TRADUCTOR-TRANSLATE

NOMBRES YAHWÉH Y YAHSHUA, SOBRE SU USO (Epílogo de "Shabat"), Joseph Herrin



Epílogo
El uso de los nombres divinos Yahwéh y Yahshua

Desde que era un joven menudo me he preguntado por qué las traducciones inglesas más comunes de las Escrituras han optado por no representar los nombres del Padre y el Hijo, como se produjeron originalmente en el hebreo y el griego, sino que sustituyeron los nombres de la deidad con títulos que no son nombres en absoluto. En un tiempo cuando yo era todavía muy joven empecé a ir por mi Biblia y reemplazar cada aparición de "el SEÑOR", "el Señor", "Dios", "el Señor Dios", y otras representaciones con los nombres divinos reales y los títulos que tienen en los manuscritos antiguos. Esto resultó ser una tarea desalentadora ya que solo el nombre "Yahwéh" aparece más de 6.800 veces en el Antiguo Testamento.

Por diversas razones, los traductores a través de los años han elegido representar los nombres divinos con algo distinto a lo que es preciso y original. Una razón es debida a una mala aplicación del tercer mandamiento que Moisés trajo en las tablas de piedra del Monte Sinaí. El mandamiento al que me refiero es el que da instrucciones al los seguidores de Yahwéh de no usar Su nombre de una manera vana. El mandamiento se traduce a menudo de la siguiente manera en traducciones populares.

Éxodo 20: 7. "No tomarás el nombre del SEÑOR tu Dios en vano, porque el SEÑOR no dejará sin castigo al que tome su nombre en vano" (NAS).

Usted notará la ortografía en mayúsculas de la palabra SEÑOR en este verso. Si va a leer las notas de los traductores de esta versión de la Biblia, y muchos otros, verá que la traductores optaron por reemplazar el nombre de Yahwéh con el título Señor ocurre en todas partes. Además, la palabra Dios es una traducción de la palabra Elohim, lo que denota un ser divino. Este verso podrían ser más auténtico de la siguiente manera:

Usted no alzará o usará el nombre de Yahwéh tu Dios falsamente, engañosamente, o en vano, porque el Señor no considerará como inocente a quien alce o use Su nombre de una manera falsa, engañosa o vana.

La palabra hebrea que a menudo se traduce como “en vano”, se traduce como “falsamente” sólo algunos versículos más adelante en el mandamiento "No darás falso testimonio", por lo que uno puede ver fácilmente que la palabra hebrea tiene diferentes matices de significado. El Elohim de Israel, cuyo nombre es Yahweh estaba declarando que Su nombre no debía ser utilizado de manera indiscriminada. El nombre Yahwéh debía ser utilizado con gran integridad.

Era una práctica de los escribas judíos, al hacer copias de las Escrituras, no escribir el nombre de Yahwéh cuando aparecía en el texto, porque malinterpretaban el precepto anterior en el sentido de que el nombre de Yahwéh no debe nunca ser escrito o pronunciado, porque era un nombre santo. De hecho, es un nombre santo, pero Yahwéh nunca mandó que no debería ser escrito o pronunciado. Él ordenó que no se debería utilizar de manera falsa, engañosa, o vana.

Por ejemplo, hoy en día cuando los hombres prestan juramentos, a menudo juran sobre la Biblia, o juran por Dios. Ellos están diciendo que así como Dios y Su Palabra son verdaderas, sus palabras son verdaderas. Si un hombre fuera a jurar por el nombre de Yahwéh esto sería un juramento de obligación similar. Sin embargo, si el hombre realmente no quería decir lo que estaba diciendo, estaría utilizando el nombre de Yahwéh falsamente.

Otra aplicación muy común y apropiada de este mandamiento tiene que ver con declarar algo y afirmar que las palabras que se hablan son de origen divino. A través del Antiguo Testamento nos encontramos con que a menudo había miríadas de falsos profetas de Yahwéh por cada profeta verdadero. Cuando un hombre se proclama a sí mismo como hablador de las palabras de Yahwéh, debe estar muy seguro de que sus palabras son de hecho las palabras de Yahwéh. El castigo por profetizar falsamente en el nombre de Yahwéh era que el profeta debía ser apedreado.

¿Era un asunto tan importante que un hombre hablara algo que no fuese cierto? Nosotros sabemos que Yahwéh también prohibía mentir, pero no se nos dice que los mentirosos debían ser apedreados. Los falsos profetas debían ser lapidados, ya que iban más allá de la mentira y utilizaban el nombre de Yahwéh de una manera falsa. Ellos atribuían algo a Yahwéh que Él no dijo o mandó que fuera hablado. Esta era una violación más grave que atañía al mandamiento relativo a cómo los hombres han de usar el nombre de Yahwéh.

La intención del mandamiento sobre el nombre de Yahwéh es que Su nombre debe ser utilizado con fidelidad, con honestidad y con un buen propósito. No es para ser utilizado en falso, engañosamente, o de una manera vana o trivial. Por desgracia, muchos traductores, incluso hoy en día, tienen una falsa comprensión de este mandamiento y tienen la práctica de no escribir el nombre de Yahwéh en absoluto. Sin embargo, se nos dice claramente en las Escrituras que al hombre se le dio este nombre como el nombre de Yahwéh que debía ser recordado por todas las generaciones:

Éxodo 3:15. Y Elohim, por otra parte, dijo a Moisés: "Así dirás a los hijos de Israel, 'Yahwéh el Dios de vuestros padres, el Dios de Abraham, Dios de Isaac, y el Dios de Jacob, me ha enviado a vosotros. Este es mi nombre para siempre, y por este nombre me recordaréis por todas las generaciones".

El nombre de Yahwéh a menudo también se usó en una versión abreviada como Yah. Aparece en esta forma 49 veces en el Antiguo Testamento. A medida que uno se da cuenta de esto puede ver que no era la práctica de los más antiguos hebreos evitar el uso de los nombres Yah y Yahwéh, porque muchos de ellos tenían Su nombre como parte del suyo propio. Elías es Eliyah, su nombre significa 'Poderoso Yah'. Jeremías es Jeremiyah, su nombre significa 'Yah se levantará'. Josué es Yahshua, su nombre es decir, la 'Salvación de Yah'. Hay muchos más ejemplos de israelitas que tenían el nombre Yah como parte del suyo propio. Claramente, no tenían conocimiento de que su nombre no debía ser pronunciado.

Cuando uno mira en la raíz de la palabra 'aleluya' tiene una prueba más de que no había prohibición en el uso de Su nombre. La palabra inglesa hallelujah es hallelu-yah. (La J en Inglés antiguo era pronunciada como una Y, y sólo en los últimos años ha cambiado su pronunciación, pero no cuando esta palabra es pronunciada). La palabra aleluya es de origen hebreo y significa 'alabar a Yah'.

El nombre Jehová es una manera incorrecta de presentar el nombre de Yahwéh. En un equivocado intento de preservar la santidad del nombre divino, los escribas hebreos colocaron las letras de la palabra Adonai sobre todas las apariciones del nombre de Yahwéh. Esto recuerda a los que leían las Escrituras sin pronunciar el nombre de Yahwéh, sino más bien decir la palabra Adonai, que significa simplemente Señor. Los traductores, sin entender lo que habían hecho los escribas, combinaron las letras de Yahwéh y Adonai y sacaron la palabra Jehová. Recientes descubrimientos han revelado lo que realmente había sucedido, y se ha hecho una corrección.

Es muy desafortunado que los nombres divinos hayan sido tan oscurecidos y ocultados. Yahwéh se ha dado como el nombre memorial del Padre para todas las generaciones, sin embargo, debido al error y la tradición, el nombre rara vez se escucha entre los santos de hoy. Otros nombres también han perdido debido a representaciones pobres, y la relación entre el Antiguo y el Nuevo Testamento ha sido en muchas maneras oscurecida.

El general de Israel, Josué (Yahshua), es un tipo de Yahshua (Jesús) que conduce a Su pueblo al reposo de Jehová prometido. El nombre de Yahshua significa 'la salvación de Yah', y era un nombre apropiado para ambos, el Hijo de Yahwéh y el general y líder de Israel. En realidad vemos el nombre del Salvador revelado en los nombres de los dos grandes profetas Elías (Eli-Yah) y Eliseo (Eli-Shua).

Hoy en día muchos están regresando a la comprensión de los nombres divinos, y están empezando a usarlos una vez más. De los que lo hacen algunos han adoptado puntos de vista muy estrechos, en relación con la manera en que las personas divinas se han de abordar o ser referidas, y condenan a los que todavía utilizan títulos de la divinidad como Señor o Dios. En muchas instancias, sin embargo, estos títulos son bastante apropiados. El título 'Dios' es el equivalente castellano del Elohim hebreo. Ambas palabras denotan divinidad e incluso Elohim se usa para referirse a dioses falsos (Éxodo 12:12, Jeremías 43:12, etc.), así como al verdadero Dios de Israel, por lo que es la palabra para 'dios' usada para referirse a dioses falsos, así como al verdadero Dios. Del mismo modo, 'Señor' es un título apropiado que muchos utilizan tanto para el Padre como el Hijo. Cuando uno discierne la etimología, la palabra de origen, el título Señor, parece especialmente adecuado como designación del Hijo de Jehová. La palabra Señor es sinónimo de la palabra Maestro, que se deriva de la palabra inglesa antigua hlááford que literalmente significa pan -hogaza (tutor). Era una referencia a la jefatura de la familia. Los sirvientes en la casa tenían derecho a ser alimentados por el maestro, o pan-tutor de la casa. Yahshua es sin duda el dueño de Su casa, y les da pan a los que son criados en Su hogar. Examine la siguiente escritura.

Juan 6: 32-35. 32 Jesús, entonces, les dijo: De cierto, de cierto os digo: No fue Moisés quien os dio el pan del cielo, sino que es mi Padre quien os da el verdadero pan del cielo. 33 Porque el pan de Dios es aquel que descendió del cielo y da vida al mundo. 34 Le dijeron, pues: Señor, danos siempre este pan. 35 Jesús les dijo: Yo soy el pan de la vida; el que a mí viene, nunca tendrá hambre; y el que en mí cree, no tendrá sed jamás.

Permítanme volver a escribir el versículo 34 y se hace muy esclarecedor. "Entonces dijeron a Él,
'Pan-Tutor, danos siempre de ese pan'". Yahshua a su vez, como el Pan-Tutor (Señor), les dio Su carne como pan.

Marcos 14:22. Y mientras comían, Jesús tomó pan, y después de bendecirlo lo partió y lo dio a ellos, y dijo: "Tomad, esto es mi cuerpo".

Hay ciertos grupos hoy que afirman que el título Señor nunca debería estar vinculado al Padre o al Hijo, porque la palabra Baal, encontrada a menudo en el Antiguo Testamento, es comúnmente interpretada como señor. A menudo estos grupos sustituyen la palabra Señor con la palabra Maestro dondequiera que se indica en la Escritura, pero en verdad Baal podría fácilmente ser traducido al castellano como maestro, y a veces así es, por lo que hay muy poco sentido en esto. En mi estudio de las Escrituras he encontrado casos en los que se usa la palabra Baal descriptiva de Yahwéh. Muchos retroceden en esto porque Baal es muy a menudo el nombre o título atribuido a los falsos dioses en el Antiguo Testamento, y los que adoraban a Baal o que eran profetas de Baal cayeron bajo el juicio de Yahwéh. Hay que darse cuenta de que una sola palabra en casi cualquier idioma se puede utilizar con múltiples aplicaciones. Este es ciertamente el caso en el antiguo idioma hebreo. Por ejemplo, considere el uso de la palabra "Baal" en el siguiente versículo.

Jeremías 3:14. 'Convertíos hijos apóstatas', declara el Señor; porque yo soy vuestro maestro [señor, baal], y os tomaré uno de cada ciudad y dos de cada familia, y os introduciré en Sion".

La palabra para Señor en este verso es Baal, y es la misma palabra que se usa a lo largo de las Escrituras para referirse a muchos de los falsos dioses de las naciones que rodeaban a Israel en los días antiguos. En este verso el Señor está llamándose a Sí mismo un Baal (maestro o señor) para los hijos a quienes saca de Israel para llevarlos a Sion. La palabra no presenta connotaciones negativas en este uso. Esta palabra aparece como el número 1167 de Strong. Si se hace una búsqueda de la palabra Baal, se verá que es la palabra de Strong 1168 y lleva esta nota, "Lo mismo que la 1167".

Hay muchos grupos actuales que han detectado el error de los traductores en la sustitución de los nombres divinos de Dios. Algunos de estos grupos hasta publicaron su propia traducción de la Biblia. Muchos se han pasado de la raya, sin embargo, en el rechazo de títulos que tienen un legítimo lugar en la Escritura. El título Señor es un ejemplo de ello. Considerando que es bastante aceptable el uso de títulos para referirse a la deidad, no hay duda de que existe un gran error en la sustitución de los nombres de Yahwéh con títulos en todos los casos en todas las escrituras. De esta manera, muchos han olvidado el nombre de Yahwéh. Esto no debería haber ocurrido, ya que su nombre se registra más de 6.800 veces en el Antiguo Testamento. Cuando el nombre de Yahwéh se encuentra en las escrituras, debe registrarse con fidelidad, sin sustitución.
¿Qué justificación tienen los traductores de las Biblias más comunes para reemplazar el nombre divino de Yahwéh con un título sustituto? A continuación se presenta la explicación que se encuentra en la Biblia de las Américas difundida por la Fundación Lockman:

Los nombres propios de Dios en el Antiguo Testamento: En las Escrituras, el nombre de Dios es más significativo y es comprensible. Es inconcebible pensar temas espirituales sin una denominación adecuada para la Deidad Suprema. Así, la el nombre más común de la deidad es Dios, una traducción del original Elohim. Uno de los títulos para Dios es Señor, una traducción de Adonai. Hay todavía otro nombre que es especialmente asignado a Dios como Su nombre especial o propio, es decir, las cuatro letras YHWH (Éxodo 3:14 e Isaías 42: 8). Este nombre no ha sido pronunciado por los judíos, por el temor de la gran santidad del nombre divino. Por lo tanto, ha sido traducido consistentemente como Señor. La única excepción a esta traducción de YHWH es cuando se produce en la proximidad inmediata de la palabra Señor, es decir, Adonai. En ese caso se traduce regularmente como Dios con el fin de evitar confusiones. Se sabe que desde hace muchos años YHWH se ha transcrito como el Señor, sin embargo, no hay completa seguridad asociada a esta pronunciación. (NVI © 1985 Holman Bible Publishers)”.

Cuando miro a esta explicación encuentro algunos problemas muy distintos. Los editores admiten que "el nombre de Dios es más significativo y comprensible", sin embargo, pasan a afirmar que han retirado Su "nombre especial o adecuado" en cada aparición a lo largo del Antiguo Testamento, sin excepción. Por otra parte, afirman que "el nombre más común para la deidad es Dios", sin embargo, Dios no es en absoluto un nombre, es un título que denota un ser divino y puede igualmente ser atribuido a la divinidad falsa, así como lo es a la verdadera. Incluso afirman que Dios es una traducción de Elohim.

Dios no se da como el nombre propio del Señor en la Escritura. Elohim es un título que se refiere a un ser divino y en el siguiente pasaje podemos ver que no era exclusivamente utilizado como referencia para el Señor.

Éxodo 12:12. 'Pues yo pasaré por la tierra de Egipto en esa noche, y heriré a todo el primogénito en la tierra de Egipto, tanto de hombres como de animales; y contra todos los dioses (elohim) de Egipto ejecutaré juicios -yo soy el Señor'.

Los traductores están claramente equivocados al afirmar que "el nombre más común para la deidad es Dios". Habrían estado más cerca de la verdad diciendo "el título más común para la deidad es Dios". Siempre que los escritores de las Escrituras querían declarar quien era Su Dios escribieron Su "nombre especial o propio" Yahwéh. Ellos hicieron esto con asombrosa coherencia porque Yahwéh aparece 6,828 veces en el Antiguo Testamento, con Yah que ocurre un adicional de 49 veces. A pesar de todo esto, los traductores han optado por suprimir totalmente los nombres de Yahweh y Yah de las Escrituras y se han basado únicamente en el siguiente argumento: "Este nombre no ha sido pronunciado por los judíos, por el temor de la gran santidad del nombre divino. Por lo tanto, se ha traducido consistentemente Señor".

¿Los traductores tienen algún mandamiento divino como su autoridad para retirar El nombre de Yahwéh de la Escritura? ¡No! Ellos basan esta muy profunda decisión totalmente en la tradición de los judíos. Fueron estos mismos judíos a quienes Yahshua dijo lo siguiente:

Marcos 7: 6-9. Y Él [Yahshúa] les dijo: "Con razón profetizó Isaías de vosotros, hipócritas, como
está escrito: "Este pueblo me honra con los labios, pero su corazón está lejos de mí. Pero en vano me honran, enseñando como doctrinas, mandamientos de hombres". Dejando el mandamiento de Dios, os aferráis a la tradición de los hombres". También les decía: "Bien invalidáis el mandamiento de Dios con el fin de mantener su tradición".

¿Cuál es el mandamiento de Yahwéh acerca del uso de Su nombre? No somos dejados sin conocimiento.

Éxodo 3:15. Además dijo Dios a Moisés: Así dirás a los hijos de Israel, Yahwéh Dios de vuestros padres ... me ha enviado a vosotros: este es mi nombre para siempre, y este es mi memorial por todos los siglos.

Deuteronomio 28: 58-60. "58 Si no cuidas de poner por obra todas las palabras de esta ley que están escritas en este libro, temiendo este nombre glorioso y terrible: YAHWÉH TU DIOS, 59 entonces Yahwéh aumentará prodigiosamente tus plagas y las plagas de tu descendencia, plagas grandes y permanentes, y enfermedades malignas y duraderas; 60 y traerá sobre ti todos los males de Egipto, delante de los cuales temiste, y no te dejarán".

I Crónicas 17:24. "Y que se establezca tu nombre y sea magnificado para siempre, para que se diga: 'Yahwéh de los ejércitos es el Dios de Israel, es Dios para Israel; y la casa de David, tu siervo es firme delante de ti'".

Salmos 29: 2. Dad a Yahwéh la gloria debida a su nombre; adorad a Yahwéh en la gloria de la santidad.

Salmos 72: 17-19. 17 Será su nombre para siempre, Se perpetuará su nombre mientras dure el sol. Benditas serán en él todas las naciones; Lo llamarán bienaventurado. 18 Bendito Yahwéh Dios, el Dios de Israel, El único que hace maravillas. 19 Bendito su nombre glorioso para siempre,

Salmos 83: 16-18. 16 Llena sus rostros de vergüenza, Para que busquen tu nombre, oh Yahwéh. 17 Sean afrentados y turbados para siempre. Sean confundidos, y perezcan. 18 Y conozcan que tu nombre es Yahwéh; El Altísimo sobre toda la tierra.

Salmos 105: 1-3. 1 Alabad a Yahwéh, invocad su Nombre; haced notorias sus obras en los pueblos. 2 Cantadle, decid salmos a él; hablad de todas sus maravillas. 3 Gloriaos en su Nombre santo; alégrese el corazón de los que buscan a Yahwéh.

Salmos 113: 3. Desde el nacimiento del sol hasta donde se pone el nombre de Yahwéh, sea alabado.

Oseas 12: 5. Mas Yahwéh es Dios de los ejércitos; Yahwéh es su nombre.

Zacarías 13: 9 Y meteré en el fuego a la tercera parte, y los fundiré como se funde la plata, y los probaré como se prueba el oro. Él invocará mi nombre, y yo le escucharé, y diré: Es mi pueblo; y él dirá: Yahwéh es mi Dios.

Estos son sólo algunos de los muchos miles de casos en los que el nombre de Yahwéh es mencionado a lo largo de las Escrituras. Se nos dice que este será Su nombre conmemorativo. Este nombre debe ser alabado. Este es el nombre al que Su pueblo ha de recurrir. Debemos atribuir a Yahwéh la gloria debida a Su nombre. Hemos de dar gracias al Señor en este nombre. Hemos de proclamar este nombre, honrarlo y temerlo. Este es el nombre que ha de perdurar para siempre.

¡Qué tragedia se ha producido con la eliminación de la Escritura de la revelación de su Nombre! El nombre de Yahwéh ha sido totalmente eliminado. Esto le lleva a uno a considerar las palabras de Jeremías:

Jeremías 23: 26-27. ¿Hasta cuándo estará esto en el corazón de los profetas que profetizan mentiras, y que son profetas de la impostura de su propio corazón, 27 los que piensan hacer que mi pueblo se olvide de mi nombre con sus sueños que cada uno cuenta a su prójimo, al modo que sus padres se olvidaron de mi nombre ?

En verdad, el cristianismo de hoy ha olvidado el nombre de Yahwéh. La mayoría sólo lo conocen por títulos y por las sustituciones que los traductores han colocado en las Escrituras que se utilizan en toda la cristiandad. No sólo han sido los editores NVI los que han seguido este patrón de eliminación del nombre del Señor de las Escrituras. Todas las traducciones inglesas más populares han hecho lo mismo. Su razonamiento no es más justo, ya que no han basado su decisión en el dicho de Yahwéh, sino en las tradiciones de los hombres.

Por dos razones, el Comité ha vuelto al uso más familiar [de la sustitución de YHWH, ya sea con el SEÑOR o DIOS] de la versión King James: (1) la palabra "Yahwéh" no representa con precisión ninguna forma del nombre que se utilizó en Hebreo; y (2) el uso de cualquier nombre propio para el único Dios era … descontinuado en el judaísmo antes de nuestra era y es totalmente inadecuado para la fe universal de la Iglesia cristiana (Biblia de las Américas).

Es una declaración audaz, "que el uso de cualquier nombre propio para el único Dios era … descontinuado en el judaísmo antes de nuestra era y es totalmente inadecuado para la fe universal de la Iglesia Cristiana". ¿Dónde está la Escritura que justifique tal afirmación? ¿Dónde se encuentra cualquier otra explicación, excepto que los judíos a través de sus tradiciones, no por mandamiento de Jehová, dejaron de usar Su nombre? ¿Cómo pueden afirmar de manera tan descarada que es "totalmente inadecuado" utilizar el nombre de Yahwéh? Si el Espíritu Santo inspiró las Escrituras y optó por tener ese nombre registrado casi siete mil veces, ¿cómo puede el hombre declarar que no es apropiado usar ese nombre?

La NIV Bible Study simplemente da la siguiente declaración con respecto a su práctica de substitución del nombre:

En lo que se refiere al nombre divino de YHWH, comúnmente conocido como el tetragrámaton, los traductores adoptaron el dispositivo que se utiliza en la mayoría de versiones en inglés, de traducir el nombre como "SEÑOR" en letras mayúsculas para distinguirlo de Adonai, otra palabra hebrea traducida "Señor", para lo cual se utilizan las letras pequeñas (NVI Biblia de Estudio © 1985 por The Zondervan Corporation).

Una declaración similar se realiza por los traductores de la Nueva Traducción Viviente:

Hemos traducido el tetragrama (YHWH) consistentemente como "el SEÑOR" utilizando un formulario con letras mayúsculas pequeñas que es común entre traducciones inglesas (La Biblia © 1996 por Tyndale House Charitable Trust).

Una vez más, no es citada ninguna orden divina para justificar esta práctica. Simplemente se indica que se ha seguido "la disposición se utiliza en la mayoría de las versiones en inglés".

Cuando uno emprende un trabajo tan importante como la producción de una copia de las Sagradas Escrituras, para ser leída por millones de personas, uno debe acercarse a la obra con la mayor integridad, buscando andar en estricta obediencia a la mente revelada del Padre. La toma de decisiones profundas, que dan lugar a la alteración de las Escrituras, sólo porque otros hombres lo han hecho, no es ninguna justificación en absoluto. Es el colmo de la audacia luego volver y decir que el uso del nombre divino, según lo registrado por hombres y profetas por la inspiración del Espíritu Santo, es totalmente inapropiado para la fe cristiana universal. Lo que es verdaderamente totalmente inapropiado, es hacer cambios al por mayor a las Escrituras y basar tales decisiones sobre la tradición y las invenciones de los hombres.

No está mal referirse a la divinidad por los títulos, pero no hay que olvidar los nombres verdaderos de Aquel a quien nos referimos. El discípulo Tomás conocía ciertamente al Mesías por Su nombre hebreo Yahshua, pero también lo llamó, "mi Señor y mi Dios" (Juan 20:28).

En el Antiguo Testamento se utiliza con mucha frecuencia el nombre de Yahwéh, pero Yahwéh era también conocido por los títulos El, Elohim y Adonai. Yahwéh no hizo ninguna prohibición en contra de referirse a Él con un título, pero sin duda no es adecuado sustituir Su nombre con títulos en todas las instancias a lo largo de las Escrituras, por que oculta Su nombre a multitudes, al igual que los editores de muchas de las traducciones de la Biblia más comunes hoy en día. Conocer el nombre de alguien es una marca de intimidad y los que son miembros del Reino de Dios deben conocer el nombre del Dios al que sirven.

Al entrar en el séptimo milenio, el día sábado de la Creación, el Señor llamará una Novia para Su Hijo. La novia debe conocer al Esposo, y al Padre del Novio, íntimamente. Sería muy conveniente que la novia viniera una vez más a la comprensión de los nombres divinos. Uno de los encuentros más íntimos entre Yahshua y Sus escogidos, se refiere a saber el nombre que Él les da a ellos. Este es un signo de la mayor intimidad. Nos encontramos con esto registrado en la Revelación 2:17, "El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias. Al que venciere, le daré a comer del maná escondido, y le daré una piedra blanca, y un nuevo nombre escrito en la piedra que nadie conoce sino aquel que lo recibe''.

La puesta en común de este nombre privado es una señal de gran amistad. Algunos recibirán un nombre que sólo se conocerá por sí mismos y por Dios, la Divinidad. Se trata de un símbolo especial denotando alguna faceta de su relación con Dios. En el otro extremo del espectro, nuestro Mesías dirá a los que nunca lo han conocido íntimamente, "Apartaos de mí, nunca os conocí" (Mateo 7:23).

Estoy convencido de que el Padre querría que me refiriera a Él a menudo por Su nombre, así como que usara el nombre de Yahshua cuando se refiere al Mesías, en lugar de Jesús, porque Yahshua transmite una mayor comprensión de la relación entre el Señor y Su Hijo. Yahshua literalmente significa salvación de Yah, y esto es Él. El nombre de Jesús es una prestación castellana de una traducción griega latinizada del nombre hebreo Yahshua. El hebreo Yahshua ha sido alterado, ya que se ha cambiado al griego, y luego al latín, y más tarde al castellano. Como Su nombre ha sido alterado ha llegado a carecer de cualquier parecido con el nombre Yahwéh al que está vinculado, y su significado se ha oscurecido.

De mis estudios he llegado a la conclusión de que Jesús tiene el mismo significado que Yahshua si uno entiende el griego antiguo y latín, pero pocos lo hacen hoy en día. Se puede determinar que la salvación de Yah es el significado del nombre del Hijo de Dios, mediante el examen de la siguiente escritura.

Mateo 1:21 "Y dará a luz un hijo, y llamarás su nombre Jesús [Iesous, (pronunciado en inglés: ee-ay-sooce) Strong 2424], porque es el que salvará [soosei, Strong 4982 - salvar] a su pueblo de sus pecados".

No soy un gran estudioso de las lenguas y la historia antigua, y estoy a la merced de la investigación de otros cuando se trata de determinar la historia de ciertos hechos u orígenes de los nombres. Lo que he encontrado en mi búsqueda es que una forma de Yah en el idioma griego fue Iah, (Pronunciado Ee-yah). Por otra parte, la palabra para "salvar" en griego es "soosei". La combinación de estas dos palabras bien podrían conducir al nombre griego latinizado Iesous (pronunciado eeay-sooce) de la cual obtenemos Jesús.

Muchos están afirmando hoy que el SUS en el nombre de Jesús es en realidad una representación del nombre de Zeus, o que Jesús es una forma del nombre de Isis o algún otro dios pagano, pero he sido incapaz de probar estas acusaciones. El argumento de algunos estamentos es que, al tratar de hacer el cristianismo más atractivo para la gente del Imperio Romano, un nombre pagano le fue dado al Mesías. Parece probable, sin embargo, que si este hubiera sido el caso no habría habido una amplia protesta entre los santos, y este error muy atroz haría han sido bien documentado. No he encontrado nada en los escritos de los líderes de la Iglesia para indicar que esto tuvo lugar. Parece más plausible Iesous era traducción legítima del nombre hebreo Yahshua y que a la gente del Imperio Romano habría tenido un significado similar al de la salvación de Yah (llamarás su nombre Iesous porque él soosei a su pueblo de sus pecados).

Creer que el nombre de Jesús se deriva del nombre de una deidad pagana parece dudoso, pero hay razones por las que prefiero utilizar el nombre de Yahshua. Sabiendo que en Hebreo el Mesías fue llamado Yahshua, y sabiendo que hay un gran significado en Su nombre, deseo que estas cosas sean reconocidas. Al traducir al inglés las Escrituras, no hay ninguna razón para preservar las representaciones griegas latinizadas de las palabras que estaban originalmente en hebreo. Es mucho más preciso volver al hebreo y hacer una traducción a partir de ahí.

¿Por qué debemos poner mayor énfasis en el nombre que los ciudadanos del Imperio Romano utilizaban cuando hablaban del Mesías, que en el nombre por el que realmente fue conocido entre su la familia, los discípulos, y otros que lo conocieron y se reunieron con Él? Yahshua dijo que el Padre le había enviado a las ovejas perdidas de la casa de Israel, no a las naciones gentiles (Mateo 15:24), por lo que él habría sido conocido toda Su vida por Su nombre hebreo. El Mesías era nacido del pueblo hebreo y sus raíces hebreas no deben quedar ocultas, sino más bien aclaradas.

He mirado las Escrituras, lo cierto es que Yahshua nunca fue conocido por aquellos entre los que caminó por el nombre de Jesús. No hay letra J en el idioma hebreo. Allí no había tal letra en la antigüedad, ni existe hoy en día. El Diccionario de Griego y Hebreo de Strong dice que el nombre griego latinizado Iesous, del cual obtenemos Jesús, era derivado del nombre hebreo que conocemos como Joshua (Josué). El líder de Israel que llevó al pueblo a su tierra prometida era de hecho un tipo de Yahshua el Mesías, y en el tiempo en que Yahshua vivió otros habrían reconocido el nombre del Mesías como el mismo que el del héroe del Antiguo Testamento. Yahshua (Joshua, Josué) era un nombre común en el día en el que apareció el Mesías. Ahí están registrados en las Escrituras otros que compartían el mismo nombre. En la genealogía de Yahshua, otro del mismo nombre también se menciona, aunque la mayoría de las traducciones lo registran diferentemente.

Lucas 3:29. hijo de Joshua [griego Iesous, hebreo Yahshua], el hijo de Eliezer, hijo de
Jorim, hijo de Matat, hijo de Leví …

Además, Yahshua el Mesías a menudo tenía denominaciones añadidas a Su nombre para identificar qué era Yahshua. Se le conocía como "Yahshua el Cristo o Mesías", "Yahshua de Nazaret", "el Mesías Yahshua de Nazaret", etc … Esto era para identificar a qué Yahshua se hacía referencia.

Una pregunta para la que no he sido capaz de llegar a una respuesta satisfactoria es "¿Por qué los traductores vierten el griego Iesous como Jesús, en algunos casos, y como Josué, José, u otras representaciones en otros lugares? "Si los traductores sabían que el Mesías compartía el mismo nombre que el líder de Israel que llevó al pueblo a la tierra prometida, entonces ¿por qué no hicieron con los dos nombres lo mismo? Sería mucho más auténtico si la iglesia de habla inglesa conocía al Mesías por el nombre Joshua, porque Joshua es el anglicismo del hebreo Yahshua. Es evidente que los traductores entendieron esto. Basta con mirar un par de Nuevos Testamentos para discernir este hecho.

Lucas 3:29. hijo de Joshua [Strong 2424 Iesous] (NAS)

Hechos 7:45. Y después de haberlo recibido a su vez nuestros padres, lo introdujeron con Josué [Strong 2424 Iesous] al tomar posesión de las naciones que Dios arrojó de delante de nuestros padres, hasta el tiempo de David. (NAS)

Hebreos 4: 8. Porque si Josué [Strong 2424 Iesous] les hubiera dado el reposo, Dios no habría hablado de otro día después de ese. (NAS)

Esta palabra, Strong 2424 Iesous, es el mismo nombre que se traduce como Jesús casi en cualquier otro lugar en el Nuevo Testamento. Si los traductores sabían que Jesús tenía el mismo nombre que el líder hebreo, que conocemos como Joshua, entonces ¿por qué no tradujeron los dos nombres de la misma manera? La manera bíblica bastante indiscriminada de elegir el modo de traducir los nombres ha llevado a oscurecer los vínculos entre aquellos que sirven como tipos y antitipos uno de otro.

Para abordar el nombre de Yahshua desde otra perspectiva, se dice que Yahshua vendría en el nombre de Yahwéh. Examinemos lo que esto significa.

Juan 12: 12-13. Al día siguiente, la gran multitud que había venido a la fiesta, al oír que Yahshua venía a Jerusalén, tomaron ramas de palma de los árboles, y se fueron a su encuentro, y comenzaron a gritar: "¡Hosanna! ¡Bendito el que viene en el nombre de Yahwéh, el Rey de Israel".

Por supuesto, todas nuestras traducciones inglesas (castellanas) populares dicen: "Bendito el que viene en el Nombre del Señor", pero esta escritura en Juan es en realidad un cumplimiento directo de Salmos 118: 26.

Salmos 118: 26. Bendito el que viene en el nombre de Yahwéh; os bendecimos desde la casa de Yahwéh.

¿Qué significa venir en el nombre de Yahwéh? En un nivel, sin duda significa que Yahshua vino en la autoridad de Yahwéh. En otro nivel también indica que Él que vino lleva el nombre de Yahwéh. Como ya hemos indicado, Yah es una forma del nombre Yahwéh que se produce 49 veces en el Antiguo Testamento. Yahshua ha cumplió esta Escritura viniendo en la autoridad de Yahwéh y también por que llevaba Su nombre como parte del suyo propio.

El apóstol Pablo era un fariseo, muy versado en las Escrituras. Cuando habló lo siguiente, él estaba citando las Escrituras que él conocía tan bien.

Romanos 10:13. porque "todo aquel que invocare el nombre del Señor, será salvo". (NAS)

¿Qué Escritura estaba Pablo citando?

Joel 2:32. "Y sucederá que todo aquel que invoque el nombre de Yahwéh será salvo; porque en el monte de Sion y en Jerusalén habrá liberación, como Yahwéh ha dicho, incluso entre el remanente estarán los cuales Yahwéh llama".

Cuando Pablo dijo que "todo aquel que invocare el nombre de Yahwéh, será salvo", a quien se estaba refiriendo? Si nos fijamos sólo unos pocos versículos más abajo vemos que es al Mesías, o Cristo.

Romanos 10:17. Así que la fe es por el oír, y el oír por la palabra de Cristo.

A medida que el mensaje de Cristo, o el Mesías, se predica entonces la gente es capaz de invocar su nombre y ser salvada. Se nos dice además que "no hay salvación en ningún otro nombre" (Hechos 4:12), sin embargo, cuando Joel escribe proféticamente acerca próximos días afirma, "Y sucederá que todo aquel que invoque el nombre de Jehová será salvo".

Cuando nosotros relacionamos estos versos juntos podemos determinar que el Mesías, efectivamente, comparte el mismo nombre que el Padre. El Padre es el Señor, o Yah, y el hijo es Yahshua, literalmente la salvación de Yah. Cuando las personas invocan el nombre de Yahshua no sólo están diciendo el nombre del Padre, sino que están proclamando que el hijo es la salvación del Padre.

Por otra parte, se nos dice que Juan el Bautista vino como un cumplimiento de la Escritura de que Elías precedería a la venida de Yahshua. Esta profecía se registró en Malaquías. ¿Quién dijo Malaquías que seguiría a Elías? La Traducción Literal de Young traslada esto de esta manera:

Malaquías 4: 5. He aquí, yo envío a el profeta Elías, antes que venga el día de [Yahwéh], grande y temible. (Traducción Literal de Young)

Es notable observar que Juan vino en el espíritu de Elías, para anunciar a los judíos la venida de Su Mesías. Elías literalmente significa "Yah es Dios". Este fue el mensaje que Juan proclamaba. Identificó a Yahshua como el Hijo de Dios, el Mesías.

Así como el Padre y el Hijo eran uno en esencia, también compartían el mismo nombre. Yahshua dejó este hecho bastante evidente cuando dijo: "Antes que Abraham fuese, yo soy" (Juan 8:58). Haciendo esta declaración, todos los judíos sabían que Yahshua estaba proclamando que Él y el Padre eran uno, porque Él estaba citando la revelación de Yahwéh a Moisés.

Éxodo 3:14. Y Dios dijo a Moisés: "YO SOY EL QUE SOY"; y dijo: "Así dirás a la hijos de Israel: YO SOY me ha enviado a vosotros".

En muchos sentidos Yahshua proclamó que Él y el Padre eran uno. Yahshua Mismo proclamó ser la roca (Mateo 16:18, 1ª Corintios 10: 4), y en Isaías 44: 8 Yahwéh anuncia que es la roca. Yahshua proclamó que Él mismo era el Alfa y Omega, el principio y el fin (Apocalipsis 1: 8), y en el Antiguo Testamento lo mismo es hablado de Yahwéh (Isaías 44: 6, Isaías 48:12). Si compartían los mismos títulos y descripciones, ¿no compartirían también el mismo nombre?

De hecho, parece que hay más en este anuncio de que Yahshua vino en el nombre del Padre, que una referencia al hecho de que Él vino en la autoridad del Padre. Él realmente comparte el nombre del Padre.

Juan 12: 12-13. Al día siguiente, la gran multitud que había venido a la fiesta, al oír que Yahshua venía a Jerusalén, tomaron las ramas de los árboles de palma, y se fueron a su encuentro, y comenzaron a gritar: "¡Hosanna! ¡Bendito el que viene en el nombre del Yahwéh, el Rey de Israel".


Estoy convencido de que es la voluntad del Padre para que Su nombre sea conocido. Se dice que los cielos recibirían a Yahshua hasta el tiempo de la Restauración de Todas las Cosas (Hechos 3:21). ¿No es apropiado que Su nombre se deba restaurar antes de Su regreso? ¿No debería ser el
nombre del Padre, también restaurado? Estoy viendo muchos, que no habían conocido los nombres de Yahwéh y Yahshua, llegar a conocer estos nombres y utilizarlos. Esto no es algo organizado por el hombre, sino que es una obra soberana del Espíritu Santo.

La sustitución y posterior olvido de la memoria del nombre de Dios es un gran tragedia y es al menos parcialmente atribuible a los hombres que eligen sus tradiciones sobre la voluntad de Yahwéh. En mi propia vida estoy convencido de que tengo que elegir la voluntad del Padre sobre las tradiciones de los hombres. Si el Espíritu Santo consideró importante registrar el nombre de Yahwéh para la humanidad, entonces llego a la conclusión de que es a la vez significativo e importante.

Para aquellos que llaman al Salvador por el nombre de Jesús, no encuentro ninguna razón para condenar esta práctica. Como maestro de la Iglesia de Yahshua busco impartir la comprensión de los misterios ocultos en las Escrituras. Es mi convicción que el Espíritu de Jehová quisiera que yo usara el nombre de Yahshua en estos escritos para facilitar la comprensión, no para tirar piedras a aquellos que utilizan otro nombre.

Confío en que esto servirá como una explicación adecuada del uso de los nombres divinos en todo este libro, y en otros escritos de este autor.

Vídeo relacionado confirmatorio:

El Nombre - Ministerio Pasión por la Verdad

No hay comentarios:

Publicar un comentario