TRADUCTOR-TRANSLATE

CRISTO NUESTRO NUEVO SACERDOTE (Patrón de sacerdocio del Tabernáculo de Moisés) (Hebreos 5), Dr. Stephen E. Jones


Capítulo 5
Hebreos 4:14-5:10
Cristo, nuestro Sumo Sacerdote

(Patrón de sacerdocio del Tabernáculo de Moisés)

Hebreos 4:14 comienza la siguiente sección que trata de Cristo nuestro Sumo Sacerdote. Él es el que nos da el reposo (sábado) que en el Antiguo Testamento Josué era incapaz de dar a Israel. Ese primer Joshua llevó a Israel a la tierra prometida como un tipo profético de una obra mayor que Jesús haría más tarde.

14 Por tanto, teniendo un gran sumo sacerdote que traspasó los cielos, Jesús el Hijo de Dios, retengamos nuestra profesión. 15 Porque no tenemos un sumo sacerdote que no pueda compadecerse de nuestras debilidades, sino uno que ha sido tentado en todo según nuestra semejanza, pero sin pecado.

Así como el primer Joshua cruzó el Jordán a la tierra de Canaán, la primera tierra prometida, también Jesús cruzó el Jordán de la muerte en la cruz, y en Su ascensión Él "traspasó los cielos". Es decir, Él pasó a través de los primer y segundo cielos a ese "tercer cielo" (2 Cor. 12: 2) en el que está el Trono de Dios.

16 Por tanto, acerquémonos con confianza al trono de la gracia, para alcanzar misericordia y hallar gracia para el oportuno socorro.

Este "trono de la gracia" es el asiento de la misericordia, en la imagen del Arca de la Alianza en el tabernáculo de Moisés. El Arca fue considerada como una imagen del Trono de Dios, porque la gloria de Dios aparecía sobre el propiciatorio en el Arca. El Arca en sí albergaba las tablas de la Ley, debido a que un trono era un símbolo de la Ley, por la cual un juez o un rey gobernaba al pueblo.

El Arca, sin embargo, fue cubierta por el propiciatorio, lo que demuestra que la misericordia era una parte integral de la administración del juicio. Santiago 2:13 se refiere a este hecho cuando dice, "la misericordia triunfa sobre el juicio". La palabra "triunfa" viene de la palabra griega katakauchaomai, cuya raíz es la palabra kallupto, "velar, cubrir, ocultar". Santiago se refería a la cubierta, que cubre (o se coloca sobre) la justicia de la Ley en el Arca de la Alianza.

Por esta razón, Hebreos 4:16 llama al Trono de Dios "trono de la gracia", donde se "alcanza misericordia" al mostrar misericordia a otros. Debido a que Dios nos concederá la justicia y la misericordia de acuerdo a cómo lo hacemos con los demás, Santiago 2:13 dice: "Porque el juicio será sin misericordia para el que no ha mostrado misericordia". Y otra vez, dice Jesús en Mat. 7: 2,

2 Porque en el juicio con que juzguéis seréis juzgados; y por su vara (norma) de medida, se os medirá a vosotros.

Todo esto es por la Ley de la Igualdad de Pesos y Medidas que se encuentra en Deut. 25: 13-16. Dios no va a juzgar a la humanidad con doble moral, y esto también significa que Él será misericordioso con el misericordioso y tendrá a los hombres por responsables de acuerdo a su propia norma con la que se midieron el peso del pecado en otros.

Nuestro Sumo Sacerdote es también el Juez de toda la Tierra. Los sacerdotes levitas fueron llamados a ser los jueces en Israel. Sin embargo, debido a que los sacerdotes de esa orden violaron Su confianza y gobernaron por sus propios puntos de vista de la Ley en lugar de por la mente de Cristo, fueron reemplazados por otro orden de sacerdotes llamado el orden de Melquisedec.

Jesús, entonces, es el Sumo Sacerdote según el orden de Melquisedec, como el libro de Hebreos nos dice. Hebreos 5-7 es acerca de este nuevo orden sacerdotal, mostrando que era anterior a la de Leví/Aarón. En otras palabras, el llamado de Leví fue temporal y estaba condenado al fracaso desde el principio, pero Dios ya había determinado desde el principio que la Orden de Melquisedec sería un sacerdocio sin fin, con Jesucristo como su sumo sacerdote.

Después de hablar de la Orden de Melquisedec, el autor resume su enseñanza en los primeros cinco versículos de Hebreos 8, que nos dice en el versículo 1,

1 Ahora bien, el punto principal de lo que se ha dicho es éste: tenemos tal sumo sacerdote, que ha sentado a la diestra del trono de la Majestad en los cielos, 2 ministro del santuario, y de aquel verdadero tabernáculo que levantó el Señor, y no el hombre.

El autor pasa a relatar cómo el temporal sacerdocio levítico era adecuado para la Antigua Alianza, que también fue temporal; mientras que el sacerdocio de Melquisedec era adecuado para hacer cumplir la nueva Alianza. El capítulo 8, entonces, analiza el Nuevo Pacto por el cual nuestro nuevo Sumo Sacerdote ministra en nuestro nombre desde Su Trono de la Gracia en el Cielo.

Como ya he dicho, estos versículos en Hebreos 8 son un resumen de lo que el autor había estado enseñando en Hebreos 5-7 en lo que se refiere a Cristo como nuestro nuevo Sumo Sacerdote. Así que volvamos al capítulo cinco y veamos lo que dice la Escritura acerca de este nuevo orden.

1 Porque todo sumo sacerdote tomado de entre los hombres es constituido a favor de los hombres en lo que a Dios, con el fin de ofrecer dones y sacrificios por los pecados.

En otras palabras, los sumos sacerdotes tenían que ser elegidos de entre los hombres, con el fin de representar a los hombres ante Dios. En otras palabras, Jesús tuvo que nacer como un hombre con el fin de representar a los hombres ante Dios. Si hubiera venido como un ángel, Él podría haber sido capaz de representar a Dios para con el hombre, pero no habría sido capaz de representar al hombre ante Dios. Por lo tanto, tuvo que experimentar realmente lo que significa ser humano y ser tentado como todos los demás son tentados. Hablando de los terrenales sumos sacerdotes en general, leemos,

que se muestre paciente con los ignorantes y extraviados, puesto que él también está rodeado de debilidad; 3 y por esa causa está obligado a ofrecer sacrificios por los pecados, tanto por sí mismo, como por el pueblo.

Era importante para Dios que los sacerdotes fueran elegidos de entre los hombres, para que realmente pudieran representar a los hombres ante Dios. Los sumos sacerdotes estaban "rodeados de debilidad", al igual que las personas. Por lo que se vieron obligados a ofrecer sacrificios por los pecados, no sólo de la gente que representaban, sino también por sí mismos, compañeros pecadores.

En esto, por supuesto, Jesús fue diferente, porque no tenía necesidad de ofrecer sacrificios por Sí mismo. Sin embargo, Él, efectivamente, al convertirse en un hombre, tenía la experiencia terrenal común a todos, lo que le clasificó a Él para hacerse sumo sacerdote.

4 Y nadie toma para sí esta honra, sino que la recibe cuando es llamado por Dios, así como lo fue Aarón. 5 Así también Cristo no se glorificó a sí mismo para ser un sumo sacerdote, sino el que le dijo: "Tú eres mi Hijo, hoy te he engendrado"; 6 al igual que también dice en otro pasaje: "Tú eres sacerdote para siempre según el orden de Melquisedec".

Dios es el que llama (ordena) los sumos sacerdotes. Dios primero ordenó a Aarón como el Sumo Sacerdote bajo el Antiguo Pacto, el cual también ordenó a Jesucristo como sumo sacerdote de Melquisedec bajo el Nuevo Pacto. Hebreos nos dice que este fue el significado de la voz de Dios escuchó desde el cielo cuando Jesús fue bautizado por Juan, diciendo: "Tú eres mi Hijo, hoy te he engendrado". Esta es una cita del Salmo 2: 7.

Esto es importante, porque es lo mismo con los sacerdotes en general. Bajo el Antiguo Pacto, Dios llamó a los descendientes de Aarón, que son los sacerdotes. A nadie más se le permitió funcionar como un sacerdote. Fue decisión de Dios y no del hombre. De la misma manera también bajo el Nuevo Pacto, Dios es el que ordena a Sus sacerdotes. Ha habido muchos que fueron al seminario y fueron ordenados por los hombres sobre la base de su educación o posición de familia o amistad con los que realizaban el ordenamiento. Muchos de ellos realmente no habían sido llamados por Dios, sino que eran simplemente llamados por otros hombres. Es importante reconocer que un verdadero sacerdote o ministro no es uno con un título de seminario sino uno llamado por Dios.

En segundo lugar, por supuesto, la Orden de Melquisedec no depende de la genealogía como fue en la orden de Aarón.

He. 5: 6 cita del Salmo 110: 4, donde se habla de David que es llamado como un sacerdote según el orden de Melquisedec. Esto fue profético de Jesús, el "Hijo de David" también. Tanto David como Jesús eran de la tribu de Judá, no de Leví. Ninguno de ellos calificaban como sacerdotes bajo el Antiguo Pacto, pero ambos fueron llamados por Dios como sumos sacerdotes de la Orden de Melquisedec.



David era el sumo sacerdote del Tabernáculo de David, donde el Arca de la Alianza se puso en pie en una tienda, al lado de la casa de David en Jerusalén. Se prefigura a Jesús, Hijo mayor de David, que había de venir como Sumo Sacerdote de ese mismo orden bajo el Nuevo Pacto. Volviendo incluso antes, podemos ver que el mismo Moisés era el sumo sacerdote de Melquisedec en su día, incluso mientras su hermano Aarón era sumo sacerdote de otra orden. Por esta razón, Moisés era capaz de entrar en el tabernáculo y hablar con Dios cara a cara, intercediendo por el pueblo. David más tarde siguió el patrón de Moisés. Esto demuestra que había dos órdenes de sacerdocio que funciona al mismo tiempo, aunque el sacerdocio de Aarón fue el más visible durante esos días.

7 En los días de su carne, habiendo ofrecido oraciones y súplicas con gran clamor y lágrimas al que podía librarle de la muerte, fue oído a causa de su temor reverente. 8 Y aunque era Hijo, aprendió obediencia por las cosas que sufrió. 9 Y habiendo sido hecho perfecto, vino a ser a todos los que le obedecen la fuente de aionian salvación, 10 siendo designado por Dios sumo sacerdote según el orden de Melquisedec.

La madurez es necesaria con el fin de calificar como un sumo sacerdote. Madurez requiere no sólo edad, sino también la experienciaBajo el Antiguo Pacto, era suficiente con que el sumo sacerdote tuviera treinta años de edad. Sin embargo, el requisito fue mayor bajo el Nuevo Pacto. El sumo sacerdote de la Orden de Melquisedec tenía que ser experimentado y "perfeccionado" (madurado) por las cosas que padecía. En otras palabras, tenía que ser disciplinado, humillado, y sazonado por Dios con el fin de tener ese equilibrio correcto entre la justicia y la misericordia.


PATRÓN DE SACERDOCIO DEL TABERNÁCULO DE MOISÉS:

Si nos fijamos en el patrón del Tabernáculo de Moisés, observamos que a los ciudadanos se les permitía entrar en el Atrio Exterior del Tabernáculo. Sólo los sacerdotes podían entrar en el Lugar Santo. Sólo el Sumo Sacerdote podía entrar en el Lugar Santísimo.

El Atrio Exterior, con su altar de bronce del sacrificio, representa el lugar de la justificación por la sangre del sacrificio, junto con la fuente del bautismo. En cuanto a los días de fiesta, el Atrio Exterior representa la Pascua.

El Lugar Santo representa Pentecostés en nuestra experiencia progresiva con Dios. El protestantismo, como se estableció hace unos pocos siglos, enseñó la doctrina del "sacerdocio del creyente" con el fin de demostrar que todos los creyentes son sacerdotes, y no simplemente una clase profesional de los graduados de seminarios ordenados por Roma. Pero la enseñanza protestante también necesita un poco de alteración, porque un simple creyente es un ciudadano del Reino, no necesariamente un sacerdote. Hace unos siglos, los protestantes no habían entendido la fiesta de Pentecostés. Esta revelación vino alrededor del año 1900 dC. Ahora es evidente que Pentecostés es lo que califica a un creyente ir más allá de la ciudadanía al ámbito de sacerdocio. Esto le da acceso al Lugar Santo. Sin embargo, tenga en cuenta que Pentecostés es más que solo una experiencia espiritual; es una entrada en el bautismo de fuego, por el cual Dios comienza a formar a un ciudadano a escuchar la voz de Dios y en la revelación más profunda de la Palabra. Pentecostés es el lugar de la disciplina y la obediencia, aprendida por las cosas que sufrimos. Pentecostés va más allá de la justificación por la sola fe. La justificación es concedida por la fe aparte de las obras, mientras que Pentecostés nos enseña obediencia y escribe la Ley en nuestros corazones.

Para llegar a ser parte del cuerpo del Sumo Sacerdote, uno debe madurar a través de la disciplina de Pentecostés, así como Jesús maduró por las cosas que padeció. La recompensa para tal madurez es que ellos califican como "al que venciere" en el mensaje a las siete iglesias en Rev. 2 y 3. Hebreos 5: 9 dice,

9 y habiendo sido hecho perfecto[teleioo, "completo y acabado, maduro"], vino a ser para todos los que le obedecen la fuente de aionian salvación.

Si Jesús mismo tuvo que caminar en obediencia con el fin de ser llevado a la plena madurez, entonces ¿cómo podremos hacer otra cosa para alcanzarla? Los que siguen Sus pasos, sometiéndose a las disciplinas de Dios en Pentecostés, son los que se clasificarán para "aionian salvación". En otras palabras, ellos recibirán la vida/la inmortalidad en la Primera Resurrección (Apocalipsis 20: 4-6 ) y gozarán de la inmortalidad durante la Era de los Tabernáculos. Esto se conoce como "La Edad" en la literatura judía temprana, y se equipara con el séptimo milenio, el Gran Día de Reposo, para un día como mil años (2 Pedro 3: 8).

La idea de "La Edad" en gran parte se ha perdido debido a que la palabra aionian ha sido mal traducida como "eterno" o "perpetuo" o "siempre". De hecho, la palabra significa "un eón, o una época". Se trata de un período de tiempo limitado, aunque su duración era a menudo desconocida o indefinida. La Edad por Venir es la Edad de Tabernáculos, así como la edad actual es la era de Pentecostés (desde los acontecimientos en Hechos 2, que se produjo en el 33 dC). El Lugar Santo, que representa la era de Pentecostés, fue de 20 x 10 x 10 codos en el tabernáculo de Moisés, y esto se multiplica a 2000 codos cúbicos. El Lugar Santísimo era de 10 x 10 x 10, o 1000 codos cúbicos. Estos, creo, son números proféticos que indican tiempo en años de su duración. Por lo tanto, la edad pentecostal es aproximadamente de 2.000 años de duración, mientras que la edad de los Tabernáculos es de unos 1.000 años de duración.

El punto de esto, sin embargo, es mostrar que a los que siguen el patrón de nuestro Sumo Sacerdote, sometiéndose a la disciplina de Pentecostés para llegar a la plena madurez del sacerdocio, se les da aionian la salvación, la vida en "La Edad". Reciben cuerpos inmortales en la Primera Resurrección antes que otros, con el fin de que puedan formar el cuerpo del Sumo Sacerdote y calificar para gobernar en una administración perfecta durante el siglo venidero.

Para un estudio más detallado de las dos resurrecciones y quién califica para cada una, véase mi libro, El Propósito de la Resurrección (en castellano: http://josemariaarmesto.blogspot.com.es/2015/05/folleto-el-proposito-de-la-resurreccion.html). Continuando, se lee en Heb. 5:10, 11,

10 y fue declarado por Dios sumo sacerdote según el orden de Melquisedec. 11 En cuanto a él tenemos mucho que decir, y es difícil de explicar, por cuanto os habéis hecho tardos para oír.


Aquí el autor del libro de Hebreos inserta un pasaje entre paréntesis, diseñado para distinguir entre aquellos que son creyentes inmaduros y los que son más maduros en su comprensiónDespués de terminar esta discusión, a continuación se describe el orden de Melquisedec con más detalle.

No hay comentarios:

Publicar un comentario