TRADUCTOR-TRANSLATE

PRIMERA DE JUAN, Cap. 5 / 1: La fe que vence al mundo, dr. Stephen Jones





10 de marzo de 2018



Al final de 1 Juan 4, el apóstol deja en claro que ser un hijo de Dios se evidencia, no por la raza o incluso por la religión, sino por el corazón de amor. El propósito de la Filiación, después de todo, es que Dios duplique su naturaleza en nosotros, trayendo el Cielo a la Tierra.

Esto sigue el concepto hebreo básico de Filiación que se expresa con tanta frecuencia en las Escrituras, tanto en el Antiguo como en el Nuevo Testamento. Ser un hijo de Abraham, por ejemplo, no se trata simplemente de la descendencia de Abraham. Se trata de imitar a Abraham, siguiendo su ejemplo de fe (Gálatas 3:7). En definitiva, ser un hijo de Dios significa compartir su naturaleza, y Dios es amor. Por lo tanto, un hijo de Dios también es amor, o al menos se está entrenando a medida que crece en amor.


Engendrando y justificando
Juan luego reafirma su premisa de que la fe es la clave para ser engendrado por Dios, el comienzo de la Filiación. 1 Juan 5:1 dice:

1 El que cree [pisteou, "tiene fe"] que Jesús es el Cristo, ha nacido [gennao, "ha sido engendrado"] de Dios; y el que ama al Padre ama al hijo nacido [engendrado] de él.

La palabra griega pisteou es la forma verbal de pistis, "fe". Por lo tanto, Juan está totalmente de acuerdo con el apóstol Pablo, cuyas cartas enfatizan la fe como la base de la justificación. El énfasis de Juan está en la fe como el componente necesario para ser engendrado como hijo de Dios. Pablo estaba hablando desde el punto de vista de la Ley; Juan estaba hablando desde el punto de vista de las relaciones familiares. La preocupación de Pablo era ser restaurado a una posición de honor ante la Ley y la Corte Divina; la preocupación de Juan era ser restaurado a una familia amorosa.

Ambas opiniones son verdaderas, porque Dios es a la vez Juez y Padre. Al combinar las dos verdades, podemos ver que cuando uno es engendrado por la fe, también es justificado por esa misma fe. Esto no quiere decir que Juan ignore los aspectos legales de la Filiación, ya que la Filiación también tiene una base legal. Hay hijos legítimos e ilegítimos, cada uno determinado por la Ley, basada en la evidencia. Una corte terrenal observa el ADN físico para probar o refutar la Filiación. La Corte Celestial mira el ADN espiritual (amor-naturaleza) como evidencia de la Filiación, porque "todo el que ama es engendrado por Dios y conoce a Dios" (1 Juan 4:7).


La Ley y el amor son inseparables
Leemos en 1 Juan 5:2 y 3,

2 Por esto, sabemos que amamos a los hijos de Dios, en que amamos a Dios y observamos Sus mandamientos. 3 Porque este es el amor de Dios, que guardemos Sus mandamientos; y Sus mandamientos no son gravosos.

La Ley define el amor, porque la Ley es una expresión de la naturaleza de Dios. He visto a muchos retroceder con miedo o disgusto cuando menciono "la Ley", porque se les ha enseñado que la Ley es mala y que sus mandamientos gravosos. Ellos han sido mal informados. No entienden que lo que no es de amor es una violación de la Ley. El problema no es la Ley, sino el Antiguo Pacto. Si los hombres no entienden la diferencia entre la Ley y el Antiguo Pacto, rechazarán la Ley junto con el Antiguo Pacto.

Pero la Ley fue la revelación de Dios en Su calidad de Juez del mundo. Podemos temer a los jueces, pero eso no significa que el juez sea malvado. Podemos temer la Ley, pero eso no significa que la Ley sea mala. La Ley no es el problema; el problema es, en primer lugar, que todos han pecado y no han alcanzado la gloria de Dios (Romanos 3:23). Nuestro segundo problema es que creemos que podemos ser salvos haciendo un voto tipo Antiguo Pacto de ser obedientes.

Ambos problemas nos mantienen en una posición de deshonor ante la Ley. Cuando no conocemos la solución a nuestro problema, tememos a la Ley y al Juez; pero una vez que conocemos e implementamos la solución, nos damos cuenta de que ya no tenemos nada que temer y que la Ley ya no es una carga. Tal hombre se vuelve "bendito" y es como un árbol plantado junto a corrientes de agua. David dice de él en el Salmo 1:2,

2 Sino que su deleite está en la ley de Yahweh, y en su ley medita de día y de noche.

Meditar sobre la Ley trae una gran revelación acerca de la naturaleza de Dios. Sin estudiar la Ley los cristianos están severamente impedidos de conocerlo, porque no se aprovechan de la revelación dada a Moisés y a David.

La principal evidencia de malentender la Ley es cuando las personas piensan que es una carga. En el caso de los escribas y fariseos en la época de Jesús, las tradiciones [malentendidos] de los hombres habían convertido la Ley en una carga para todos. Jesús vino, no para remover la Ley, sino para corregir los malentendidos de los hombres, eliminando así la carga.

Juan entendió esto, y por eso nos da su propia definición de amor: "este es el amor de Dios, que guardemos Sus mandamientos". Él simplemente estaba repitiendo lo que Jesús dijo en Sus instrucciones finales antes de Su crucifixión. Jesús les dijo en Juan 14:15,

15 Si me amáis, guardaréis mis mandamientos.

Jesús simplemente estaba citando las Escrituras de pasajes tales como Deuteronomio 5:10. Dios dice:

10 y que hago misericordia a millares, a los que me aman y guardan mis mandamientos.

Cuando Jesús los llama "mis mandamientos", estaba dando a entender que Él fue quien le dio la Ley a Moisés. Antes de Su concepción en la Tierra, Jesús era conocido como Yahweh, el Legislador, porque Isaías 12:2,3 nos dice:

2 He aquí, Dios es mi salvación [yahshua], voy a confiar y no tener miedo; porque el Yahweh Dios [Yah Yahweh] es mi fortaleza y mi cántico, y Él se ha convertido en mi salvación [yahshua]. 3 Por tanto, sacarás gozosamente agua de las fuentes [pozos, ríos] de salvación [yahshua].

Jesús profetizó a todos que la palabra "salvación" ocurre, porque la palabra es yahshua, que es el nombre hebreo de Jesús. Jesús reconoció esto cuando citó Isaías 12:3 en Juan 7:38-40, diciéndole a la gente que Él mismo era el Pozo de la salvación y la Fuente del agua viva. Por lo tanto, Isaías profetizaba encubiertamente que "Yahweh se ha convertido en mi Yahshua". Era una manera velada de predecir la encarnación de Yahweh, que iba a aparecer en la forma de Jesús.

El amor se equipara así a guardar Sus mandamientos (Yahweh / Jesús). Aquellos que guardan Sus mandamientos son aquellos que lo aman. Los que se niegan a escucharlo o hacer lo que Él ordena no lo aman realmente, excepto, tal vez, en un nivel emocional. La obediencia es una expresión de amor (phileo). El estar de acuerdo con Sus mandamientos es la expresión del amor perfecto (ágape).

Juan también implica que si pensamos que Sus mandamientos son "gravosos", entonces el amor de Dios aún no se ha perfeccionado en nosotros. Algunos obedecen como una cuestión de disciplinar la carne para que haga lo que no quiere hacer. Eso es ciertamente bueno, porque si permitimos que la carne haga lo que quiere, el mundo pronto se autodestruiría. Mientras permanezcamos simplemente "obedientes", funcionaremos en amor phileo; eso está bien, pero aún no es lo perfecto.

Pero a medida que seguimos la dirección del Espíritu Santo (que obra en nuestro propio espíritu), gradualmente nos transformamos a Su imagen, y los deseos de la carne comienzan a desvanecerse y a desaparecer. Nuestra mente se renueva, y así llegamos a un acuerdo con Él y Su naturaleza. Esto es ágape. El verdadero amor es evidente cuando la Ley ya no es una carga, sino que se ha convertido en una deliciosa fuente de revelación.


Victoria
1 Juan 5:4-5 dice:

4 Porque todo lo que ha nacido [sido engendrado] de Dios vence al mundo; y esta es la victoria que ha vencido al mundo: nuestra fe. 5 ¿Y quién es el que vence al mundo, sino el que cree que Jesús es el Hijo de Dios?

Esa semilla santa que ha sido engendrada por Dios vence al mundo. De hecho, trasciende el mundo, porque tiene un Padre celestial. La clave para ser un vencedor es la fe en "que Jesús es el Hijo de Dios", porque esa fe acepta a Jesús como el patrón para la propia Filiación. Así como Jesús fue engendrado por el Espíritu Santo (Mateo 1:18), así también es el vencedor engendrado por el Espíritu Santo.

La carne y la sangre no pueden vencer, ni pueden heredar el Reino de Dios (1 Corintios 15:50). "Lo que es engendrado de carne, carne es" (Juan 3:6); siempre será carnal. Solo ese hijo que es engendrado por el Padre celestial es un verdadero hijo de Dios que vence y hereda. De hecho, el mismo acto de engendrar vence al mundo, ya que engendra un ser celestial en la Tierra. Cada hijo de Dios contribuye a la victoria general, donde el Cielo es traído a la Tierra y vence al mundo.

Tal es el poder de la fe verdadera, en oposición a un mero pensamiento positivo o una ilusión. La fe verdadera es la fe del Nuevo Pacto, es decir, la fe en las promesas de Dios, sabiendo que Dios puede cumplir Sus promesas. La fe equivocada carece de ese poder y solo puede conducir a la derrota. Cuando los hombres tienen fe en que sus propias promesas bien intencionadas los salvarán y los harán hijos de Dios, ponen su fe en carne; es decir, en sus propias promesas o votos, sin darse cuenta de que esto es una fe del Antiguo Pacto.

La fe del Antiguo Pacto es buena, pero insuficiente. Disciplinar la carne para cumplir la promesa de Dios solo puede tener un éxito parcial. Solo Dios puede cumplir plenamente Sus promesas. Nuestra fe, entonces, debe estar en Su capacidad de cumplir Su promesa a nosotros, no en nuestra capacidad de cumplir nuestra promesa a Él.

Esa es la fe que vence al mundo.


Etiquetas: Serie Enseñanzas 
Categoría: Enseñanzas

Dr. Stephen Jones

No hay comentarios:

Publicar un comentario