TRADUCTOR-TRANSLATE

SANTIAGO 21: NUESTRA HUMILDAD Y LA SOBERANÍA DE DIOS, Dr. Stephen E. Jones


Capítulo 21
NUESTRA HUMILDAD Y LA SOBERANÍA DE DIOS


Santiago estaba preocupado por el pecado de orgullo y arrogancia que parecía caracterizar a muchos de los comerciantes que tenían más éxito en la vida que el trabajador pobre promedio. En Santiago 4: 6 recuerda a sus lectores que "Dios resiste a los soberbios, y da gracia a los humildes". En el versículo 10, dice: "Humillaos en la presencia del Señor, y él os exaltará".

La manera normal en que los hombres se humillaban en aquellos días era un poco diferente de lo que hacemos hoy. De acuerdo con la Biblia Anotada de Referencia de Dake,

"Los dolientes y penitentes acostumbraban a tumbarse en el suelo, y rodar en el polvo. Cuando eran perdonados, los penitentes se levantaban del polvo y se vestían con ropas limpias y mejores".

Santiago nos dice que Dios exalta o levanta del polvo a los humildes. Y continúa diciendo que también los que toman la Ley en sus propias manos están juzgando a la Ley y al Legislador. Este es otro ejemplo de arrogancia, que requiere arrepentimiento y humildad.

La arrogancia de la presunción

Santiago nos da un ejemplo de la arrogancia en 4: 13-15,

13 Venid ahora, los que decís: "Hoy o mañana, iremos a tal o cual ciudad, y estaremos allá un año y participar en el negocio y obtendremos un beneficio". 14 Sin embargo, vosotros no sabéis lo que será de vuestras vidas mañana. Vosotros sois sólo un vapor que aparece por un poco de tiempo y luego se desvanece.

Esto repite lo que Santiago había escrito anteriormente en 1:10 y 11, comparando la gloria del hombre rico con la "hierba y las flores" que pasa en breve. Isaías 40: 6 dice,

6 … Toda carne es hierba, y toda su gloria como flor del campo. 7 La hierba se seca, la flor se marchita, porque el viento de Yahweh sopló en ella; ciertamente el pueblo es hierba.

Salmo 37: 1 y 2 dice también,

1 No te impacientes a causa de los malhechores; ni tengas envidia de los que hacen iniquidad, 2 porque como la hierba serán pronto cortados, y se desvanecerán como verdor de renuevo.

Esta era una metáfora común en esa parte del mundo. Santiago la aplica a aquellos que arrogantemente creen que están en control de sus propias vidas y son dueños de sus propios destinos. Muchos de los comerciantes ricos estaban orgullosos de sus logros y despreciaban a los pobres que tenían menos inteligencia y por lo tanto creían merecedores de su pobreza. Santiago da la solución en 4:15, 16,

15 Más bien, debierais decir: "Si el Señor quisiere y si viviéramos, haremos esto o aquello". 16 Mas ahora os jactáis en vuestra soberbia; toda jactancia semejante es mala.

Tal declaración reconoce la soberanía de Dios y, por tanto, expresa la humildad adecuada.


El poder para hacer riquezas

Sin duda, Santiago tuvo en cuenta Deut. 8: 16-18:

16 En el desierto te sustentó el maná que tus padres no habían conocido, para afligirte y para probarte, para hacerte bien al final. 17 De lo contrario, es posible que digas en tu corazón: "Mi poder y la fuerza de mi mano me hizo esta riqueza". 18 Pero acuérdate de Yahweh tu Dios, porque él es el que se le da poder para hacer las riquezas, a fin de confirmar su pacto que juró a tus padres, como parece en este día.

Moisés declaró que Dios es el que nos da la capacidad de "hacer las riquezas". Santiago advirtió a los comerciantes a reconocerlo humildemente teniéndolo presente en todas sus operaciones. Aquellos que atribuyen su riqueza a su propia voluntad o capacidad deberían aprender del ejemplo de los israelitas cuando Dios los trajo a la Tierra Prometida. Deut. 6: 10-12 dice,

10 Entonces sucederá que cuando el Señor tu Dios te haya introducido en la tierra que juró a tus padres Abraham, Isaac y Jacob, para darte grandes y espléndidas ciudades que tú no edificaste,11 y casas llenas de todo bien cosas que no llenaste, y cisternas talladas que no tuviste que excavar, viñedos y olivares que no plantaste, y comeréis y seréis satisfechos, 12 entonces guárdate que no te olvides del Señor tu Dios ...

Todas las bendiciones del Pacto no se obtienen por la propia fuerza, sino por la providencia y la promesa de Dios. Moisés sabía, sin embargo, que los israelitas se olvidarían de esto y se corromperían a sí mismos, porque Deut.31:29 dice,

29 Porque yo sé que después de mi muerte os corromperéis y abandonaréis el camino que os he mandado …

Esta arrogancia fue una de las causas fundamentales de la rebelión de Israel contra la Ley de Dios. Esta rebelión, a su vez, fue la causa de la dispersión de Israel cuando Dios los juzgó.


Santiago advierte a las doce tribus

Santiago trató de evitar que esto ocurriera de nuevo a las doce tribus dispersas en el extranjero, así como a los creyentes de todo el mundo. Un nuevo Joshua (Yeshua o Jesús) había surgido para cumplir Su pacto y las promesas de Dios. Tal vez Santiago -como Moisés- entendió que la Iglesia en sí se corrompería una vez más.

Nosotros hoy en día estamos viviendo en el momento de la Segunda Aparición de Cristo, y así nosotros también estamos bajo la misma amonestación. En su Primera Aparición, Jesús vino de la tribu de Judá, por lo que no tenía la intención de cumplir con la promesa completa de Dios. En su lugar, tuvo que esperar a Su Segunda Aparición, en la que viene como Josué el efrainita, pues sabemos que el Joshua (Josué) original era de Efraín (Num. 13: 8).

Por esta razón, lo que Santiago escribió en su propio tiempo tiene mayor aplicación hoy en día, porque buscamos el cumplimiento de las promesas de Dios en la primogenitura de José-Efraín. Como dijo Moisés en Deut. 8:18, Dios le dio a Israel esta riqueza "a fin de confirmar su pacto que juró a tus padres, como en este día".

El Pacto fue hecho con los antepasados. La confirmación del Pacto se produjo mucho más tarde. La idea detrás de una promesa es dar a los hombres tiempo para desarrollar la fe entre el tiempo de la promesa y su confirmación (cumplimiento). Así es también con la Nueva Alianza. Se estableció en el primer siglo, y a la Iglesia se le dio tiempo para ejercer fe y creer esas promesas durante la era de Pentecostés.

Ahora estamos en el comienzo de la Edad de los Tabernáculos, y Josué-Jesús el efrainita ahora nos está llevando hacia el siguiente nivel de la Tierra Prometida. Ya no se trata de una pequeña franja de tierra en el Oriente Medio. Ahora es el gran Reino de la Piedra de Daniel 2:35, que "se convirtió en un gran monte que llenó toda la tierra".

Para lograr esto se requerirán tanto la autoridad como el poder del Espíritu a través de Jesús el judaíta, así como las bendiciones de la primogenitura de Jesús el efrainita. Pero una vez más, debemos evitar la arrogancia de la naturaleza humana que corrompió los israelitas bajo Moisés y Josué, así como a la Iglesia en el Nuevo Testamento durante la Edad de Pentecostés. Es solo el reconocimiento de la soberanía de Dios, para que podamos tener la verdadera humildad, lo que nos impedirá usurpar el derecho de nacimiento y tratarlo como si lo poseyésemos. Somos los administradores del Reino, no sus propietarios. Podemos ser "reyes", pero hay un Rey de reyes que no ha renunciado a Su soberanía sobre estos reyes. Aunque Dios nos pueda dar el mundo, no seremos sus dueños, sino sus administradores.

Santiago concluye este capítulo escribiendo en 4:17,

17 Por lo tanto, al que sabe lo que hay que hacer, y no lo hace, le es pecado.


Lo correcto, en este caso concreto, es la humildad, que califica a los creyentes para gobernar el mundo bajo Cristo. La Palabra de Dios nos da la instrucción en justicia. Muchos han afirmado la fe en Jesucristo como Salvador, pero menos tienen fe en la Ley (órdenes) del Rey. Como leemos en 1 Juan 3: 4, "el pecado es infracción de la ley". Pablo está de acuerdo en Rom. 6:19. La Ley nos da el conocimiento del pecado (Rom. 3:20), y cuando sabemos y entendemos lo que es "lo que hay que hacer", pecamos si desobedecemos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario