TRADUCTOR-TRANSLATE

APOCALIPSIS 8 - Parte 3: LA PRIMERA TROMPETA (Apocalipsis Nuevo Estudio), Dr. Stephen E. Jones


22 de Marzo de 2016



Las siete trompetas son órdenes que salen de la Corte Divina para traer juicio sobre la bestia de hierro predicha por Daniel. Las primeras cuatro trompetas derrocan el Imperio Romano de Occidente (y la propia Roma) a partir de 410-476 dC. Las tres últimas son "males" islámicos que derrocan el Imperio Romano de Oriente (y Constantinopla, o Nueva Roma) a partir de 612-1453 dC.


El Ministerio Elías
Cuando Apocalipsis 8: 5 describe a Gabriel poniendo carbones del Altar de Oro en el incensario y echando fuego a la Tierra, Juan revela poco, pero nos invita a buscar en las Escrituras para ver lo que esto significa. Por Ezequiel 10: 2, descubrimos que el ángel de Dios decreta la destrucción sobre Jerusalén, de una manera similar. Del mismo modo, Ezequiel 9: 4 mostró cómo Dios selló a los santos en Jerusalén antes de que se decretase la sentencia, así como Juan habló de un mayor sellado en Apocalipsis 7.

Y así, la última parte de Apocalipsis 8: 5 habla de truenos, relámpagos y un terremoto. El trueno y el relámpago hablan de la voz de Dios que se escucha en los hijos de Dios durante ese tiempo. El terremoto es el trastorno de Roma. Esto sugiere que Dios levantó profetas desconocidos durante este tiempo para emitir avisos y también para hablar de los decretos de Dios en la Tierra.

Estas fueron las voces que clamaron en el desierto, ya que como hemos dicho, esta voz de la profecía fue modelada según el ministerio de Elías, que preparó el camino para el bautismo de fuego del Mesías. En términos generales, este bautismo de fuego fue diseñado para purificar y limpiar los corazones de los hombres a través de la acción del Espíritu Santo. Esto se cumplió en Pentecostés y ve claramente en los años siguientes en los Hechos de los Apóstoles.

Cuando este mismo "fuego" se echó sobre naciones rebeldes (en lugar de a personas individuales), los resultados fueron más dramáticos. El bautismo del Espíritu Santo puede traer terremotos internos en los individuos, pero cuando se trata de las naciones rebeldes que se niegan a arrepentirse y ser limpiadas, el "terremoto" puede ser devastador. Aquí el "fuego" es el juicio de la "ley de fuego" que se describe en Deuteronomio 33: 2 RV.

Ambas manifestaciones del "fuego" se ven a lo largo de la historia de la Iglesia en varias ocasiones. Pero es sólo en el momento del fin, después que el juicio divino ha sido impuesto en contra de la última manifestación bestia, cuando el Reino de la gran Piedra está dispuesto para crecer hasta llenar toda la Tierra (Daniel 2:35), que el fuego arrojado a la Tierra tendrá un efecto más positivo sobre las naciones.


Alarico el Godo (410 dC)

6 Y los siete ángeles que tenían las siete trompetas se dispusieron a tocarlas. 7 Y el primero tocó la trompeta, y hubo granizo y fuego mezclados con sangre, que fueron lanzados sobre la tierra; y una tercera parte de la tierra fue quemada, y una tercera parte de los árboles se quemó, y toda la hierba verde fue quemada.

La tierra es el Imperio Romano, que es el reino "bestia" de hierro de Daniel. Una bestia es una nación carnal que es "de la Tierra" y no se ajusta a la norma de los cielos. En otras palabras, se conduce por la ley del diente y uña de Darwin y está motivado por el instinto de supervivencia. Las trompetas son las advertencias de guerra (Números 10: 9).

El granizo es una de las armas de guerra de Dios (Job 38:22,23), que "barrerá el refugio de la mentira" (Isaías 28:17). El granizo es la verdad, lo único que puede barrer las mentiras de los hombres. Los árboles son hombres (Deuteronomio 20:19; Marcos 8:24). La hierba también representa a la gente carnal, porque "toda carne es hierba" (Isaías 40: 6), que Pedro interpreta en el sentido de ser mortales (1 Pedro 1:23,24,25).

Así que cuando el primer ángel toca la trompeta, Dios envía la lluvia de la Verdad y el fuego del Espíritu Santo, mezclado con sangreSi se rechaza la sangre de Cristo, entonces la sangre del hombre es eliminada en este tiempo de tribulación. Leemos que un tercio de los hombres fueron juzgados por la Ley de Fuego. Así es como la Biblia se interpreta por su propio simbolismo.

En el año 410 dC Alarico el Godo tomó la ciudad de Roma y la saqueó por seis días. Su ejército se robó todo el oro, la plata y las joyas que pudieron encontrar, e incluso torturaban a los que sospechaban que podían esconder sus tesoros. En una semana, la grande y rica ciudad de Roma fue reducida a pobreza extrema. Gibbon escribe acerca de esto en la página 456, diciendo:

"La catástrofe tremenda de Roma dejó al imperio asombrado por el dolor y el terror".

Esto afectó directamente alrededor de un tercio del Imperio Romano de Occidente. Roma no era la única ciudad que Alarico saqueó. Saqueó la mayor parte de Italia. Toda la "hierba" se quemó, porque esto literalmente afectó a todo el mundo. Hubo mucha hambre como consecuencia del incendio divino sobre la Tierra. Los godos se comió lo que pudieron y destruyeron el resto de la comida. Alarico entonces trató de tomar Sicilia como paso previo a África, pero no pudo, porque su mandato divino como juez de Roma había terminado. Gibbon escribe sobre su intento de tomar Sicilia en la página 459,

"Sin embargo, tan pronto como la primera división de los godos se había embarcado, se levantó una tempestad repentina, que hundió o dispersó muchos de los transportes; su valor fue intimidado por los terrores de un nuevo elemento; y todo el diseño fue derrotado por la muerte prematura de Alarico, que fijó, después de una breve enfermedad, el término fatal de sus conquistas".

En su misericordia, Dios desencadenó sólo la primera ronda de juicios sobre el Imperio Romano y luego se detuvo bruscamente.

Las personas aturdidas trataron de encontrar una razón para este juicio divino. Los paganos dijeron que era porque Roma había abandonado sus dioses tradicionales. La Iglesia se puso en la posición extraña de explicar cómo esto podría sucederle a una ciudad "Cristiana". Este evento traumático se produjo tan sólo 30 años después de que el emperador Teodosio hizo del cristianismo la religión oficial en el año 380 dC y 15 años después de que el paganismo se había declarado ilegal.

Alarico destruyó el mito cristiano de que Roma,ahora una ciudad cristiana, era una ciudad eterna que Dios nunca permitiría que fuera derribada. Al año siguiente (411) Agustín, obispo de Hipona, en el norte de África, escribió su famosa Ciudad de Dios, explicando que Roma no era la Nueva Jerusalén. La "ciudad de Dios" era una ciudad espiritual. En otras palabras, ya que Roma no era la Nueva Jerusalén, el saqueo de Roma no estaba relacionado con la Nueva Jerusalén. Al igual que Jerusalén, Roma también podría estar bajo juicio divino, y por las mismas razones expuestas en la Escritura.

Mientras que su premisa básica era cierta, la verdad ineludible era que Dios había permitido que un tercio de este Imperio Cristiano se viniera bajo con el juicio divino. Esto podría explicarse solamente por la infidelidad y el pecado en la religión mismaEste es el mensaje claro del libro de Apocalipsis. Sin embargo, la Iglesia no se arrepintió, porque no sabía cómo arrepentirse. Los líderes no entendieron que estaban cumpliendo los tipos proféticos del Antiguo Testamento del rey Saúl, el padre de Cristianismo Denominacional. El problema con Saúl era que las personas desean ser gobernadas por los hombres, en lugar de directamente por Dios (1 Samuel 8: 7).


La razón de Juicio Divino
Muchos han escrito sobre el aumento de la corrupción en la Iglesia, sobre todo a partir del siglo IV. Yo también he escrito esto en mi libro, Lecciones de Historia de la Iglesia (http://josemariaarmesto.blogspot.com.es/2015/01/libro-lecciones-de-historia-de-la.html). Mientras estudiaba esto me preguntaba cuál era el factor principal (a los ojos de Dios) que provocó el juicio divino. Pasajes como Revelación 9:21 nos dan una pista:

21 y no se arrepintieron de sus homicidios, ni de sus hechicerías ni de su inmoralidad ni de sus robos.

Estas son las manifestaciones externas del problema más profundo en el "corazón". La Iglesia bajo Pentecostés fue el cumplimiento del rey Saúl, el primer rey de Israel. Fue coronado el día de la "cosecha de trigo" (1 Samuel 12:17), que era el día después llamado Pentecostés. Hemos escrito mucho sobre ese tema ya en otros lugares. Pero esto significa que Saúl era un tipo de la Iglesia en la Edad Pentecostal ("era de la iglesia").

Cuando estudiamos la historia del rey Saúl, encontramos que Dios le dio autoridad durante 40 años. El abusó de la autoridad por oprimir al pueblo. Utilizó esa autoridad para su propio beneficio y estaba dispuesto a matar (David y otros) para mantener el poder. Saúl no gobernó por amor, sino por miedo. Se suponía que debía ser el mayordomo del Trono de Dios, pero lo usurpó como si se tratara del suyo propio. El resultado fue que gobernó como otros hombres gobernaron, y así, al igual que al rey Nabucodonosor en Daniel 4:33, se le dio el corazón de una bestia.

Tras la muerte de Saúl, David comenzó a gobernar Israel. El nombre de David significa "amor". David era un tipo de vencedor que gobernaba por el amor divino, después que el tiempo de autoridad de Saúl llegó a su fin. Mientras tanto, David fue entrenado por Saúl, David aprendió de Saúl cómo no gobernar. David también aprendió la manera de vencer el mal con el bien (Romanos 12: 21). Aprendió también el principio en Mateo 5:38,39,


38 Oísteis que fue dicho: ''Ojo por ojo, y diente por diente", 39 pero yo os digo que no resistáis al que es malo; sino a cualquiera que te hiera en la mejilla derecha, vuélvele también la otra.

Las historias de Saúl y David son profecías de la Iglesia y los vencedores y sus respectivos reinos. La Iglesia en los primeros siglos soportó la persecución y no hizo ningún intento de derrocar al gobierno romano. Siguieron las instrucciones de Jesús. Hubo numerosos mártires, las personas estaban dispuestos a morir, no sólo por Jesucristo, sino también por sus enemigos. Siguieron el ejemplo de Jesús, porque leemos en Romanos 5: 8-10 que pocos hombres habrían incluso muerto por sus amigos, pero que Cristo murió por los "malos" y por Sus "enemigos".

El gobierno romano era "enemigo" de los cristianos. Los cristianos sabían esto, y estaban dispuestos a morir por el bien de sus enemigos con el fin de manifestar el amor de Dios a ellos. Y así, cada vez que los cristianos morían, más romanos llegaban a admirarlos y a convertirse a Cristo. Así fue como el cristianismo conquistó Roma por amor, no por el odio o la venganza.

Pero a medida que la Iglesia recibió la autoridad, perdió su primer amor. El celo cristiano pronto se convirtió en fanatismo. Todavía no les importaba ser mártires, pero ahora lo veían sólo en términos de la defensa de la fe con la espada y morir por Cristo en la batalla contra los enemigos. Ya los cristianos no estaban dispuestos a dar sus vidas por los paganos, herejes, o judíos. De hecho, preferían oprimir o matar a los "enemigos de Cristo", en lugar de morir por ellos. Por lo que cada vez hacían la vida más difícil a los paganos, herejes, y judíos para "alentarlos" a convertirse.


Y tantos otros paganos y creyentes se unieron a la religión cristiana, pero con el motivo equivocado. Se unieron por el miedo, la ambición, o simplemente para encontrar empleo. Los cristianos que se sometían a Cristo como un Dios para ser temido, no amado. Los paganos tuvieron que renunciar a una religión y unirse a otra. Cuando lo hicieron, se unían a la religión, pero no necesariamente se convirtieron en miembros del cuerpo de Cristo. Simplemente trajeron al paganismo bajo la autoridad de la Iglesia. Esta era la raíz del problema y la razón principal para el juicio divino sobre el Imperio Cristiano.

Categoría: enseñanzas

El Dr. Stephen Jones

No hay comentarios:

Publicar un comentario