TRADUCTOR-TRANSLATE

SACRIFICIOS HUMANOS ANTIGUOS Y MODERNOS, Dr. Stephen E. Jones


Sacrificios Humanos antiguos y modernos

El regreso más visible y terrible a la religión cananea es la práctica actual de aborto. Sólo América ha superado a Canaán en el asesinato de los bebés, excepto que los hemos matado antes del nacimiento, en lugar de después. En muchas religiones falsas, el sacrificio de los inocentes ha sido siempre la más alta forma de adoración. Cuanto más inocente el sacrificio es, más eficaz es para apaciguar a los dioses falsos. Por lo tanto, sacrificar el nonato inocente habría sido un refinamiento que los cananeos particularmente habrían admirado.

Sin embargo, tal vez la mayor preocupación reside en el corazón de la iglesia. A causa de la idolatría del corazón los mismos cristianos han estado en necesidad de pruebas de Dios y la iglesia ha fallado esas pruebas, tanto como el antiguo Israel. En el siglo tercero partes de la iglesia comenzaron a adoptar la idea de un infierno literal, que quema como un castigo por el pecado. Esto era contrario a la Ley de Dios y (durante los primeros cuatro o cinco siglos) a la gran mayoría de los cristianos. Ver Una Breve historia de la Reconciliación Universal (Universalismo).

Como la iglesia sintió la necesidad de frenar el pecado para competir con varias sectas, encontraron útil amenazar a las personas con graves consecuencias en el más allá, por dejar la corriente principal "ortodoxa" de la religión. El Lago de Fuego por lo tanto se convirtió en un infierno en llamas, ya que adoptaron las opiniones egipcias, griegas y romanas del infierno. Se olvidaron de la opinión hebrea de que el "fuego" es una metáfora de la Ley Divina (Dt. 33: 2).

Mediante la sustitución de lo que se encuentra en la Ley Bíblica por los puntos de vista paganos sobre el juicio divino, inculcaron la idolatría del corazón en la gente, forzada por los emperadores que intentaban mantener la unidad en el imperio. Con el tiempo, la opinión mayoritaria de la reconciliación universal se convirtió en la minoría, y al final la iglesia adoptó la antigua manera cananea de ver el fuego literal como el juicio de Dios sobre el pecado, o que la tortura por el fuego era necesaria para expiar el pecado.

Las sacerdotisas cananeas eran prostitutas del templo, y los sacerdotes masculinos eran sodomitas (ahora conocidos como sacerdotes gays o bisexuales). La religión cananea se acomodaba a la orientación sexual de cada uno. Cuando una novia prometida iba a un templo para ser "purificada" por relaciones sexuales con un sacerdote, su hijo primogénito era a menudo engendrado por el sacerdote. Debido a que el sacerdote representaba a su dios, el niño fue considerado como un "hijo de Dios". Ese niño, entonces, era inocente o sin pecado, y era sacrificado en el fuego para expiar el pecado.

Era una cruel parodia del único Hijo de Dios sin pecado que había de morir por el pecado como el único sacrificio eficaz para Dios. Para empeorar las cosas, los cananeos también aplicaron erróneamente el principio divino de comer los sacrificios de la ofrenda por el pecado. Levítico 6:29 dice:

29 Todo varón de entre los sacerdotes puede comer de ella; es cosa muy santa.

La parodia cananea involucraba también comer la carne de los niños que ellos sacrificaban, y de ahí la palabra española "caníbal" se deriva de canna-bal, o "sacerdote de Baal". (La palabra hebrea para "sacerdote", cohen, es similar a canna ). En la cultura babilónica moderna aún no se ha practicado esto abiertamente, pero no tengo ninguna duda de que algunos lo han hecho en secreto.
Al igual que el antiguo Israel, la iglesia ha sido probada por estas otras prácticas impías. La creencia de que Dios tortura sin fin de personas por los pecados cometidos en un mero tiempo de vida, se ha utilizado por siglos para justificar la quema de la gente en la hoguera. Pocos minutos de tortura terrenal, razonaron, apenas se compara con la tortura eterna por venir.

Lo que no comprenden es cómo esto podría convertirse en una puerta de entrada a todas las otras abominaciones de la religión cananea. En otras palabras, si la iglesia en su conjunto falla una prueba, ciertamente fallará otras pruebas cuando el tobogán moral continúe.


Pero Dios ha decretado un fin a esto, ya que si el Espíritu Santo no es derramado sobre la Iglesia, su condición sólo seguirá empeorando hasta que la tierra fuera destruida por su propia auto-inmolación en fuego. Creo que ha llegado el momento en que las pruebas divinas están concluyendo, y a los que han vencido las pruebas se les dará nueva autoridad para implementar el Plan Divino para la tierra. Un plan de restauración, no de destrucción.

(Extracto del cap. 18 del libro. "Deuteronomio, Segunda Ley"-Parte III, de Stephen E. Jones).

No hay comentarios:

Publicar un comentario