TRADUCTOR-TRANSLATE

SANTIAGO 25: LA PERSEVERANCIA EN LA FE, Dr. Stephen E. Jones


Capítulo 25
LA PERSEVERANCIA EN LA FE


Santiago continúa su advertencia acerca de la paciencia y la perseverancia (resistencia) al escribir en 5: 9,

9 No os quejéis [stenazo, "gemido, soplo, suspiro"], hermanos, uno contra el otro, para que vosotros mismos no seáis condenados; he aquí, el juez está delante de la puerta.

En la traducción de los Setenta, la palabra griega stenazo era el equivalente de la palabra hebrea nehaqa, que se utilizaba para describir los "gemidos" de los israelitas durante su época de esclavitud en Egipto. La palabra se usa en Éxodo 6: 5,


5 Y además, yo he oído el gemido [nehaqa] de los hijos de Israel, porque los egipcios los están sosteniendo en servidumbre; y me he acordado de mi pacto.

Por lo tanto, es probable que Santiago estuviera comparando la opresión a los cristianos en el siglo I a la de los israelitas bajo la esclavitud de Egipto. Sin embargo, los cristianos habían sido librados de la servidumbre en el momento en que Cristo murió en la cruz como el Cordero Pascual. Él fue el que sería como Moisés (Hechos 3:22, citado de Dt. 18:18), llamado a liberar al pueblo de la esclavitud. Moisés liberó a Israel de la esclavitud del faraón, pero Jesucristo liberó a todos los hombres de la esclavitud del pecado.

Por esta razón, Santiago dice, no debemos gemir como si aún permaneciéramos en esclavitud. El problema es que así como los israelitas siguieron murmurando y quejándose tras su liberación -no contra el faraón, sino contra el propio Moisés- así también lo hace la naturaleza humana, que tiende a murmurar cuando golpea la adversidad. Cuando Israel se quejaba contra Moisés, Dios tomaba como algo personal. Así también, cuando nos quejamos contra el Cuerpo de Cristo, Cristo lo toma como algo personal.

Parece que el hábito de quejarse bajo el faraón fue prorrogado al desierto bajo Moisés. Esto se debía a que las personas no comprendían la soberanía de Dios ni el Plan Divino. En su ceguera, suponían que Dios les había abandonado o los maltrataba. No entendían que no podían salir de Egipto hasta 400 años después del nacimiento de Isaac (Génesis 15:13), que también fue 414 años desde el nacimiento de Ismael. También tenían que esperar a que la maldad de los amorreos fuera colmada (Gen. 15:16).

En su mayor parte, los cristianos se quejan porque no conocen todos los hechos como los conoce Dios. Su perspectiva es en gran medida personal y a corto plazo, mientras que a los ojos de Dios es global y de largo plazo. Incluso hoy en día, pocas personas están interesadas en el estudio de la historia del mundo a través de los ojos de Dios, porque ellos se han centrado principalmente en su propia relación personal con Dios. Si bien este enfoque, en sí mismo, no está mal, es incompleto, y a menudo da lugar a murmurar y quejarse sobre la larga duración de las circunstancias adversas.

La causa inmediata de dicha queja contra Dios y los hombres es nuestra inmadurez espiritual. No hemos crecido en Cristo a un nivel suficiente que nos dé la paciencia y la resistencia. Una causa secundaria, sin embargo, es nuestra falta de comprensión de la mente de Dios, cómo piensa, y del Plan Divino como se revela en Su palabra. Podemos tener una gran paciencia, pero todavía sufrir y luchar, siempre y cuando no entendamos el propósito de la adversidad en el Plan Divino. Gran parte de este sufrimiento se puede remediar mediante la comprensión de las cosas tales como la profecía, el tiempo, y de cómo los juicios de Dios se pueden originar muchos siglos antes.


Gemidos y descontento en Jerusalén

En el contexto de Jerusalén, donde vivió Santiago, vio el creciente descontento de los judíos, ya que se irritaron por el dominio romano. Con cada revuelta, Roma apretó sus manos, y a cambio la gente se volvía más rebelde. Si se hubieran sometido al reino de hierro (Dan 2:40), al comprender que Dios había entregado Jerusalén en manos de estos imperios a causa de los pecados de sus antepasados, la vida habría sido mucho mejor para ellos. Pero en cambio, gimieron y se quejaron, y cada revuelta de cada falso mesías sólo consiguió empeorar las cosas.

Santiago advirtió a sus lectores de no quejarse para evitar el juicio divino. Su declaración en 5: 9, "he aquí, el juez está delante de la puerta", puede referirse a Mat. 24:32,33,

32 de la higuera aprended la comparación [que Jesús había maldecido anteriormente]; cuando su rama está tierna y brotan las hojas, sabéis que el verano está cerca; 33 Así también vosotros, cuando veáis todas estas cosas, reconoced que Él está cerca, a las puertas.

Esta advertencia se produjo en medio de muchas sobre el juicio divino sobre el mundo de los últimos días. Por esta razón, se aplica a nuestro tiempo más que a cualquier otro, porque desde 1948 hemos visto la higuera maldita volver a la vida y cubrirse de hojas. Mientras que muchos en la Iglesia esperan que este "árbol" produzca el fruto del arrepentimiento, no fallarán las palabras de Jesús cuando dijo: "Ya jamás habrá ningún fruto de ti" (Mateo 21:19). El árbol fue maldecido por su falta de fruto, no por su falta de hojas.

Jerusalén se dirige de nuevo en el momento de su destrucción final por la misma razón que fue destruido por Babilonia y otra vez por Roma. Mientras tanto, las quejas judías continúan ascendiendo al Trono de Dios, incluso mientras se niegan a producir los frutos de arrepentimiento que Dios requiere.

Cuando Santiago escribió su epístola, sin embargo, vio la destrucción inminente a manos de Roma. Su amonestación llevó a cabo la clave para evitar tal juicio divino. Los exhortó a dejar de quejarse y aceptar el juicio que Dios había decretado.

Si los judíos del primer siglo hubieran prestado atención a esto, podrían haber evitado la guerra que pronto iba a someter a destrucción masiva esta la tierra. En una escala menor, tal vez, los mismos creyentes podrían evitar el juicio divino mediante el cese de sus quejas.


El ejemplo de los Profetas

Santiago sigue,

10 A modo de ejemplo de sufrimiento y de paciencia, hermanos, tenéis a los profetas que hablaron en nombre del Señor. 11 He aquí, tenemos por bienaventurados a los que sufren ...

Más tarde, Santiago trae a Elías como su exhibición principal de la fe, aunque se podría considerar también la lista más larga registrada en Hebreos 11. Los hombres de fe verdadera se yuxtaponen a los que se quejan, a pesar de que, como sabemos, el propio Elías se quejó al final (1 Reyes 19:10), y Dios entonces lo reemplazó con Eliseo.

La vida de un profeta es más difícil que la de una persona promedio. Hay una mayor tentación de quejarse, porque la carga es mayor. No obstante, la gracia de Dios cubrió a Elías, el cual ha recibido un buen informe entre los hombres de fe en Hebreos 11, así como en la epístola de Santiago. Dios sabía que era necesaria una doble porción de la unción para llevar la carga. Eliseo fue así capaz de completar el trabajo de Elías, porque llevaba la doble unción (2 Reyes 2: 9).

Esos hombres y mujeres de fe se afirmaron por la paciencia y la resistencia, por lo que fueron bendecidos para recibir las promesas de Dios. Este fue un tema de especial interés para el escritor del libro de Hebreos (que creo que Pablo escribió). En Hebreos 10, escribe,

32 Pero recordad que los tiempos pasados, cuando, después de haber sido iluminados, sufristeis gran combate de aflicciones, 33 en parte, por el hecho de ser un espectáculo público, a través de oprobios y aflicciones, y por otra, siendo partícipes con los que fueron tratados de esta manera … 35 Por lo tanto, no perdáis vuestra confianza, que tiene gran recompensa. 36 Porque es necesaria la paciencia, para que habiendo hecho la voluntad de Dios, podáis recibir lo prometido.


Dicha resistencia no es un requisito para la justificación, pero es parte del fruto de la fe, como muestra Santiago. Por lo tanto, se clasifica como las "obras" o la manifestación exterior de la fe de uno, que demuestra su solidez y durabilidad al someterse a las pruebas de adversidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario