TRADUCTOR-TRANSLATE

PABLO DEFINE LA LUCHA DEL HOMBRE (Cap. VI de "Sahabat"), Joseph Herrin


Desde que Adán pecó por primera vez en el Jardín del Edén, la humanidad ha conocido el esfuerzo y ha sido con gran dificultad que ha tratado de entrar en el descanso del sábado de Yahwéh. Una gran guerra se ha rabiado cuando el Espíritu ha dado a conocer al hombre la mente de Yahwéh, sin embargo, la carne del hombre ha querido ir por un camino diferente, un camino de su propia elección.

Dentro del santo de Dios siempre hay presente esta lucha. El espíritu del santo está de acuerdo con la voluntad revelada de Dios, sin embargo, la carne del santo guerrea en contra de ella.

El descanso del sábado se podría definir como un lugar donde la humanidad encuentra su satisfacción con la voluntad y deseos de Yahwéh. Pablo describe la lucha por encontrar este lugar de satisfacción en las siguientes escrituras.

Romanos 7: 18-23. 18 Porque yo sé que en mí, esto es, en mi carne, no mora el bien; porque el querer el bien lo tengo a mi alcance, pero no el hacerlo. 19 Porque no hago el bien que quiero, sino el mal que no quiero, eso es lo que pongo por obra. 20 Y si lo que no quiero, eso es lo que hago, ya no lo obro yo, sino el pecado que mora en mí. 21 Encuentro, pues, esta ley: Que, queriendo yo hacer el bien, el mal está presente en mí. 22 Porque según el hombre interior, me deleito en la ley de Dios; 23 pero veo otra ley en mis miembros, que hace guerra contra la ley de mi mente, y que me lleva cautivo a la ley del pecado que está en mis miembros.

El bien y el mal en este pasaje no son los mismos que el bien y el mal que surgieron de comer del fruto prohibido. Estos no son un bien y mal de la propia elección del hombre. Pablo define bien aquí como "la Ley de Dios". Sería de gran ayuda definir la Ley de Dios como su gobierno. Yahwéh es el único que tiene el derecho de libre determinación. Cualquier cosa que Él declara ser buena o mala es obligada a ser así. Cualquier orden que Él expide debe estar en pie. Declara Su mente y se la ha hace saber al hombre por su Espíritu. Pablo afirma que "el hombre interior" lleno de alegría coincide (o acuerda) con la Ley o gobierno, de Dios. Aunque el hombre interior puede encontrar perfecto acuerdo con esas cosas que el Señor revela para que sean Su voluntad para la humanidad, hay una parte del hombre que no comparte este acuerdo. Esta es la carne del hombre. La carne del hombre fue maldecida cuando Adán pecó. La carne del hombre siempre desea buscar y satisfacer sus propios deseos. La carne de hombre no quiere por su propia voluntad y deseos obrar de manera que puedan cumplirse la voluntad y los deseos de Dios. Pablo más describe este conflicto a la iglesia de Galacia.

Gálatas 5: 16-17, 24 Digo, pues: Andad en el Espíritu, y no satisfagáis los deseos de la carne. Porque el deseo de la carne es contra el espíritu, y el del espíritu es contra la carne; y éstos se oponen entre sí, para que no hagáis lo que querríais … Pero los que son de Yahshua el Mesías han crucificado la carne con sus pasiones y deseos.

Pablo está describiendo aquí un estado de reposo y un estado de esfuerzo. El Espíritu da a conocer al santo la mente del Padre. Si el santo responde en obediencia entonces ha entrado en el reposo del sábado. Sin embargo, la carne debe ser vencida para entrar en este reposo. La carne se debe poner muerte porque se opone a lo que el Espíritu revela como la mente del Padre.

Como hemos visto, esta oposición no tiene por qué tomar la forma de un acto aparentemente malo. Todo la carne tiene que hacer es proponer otro camino distinto del que el Padre revela que es su voluntad. Muchos santos se han resistido a la voluntad del Señor en sus vidas. Tal vez Él les ha revelado que Su voluntad es algo distinto de lo que desea su carne. Yahwéh puede revelar que Su voluntad de que un hombre venda todos sus bienes, de las ganancias a los pobres, y se embarque en un camino de fe siguiendo el camino que marca el Espíritu. Un hombre puede decir: "Esto no me atrae. Quiero tener mis cosas agradables. Voy a optar por mantener estas cosas. Voy a asistir a la iglesia regularmente. Voy a dar mucho dinero a los programas de la iglesia. Voy a enseñar en la escuela dominical. Voy a mantener a mi familia. Voy a vivir una vida moral, pero no voy a hacer esto el Padre me reveló". Tal hombre está caminando en desobediencia y pecado, no importa cuán justo parezca en el exterior.

¿Cuántos santos caen en este patrón? Hay miríadas que parecen ser los más fieles de los miembros de la iglesia, que son gente buena y decente en toda observación externa. Son activos en su compañerismo local; han prestado sus manos para hacer muchas cosas buenas, sin embargo, han dejado de hacer lo que el Padre ha puesto de manifiesto que es Su voluntad para ellos. Ellos siguen año tras año en este modelo, buscando aceptación dentro de sus grupos de compañeros y recibir exaltación del hombre. Incluso pueden soportar la persecución debido a la moral y actividades justas en que han elegido participar, pero nada de eso encuentra el favor de Yahwéh si se trata de lo que Él no les ha llevado a hacer por su Espíritu.

Este es el gran peligro de la carne. No es sólo el mal que determina seguir, sino que busca definir su propia justicia. Un hombre puede pensar que sólo tiene que vivir una buena vida, para vivir una vida santa, pero es una falsa piedad. Se trata de una piedad que se deriva de la tentación de Satanás de "ser como Dios", que tal santo ha determinado por sí mismo que vida va a vivir y qué sacrificios tendrá que realizar.

El santo de Dios debe crucificar su carne y los deseos de la carne con el fin de introducirse en la obediencia a las demandas que el Padre exige de él. Esto no es fácil, y por esta razón es practicado con poca frecuencia. Las masas del cristianismo no se contentan con la voluntad del Padre para ellos. Ellos prefieren elegir un camino que sea más aceptable para la carne suya. Mucho mejor para ellos, piensan, es si pueden ofrecer un servicio aceptable a Dios y no tener que lidiar con demasiada dureza con su propia carne. Lo que no han discernido es que sólo hay un servicio aceptable a Dios, y es la completa obediencia a su voluntad revelada.

Pablo habló acerca de llegar a ese lugar de la alegría donde encontró que la voluntad de Yahwéh era perfectamente aceptable para él. Para llegar a este lugar tuvo que crucificar su carne.

II Corintios 12:10. Por eso me complazco en las debilidades, en insultos, en privaciones, persecuciones y dificultades, por causa de Cristo; porque cuando soy débil, entonces soy fuerte.

Filipenses 4: 11-13. No que hable de la necesidad; pues he aprendido a contentarme cualquiera que sea mi situación. Yo sé cómo llevarse bien con medios pobres, y también sé cómo vivir en la prosperidad; en todo y por todo he aprendido el secreto, de estar saciado como de tener hambre, así como de tener abundancia como de padecer necesidad. Puedo hacer todas las cosas a través de Cristo que me fortalece.

¿Cuántos santos y los ministros pueden hacer una confesión similar en la actualidad? ¿Cuantos están en debilidades, en insultos, privaciones, persecuciones, dificultades? ¿Cuántos estarían contentos si en cumplimiento del ministerio que el Señor les ha confiado tuvieran que soportar medios humildes, pasar hambre, sufrir necesidad?

Es evidente que la Iglesia de hoy cree que estas cosas no deben ser el contenido de la voluntad del Padre para ellos. Han elaborado doctrinas que proclaman que esto nunca va a ser parte del santo fiel de Dios. Han elaborado doctrinas que afirman que es siempre la la voluntad del Padre que los santos deben prosperar, deben tener suficiente para comer, nunca deben sufrir la escasez. Muchos han ido tan lejos como para acusar a cualquiera que soporta estas mismas cosas que Pablo soportó de carencia de fe, o de caminar en desobediencia. ¿Pablo sufrió estas cosas debido a la desobediencia? ¿Sufrió estas cosas porque no tenía tanta fe como para "Confesarlo y Reclamarlo" como la multitud hoy?

Estas doctrinas se han ideado porque la carne del hombre no quiere ser crucificada. Se quiere poco el compromiso con el Espíritu. La carne dice, "que no debería tener que sufrir a fin de lograr los propósitos de Yahwéh". Sin embargo, el claro testimonio de la Escritura es que la carne no sólo tiene que sufrir, sino que además debe ser crucificada. Hay que ponerla a muerte.

En mi propio camino de la obediencia a la voluntad revelada del Padre he encontrado que se me ha llevado a que los demás ministros se separen de mí y me rechacen. Aquellos a los que yo consideraba compañeros obreros me han condenado y rechazado. La obediencia ha dado lugar a un rechazo similar de mi propia familia, y he encontrado que me ha llevado a ser colocado fuera del campamento principal del Cristianismo. En la búsqueda de la obediencia he soportado la pérdida de muchas cosas físicas. Yo no he sido capaz de reunir para mí casas y tierras y muchas comodidades materiales. No he sido capaz de tratar de satisfacer tanto a la carne como a Yahwéh. He tenido que elegir lo uno o lo otro.

Yahshua no temió predecir claramente que todos los santos tendrían que hacer una elección?

Lucas 16:13. "Ningún siervo puede servir a dos señores, porque o aborrecerá al uno y amará al otro, o bien se entregará a uno y despreciará al otro. No se puede servir a Dios y mamón".

Muchos santos han tomado una decisión en cuanto a qué amo van a servir y ni siquiera se dan cuenta de que lo han hecho. Muchos han optado por un curso de no comprometerse. No le han dicho como Yahshua, "Yo vivo para hacer la voluntad de mi Padre que está en los cielos". En su lugar, buscan servir a Dios y aferrarse a las cosas que satisfacen el anhelo de la carne. Al final lo que hacen no satisface al Padre en absoluto, porque ellos no han podido contar plenamente el costo de seguirlo.

Pablo tuvo que contar el costo. Vivió para hacer la voluntad de Yahwéh y él estaba contento con cualquier circunstancia en que ese compromiso lo llevara. Pablo hallaba satisfacción cuando tenía una cantidad suficiente, y cuando tenía falta. Pablo conocía la satisfacción cuando él estaba bien alimentado y cuando pasaba hambre. Pablo vivió para hacer la voluntad del Padre y él no trató de mimar a su carne. Por el contrario, él gobernó sobre los deseos de su carne y puso esos deseos a muerte.

I Corintios 9:27. Golpeo mi cuerpo, y lo pongo en servidumbre, no sea que habiendo sido heraldo para otros, Yo mismo venga a ser eliminado.

Hay un debate sobre quien es el autor del libro de Hebreos, pero tengo pocas dudas de que fue el apóstol Pablo. Hay demasiado de sus otros escritos en este libro. Pablo constantemente describe por su ejemplo, su vida, y sus epístolas la gran lucha para entrar en el Sábado Reposo de Dios. En el libro de Hebreos él expone y define claramente el tema del Reposo (Sábado), y da a los lectores una verdadera comprensión de su significado. Para Pablo era ciertamente más que una lista de reglas y regulaciones que describen el cese en el trabajo un día de la semana. Para Pablo era la gran lucha de la humanidad. Era el conflicto entre la voluntad de Yahwéh, y la voluntad del hombre.

Hebreos 4: 9-11 Por tanto, queda un reposo para el pueblo de Dios. Porque el que ha entrado en su reposo, también ha reposado de sus obras, como Dios de las suyas. Nos dejéis, por lo tanto, de ser diligentes para entrar en aquel reposo, para que ninguno caiga en semejante ejemplo de desobediencia.

Pablo aprendió el secreto de la alegría. Aprendió a crucificar su carne para que la voluntad del Padre podría llevarse a cabo en él. Pablo golpeó su cuerpo y lo mantuvo en sujeción a la voluntad del Espíritu.

En el libro de Hebreos Pablo habla mucho de la gran lucha de la humanidad para entrar en el descanso del sábado de Dios. El habla mucho del ejemplo de la Israelitas que salieron de la esclavitud de Egipto, sin embargo, no lograron entrar en la Tierra Prometida del Reposo de Yahwéh. Estas mismas personas se dan como un ejemplo para la Iglesia de hoy y la santos se les advierte en contra de seguir el mismo ejemplo y caer por debajo de su llamado. De los mayores de 20 años que salieron de Egipto, sólo dos hombres entraron en la Tierra Prometida. La Iglesia debe ser advertida para evitar que los mismos porcentajes se apliquen a ellos también.


Muchos han recibido la salvación espiritual y se han soltado de la esclavitud de la carne, sin embargo, muchos permanecen como si todavía fueran esclavos. Ellos buscan satisfacer la carne y y servir a Dios al mismo tiempo, sin darse cuenta de la imposibilidad de tal proposición. Pablo, con su vida y palabras, demostró que la gran lucha para el santo de Dios es vencer la carne y encontrar satisfacción con la voluntad de Jehová. Como veremos, esta fue la lucha de los israelitas que anduvieron por el desierto durante cuarenta años.

No hay comentarios:

Publicar un comentario