TRADUCTOR-TRANSLATE

APOC. 21 – P-3: UNIFICANDO CIELO Y TIERRA (Apoc. Nuevo Estudio), Dr. Stephen E. Jones



5 de septiembre de 2016



La fiesta de los Tabernáculos se cumplirá cuando los hijos de Dios (como un cuerpo) se unan con Su cabeza en la venida de Cristo. Cuando el cuerpo de vencedores esté completo, entonces el Jefe vendrá al cuerpo para crear el sacerdote requerido por las naciones de la Tierra.

Mientras que muchas personas a lo largo de los siglos han entrado en unión con Cristo, es sólo al final de esta edad que el Cuerpo definitivo en sí estará completo. A continuación, se producirá la Primera Resurrección en la Fiesta de las Trompetas, para que los vencedores muertos puedan ser parte de este Cuerpo en la Tierra. Dos semanas más tarde, en el primer día de los Tabernáculos, los vencedores vivientes serán "transformados" (1 Corintios 15:52). Los dos conjuntos de vencedores podrán entonces ser un solo Cuerpo perfeccionado en la Tierra, sólo faltará la cabeza para estar completo. Creo que de acuerdo con el patrón en Juan 7:14, Jesús vendrá en medio de la fiesta de los Tabernáculos. El cuerpo completo (los hijos de Dios) entonces será arrebatado y presentado al Padre en el octavo día, de acuerdo con la Ley en Éxodo 22:29,30. En este caso, será el octavo día de la fiesta de los Tabernáculos.

Una vez que se han presentado a Dios de acuerdo a la Ley, los hijos de Dios serán entonces "manifestados" al mundo. Debido a que cada uno de ellos serán "sacerdotes de Dios y de Cristo" (Apocalipsis 20: 6); en conjunto van a ser el Sacerdote de la Nueva Creación que representa a Dios ante el mundo y al mundo ante Dios. El patrón profético en este caso se encuentra en Levítico 8:35, donde los sacerdotes eran consagrados durante siete días para el sacerdocio, y luego presentados a la gente en el octavo día (Levítico 9: 1).

Por esta razón, creo que los hijos de Dios serán presentados a Dios en el octavo día y luego se presentarán a las personas en el mismo día. Por supuesto, ya que el tiempo no es relevante en el Cielo, podrían permanecer en el Cielo durante el tiempo que sea necesario y todavía se presentarán a la Tierra en el mismo día. De hecho, desde una perspectiva terrenal, podría parecer como si estos hijos de Dios nunca hubieran salido de la Tierra o sólo momentáneamente, para que pudieran regresar al mismo momento en el tiempo en que salieron.


Unidad como marido y mujer
Esta unión de la Cabeza y del Cuerpo provoca la completa Nueva Creación del Hombre, que entonces gobernará sobre el resto de la Creación como un marido gobernaría sobre una mujer. Por lo tanto, desde ese punto de vista, la Novia de Cristo es también un "marido" para el mundo. Estas verdades espirituales se representan en términos de relaciones de matrimonio terrenal, pero las relaciones sexuales no son espirituales, ni tampoco estas relaciones engendran hijos de la misma manera.

La mayoría de las personas tienen dificultad para pensar en más de una dimensión, pero es la forma en que la Escritura nos obliga a pensar. Basta con pensar en esto como una persona que lleva más de un "sombrero". Un hombre puede ser un padre, un hijo, un hermano, un esposo y todo al mismo tiempo. Cuando añadimos la dimensión espiritual, donde, como dice Pablo, "no hay ni hombre ni mujer" (Gálatas 3:28), podemos desempeñar ambos papeles, que no se pueden aplicar en un plano físico de la misma manera.

El propósito de la fiesta de los Tabernáculos es unir el Cielo y la Tierra en un gran Matrimonio. Aquí es donde es vital entender el punto de vista hebreo (de las escrituras), en lugar del griego, que se ha colado en el cristianismo lo largo de los años. Recordemos que la visión griega comenzó con el Demiurgo (diablo) creando todas las cosas físicas, lo que provocó que ellos creyeran que la materia era intrínsecamente mala. Ellos creían que el espíritu era bueno y la materia era mala.

Por esta razón, creían que la historia terminaría con una separación completa del bien y el mal, es decir, el espíritu sería separado de la materia. Las "almas espirituales" de los hombres dejarían el cuerpo físico e irían al Cielo, donde podrían existir en una forma espiritual. El plan divino, creían, no era un matrimonio del Cielo y de la Tierra, sino un gran divorcio.

La revelación hebrea era que Dios creó la materia física y la declaró "buena" en cada etapa y "muy buena" al final (Génesis 1:31). Luego creó el matrimonio y dijo en Génesis 2:24,

24 Por esta causa el hombre dejará a su padre ya su madre, y se unirá a su mujer; y serán una sola carne.

Este versículo también establece la forma en que esta unión se llevaría a cabo. En la mayoría de los matrimonios terrenales, es la novia la que sale de su casa y se va a vivir con su marido, con el que comparte su herencia familiar. Pero en este primera orden matrimonial (o profecía), era que el marido iba a dejar a su padre y a su madre y llegarse a su esposa con el fin de ser "una sola carne".

Esta es la primera profecía importante de la venida de Cristo del Cielo a la Tierra para reclamar su novia. Esta es la profecía fundamental de "Dios con nosotros". Es el hecho de que "Dios estaba en Cristo" (2 Corintios 5:19) que vino a la Tierra, para que el Cielo y la Tierra fuesen unificados en un matrimonio en la Nueva Alianza. Esto era lo contrario a la filosofía religiosa griega de principio a fin.

La Fiesta de los Tabernáculos, entonces, no es el momento de la separación, sino de la unificación. Sin embargo, en el momento de la Primera Resurrección, sólo unos pocos estarán calificados para unificar el Cielo y la Tierra dentro de sí mismos. Por esta razón, los Hijos de Dios son un cuerpo separado de la gente, y la Escritura lo deja claro. No obstante, su propósito es ministrar al resto del mundo, para que las bendiciones de Dios puedan ser dispensadas a todas las familias de la Tierra de acuerdo con la promesa a Abraham.


Las prendas sacerdotales
Una de las grandes claves para la comprensión de la naturaleza y el papel de los Hijos de Dios, es decir, los sacerdotes de Dios y de Cristo, es aprender de las dos prendas que usaban mientras ministraban. Eran para servir con la ropa normal de lana en el atrio exterior, pero con ropa de lino fino cuando servían a Dios en el santuario. Esto se ve en Ezequiel 44:17,18,19, hablando de "los hijos de Sadoc," que eran tipos proféticos de la Orden de Melquisedec.

17 Y será, que cuando entren por las puertas del atrio interior, se vestirán vestiduras de lino; y la lana no estará sobre ellos mientras están ministrando en las puertas del atrio interior y en la casa. 18 ... no se ceñirán nada que les haga sudar. 19 Y cuando salgan al atrio exterior, en el atrio de afuera al pueblo, se quitarán sus mantos en los que ministraron, y los dejarán en las cámaras del santuario; entonces, se vestirán de otros vestidos, porque no pueden santificar al pueblo con sus vestiduras.

Mientras que esta profecía se habló en términos del Pacto Antiguo, en realidad era profético de una nueva orden de sacerdotes: la Orden de Melquisedec, de la que Jesús es el Sumo Sacerdote. Así como Sadoc sustituyó a la línea de Finees en los días de Salomón, así también también Melquisedec (Melqui-Sadoc) reemplazó a todo el orden levítico. La profecía de Ezequiel se refirió al cambio de sacerdocio en términos de Finees a Sadoc, pero esto debe entenderse en la mayor luz de la verdad del Nuevo Testamento.

Las dos prendas sacerdotales eran de lana y lino. Las prendas de lino fueron guardadas en las "cámaras del santuario" junto al templo, que se utilizaban como vestuarios. Cuando el ministerio era en la casa en sí, se ponían ropa de lino; pero cuando ministraban a las personas en el atrio exterior, se vestían con prendas de lana.

Estas dos prendas revelan dos tipos de cuerpo: físicos (terrenales) y espirituales (celestiales). En la imagen grande (como Revelación 15: 6 dice), donde hay un templo en el Cielo, nadie vestido de lana (con cuerpo físico) puede entrar en ese templo celestial. Sólo aquellos vestidos con ropa de lino (cuerpo espiritual) ministran allí. Pero cuando esos sacerdotes vuelven a la tierra, el "atrio exterior," para servir a la gente, tienen que ponerse las prendas de lana; es decir, cuerpos físicos, para realizar su ministerio.

El propósito divino es crear una generación de sacerdotes de la Nuevos Creación que tengan acceso a las vestiduras de lino, pero que también puedan servir en las prendas de lana a las personas en la Tierra. Tales sacerdotes deben seguir las reglas divinas para cada prenda, porque una vez que se conviertan en Hijos Manifestados de Dios, tendrán acceso a ambos reinos -Cielo y Tierra.

Esta fue una revelación hebrea única que estaba en contraste directo con la visión griega común. Es desafortunado que la visión griega se haya colado en el pensamiento religioso cristiano, porque ello ha creado contradicciones inherentes que han confundido a la gente.

Cuando Jesús se levantó de entre los muertos, se apareció a Sus discípulos de vez en cuando durante los siguientes 40 días (Hechos 1: 3). Siempre se les apareció en "prendas de lana"; es decir, se les apareció en forma física, como la Ley ordena. Cuando los discípulos estaban teniendo comunión en una habitación cerrada con llave, de repente apareció en medio de ellos. Ellos pensaron que era un espíritu o fantasma (Lucas 24:37) y se asustaron. Pero Jesús les dijo, "tocad y ved, porque un espíritu no tiene carne ni huesos, como veis que yo tengo" (Lucas 24:39). A continuación, pidió algo de comer con el fin de demostrar que él era físico. Esto se hizo también para nuestro beneficio, para que podamos saber que se apareció a Sus discípulos de una manera legal, después de haber tomado la prenda de lana, mientras los ministró. Cuando hubo terminado desapareció (cambió de ropa) y volvió a Su Padre en el templo celestial.


La Fiesta de los Tabernáculos
Tabernáculos era celebrada habitando en una cabaña hecha de ramas vivas durante una semana. Esto significaba ser revestidos de inmortalidad con las prendas espirituales que nos esperan. Pablo comentó sobre esto en 2 Corintios 5: 1-4, donde habló de los dos vestidos, uno terrenal, el otro celestial. En términos del Antiguo Testamento, estas son las prendas de lana y lino, de los sacerdotes.

Pablo dice que en la actualidad vivimos en un cuerpo mortal, imaginándolo como una "casa" o tabernáculo, y como una prenda de vestir. Dice que nuestra prenda espiritual está siendo guardada en el Cielo, al igual que las prendas de ropa de los sacerdotes estaban almacenadas en las habitaciones al lado del templo.

Por otra parte, Pablo dice que Dios nos ha dado el Espíritu Santo "como prenda" (2 Corintios 5: 5), o como garantía, como si Dios estuviera en deuda con nosotros. Sin embargo, el punto es que un tabernáculo es una casa, y la fiesta de los Tabernáculos representa a una nueva casa en términos de las prendas espirituales que nos pertenecen, incluso mientras permanecen en el vestuario celestial. Este es el comentario de Pablo en la fiesta de los Tabernáculos, que muestra el significado profético de la observancia de esta fiesta en el Antiguo Pacto.


La materia espiritual
El objetivo de la Creación es que la creación física manifieste la gloria de Dios. Para este fin, fue creada, y Dios va a lograr Su objetivo al final. El pecado es una intrusión temporal, no una condición inherente a la materia. Las posiciones más altas se dan a la humanidad, y de éstos, a Jesús se da la mayor autoridad, a los vencedores después, a los otros creyentes a continuación y, finalmente, al resto de la humanidad.

Al final, Dios está creando materia espiritual, es decir, creación física que lleva la gloria de Dios.¿Cómo parecerá esto? Nuestro único ejemplo real en las Escrituras es lo que el cuerpo de Jesús parecía después de Su resurrección. Era real, y era físico, pero en realidad nadie lo reconoció hasta que dijo o hizo algo. Él era el mismo, pero diferente.

Pablo discutió esta cuestión al responder a un crítico en 1 Corintios 15:35,

35 Pero alguno dirá: "¿Cómo resucitarán los muertos? Y con qué clase de cuerpo vendrán?"

La respuesta de Pablo es que primero un cuerpo tiene que morir con el fin de ser levantado, y lo compara con una semilla que debe ser sembrada en el suelo con el fin de producir vida. En cuanto a la clase de cuerpo que viene en la resurrección, él sólo dice que habrá varios tipos de carne y diversos niveles de gloria. Más allá de eso, dice poco. Todo lo que sabemos con certeza es que el "cuerpo natural" [literalmente, un cuerpo anímico] que se siembra en la tierra y se levanta como un "cuerpo espiritual" (1 Corintios 15:44).

Es espiritual, pero también es un cuerpo. El cuerpo después de la resurrección de Jesús demuestra esto, y su cuerpo es el modelo para todos los que aún no se han levantado. Pablo también dice en 1 Corintios 15:50,

50 Digo, pues, esto, hermanos: que la carne y la sangre no pueden heredar el reino de Dios; ni la corrupción hereda la incorrupción.

El alma está en la sangre, y Pablo dice que "la carne y la sangre no pueden heredar". La carne y la sangre son del Adán original, que fue hecho un alma viviente (1 Corintios 15:45). Él perdió su herencia, pero el último Adán la ha recuperado como "un espíritu que da vida". Así también es con nosotros. Nuestro hombre adánico no puede heredar la Tierra. Los herederos son los que han sido engendrados por el Espíritu Santo, así como Jesús fue engendrado.

El resultado, como Jesús dijo, fue que se manifestó a Sus discípulos como "carne y huesos" (Lucas 24:39), no como "carne y sangre". Su sangre fue derramada por nosotros, dejando sólo carne y huesos.


Más allá de esto, sólo podemos especular, pero sabemos que cualquier forma de carne espiritual que tomemos cuando ministremos en el atrio exterior, será apropiada para nosotros. La verdad importante en este asunto es saber que el propósito de Dios es unir el Cielo y la Tierra en un gran Matrimonio, para que se cumpla el buen propósito de la creación para los muchos.

Etiquetas: Serie Enseñanza
Categoría: Enseñanzas

Dr. Stephen Jones

No hay comentarios:

Publicar un comentario