TRADUCTOR-TRANSLATE

ENTRAR EN EL REPOSO DE DIOS (Hebreos IV), Stephen E. Jones


Capítulo 4
Hebreos 4:
Entrar en el reposo de Dios


Los versos finales de Hebreos 3 nos introdujeron a la idea de que no todo creyente es un vencedor. Se da el ejemplo de la Iglesia en el desierto bajo Moisés. Estos israelitas tuvieron suficiente fe para aceptar el Cordero de Pascua, pero que no tuvieron suficiente fe para escuchar la voz de Dios en el Sinaí (Pentecostés) o para entrar en la Tierra Prometida en Tabernáculos después que los doce espías dieron su informe.

Como he señalado, no se trata de la salvación. Eran verdaderos creyentes que habían sido cubiertos por la sangre del Cordero. Pero se trataba de verdaderos creyentes que murieron en el desierto sin recibir la promesa. Y, como Hebreos 4 señala, el problema era fe insuficiente. El autor de Hebreos usa el ejemplo de Israel como una exhortación y advertencia a la Iglesia del Nuevo Testamento, para que no siguieran su ejemplo. Hebreos 4: 1 dice,

1 Por lo tanto temamos, no sea que permaneciendo aún la promesa de entrar en su reposo, alguno de vosotros parezca no haberlo alcanzado.

Es común ver el viaje bíblico de Israel como una alegoría y sin embargo entender mal el simbolismo. Hay dos niveles de significado en esta alegoría: personal y corporativo. En la aplicación personal, "Egipto" representa el pecado que nos mantiene en cautiverio. Pablo habla de esto en Rom. 6:20, que dice: "cuando erais esclavos del pecado". El pecado es personificado como un amo duro, al igual que los egipcios hicieron a Israel (Éxodo 1:11).

Cuando creímos en Cristo, sin embargo, el efecto de la Pascua en nuestras vidas fue para liberarnos de este Egipto-Pecado, porque fue el día de la Pascua cuando Israel fue liberado de la esclavitud de Egipto. La Pascua no sólo hizo "creyentes" a los israelitas individuales, sino que la Pascua también creó la Iglesia en el desierto (como una unidad corporativa, una nación compuesta de individuos). Fue una "Iglesia de la Pascua", porque fue creada el día de Pascua.

A partir de ahí, Israel fue bautizado en el Mar Rojo (1 Cor. 10: 1, 2) y luego fueron al monte Sinaí para recibir la Ley en el día que se conoció como la fiesta de Pentecostés. Aquí Israel se negó a escuchar la voz de Dios, como hemos visto en Hebreos 3, y este fracaso aseguró que Israel seguiría siendo una Iglesia al nivel de la Pascua. No sería hasta Hechos 2 que se formó al nivel de la Iglesia de Pentecostés. Fue, de nuevo, una iglesia corporativa o nación compuesta de individuos.

Pero incluso la Iglesia bajo Pentecostés no fue el final de la Iglesia que Cristo se estaba formando. Había una tercera fiesta (Tabernáculos), que incluso la Iglesia Pentecostal no podría alcanzar durante la era de Pentecostés. Estaba reservada para nuestro tiempo después del final de la era de Pentecostés. Los que alcanzan a este tercer nivel de fe, éstos son los vencedores, que heredarán la Primera Resurrección para reinar con Cristo durante la Edad de Tabernáculos por venir.

Por lo tanto, la "tierra prometida" no es el cielo, sino "las promesas de Dios" que se han dado desde el principio. A nivel individual, es la promesa de la vida en la edad, llamada en el Nuevo Testamento, Zoe aionianAquellos que alcanzan esta promesa se les dará la inmortalidad en la Primera Resurrección y no tendrán que esperar a la Resurrección General como el resto de los creyentes. El hecho de que habrá creyentes en esa Segunda Resurrección o Resurrección General, se hace evidente al comparar Rev. 20: 4-6 con Juan 5:2829.

Juan dijo en Apocalipsis 20 que la Primera Resurrección se limita a los llamados a ser "sacerdotes de Dios y de Cristo". No hay rebeldes en la Primera Resurrección. Jesús habló de la Segunda Resurrección en Juan 5:2829, donde todos se levantarían -algunos para vida (la inmortalidad), y otros para juicio. El hecho de que algunos se les daría la vida en el momento en que otros serían juzgados, muestra claramente que se estaba hablando de la Segunda Resurrección, en el momento del juicio del Gran Trono Blanco. Esto significa que habrá creyentes levantados en la Segunda Resurrección. Y esto, a su vez, significa que la Primera Resurrección incluye solamente a creyentes, pero no todos los creyentes, solo los vencedores.

Y así Hebreos 4: 1 exhorta a los creyentes a seguir el ejemplo de Caleb y Josué, en lugar del de la Iglesia israelita. Es bastante posible que los creyentes no estén a la altura de entrar en la "Tierra Prometida". Pero esto no significa que vayan a "ir al infierno". La Tierra Prometida no es el Cielo, en contraposición al infierno; la tierra prometida es el cumplimiento de la fiesta de los Tabernáculos. Este es el verdadero objetivo de la vida cristiana.

Al igual que la Pascua es para nuestra justificación, y Pentecostés para nuestra santificación, Tabernáculos lo es para nuestra glorificación. Pascua es la salvación de nuestro espíritu; Pentecostés es la salvación de nuestra alma (mente); y Tabernáculos es la salvación de nuestro cuerpo. Este fue el pensamiento de Pablo, como lo escribió en 1 Tes. 5:23,

23 Y el mismo Dios de paz os santifique por completo; y todo vuestro ser, espíritu, alma y cuerpo, sea guardado irreprensible para la venida de nuestro Señor Jesucristo.

La glorificación del cuerpo no significa que nuestro cuerpo actual será glorificado. Más bien, Pablo habla de dos cuerpos, uno terrenal y otro celestial (2 Cor. 5: 1). Pablo no responde a la pregunta retórica en 1 Cor. 15:35, "¿Y con qué cuerpo vendrán?" En su lugar, se centra en el hecho de la resurrección y los diversos tipos de gloria que recibirán las personas, dependiendo de su llamado y su fidelidad. Sin embargo, se nos da el ejemplo del cuerpo de Jesús después de Su resurrección. Era el mismo, pero diferente. Nadie lo reconoció después de Su resurrección hasta que Él hizo o dijo algo. Sin embargo, el cuerpo con el que apareció en la Tierra era ciertamente de "carne y huesos" (Lucas 24:39). Él salió de su forma para probar que Él no era un espíritu, pero fue hasta que desapareció, por supuesto. Ese cuerpo glorificado tiene autoridad en el Cielo y en la Tierra y por lo tanto tiene la capacidad de ser de carne y hueso en un momento y espíritu en el siguiente.

Esta es la promesa de los Tabernáculos que Hebreos 4: 1 nos exhorta a alcanzar. La Tierra Prometida es de tierra. Así somos nosotros, de tierra. La Tierra Prometida no es el Cielo allá arriba, sino el Cielo en la Tierra. Los cuerpos de los Hijos Manifestados de Dios van a mostrar a Cristo al resto de la humanidad, creyentes y no creyentes. Los creyentes recibirán un incentivo adicional que les empuje a recibir la promesa completa de Dios para la próxima resurrección. Los incrédulos "vendrán a Sión" para aprender de Sus caminos, así (Isaías 2: 3). Durante la Edad de los Tabernáculos, la mayoría de las naciones de la Tierra llegarán a conocer a Cristo, porque Él gobernará todas las naciones con "vara de hierro" (Rev. 2:27); es decir, su vara o cetro, será irrompible.

2 Porque de hecho hemos tenido buenas noticias [evangelio] predicado a nosotros, como también a ellos; pero la palabra que ellos oyeron no les aprovechó por no ir acompañada por la fe en los que oyeron.

La primera cosa a tener en cuenta es que el Evangelio, es decir, "una buena noticia" no comenzó con el Nuevo Testamento, fue predicado a los hijos de Israel también. Cualquier palabra de Dios es el Evangelio, ya sea velado o abiertamente predicado con comprensión. El evangelio de la cruz fue predicado a Israel por medio del Cordero Pascual y sus ceremonias específicas. Aunque la gente no entendía el significado profético de sus acciones, se requería una cierta cantidad de fe adicional para ser obedientes.

El versículo 2 anterior no debe entenderse en el sentido de que los israelitas no tenían fe en absoluto. Ciertamente, todos ellos tuvieron suficiente fe para salir de Egipto. El versículo anterior no se centra sobre su salida de Egipto, sino en su audición de la voz de Dios en Pentecostés (Monte Sinaí). Ahí es donde "escucharon" la voz de Dios que les daba los Diez Mandamientos. Pero oírla no les aprovechó, porque carecían de la fe para acercarse a Dios y seguir escuchando su voz. La fe viene por el oír, dice Pablo en Rom. 10:17. Las personas se negaron a escuchar, prefiriendo que Moisés escuchara a Dios y luego les dijera a ellos lo que Dios le había dicho.

Moisés hizo decir a Israel lo que Dios había dicho, pero no produjo fe en ellos, porque quisieron escuchar a un hombre, en lugar de a Dios mismo. Incluso carecían de la capacidad de escuchar la voz de Dios a través de Moisés, lo que habría producido la fe. Parecería que sólo unos pocos como Caleb y Josué tenían la capacidad de escuchar a Dios a través de Moisés.

La exhortación para nosotros hoy está la basada en los mismos hechos. La Iglesia bajo Pentecostés de Hechos 2 hasta la actualidad ha experimentado los mismos problemas que Israel en el desierto bajo Moisés. Los hombres a menudo han carecido de la capacidad de escuchar a Dios por sí mismos y por lo tanto han preferido escuchar a Dios a través de los hombres. Esto podría haber funcionado, si el pueblo hubiera tenido la capacidad de escuchar a Dios a través del hombre, en vez de querer escuchar los hombres. Pero este no era el caso a menudo. Peor aún, a menudo eligieron líderes que estaban igual que ellos, que carecían de la capacidad para escuchar a Dios.

A medida que pasaba el tiempo, muchos líderes de la Iglesia desalentaron a sus congregaciones para que no trataran de aprender a escuchar a Dios por sí mismos, por temor a que la gente pronto "escuchara" algo contrario a la palabra o la opinión del líder. Sin amor, los cristianos no pueden caminar juntos frente a los desacuerdos doctrinales. Pero en lugar de formar a los cristianos en el amor, era más fácil entrenarlos en el miedo, por lo que las congregaciones se mantenían unidas por miedo, en lugar de por amor.

Para resumir Hebreos 4: 2, Israel se negó a escuchar a Dios (Ex. 20: 18-21). Puesto que la fe es por el oír, el resultado de su negativa fue fe insuficiente para entrar en la Tierra Prometida al año siguiente. Tener a Moisés para decirles lo que Dios decía no podía sustituir a escuchar a Dios, directa o indirectamente. Por lo que no estuvieron a la altura de la promesa (v. 1) porque la palabra no iba acompañada con fe, en los que oyeron en la base del Monte Sinaí.

3 Pero los que hemos creído entramos en el reposo, de la manera que dijo: "Como juré en mi ira: No entrarán en mi reposo", aunque las obras estaban acabadas desde la fundación del mundo.

Se asume en todas partes en el Nuevo Testamento que los creyentes serían capaces de escuchar la voz de Dios y seguir la dirección del Espíritu. Esta es la esencia de la vida cristiana una vez que él o ella han sido justificados por la fe. Mientras que Israel se había negado a escuchar en ese Pentecostés del Sinaí, los discípulos fueron al Aposento Alto para oír su voz en Hechos 2. Los discípulos tuvieron éxito donde Israel había fracasado.

Por lo tanto, se supone que todo el mundo sería un verdadero Pentecostal en esos días. Se suponía que todo el mundo al menos se esforzase por seguir el ejemplo de Caleb y Josué. Se suponía que todo el mundo había logrado vencer el Monte Sinaí y estaba en camino hacia la Tierra Prometida para cumplir con la fiesta de los Tabernáculos.

La última parte del versículo 3 se conecta con los versículos 4 y 5. De hecho, los versículos 4 y 5 explican la última parte del versículo 3:

3 ... aunque las obras suyas estaban acabadas desde la fundación del mundo. 4 Porque en cierto lugar ha dicho así del séptimo día: Y reposó Dios de todas sus obras en el séptimo día. 5 y otra vez en este pasaje: "No entrarán mi reposo".

Es obvio que entrar en el reposo de Dios es el equivalente de entrar en la Tierra Prometida. ¿Cómo fue este reposo de Dios?

La idea de reposo es por la Ley de los Días de Reposo, que a su vez se basa en el patrón del reposo de Dios en el séptimo día de la Creación (Génesis 2: 23). Pero la Ley expone aún más esta idea, por ello se establecen tres niveles de descanso, cada una basada en un tipo diferente de reposo:

El primer sábado era el séptimo día y era para el hombre y la bestia.

El segundo día de reposo era el reposo de la tierra del séptimo año, que también dejaba todas las deudas en suspenso durante ese año. En otras palabras, nadie tenía que pagar las deudas durante ese año, debido, al menos en teoría, a que no tenían ingresos por la tierra. Porque forzar a la gente a seguir haciendo los pagos de la deuda, sería normalmente obligar a la gente a sembrar y cosechar la tierra con el fin de realizar sus pagos programados.

El tercer y último día de reposo era el Jubileo, que se producía después de siete días de reposo de la tierra, o 49 años. Este último sábado cancelaba toda la deuda restante, y la herencia de cada familia volvía a ella si se había vendido en los años anteriores (Lev. 25: 10-13). La trompeta del Jubileo, se tocaba en el décimo día del séptimo mes del calendario hebreo. Este era el Día de la Expiación (Lev. 25: 9). Debido a que el año civil, comenzaba el primer día del séptimo mes (septiembre), el Jubileo comenzaba en realidad en el décimo día del nuevo año. La trompeta del Jubileo, se tocaba después que habían pasado 49 años, pero en realidad se hacía a los diez días del año cincuenta. Todo el año cincuenta era un año de reposo, además del anterior (49º) año. El Día de la Expiación era un día de ayuno y arrepentimiento (Lev. 23: 27-32), pero el jubileo era un tiempo de regocijo ("júbilo"). La aparente contradicción se explica por los acontecimientos que el día estaba destinado a conmemorar. Los doce espías dieron su informe en ese día, trayendo las primeras uvas maduras (Núm. 13:20). Se suponía que iban a recomendar que los israelitas se preparan para regresar a su herencia (Canaán), porque era el 50º Jubileo -diez días en el año 2450 a partir de Adán. Pero diez de los espías dieron un mal informe (Num. 13:32), por lo que, en esencia, este Jubileo se convirtió en un día de expiación. Así que la gente tenía que arrepentirse cada año en este día, en conmemoración de su negativa a entrar en la Tierra Prometida.

Si Israel hubiera entrado en la Tierra Prometida en este Jubileo designado, su calendario a partir de entonces habría estado alineado con el calendario del Jubileo de la Creación. Es decir, habrían marcado un año de reposo de la tierra siete años después de entrar en la Tierra. Y su primer jubileo en la Tierra Prometida se habría alineado con el 51ª jubileo de Adán. Pero en cambio, entraron en Canaán 38½ años más tarde, por lo que sus años de descanso y los Jubileos no se alinearon correctamente con el calendario del Jubileo de la Creación. En otras palabras, a partir de su entrada en Canaán hasta el cautiverio, su sistema de Jubileo era un sistema alternativo de Jubileo. Era un calendario delimitado en incrementos de siete años, con un año de descanso adicional en los 50º años. Sin embargo, su cuenta de años no empezó en el 50º jubileo que se basaba en reposo de Dios tras la Creación.

Por lo tanto, Dios dice en Hebreos 4: 5 : "No entrarán en mi reposo". El Reposo de Dios es el Jubileo. Es el más alto de los tres descansos de Shabat y el más importante, ya que representa la cancelación de toda la deuda (es decir, la responsabilidad por el pecado). Los versículos 6-9 dicen,

6 Por tanto, puesto que falta que algunos entren en él, y aquellos a quienes primero les fue anunciada la buena nueva no entraron por causa de desobediencia, 7 Él otra vez fija un día, "Hoy", diciendo a través de David después de mucho tiempo, como se ha dicho antes, "Si oís hoy su voz, no endurezcáis vuestros corazones". 8 Porque si Josué [es decir, Jesús o Yeshua] les hubiera dado el reposo, Dios no habría hablado de otro día después de eso. 9 Por tanto, sigue quedando un reposo para el pueblo de Dios.

El descanso del sábado que aún nos queda es el Jubileo, que, en cierto modo, es el día de la preparación para la fiesta de los Tabernáculos. Esos tres días de reposo se superponen a los tres días de fiesta principales: Pascua, Pentecostés y Tabernáculos. Cuando el hombre es justificado por la fe en la sangre del Cordero (Pascua), se entra en el primer nivel de "reposo" de Dios. Cuando uno se llena con el Espíritu (Pentecostés), se entra en el segundo nivel de "reposo" de Dios. Cuando recibimos el cuerpo inmortal glorificado, dejando nuestra antigua herencia para vivir en una "cabaña" hecha de ramas vivas, entramos en el nivel tres del reposo de Dios. Este es el nivel de descanso que Dios pensó para nosotros desde el principio.

Históricamente hablando, cuando vemos la progresión del Reino en una línea de tiempo, funciona así: Israel nunca guardó un Jubileo de reposo o un reposo de la tierra antes de la época de Esdras. Cada año en que se perdió se le debía a Dios un año, como deuda de pecado. Por el 38º año de David, Israel debía a Dios 62 años de descanso y 8 Jubileos, o un total de 70 años. Dios entonces hizo embargar la deuda.

En primer lugar, David numeró al pueblo sin recoger el dinero de la expiación, el medio siclo (2 Sam 24Ex. 30: 11-13), al eliminar la protección de que gozaban cuando Moisés había recogido el dinero de la expiación durante el censo anterior en el desierto. En el tiempo de David, entonces, 70.000 hombres de Israel murieron en la plaga -un millar por cada año de descanso que Israel debía a Dios.

Al parecer, las personas todavía no aprendieron la lección, porque su deuda temporal volvió a crecer a 70 años en el momento de la cautividad de Babilonia. Dios entonces los envió al cautiverio durante 70 años específicamente porque se habían negado a guardar sus días de reposo. 2 Crón. 36:21 nos dice esto:

21 para cumplir la palabra de Jehová por boca de Jeremías, hasta que la tierra hubo gozado de reposo. Todo el tiempo de su asolamiento reposó, hasta que los setenta años fueron cumplidos.

No se nos dice si guardaban sus sábados semanales o no, sino el tiempo-deuda acumulado a causa de su negativa a mantener sus reposos de tierra y jubileos. Cuando las personas fueron llevadas a Babilonia debían a Dios setenta años, como he explicado en el capítulo siete de mi libro, Secretos del Tiempo (en castellano: http://josemariaarmesto.blogspot.com.es/2015/10/libro-secretos-del-tiempo-traduccion.html).

Cuando el pueblo volvió de la cautividad de Babilonia, comenzaron a guardar sus años de descanso de la tierra, como demuestra la historia. Pero aún así, se negaron a mantener sus jubileos, que muestra la verdad de Hebreos 4: 9, "Por tanto, queda un reposo para el pueblo de Dios" . Es el Jubileo (y la fiesta de los Tabernáculos) que aún no se ha cumplido.

El cumplimiento de este "descanso" o día de reposo se explica en Hebreos 4:10 y 11,

10 Porque el que ha entrado en su reposo, también ha reposado de sus obras, como Dios de las suyas.

Este verso resume las enseñanzas de Isaías sobre el Día de la Expiación y el Jubileo. Isaías 58 habla de "el ayuno que yo he elegido" (el ayuno en el Día de la Expiación), que muestra la intención de Dios en esto. No es que Dios está interesado en que no se coma ningún alimento en ese día, ni qué a Dios le encante que las personas vistan de cilicio y ceniza. Él nos dice en Isaías 58: 6 que la intención de Dios con el Día de la Expiación es el Jubileo:

6 ¿No es éste el ayuno que yo escogí, desatar las ligaduras de impiedad, soltar las coyundas del yugo, y dejar ir libres a los oprimidos, y romper todo yugo?

En los versículos 13 y 14, el profeta va a decirnos el propósito superior y el significado de un día de reposo:

13 Si por causa del día de reposo retrajeres tu pie para no hacer tu propia voluntad en mi día santo, y llamas al día de reposo delicia, al día santo del Señor honorable, y lo honrares, desistiendo de sus propios caminos, no buscando tu voluntad, ni hablando tus propias palabras, 14 entonces, te deleitarás en el Señor, y yo te haré subir sobre las alturas de la tierra; y yo te daré a comer la heredad de Jacob tu padre; porque la boca del Señor lo ha hablado.

En el primer nivel de reposo, uno podría descansar físicamente y estudiar la Palabra de Dios. En un segundo nivel de reposo, se podría empezar a aprender a cesar de sus obras, así como Jesús Cristo no hizo nada por sí mismo, sino sólo lo que vio a Su Padre hacer. Del mismo modo, no habló Sus propias palabras, sino dijo sólo las palabras del Padre. Juan 8:2829 dice,

28 … No hago nada por mi propia cuenta, sino que hablo estas cosas como el Padre me enseñó. 29 Porque el que me envió está conmigo; Él no me ha dejado solo, porque yo hago siempre lo que le agrada.

Una vez más, en Juan 12:49 y 50 Jesús dice:

49 Porque yo no he hablado por mi propia cuenta, sino que el Padre mismo que me ha enviado me ha dado mandamiento, qué decir y qué hablar. 50 Y sé que su mandamiento es vida eterna; por lo tanto, las cosas que hablo, las hablo como el Padre me las ha dicho.

En Juan 14:10, Jesús dice de nuevo,

10 ... Las palabras que yo os hablo, no las hablo por mi propia cuenta, sino que el Padre que mora en mí, él hace las obras.

Una vez más, Jesús dijo en Juan 9: 4, "es necesario hacer las obras del que me envió, siempre y cuando es de día".

Todo lo que Jesús hizo o dijo no era de Sí mismo. Había entrado en ese "reposo" que aún quedaba para el pueblo de Dios. El día de reposo que mantuvo fue la forma más elevada de reposo que Dios quería para el hombre desde el principio. Es cesar de las propias obras, y desistir de hablar de las propias palabras. Es hacer sólo lo que hace el Padre y hablar sólo las palabras del Padre. Ese es el reposo del Jubileo de Hebreos 4:10. A través de Pentecostés, la experiencia de reposo de segundo nivel, empezamos a aprender cómo hacer esto por la dirección del Espíritu Santo. Sin embargo, Pentecostés es una fiesta con levadura que requiere el fuego para que sea una ofrenda agradable a Dios. Es un tiempo de entrenamiento en el desierto, un tiempo de crecimiento para llegar a la madurez. Es sólo cuando se llega a la experiencia de los Tabernáculos que hacemos esto constantemente sin interrupciones carnales.

Volviendo a Hebreos 4:11, leemos,

11 Por tanto, seamos diligentes para entrar en aquel reposo, para que ninguno caiga en semejante ejemplo de desobediencia.

El "ejemplo de desobediencia" aquí es el día en que Israel se negó a entrar en la Tierra Prometida, cuando los doce espías dieron sus informes. Fue el día en que Israel como nación se negó a entrar en el reposo de Dios, el Jubileo y la fiesta de los Tabernáculos. Y así, encontramos que Dios no les dejaría entrar en Su reposo, y 38 años más tarde, Dios les dijo que entraran en Canaán en el momento de la Pascua, en lugar de en los Tabernáculos. Cruzaron el río Jordán en el décimo día del primer mes (Josué 4:19), que era el día que la gente debía seleccionar los corderos para prepararse para la Pascua (Ex. 12: 3).

Por lo tanto, se les dio sólo un primer nivel de reposo, en base a la Pascua. Muchos años más tarde, la Iglesia del Nuevo Testamento se le dio un segundo nivel de reposo, sobre la base de Pentecostés. De hecho, Dios instituyó una cuenta regresiva de siete semanas (siete sábados) desde la ofrenda de la gavilla de Pentecostés. Ambos días caían en "el día después del sábado" (primer día de la semana o domingo) que había sido instituido en los días de Moisés. Lev. 23:15 nos dice,

15 También contaréis desde el día después del sábado, desde el día en que ofrecisteis la gavilla de la ofrenda mecida; habrá siete semanas completas.

Así vemos que Moisés profetizó de otro sábado, que estaba aún por llegar. La cuenta de los días cambió del sábado mosaico a "el día después del día de reposo". Se producía siete semanas después de Pentecostés, terminando en el día llamado domingo, o el primer día de la semana, o el octavo día de la semana. La cuenta atrás de las siete semanas de reposo hasta Pentecostés era para servir como una marcha a este nuevo punto de conmemoración para el día de reposo de la edad Pentecostal.

Así encontramos a los cristianos reuniéndose el primer día de la semana (1 Cor. 16: 2) llamado también "El Día del Señor" (Apocalipsis 1:10), y esto se fundamenta en los otros escritos de la Iglesia primitiva en los siglos que siguieron.

Nosotros hoy en día estamos llegando históricamente a ese tercer nivel de reposo, en base al cumplimiento de la fiesta de los TabernáculosEste sábado no se basa en el trabajo de uno de por sí, sino en hacer las obras de Dios y hablar las palabras de Dios. Así es como uno reposa de sus propias obras, y esta fue la intención de Dios para nosotros desde el principio.

Debido a que el problema del sábado es tan controversial entre los que abogan por mantener el sábado, será útil en este punto desviarnos de nuestro estudio de Hebreos y mirar más de cerca la forma en que los días de reposo se desarrollaron en la Ley.

El viejo sábado había sido establecido en base a Su muerte (es decir, la Pascua), pero la Ley anunciaba un nuevo sistema de reposo en base a Su resurrección (la Ofrenda de la Gavilla). Así Lev. 23:15 dice,

Ambos de estos sistemas del sábado se basan en el patrón de siete días de la Creación. Sin embargo, se conmemoraban diferentes eventosEl mandamiento de observar el séptimo día depende por completo de qué día es considerado como el primer día. Después de todo, el primer día es el día que se conmemora, y por esta razón el ciclo vuelve a ese día de la conmemoración todas las semanas.

El día de reposo mosaico empezó en Éxodo 16, cuando Dios comenzó a dar a la gente el maná en el desierto. A Moisés se le dijo que el maná aparecería durante los próximos seis días, y que no habría maná en el séptimo día, porque era un "día de reposo" (Ex. 16:23). Se ve claramente, entonces, que el sábado mosaico fue establecido por el maná durante 40 años. Si alguien perdía la noción del tiempo, podría simplemente observar el día que cesaba el maná y saber que era el séptimo día.

El ciclo del maná comenzó en el 15º día del segundo mes (Ex. 16: 1). Este día más tarde se conoció como la Segunda Pascua (Núm. 9). Si una persona no era capaz de observar la Pascua en el mes primero, podía observarla en el segundo mes. Por lo tanto, el ciclo sábado/maná comenzó en el día de la Segunda Pascua, por lo que se basa en la muerte de Cristo, de la cual la celebración de la Pascua profetizaba.

El Nuevo Pacto, sin embargo, que fue traído por la resurrección de Cristo, tenía su propio acto conmemorativo, y por esta razón empezó a ser guardado en el día después del antiguo sábado. Se le llamó el primer día de la (antigua) semana, o el octavo día. Por esta razón, también señalaba la filiación, porque la presentación de los Hijos de Dios sólo puede ser hecha legalmente en un octavo día (Ex. 22:30).

A menudo se ha acusado que el domingo fue inaugurado por el emperador Constantino en el siglo IV. Sin embargo, esto es fácilmente refutado por la lectura de los escritos de la Iglesia Primitiva. Hay muchas referencias a sus reuniones celebradas en el primer día de la semana mucho antes de que Constantino siquiera hubiera nacido. Constantino legalizó simplemente el día en que los cristianos se habían reunido durante casi tres siglos. Su decreto no dice nada de cambiar el día de reposo. Los únicos cristianos que podrían haber presentado objeciones a esto eran los muy pocos judaizantes en Palestina, que tenían el sistema de creencias de los judíos que obviamente no estarían de acuerdo en que Jesús se levantó de entre los muertos en el día de la Ofrenda de la Gavilla. Por lo tanto, ellos no entendían el significado de Lev. 23:15 o de cualquier otro cambio en la Ley discutido en el libro de Hebreos.

Continuamos ahora con nuestro estudio en Hebreos 4:12,

12 Porque la palabra de Dios es viva y eficaz, y más cortante que toda espada de dos filos; y penetra hasta partir el alma y el espíritu, las coyunturas y los tuétanos, y discierne los pensamientos y las intenciones del corazón.

No es simplemente la Palabra de Dios en sí que el autor tiene en mente, sino el hecho de que esté llegando a través de uno que ha entrado en el reposo de Dios. Cuando se pronuncia esta palabra viva, en lugar de las palabras del hombre, dividen alma y espíritu y son capaces de discernir los pensamientos y las intenciones del corazón. Es una espada que es mucho más aguda que esas armas embotadas que son capaces sólo de separar las cabezas de los cuerpos de los hombres.

13 Y no hay cosa creada oculta a su vista, sino que todas las cosas están desnudas y abiertas a los ojos de aquel a quien tenemos que dar cuenta.

Cuando los creyentes son movidos por el Espíritu Santo a hablar la Palabra de Dios, todas las cosas quedan al descubierto. Leemos en 1 Cor. 14:2425,

24 Pero si todos profetizan, y entra algún incrédulo o indocto, por todos es convencido, por todos es juzgado; 25 lo secreto de su corazón se hace manifiesto; y así, postrándose sobre el rostro, adorará a Dios, declarando que Dios está realmente entre vosotros.

¡Oh si los cristianos usaran esta espada, en vez de las espadas de los hombres! Entonces se pondrían al descubierto los corazones de todos los hombres, sus pensamientos y las intenciones serían reveladas, y todos los hombres serían juzgados con justicia por el Espíritu de la Verdad.

Hay una expresión hebrea que se usa a menudo en el Antiguo Testamento: "El filo de la espada". La palabra traducida como "filo" es la palabra hebrea Peh, que literalmente significa "boca". De este idioma viene de la enseñanza bíblica de que la Palabra de Dios es una espada afilada que viene de la boca. Apocalipsis 1:16 dice de Cristo, "y de su boca salía una espada aguda de dos filos".

¿Qué es esta "espada"? ¿Cómo se diferencia de una espada carnal? La respuesta es dada en Oseas 6: 56 en la NASB,

Por esta causa los he tajado por medio de los profetas, y los maté con las palabras de mi boca; y mi juicio saldrá como la luz. 6 Porque quiero misericordia [jesed, "la misericordia, la bondad, o la compasión"], y no sacrificios; y conocimiento de Dios más que holocaustos.

Jesús se refirió a esto en Mateo 9:13, diciendo:

13 Pero vayan y aprendan lo que significa: "Misericordia quiero, y no sacrificio", porque no he venido a llamar a justos, sino a pecadores.

El significado es el siguiente: Los hombres pensaron que Dios deseaba que los pecadores fueran cortados por una espada física (o un cuchillo) como un sacrificio a Dios. Por eso vemos en toda la historia de todas las guerras religiosas, donde cada lado está convencido de que Dios los quiere "matar a sus enemigos". Pero si ellos hubieran comprendido la mente de Dios, habrían visto que Dios "mata" a los hombres no con una espada física, sino con "las palabras de mi boca". Esa es la espada aguda que utiliza Dios. Es la espada del Espíritu, es decir, la Palabra de Dios (Ef. 6,17).

Dios usa esta espada porque se deleita en la misericordia, la bondad y la compasión, no en el sacrificio. Por esta razón, dio a Israel la Palabra del Señor a través de los profetas, que cortaron en pedazos, y no por una espada física, sino por la espada aguda que es la lengua que habla la Palabra de Dios.

Esta espada aguda fue ofrecida a Israel en el Monte Sinaí en el primer Pentecostés, cuando Dios descendió sobre el Sinaí y habló la Palabra al pueblo. El pueblo, sin embargo, rechazó la espada, por lo que cuando llegó el momento de la conquista de Canaán, quedaron sólo con espadas físicas con las que poder conquistar a los cananeos. El resultado fue un baño de sangre. Pero esto realmente no revela la mente de Dios. Dios no odiaba a los cananeos, ni tampoco el deseó que fueran sacrificados por la espada.

Y así, cuando la fiesta de Pentecostés se cumplió en Hechos 2, los discípulos en el Aposento Alto aceptaron la espada del Espíritu. Salieron a la calle y "mataron" a 3.000 personas con la Espada de la Misericordia. Esto estaba en contraste directo con los 3.000 que murieron en la base del Monte Sinaí por los Levitas en Éxodo 32:28. En cada caso, se utilizó una espada, pero con diferentes resultados. Bajo Moisés 3.000 hombres fueron restados de la iglesia en el desierto; en el Nuevo Testamento 3.000 fueron añadidos a la Iglesia (Hechos 2:41).

Y así, en manos de los cristianos llenos del Espíritu, la Palabra de Dios es la espada más poderosa del mundo. En lugar de matar cananeos con una espada física, los cristianos están llamados a "matar la carne" por medio del bautismo. La Gran Comisión en Marcos 16: 15-18 se basa en esta Espada del Espíritu y debe ser vista como el contraste paralelo en los días de Josué a la orden de matar a los cananeos.


El resto de Hebreos 4 trata el tema de Jesús como nuestro Sumo Sacerdote y debe ser discutido en conexión con el quinto capítulo. Así que aquí vamos a terminar nuestra discusión actual acerca de entrar en el reposo de Dios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario