TRADUCTOR-TRANSLATE

APOC. 17 – P-4: LA RAMERA p-4: La ramera y sus hijas (Apoc. Nuevo Estudio), Dr. Stephen E. Jones


19 de julio de 2016



Juan muestra la marca de identidad de la ramera en Apocalipsis 17: 5,

5 y en su frente un nombre escrito, un misterio: "Babilonia la grande, la madre de las rameras y de las abominaciones de la tierra".

Ella es Babilonia, una ramera espiritual que ha dado a luz a los hijos a su propia imagen y, por tanto, se llama también "la madre de las rameras". Ella es también la madre "de las abominaciones de la tierra". Una abominación es un eufemismo hebreo para un ídolo, por lo que esta ramera parece ser la madre de toda la idolatría en la Tierra. Sus hijas rameras, entonces, parecen ser la llamada seductora de la idolatría en todas sus formas de expresión.

Es obvio que la gran ramera es más que una sola ciudad como la antigua ciudad de Babilonia. Jerusalén, Roma, Londres y Washington DC no describen sus límites, porque la idolatría va más allá de todos los centros de poder del mundo. Juan dio a entender esto antes en Apocalipsis 11: 8, donde incluso vinculó "Sodoma y Egipto" con la Jerusalén terrenal. Cualquier hombre, cualquier religión y cualquier nación o ciudad que adoren a otros dioses y se sometan a sus leyes por encima de las Leyes de Dios son idólatras por naturaleza, habiendo sido seducidos por una de las hijas de la Gran Ramera.


Tiro como una ciudad ramera

15 Y acontecerá en aquel día, que Tiro será puesta en olvido por setenta años, como días de un rey. Después de los setenta años, cantará Tiro canción como de ramera. 16 Toma arpa, y rodea la ciudad, oh ramera olvidada; haz buena melodía, reitera la canción, para que tornes en memoria. 17 Y acontecerá, que al fin de los setenta años visitará el SEÑOR a Tiro; y se tornará a su ganancia; y otra vez fornicará con todos los reinos de la tierra sobre la faz de la tierra.

Cuando Tiro fue destruida por Nabucodonosor, ella perdió su independencia y tuvo que complacer las concupiscencias y los deseos de sus conquistadores y ciudades vecinas o naciones. Esto duró setenta años, después de lo cual, en vez de arrepentirse, no tuvo bastante -"salario de ramera"- recuperándose bajo el dominio persa. De hecho, los persas bajo el rey Ciro mandaron a Tiro y Sidón que contribuyeron a la reconstrucción del templo (Esdras 3: 7). Isaías 23:18 predice la siguiente:

18 Y sus negocios y ganancias (de ramera) serán apartadas para el Señor; no se guardarán ni se atesorarán [para su propio uso], porque sus ganancias serán para los que estuvieren delante de Yahweh, para que coman hasta saciarse, y vistan espléndidamente.

Las profecías sobre Tiro ya no se aplican a la antigua ciudad, ya que durante mucho tiempo ha sido abandonada, y sus ruinas fueron echadas al mar. Sin embargo, el espíritu de Tiro vive como una de las hijas de la gran ramera, y las profecías se aplican también a Misterio Babilonia. Al final, los activos de Babilonia, después de haber sido tomados por los Reyes del Oriente, también serán utilizados para financiar y construir el Reino de Dios sobre la Tierra.


Nínive como una ciudad ramera
La profecía de Nahum es "el oráculo de Nínive" (Nahum 1: 1). En Nahum 3: 1 y 4 leemos,

1 ¡Ay de la ciudad sanguinaria, completamente llena de mentiras y saqueo; de su pillaje nunca se aparta … 4 Todo a causa de las muchas fornicaciones de la ramera, la encantadora, maestra en hechizos, que vende a las naciones con sus fornicaciones y a las familias con sus hechicerías.

Nínive era la capital de Asiria. La ciudad en sí ya no es importante como capital de un imperio mundial, pero el espíritu de Nínive es el mismo espíritu de fornicaciones visto en Babilonia y Tiro. De hecho, debemos equiparar la "maestra en hechizos" con la Gran Ramera de Apocalipsis 17, 18. Juan nos dice en Apocalipsis 18:23 que la Gran Ramera es juzgada, "porque todas las naciones fueron engañadas por tus hechicerías".

Nínive también se le llama "la ciudad de sangres (sanguinaria)", que es el término de Ezequiel para la Jerusalén terrenal (Ezequiel 22: 2; 24: 6,9). Así que Juan dice en Apocalipsis 18:24 acerca de la Gran Ramera:

24 Y en ella se halló la sangre de los profetas y de los santos y de todos los que han sido muertos en la tierra.

Diremos más de esto en el momento apropiado. Por ahora, es suficiente para equiparar Nínive con Jerusalén, ya que ambas fueron llamadas proféticamente, "la ciudad de sangres".


Jerusalén como una ciudad ramera
Ya hemos demostrado la profecía de Oseas que Israel era una ramera. Pero Ezequiel 16 también presenta a Jerusalén como una ramera. Jerusalén se aborda específicamente en Ezequiel 16: 3, diciendo cómo Dios la había dado a luz y se había cuidado de ella desde el nacimiento. Ezequiel 16:15 dice entonces,

15 Pero confiaste en tu belleza y fornicaste a causa de tu fama, y derramaste tus fornicaciones con cuantos pasaron; suya eras.

Ezequiel 16: 26-29 continúa,

26 También te prostituiste a los egipcios, tus vecinos lujuriosos, y se multiplicó tu prostitución para enojarme .... 28 Por otra parte, te prostituiste a los asirios porque no estabas saciada; y fornicaste con ellos y todavía no te saciaste. 29 También multiplicaste tu prostitución con la tierra de Canaán y Caldea, sin embargo, incluso con esto no estabas satisfecha.

Es un capítulo largo, pero todo apunta al hecho de que Jerusalén era una ciudad ramera, y por esta razón Juan la equipara con Babilonia, Sodoma y Egipto, como parte de la manifestación de la bestia final antes de establecer el Reino de Dios. Tiro, Nínive, y Jerusalén están muy bien descritas como tres hijas de la Gran Ramera que siguen después de su madre.


Las letras mayúsculas
¿Por qué se escribe esto con mayúsculas? El Nuevo Testamento original en el idioma griego fue escrito con todas las letras en mayúsculas. Una innovación más tarde trajo las letras mayúsculas y minúsculas, junto con los signos de puntuación. No sé por qué, desde un punto de vista académico, la mayoría de las traducciones de Apocalipsis 17: 5 usaron todas las letras en mayúsculas para identificar a MISTERIO BABILONIA. Pero desde un punto de vista jurídico, el uso de todas las letras en mayúscula indican que se trata de una corporación. El sistema moderno de esclavitud de Babilonia no puede tratar con personas de la vida real, por lo que ha creado corporaciones para cada individuo, usando su nombre en letras mayúsculas (consulte su licencia de conducir). Cuando firmamos nuestros nombres bajo un nombre en mayúsculas, damos vida a esta corporación al afirmar que "este soy yo", es decir, "esta entidad corporativa me representa en mis tratos con la corporación de Babilonia".

Tal vez la verdadera pregunta es si los traductores de la Biblia que primero pusieron MISTERIO BABILONIA con todas las letras en mayúscula entendieron las implicaciones legales de esto. No sé, pero me resulta particularmente apropiado, porque si esto fue hecho dándose cuenta o no, parecía profetizar y revelar la naturaleza corporativa (muerta) de MISTERIO BABILONIA.


La Ramera ebria

6 Vi a la mujer ebria de la sangre de los santos y con la sangre de los mártires de Jesús. Y cuando la vi, quedé asombrado con gran asombro.

La Sociedad muerta de BABILONIA vive de beber la sangre de los santos y mártires ("testigos"). Levítico 17:10,11 prohíbe beber sangre, diciendo:

10 Y cualquier hombre de la casa de Israel, o de los extranjeros que residen entre ellos, que come alguna sangre, yo pondré mi rostro contra esa persona que coma sangre, y yo le cortaré de entre su pueblo. 11 Porque la vida [nephesh, "alma"] de la carne en la sangre está, y yo os la he dado para hacer expiación sobre el altar por vuestras almas; porque es la sangre, por lo cual la misma sangre expiará la vida [nephesh].

Dios no creó a la sangre para ser consumida, sino para ser el agente del alma en su obra de expiación. Esta ley se aplica no sólo a Israel sino a los "extranjeros" también. Así, en el primer Concilio de la Iglesia en Hechos 15, los apóstoles determinaron en Hechos 15:19,20,

19 Por lo cual yo juzgo que no molestemos a los que se convierten a Dios de entre los gentiles, 20 sino que se les escriba que se abstengan de cosas contaminadas por los ídolos, de fornicación, de lo estrangulado y de sangre.

Esto se repite en Hechos 15:29. Es extraño, entonces, que la iglesia romana, que ferozmente hizo cumplir sus Concilios de Iglesia, fracasara en hacer cumplir el primer Concilio en Jerusalén. Ellos hacen cumplir por métodos carnales esos consejos que establecieron credos determinados, pero ignoraron el verdadero Concilio que estableció la prohibición de comer sangre. Tal vez no estaban dispuestos a someterse a la prohibición de la fornicación tampoco.

Ya hemos citado Revelación 18:24, que hace a la Gran Ramera, responsable de "todos los que han sido muertos en la tierra", junto con los "profetas" y "santos". Esto fecha el problema antes de que Jerusalén fuera aún construida, haciéndolo volver al patrón de todos los martirios, Caín matando a Abel. Las ciudades sangrientas de Jerusalén y Nínive fueron sólo las hijas de la madre antes que ellas. Nínive mató a muchas personas, pero Jerusalén mató a los profetas (Mateo 23:37). Por esta razón, la Jerusalén Terrenal es claramente una hija de la Gran ramera, la que es responsable de la muerte de los profetas.

Beber sangre es un signo terrenal de un problema espiritual, porque la Escritura habla del asesinato como un acto de beber sangre. Por lo tanto, cuando Jerusalén mató a los profetas, la ciudad violó la Ley, que amenazaba con cortar de entre el pueblo a cualquier persona que bebiera sangre. Cuando los profetas llamaron a Jerusalén "la ciudad sangrienta", la acusaban de beber sangre, y por extensión, decían que la ciudad sería "cortada de entre su pueblo" (Levítico 17:10). Es por esta razón que la Nueva Jerusalén ("Sara") es la verdadera madre del Reino y no la Jerusalén terrenal ("Agar") en Gálatas 4, porque Sara no es la perseguidora de los santos.


Vamos a estudiar esto en mayor profundidad cuando estudiemos Apocalipsis 18. Es suficiente por ahora para ver que Jerusalén y Babilonia están estrechamente unidas entre sí y son a la vez responsables de la destrucción de esta Gran Ramera.

Categoría: enseñanzas

Dr. Stephen Jones

No hay comentarios:

Publicar un comentario