Dr. Stephen Jones
https://gods-kingdom-ministries.net/daily-weblogs/2018/05-2018/second-corinthians-chapter-7-part-2/

No hay comentarios:

Publicar un comentario