TRADUCTOR-TRANSLATE

PRIMERA DE CORINTIOS LA ESPÍSTOLA DE LA SANTIFICACIÓN: Introducción, Dr. Stephen E. Jones




13/02/2017



Este es el comienzo de nuestro nuevo estudio de la primera carta de Pablo a la iglesia de Corinto.

El apóstol Pablo hizo cuatro viajes misioneros antes de su martirio en Roma en el año 67 dC. Fue en su segundo viaje misionero (52-53 dC) que Pablo fue a Corinto y permaneció dieciocho meses, estableciendo una iglesia fuerte allí. Durante este viaje misionero Pablo pasó la mayor parte de su tiempo en Corinto.

Cerca del comienzo de su segundo viaje misionero, conoció a Timoteo, cuyo padre era judío y cuya madre era griega. Timoteo acompañó a Pablo y a Lucas en su viaje a Troas (Antigua Troya) por la costa. Allí Pablo tuvo una visión nocturna (probablemente un sueño), que se menciona en Hechos 16:9-12,

9 Y apareció una visión a Pablo durante la noche; un hombre de Macedonia estaba de pie, suplicándole y diciendo: "Pasa a Macedonia y ayúdanos". 10 Y cuando vio la visión, en seguida procuramos partir para Macedonia, convencidos de que Dios nos había llamado a anunciarles el evangelio. 11 Zarpando pues de Troas, nos encontramos con rumbo directo a Samotracia, y al día siguiente a Neápolis; 12 y de allí a Filipos, que es una ciudad principal de la provincia de Macedonia, una colonia romana …

Así fue como Pablo llegó a Macedonia y Grecia para dar las buenas nuevas. En Filipos se reunieron con Lidia (Hechos 16:14), en cuya casa pusieron la iglesia de Filipos. Su ministerio fue tan exitoso que una turba idolátrica los atacaron, los golpearon y echaron a Pablo y Silas en la cárcel. Sin embargo, un terremoto sacudió los cimientos de la cárcel mientras estaban alabando a Dios y cantando himnos, incluso sus cadenas cayeron (Hechos 16:26).

El carcelero y su familia, entonces se convirtieron y se unieron a la pequeña comunión en Filipos. Pablo se negó a escapar de la prisión, porque él no quería permanecer en la clandestinidad como un hombre buscado. Así que les informó que era un ciudadano romano y que había sido golpeado ilegalmente. Insistió en que los magistrados llegaran a la prisión y lo liberaran de manera pública (Hechos 16:37).

Pablo y sus compañeros fueron entonces a Tesalónica, donde los judíos los acusaron, "diciendo que hay otro rey, Jesús" (Hechos 17:7). En su audiencia ante las autoridades de la ciudad, Pablo y Silas fueron obligados a declarar bajo juramento que no estaban siendo sediciosos. Tras su liberación, los hermanos les enviaron a Berea en la noche, donde una sinagoga estuvo dispuesto a escudriñar las Escrituras, en lugar de rechazar el evangelio de plano.

Pero cuando los judíos más fanáticos de Tesalónica se enteraron de que Pablo estaba en Berea, enviaron representantes a Berea para agitar al pueblo contra el Evangelio. Los creyentes entonces, enviaron a Pablo y a Silas a toda prisa en el primer barco y dejando Berea se dirigieron a Atenas, así es cómo Pablo llegó a Atenas.

Atenas era una la ciudad de la cultura y la filosofía griegas. En un lugar público llamado el Areópago, o "Colina de Marte", Pablo encontró una oportunidad para discutir sobre filosofía. Su tema se registró en Hechos 17:21-32, donde citó a Arato, un filósofo griego que vivió alrededor del 270 aC. Sin embargo, Pablo recibió una recepción fría de su creencia en la resurrección de los muertos. Aún así, él hizo algunos se convirtieron en Atenas, incluyendo a "Dionisio el Areopagita y Dámaris y otros" (Hechos 17:34).


El éxito de Pablo en Corinto
Desde Atenas, Pablo y sus compañeros fueron a Corinto (Hechos 18:1), en donde tuvo mucho más éxito. Allí se encontró con Aquila y Priscila, que acababa de salir de Roma después que el emperador Claudio emitió en el 52 dC un edicto de expulsión de todos los judíos de Roma. El mayor éxito de Pablo, sin embargo, se produjo cuando el principal de la sinagoga de Corinto creyó el evangelio (Hechos 18:8).

Se llamaba Crispo. Tito Justo también se convirtió; por su nombre en latín, al parecer, había sido un prosélito romano del judaísmo. Su casa estaba al lado de la sinagoga. Parece que Crispo renunció como jefe de la sinagoga, ya que el nuevo líder, Sóstenes, se opuso al Evangelio y acusó a Pablo ante Galión, el procónsul de Acaya (Hechos 18:12,17).

Galión era hermano del filósofo romano Séneca. En el año 49 dC Séneca había sido traído de vuelta del exilio con el fin de convertirse en el tutor de Nerón. Así que Galión era un hombre de gran influencia y poder. Absolvió a Pablo, dándose cuenta de que era una disputa religiosa del judaísmo y no tenía nada que ver con sedición o cualquier otra violación de la ley. Incluso permitió a la multitud golpear a Sóstenes como castigo por su falsa acusación (Hechos 18:17).

Lucas guarda silencio sobre cualquier otro contacto con Galión, pero ya que nos encontramos a Pablo más adelante en correspondencia con Séneca, es probable que Galión proporcionara aquella introducción. La creencia anterior de Pablo en la filosofía de Epicuro le dio el conocimiento para discutir filosofía con Séneca, el estoico.

Después de dieciocho meses de enseñanza en Corinto, se estableció una iglesia fuerte. Pablo luego cruzó el mar hasta Éfeso y después a Antioquía (Hechos 18:22), donde dio su informe a la iglesia que había impuesto manos sobre él para enviarle a sus viajes misioneros.


La importancia de Corinto
Cuando Pablo fue a Corinto, era la ciudad más importante de Grecia. Aunque Atenas superaba a Corinto en la cultura, la historia y la filosofía de las escuelas, Corinto era más importante como centro político y comercial. Corinto era la capital de la provincia romana de Acaya. Su importancia comercial fue debida a su ubicación en el istmo (canal estrecho) que conecta el Peloponeso con la Grecia continental.

El istmo conecta el Mar Jónico en el lado occidental con el Mar Egeo en el lado oriental. Por lo tanto, Corinto era conocida como "la ciudad de los dos mares", encontrándose en la principal ruta comercial entre Asia y Roma. La ciudad había sido destruida en el año 146 aC por Lucius Mummio Acaico, el general romano que llevó a toda Grecia bajo la dominación romana en el siglo II aC. Pero la ubicación de la ciudad era demasiado importante como para permanecer en ruinas, y un siglo después Julio César la reconstruiría en 46 aC y se le dio el estatus de colonia romana. Pronto se recuperó y superó su antigua población, esplendor y riqueza.

Era un dicho en los días de Pablo para uno vivía en el lujo y el libertinaje, que estaba "viviendo como Corinto". Cuando los hombres planeaban enormes banquetes, los llamaban "banquetes de Corinto". También utilizaron mucho la frase "bebedores de Corinto" cuando se solía hablar de "marineros borrachos". En cualquier obra griega, un personaje de Corinto siempre aparecía borracho en el escenario. Además, "actuar de Corinto" era practicar la fornicación, y tal como escribió Moffatt, "Cada griego sabía lo que significaba una "chica de Corinto". La ciudad se destacaba por ser depravada.

La antigua Corinto, antes de su destrucción en el año 146 aC, había sido el sitio del famoso templo de Afrodita, que tenía mil prostitutas sagradas. Aunque la ciudad fue destruida, el espíritu de Afrodita permaneció, porque la tierra nunca fue limpia, ni fue expulsado este espíritu. Pablo, escribiendo a la iglesia de Éfeso, se encontró teniendo que hacer frente a cuestiones morales, y por lo tanto, esta es la carta de la santificación.

Corinto era probablemente la cuarta ciudad más grande en el Imperio Romano, y cuando fue reconstruida, fue colonizada principalmente por romanos libertos. Por lo tanto, política y étnicamente, la ciudad era romana, pero la cultura era griega. Por lo tanto, nos encontramos con Tito Justo entre los convertidos de Pablo, un prosélito romano del judaísmo en una ciudad de la cultura griega.

La mitad de la población de la ciudad se componía de esclavos. Debido a su ubicación en una ruta comercial principal, la ciudad había atraído a gente de muchas etnias, por lo que también era una ciudad cosmopolita. Entre sus habitantes había judíos, y por lo tanto había una gran sinagoga en Corinto, donde Pablo predicó el Evangelio.

En muchos sentidos, Corinto era como un mini-imperio romano y ha sido llamada "el Imperio en miniatura, el Imperio reducido a un solo Estado".


La carta de Pablo
Lo que conocemos como Primera Corintios era en realidad la segunda carta de Pablo a esa iglesia. La primera se perdió o, más probablemente, Pablo decidió no incluirla en las cartas para ser canonizadas como Escritura. La primera carta se menciona en 1 Corintios 5: 9. Hacia el final de la vida de Pablo, cuando se preparaba para el martirio, el apóstol solicitó a Timoteo que le llevara "la capa que dejé en Troas en casa de Carpo, y los libros, mayormente los pergaminos" (2 Timoteo 4:13).

Esto no era un abrigo para mantener a Pablo caliente, sino más bien, la capa era un phelonen, un envoltorio de pergaminos. Fue el saco de cuero en el que se guardaban las cartas originales de Pablo. Pablo tenía que mirar por ellos, orar por ellos, y quizás editarlos por última vez. A continuación, los envió a Juan en Éfeso, que fue llamado a mantener las copias oficiales de los escritos de Pablo para su inclusión en el Nuevo Testamento. Juan fue el escritor definitivo de los escritos del Nuevo Testamento.

Escribí más sobre esto en mi libro, Lecciones de Historia de la Iglesia, Vol.1, capítulos 23 y 24 (en castellano: http://josemariaarmesto.blogspot.com.es/2015/01/libro-lecciones-de-historia-de-la.html).

Está claro que la primera carta de Pablo a los Corintios no fue incluida en el canon. Pablo escribió otras cartas, también que no se incluyeron en el canon. No podemos suponer que estas fueran simplemente "perdidas", sino que Pablo había especificado cuál de sus cartas debían ser incluidas y cuales no.


Sin embargo, al leer las cartas de Pablo a los Corintios, es importante saber que a menudo estaba respondiendo sus cartas a él. A menudo se hace referencia a aquellas cartas (y preguntas), citando directamente de ellas. Como veremos, algunas de las ocasiones en las que estaba citando sus cartas parecen enseñar cosas que Pablo estaba en realidad contestando (y refutando). Si no sabemos que estaba citando de una de sus cartas, podemos pensar que el mismo Pablo estaba enseñando estas cosas, cuando en realidad se está refutando esas ideas. Nos ocuparemos de estas cuestiones en su debido tiempo cuando se presenten durante nuestro estudio de las cartas de Pablo.

Etiquetas: Serie Enseñanza
Categoría: Enseñanzas

Dr. Stephen Jones

No hay comentarios:

Publicar un comentario