TRADUCTOR-TRANSLATE

SANTIAGO 23: SANTIAGO EL JUSTO, Dr. Stephen E. Jones


Capítulo 23
SANTIAGO EL JUSTO


Santiago 5: 6 dice (NASB),

6 Habéis condenado y dado muerte al justo; él no os resiste.

Como ya lo mostré, Santiago se refería a Jesús bajo el título dikaios. Puede ser traducido "Los Justos" o "El Justo". Este era un título conocido del Mesías, tomado de la traducción de Isaías 3:10 de la Septuaginta,

10 ¡Ay del alma de ellos, porque ellos han ideado un mal consejo contra ellos, contra diciendo sí mismos, "Vamos a atar al Justo, porque es una carga para nosotros; por tanto, ellos comen el fruto de sus obras.

El profeta se dirigía a Jerusalén y Judá (3: 1, 8), que nos dice en el versículo 9 que "exhiben su pecado como Sodoma; no lo encubren". Este es el contexto en el que nos encontramos con la profecía de atar al Justo. Es una alusión a atar el sacrificio al altar (Sal. 118: 27). Esto sienta las bases de su descripción en el capítulo 53 del Mesías sufriente.


Si bien se puede argumentar si el texto hebreo es más o menos preciso que la traducción griega, el punto es que, para el primer siglo, este término dikaios habían convertido en uno de los títulos del Mesías. Isaías también mostró que Él estaría atado y considerado como "una carga para nosotros".

El título fue aplicado más allá del Mesías, por supuesto. Vemos esto en el relato de Eusebio del mismo Santiago, pues encontramos que el propio Santiago también era conocido por ese título en Jerusalén hasta el momento de su muerte. Era un Nazareo y como tal se le dio acceso al lugar santo en el templo, donde iba todos los días a orar por Jerusalén. Aunque popular entre la gente, Santiago tenía enemigos entre los sacerdotes, que finalmente conspiraron para matarlo, y no por ser el Mesías, sino porque testificaba que Jesús era el Mesías. Eusebio escribió en su relato en el cuarto siglo:

Los representantes de las siete sectas populares ya descritas por mí le preguntaron qué se entiende por "la puerta de Jesús", y él respondió que Jesús era el Salvador. Algunos de ellos llegaron a creer que Jesús era el Cristo. Las sectas mencionadas anteriormente no creían ya sea en una resurrección o en uno que viene a dar a cada uno según el fruto de sus obras, pero los que llegaron a creer lo hicieron por causa de Santiago.
Dado que, por lo tanto, muchos, aun de la clase dominante creyeron, hubo un alboroto entre los judíos y los escribas y fariseos, quienes dijeron que no había peligro de que todo el pueblo esperase a Jesús como el Cristo. Así que recogen y dijeron qa Santiago: "Sé lo suficientemente bueno como para contener a la gente, porque ellos se han extraviado tras de Jesús en la creencia de que él es el Cristo. Sé lo suficientemente bueno para que los hechos acerca de Jesús queden claros a todos los que vienen para la el Día de la Pascua. Todos aceptamos lo que dices; podemos dar fe de ello, y todos pueden, que tú eres un hombre justo y no juzgas a nadie por la apariencia. Así que deja claro a la gente que no deben ir por mal camino en lo que se refiere a Jesús. Todo el pueblo y todos aceptarán lo que dices. Así que toma tu posición sobre el parapeto del templo, porque desde esa altura se te puede ver a simple vista, y hacer sus palabras audibles para todo el pueblo. Por causa de la Pascua todas las tribus se han reunido y los gentiles también".
Por lo que los escribas y fariseos pusieron a Santiago de pie sobre el parapeto del Santuario y le gritaron, "un solo justo, cuyas palabras todos estamos obligados a aceptar, las personas van por mal camino tras Jesús, el Crucificado; así que cuéntanos lo que se entiende por 'la puerta de Jesús'".
Él respondió tan fuerte como pudo: "¿Por qué me preguntáis sobre el Hijo del hombre? Os digo, que está sentado en el Cielo a la diestra del Gran Poder, y vendrá sobre las nubes del cielo". Muchos estaban convencidos, y se gloriaban en el testimonio de Santiago, gritando: "¡Hosanna al Hijo de David!"
Entonces los escribas y los fariseos dijeron entre sí: "Hicimos un gran error de prestar este testimonio de Jesús. Será mejor que subamos y lo tiremos hacia abajo, para que tengan miedo y no le crean".
"¡Ho, ho!" Gritó, "incluso el justo se ha ido por mal camino! -En cumplimiento de la profecía de Isaías: "Atemos al justo, porque es una carga para nosotros. Por lo tanto ellos comerán el fruto de sus obras". [Isaías 3:10]
Y ellos subieron, y arrojaron al Justo. Entonces se dijeron el uno al otro, "apedreemos a Santiago el Justo", y comenzaron a apedrearlo porque a pesar de su caída, aún estaba vivo. Pero se dio la vuelta y se arrodilló, pronunciando las palabras: "Te suplico, Señor Dios y Padre, perdónalos; porque no saben lo que están haciendo".
Mientras lo lapidaban, uno de los descendientes de Recab hijo de Rechabim -la familia sacerdotal a la que el profeta Jeremías dio testimonio [Jer. 35], gritó: "¡Alto! ¿Qué estáis haciendo? El justo está orando por vosotros". Entonces uno de ellos, uno más fuerte, tomó la piedra que él utilizaba para vencer a la ropa, y la dejó caer sobre la cabeza del justo. Tal fue su martirio. Fue enterrado en el lugar del santuario, y su lápida está todavía allí en el santuario. Ha demostrado ser un verdadero testigo a judíos y gentiles por igual de que Jesús es el Cristo.
Inmediatamente después de esto, Vespasiano comenzó a sitiarlos.

(Eusebio, Historia Eclesiástica, Libro II, párr. 23)

Hay algunas cosas a tener en cuenta de este relato del obispo Eusebio del cuarto de siglo. En primer lugar, Santiago era conocido como el justo, o "Santiago el Justo", como se le llama en otros lugares. En segundo lugar, al igual que Jesús y Juan el Bautista, fue martirizado en la fiesta de la Pascua. Debido a que Eusebio parece dar a entender que su martirio se produjo justo antes de que el sitio de Jerusalén, algunos fijan la fecha de su muerte tan tarde como el 68 dC. Sin embargo, Josefo nos dice que fue martirizado durante el tiempo de Albino, quien reemplazó a Festo en el 62 y que gobernó hasta 64. Antigüedades de los Judíos, XX, ix, 1 dice:

"Festo había muerto y Albino estaba, pero en camino [en su camino a Judea]; así que él [el sumo sacerdote Ananías] reunió al sanedrín de los jueces, y llevaron ante ellos al hermano de Jesús, que fue llamado Cristo, cuyo nombre era Santiago, y algunos otros [o algunos de sus compañeros]; y cuando él hubo formado una acusación contra ellos como violadores de la ley, los entregó para ser lapidados".

Festo estaba siendo sustituido por Albino, con el que Pablo estaba preso en Cesárea del 58 al 60 (Hechos 24:27). Poco después de llegar a Cesárea, Festo decidió ganarse el favor de los judíos en Jerusalén y determinó entregarles a Pablo para el juicio. Pablo apeló a César y fue enviado a Roma. Naufragando en el camino, sin embargo, no llegó a Roma hasta la primavera del 61, y Festo murió al año siguiente.

Santiago fue martirizado un año más tarde en la Pascua del 62, mientras Albino todavía estaba en el camino a Judea para asumir su nuevo cargo como Procurador. En el 64 fue sustituido, a su vez, por Floro, cuya sangrienta matanza del templo en la Pascua del 66 precipitó la revuelta, como Josefo nos dice.

Y así, con este antecedente en mente, podemos ver que Santiago 5: 6 no era sólo una referencia a Jesús como el justo, que fue puesto a la muerte en la Pascua del año 33 dC, sino que también dejaba entrever propia muerte de Santiago en la Pascua de 62. El momento de su martirio, así como su título, le hicieron un tipo de Cristo.

También fue un cumplimiento de Isaías 3:10, citado por Eusebio en su largo relato del martirio de Santiago. El mismo versículo dice: "Por lo tanto ellos comerán el fruto de sus obras". Este es el lado negativo del principio del "fruto". Cuando un árbol malo da frutos malos, las personas se ven afectadas negativamente.

En otras palabras, el martirio de Santiago fue la "obra" que fue la causa inmediata del "fruto", es decir, la destrucción de Jerusalén. Por lo tanto, la guerra romana que se produjo comenzó apenas cuatro años después del martirio del último gran intercesor por la ciudad.


Sin embargo, hay un cumplimiento positivo de fruto, y esto es lo que Santiago presenta a continuación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario