TRADUCTOR-TRANSLATE

SANTIAGO 16: LA LENGUA COMO FUEGO DE LA GEHENNA, Dr. Stephen E. Jones



Capítulo 16
La lengua como fuego de la Gehenna


Santiago 3: 6 dice que la lengua es un fuego que puede poner todo el cuerpo en el fuego del "infierno" (Gehenna). ¿Cómo fue este concepto revelado a Santiago?

Esto es, sin duda, una referencia a las palabras de Jesús en Mateo 5:29 y 30, donde dice: "es mejor que una de las partes del cuerpo de su cuerpo se pierda, y no que todo tu cuerpo sea arrojado a la gehenna".

Mientras que muchos la equiparan a un pozo de tortura ardiente, gehenna se aplica realmente en la Escritura a la próxima destrucción de Jerusalén, junto con los que combaten el ejército de Dios que Él ha levantado contra la ciudad (Isaías 29: 1-6; Jer 19). Gehenna es la palabra griega para el valle del Hijo de Hinom (Jer. 19: 2). Fue el basurero de la ciudad, que estaba constantemente ardiendo en las afueras de Jerusalén, y por lo tanto también se conoce por la palabra Tophet, o "quema" (Jer. 19: 6).

La sentencia divina pronunciada contra Jerusalén por los profetas se lleva al Nuevo Testamento, pues Jesús mismo profetizó de su destrucción (Mat. 24: 2). La mayor parte de esta profecía se cumplió en el año 70, pero debido a que la ciudad fue reconstruida, se espera otro cumplimiento, porque Jer. 19:11 dice: "Para que voy a romper este pueblo y a esta ciudad, como quien quiebra un vaso de alfarero, que no puede ser reparado de nuevo".

Esto se puso de manifiesto cuando el profeta rompió una vasija de barro en el valle del Hijo de Hinom. Por lo tanto, el día aún tiene que venir cuando la ciudad será destruida de manera tal que nunca más volverá a ser reconstruida. Esto marcará la expulsión final de "la esclava" (Gal. 4:30), que Pablo dice es la ciudad terrenal de Jerusalén (Gal. 4:25).

A Jerusalén, el centro del judaísmo, se le atribuyó enseñar la Ley de Dios, pero en realidad, había reemplazado la Ley con sus propias "tradiciones de hombres" carnales, como Jesús les dijo en Mat. 15: 6, "que invalidáis la palabra de Dios por causa de vuestra tradición". Las tradiciones de los hombres eran malos entendidos de la Ley por los hombres, interpretándola por la intención de la carne, sin un conocimiento genuino de Su Autor. El Sermón de la Montaña fue diseñado para hacer esas correcciones, y en este contexto fue que Jesús enseñó sobre la gehenna en Mat. 5:29,30.

Por lo tanto, dijo que si su ojo derecho o su mano derecha le es ocasión de caer, "fuera cortado". Es mejor perder una parte del cuerpo que todo su cuerpo en la gehenna cuando Dios destruya la ciudad. Fue una velada referencia al hecho de que los hombres estaban tan unidos a la ciudad y su templo, que podrán seguir apoyando las tradiciones de los hombres que se enseñaban en el templo y de esta manera llegar a ser destruidos con la ciudad.

Todas las leyes específicas sobre la que Jesús ofrece comentarios en este Sermón son sólo ejemplos del problema general que se encuentra en Jerusalén como ciudad y como centro religioso. Para muchos, Jerusalén era tan importante como su ojo derecho o la mano derecha, pero si esto hace a los hombres tropezar con la verdad, entonces deberían renunciar a la propia ciudad.


Santiago, el intercesor por Jerusalén

La iglesia de Jerusalén en sí no quiso salir de la ciudad durante muchos años. Ellos creían que iban a ofrecer un testimonio a las personas y al propio templo. Santiago mismo oraba diariamente no sólo en los terrenos del templo, sino en el mismo lugar santo, porque era un Nazareo, y los nazareos eran considerados como los mismos sacerdotes. Sabemos esto por Hegesipo que escribió alrededor de 200 dC y es citado por Eusebio un siglo más tarde:

"El control de la Iglesia pasó a los apóstoles, junto con Santiago, el hermano del Señor, a quien todo el mundo desde el tiempo del Señor, hasta el nuestro ha llamado el Recto [o "El Justo"], porque había muchos Santiagos, pero éste era santo desde su nacimiento; no bebía vino o licor intoxicante y no comía alimentos de origen animal; la navaja no llegó cerca de su cabeza; no se ungió a sí mismo con aceite, y no tomó baños [en los baños públicos]. A él solo se le permitió entrar en el Lugar Santo, porque sus prendas no eran de lana sino de lino. Solía entrar en el santuario sólo, y se encontraba a menudo en las rodillas suplicando el perdón para el pueblo, por lo que sus rodillas se endurecieron como las de un camello por el continuo doblarlas en el culto a Dios y suplicando el perdón para el pueblo .... " [Eusebio,Ecl. Hist., II, xxiii].

Santiago fue el último gran intercesor de Jerusalén durante el período de gracia de 40 años que la ciudad vivió antes de su destrucción. Cuando finalmente fue martirizado en los terrenos del templo por su testimonio de Jesús en el año 62 dC, su remoción allanó el camino para el inicio de la guerra en la Pascua de 66. Unos meses más tarde, en la fiesta de los Tabernáculos del 66, se rompieron las hostilidades y la 12ª Legión de Roma fue casi destruida por los judíos en la batalla de Bet Horon.

Esto aseguró que Roma volviera con un mayor del ejército para vengar su honor y castigar a los rebeldes de Judea. Cuando llegaron las tropas, se aseguraron el campo antes de marchar sobre Jerusalén. Sin embargo, cuando el emperador romano Nerón murió en el 68, el ejército dejó de luchar hasta que recibieran órdenes de un nuevo emperador.

Durante este tiempo, la iglesia de Jerusalén se trasladó a Pella, una ciudad en Perea, cerca del río Jordán, y así escapó de la gehenna de ese tiempo (Ver Eusebio, Ecl. Hist., III, 5).


La doma de la Lengua


7 Porque toda naturaleza de bestias y aves, reptiles y de seres del mar, se doma y ha sido domada por la raza humana. 8 Pero nadie puede domar la lengua; que es un mal que no puede ser refrenado y está llena de veneno mortal. 9 Con ella bendecimos al Dios y Padre, y con ella maldecimos a los hombres, que se han hecho en la semejanza de Dios; 10 De una misma boca proceden bendición y maldición. Mis hermanos, estas cosas no deben ser así.

En verdad, como Jesús también dijo, somos inmundos por lo que sale de nuestra boca, no por lo que entra en ella.

La palabra hebrea lahab significa una llama y también la punta de un arma (lanza o espada). Esta palabra se usa en Job 41:21, "Su aliento enciende los carbones, y una llama sale de su boca".

Otra palabra para la llama es lashón, que significa una lengua. Se puede aplicar a una lengua de fuego también. El término lahabah lashón se utiliza en Isaías 5:24, que dice: "Por lo tanto, como una lengua de fuego consume el rastrojo …"

De esto vemos que el concepto hebreo de la lengua, establecido en el lenguaje de la Escritura, se conecta la lengua con una llama y también con la punta de una lanza. Por lo tanto, también, cuando Juan dice en Ap. 1:16 que "salía de su boca salía una espada aguda de dos filos", se refiere a la lengua, o la Palabra de Dios.

Leemos lo mismo en Hebreos 4:12, "Porque la palabra de Dios es viva y eficaz, y más cortante que toda espada de dos filos".

De hecho, la primera referencia a esta metáfora se encuentra en Gén. 3:24, donde la espada de fuego (querubín) guardaba el árbol de la vida. En otras palabras, la única manera de lograr el acceso al árbol de la vida es a través de la Palabra de Dios. La "Ley de Fuego" de Deut. 33: 2 impide a los hombres imperfectos tener acceso hasta que la Ley se cumpla. Es por eso que Jesús murió en la cruz para satisfacer las demandas de la Ley de Fuego y dar así vida.


El uso de la lengua para bendecir o para maldecir

La espada de la boca puede ser utilizada para bendecir o maldecir, dependiendo de las palabras que hablamos y la fuerza espiritual detrás de esas palabras. Una vez más vemos otra característica hebrea. La palabra hebrea Barak se puede traducir ya sea para bendecir o maldecir.

En Gén. 48:16, Jacob pronuncia una bendición sobre Efraín y Manasés, diciendo: "el ángel que me ha rescatado de todo mal, bendiga [Barak] a estos muchachos". Pero en Job 2: 9, la esposa de Job le dijo "maldice [Barak] a Dios y muere".

Es extraño que una palabra pueda tener significados opuestos, pero vemos esto incluso en el idioma inglés. Por ejemplo, dividir, ya sea para dividir o unir.

Es útil saber un poco acerca de la lengua hebrea con el fin de entender las metáforas utilizadas por Santiago y también por Juan y Pablo. Santiago dice que nuestra lengua se puede utilizar ya sea para bendecir o maldecir. ¿Si nosotros Barak a alguien, estamos bendiciéndole o maldiciéndole? Realmente depende de nuestra intención y de la fuerza espiritual detrás de nuestras palabras.

Santiago continúa en los versículos 11 y 12,

11 ¿Una fuente echa por una misma abertura agua dulce y amarga? 12 ¿Puede una higuera, mis hermanos, producir aceitunas, o la vid higos? Tampoco puede una fuente echar el agua salada y dulce por una misma abertura.

Una vez más, Santiago se refería a la enseñanza de Jesús en Mat. 12: 33-35,

33 O haced el árbol bueno, y su fruto bueno; o haced el árbol malo, y su fruto malo; porque el árbol se conoce por sus frutos. 34 Generación de víboras, ¿cómo se puede, siendo malos, hablar lo que es bueno? Porque la boca habla de la abundancia del corazón. 35 El hombre bueno, del buen tesoro del corazón saca lo bueno; y el hombre malo, del mal tesoro saca lo que es malo.

El corazón es la fuente de nuestras palabras. Podemos tratar de domar la lengua, pero al final, la boca va a manifestar lo que está en el corazón, no importa lo mucho que tratemos de frenarlo. La lengua no puede ser totalmente domesticada, dice Santiago. Al final, cuando estemos bajo estrés, la lengua mostrará el contenido de nuestro corazón.


Los árboles son conocidos por sus frutos

Si el surco de una fuente de agua es amarga, la fuente únicamente fluirá con aguas amargas. Las higueras no pueden producir aceitunas. "El árbol se conoce por su fruto" (Mateo 12:33). Esta es la fuerza espiritual detrás de Jeremías 24, así, cuando el profeta habla de dos cestas de higos -cada una procede de una higuera diferente. Una cesta contenía higos “muy buenos”, mientras que la otra contenía higos muy "malos". Dios interpretó esto para revelar dos tipos de judíos; los que reconocían su pecado y se sometían al juicio divino eran los buenos higos. Los que se negaban a arrepentirse, someterse, y tomar su castigo como de la mano de Dios, eran los higos malos.

Lo mismo ocurrió en el primer siglo, aunque el agente del juicio de Dios en ese tiempo era Roma, el cuarto de la serie de los imperios bestia. Estos dos tipos de judíos coexistieron en el tiempo de Jesús como en los días de Jeremías. La higuera era el símbolo nacional de Judá. Cuando Juan el Bautista comenzó su ministerio (poco antes del inicio del ministerio de Jesús), dijo en Lucas 3: 8,9,

8 Haced, pues, frutos dignos de arrepentimiento, y no comencéis a decir dentro de vosotros: "Tenemos por padre a Abraham", porque os digo que puede Dios de estas piedras dar hijos a Abraham. 9 Y también el hacha ya está puesta a la raíz de los árboles; Todo árbol que no da buen fruto, es cortado y echado en el fuego.

Tres años más tarde, hacia el final del ministerio de Jesús, Lucas continúa la historia en 13: 6-9 en forma de parábola de Jesús:

6 … Un hombre tenía una higuera plantada en su viña; y fue a buscar fruto en ella, y no encontró ninguno. 7 Y dijo al viñador: "He aquí, hace tres años que vengo a buscar fruto en esta higuera, y no he encontrado ninguno. ¡Córtala! ¿Por qué ha de ocupar el terreno"? 8 Y él respondió, y le dijo: "Déjala tranquila, señor, por este año, también, hasta que yo cave alrededor de ella y la abone; 9 y si da fruto al año , bien; pero si no, la cortarás".

¿Es que la higuera de Judá dará fruto? No. Jesús maldijo la higuera (Mat. 21:19), diciendo: "Jamás salga ningún fruto de ti". En otras palabras, Judá (es decir, el judaísmo o los judíos como nación) nunca producirán el fruto que Dios requiere. Como nación, nunca se arrepentirán -no, entonces, y no ahora.
Por otro lado, aquellos judíos que se arrepintieron, se sometieron a Roma y siguieron a Jesucristo, eran los higos buenos. Estos higos buenos vinieron de una higuera diferente, cuya raíz es Jesucristo. Como individuos, los judíos deben cambiar su ciudadanía de la higuera mala a la higuera buena con el fin de encontrar la salvación y producir los frutos del Reino.

Es extraño, entonces, que algunos cristianos hoy en día deseen convertirse al judaísmo o se identifiquen con la higuera maldita. ¿Realmente piensan que injertándose a sí mismos a la higuera que se marchitó por la maldición de Jesús, que de alguna manera podrán revivir ese árbol muerto e inducir ese árbol a producir frutos? ¿Podrán revertir la maldición?


Yo creo que no.

No hay comentarios:

Publicar un comentario