TRADUCTOR-TRANSLATE

¿POR QUÉ GRAN BRETAÑA Y LOS EE.UU. FUERON ELEGIDOS? (Los diferentes destinos de Israel y Judá. La oveja perdida encontrada), Dr Stephen E. Jones


(Extracto del cap. XV del libro "Secretos del tiempo": http://josemariaarmesto.blogspot.com.es/2014/04/libro-secretos-del-tiempo-dr-stephen-e.html)

La pregunta surge naturalmente: ¿Por qué Dios eligió a Gran Bretaña y Estados Unidos para cumplir con esta gran parábola del tiempo de angustia para Jacob? ¿Cómo es que la guerra revolucionaria americana comenzó en 1776, que es precisamente 2,520 años después de que la Casa de Israel comenzó a ser puesta en cautiverio y deportada a Asiria (745 aC)?
Hay una razón histórica sólida para esto. Cuando la Casa de Israel fue deportada por los asirios, el pueblo se "perdió" sólo porque perdieron su nombre "Israel". Las personas mismas en realidad nunca se perdieron. De hecho, comenzaron a multiplicarse enormemente en su cautiverio, exactamente como los profetas dijeron que lo harían. Por ejemplo, después de profetizar el cautiverio y la expulsión de Israel, Oseas 1:10 dice,
10 Sin embargo, el número de los hijos de Israel será como la arena del mar, que no se puede medir ni contar; y acontecerá que en el lugar donde se les dijo: Vosotros no sois Mi pueblo, se les dirá: Vosotros sois los Hijos de Dios viviente.
Un estudio de los dos primeros capítulos de Oseas nos muestra que Israel iba a ser echado fuera y divorciarse de Dios. Estarían dispersos ("Jezreel"), iban a estar sin piedad ("Lo-Ruhama"), y que ya no iban a ser el pueblo de Dios ("Lo-ammi"). Pero al mismo tiempo, Dios prometió que serían reunidos bajo una Cabeza (Jesucristo) y saldrían del cautiverio. De hecho, Dios les dijo que les "desposaré conmigo en justicia" ( Oseas 2:19 ). La profecía culmina con una juego de palabras en hebreo. El nombre "Jezreel" significa "Dios dispersa", pero también significa "Dios siembra". (Hay que esparcir la semilla para sembrarla en el campo). Por lo tanto, en primer lugar, el nombre profetiza que Israel iba a ser esparcida, pero en última instancia se nota el propósito de Dios de sembrar a Israel en la Tierra con el fin de multiplicarles como la arena del mar. A pesar de todo, Dios permanece fiel a Su promesa a Abraham. Oseas 2:23 concluye,
23 Y la sembraré para mí en la tierra, y tendré misericordia de Lo-ruhama (la que no había alcanzado misericordia), y yo le diré a Lo-ammi (a los que no eran mi pueblo): Tú eres pueblo mío, y él dirá: Tú eres mi Dios.
En otras palabras, a pesar de que Dios, efectivamente, ha desechado a Su pueblo Israel, dispersándolos en las naciones por la mano de los asirios, el propósito final de Dios era sembrarlos en la tierra, para que se multiplicaran y cumplieran la promesa hecha a Abraham. Por otra parte, Oseas profetizó que en el mismo lugar (de su cautiverio), donde se dice que no son el pueblo de Dios (Israel), serían cristianos conocidos como "los Hijos del Dios viviente".
El problema es que la mayoría de los escritores cristianos tratan de hacer que los Judíos cumplan estas profecías, cuando los Judíos, de hecho, están cumpliendo un conjunto totalmente diferente de profecías. Es por esto que los maestros modernos se equivocaron tanto en 1948, pensando que los Judíos iban a convertirse en siete años, y el Tiempo de Angustia para Jacob empezaba en ese momento. Cuarenta años más tarde, otro autor con audacia proclamó "88 razones" por las qué Jesús llegaría en 1988. Una de sus "pruebas" más destacadas fue que se trataba de 40 años después de 1948, y dijo que era la "generación" que no pasaría hasta que hubieran visto todas estas cosas ocurrir ( Mat. 24:34 ). Sus instalaciones se basaron en supuestos históricos incorrectos sobre los Judíos y los israelitas.
Si hubieran sabido que los judíos debían cumplir las profecías de Edom y el resto de Judá, en lugar de las que tratan de la Casa perdida de Israel, no se habrían cometido este tipo de errores graves. Los judíos fueron sin duda "desechados" en el 70-73 dC, así como Israel fue desechada entre el 745 y el 721 antes de Cristo, pero la diferencia es que los profetas profetizan cosas buenas de manera uniforme para la perdida Israel incluso durante el tiempo de su cautiverio; mientras severas sentencias se pronuncian sobre Jerusalén y el resto de Judá.
Compárese, por ejemplo, la profecía de Jeremías 18:1-10 acerca del alfarero. Dios dice que la Casa de Israel se quebró en la mano del alfarero, así que Dios iba a derribar la arcilla húmeda y rehacerla en un vaso apto para su uso. Y, comenzando en el versículo 11, Dios comienza a profetizar acerca de Jerusalén y de Judá. Primero viene una acusación por sus pecados, y luego en el capítulo 19, vemos el final de esa profecía. Jeremías debía tomar una vieja vasija de barro (en oposición a mojar la arcilla que era flexible), e ir al basurero de la ciudad (valle del hijo de Hinom, es decir, la Gehenna), y romper la vasija de barro allí, diciendo, en Jeremías 19:11-12,
11 Así ha dicho Jehová de los ejércitos: Aún así quebrantaré a este pueblo y a esta ciudad, como quien quiebra un vaso de alfarero, que no se puede hacer de nuevo, y ellos serán enterrados en Tofet, por no haber lugar para enterrar. 12 Así haré a este lugar, dice Jehová, y a sus habitantes, e incluso haré esta ciudad como Tofet.
El contraste es sorprendente. Una antigua vasija de barro, una vez rota, no se puede rehacer como otro recipiente. Sólo la arcilla flexible húmeda se puede utilizar para rehacer un recipiente. La Casa de Israel es como la arcilla maleable; el resto de Judá-Edom se estrellaría en la Gehenna y nunca más se reconstruiría en un vaso de honra. Dios dijo que abandonaría Jerusalén como lo hizo en Silo ( Jer. 7:14). Silo fue el lugar donde el Arca de la Alianza descansó hasta el momento de Elí, cuando fue capturada por los filisteos. El Arca nunca volvió a Silo. Finalmente, David se la llevó a Jerusalén. Pero en los días de Jeremías, porque el pueblo de Jerusalén había convertido el templo en una cueva de ladrones, Dios abandonó ese lugar. Ezequiel vio la salida de la gloria ( Ez. 10:4-19 ), y nunca volvió al templo. Incluso cuando Zorobabel reconstruyó el templo en el año 515 antes de Cristo, la gloria no regresó a él, aunque lo dedicó a Dios. El trabajo era bueno y fue dirigido por Dios, pero el sitio en sí estaba maldito.
Esto es consistente con las profecías del Nuevo Testamento con respecto al árbol maldito ( Mat. 21:21 ), la parábola de la viña ( Mt. 21:43-44 ) y la parábola de los ciudadanos que lo odiaban y no le permitirían reinar sobre ellos ( Lucas 19:27 ).

El punto es, alguien debe estar cerca de cumplir estas profecías distintas para Israel y para la higuera maldecida. La Casa perdida de Israel debe existir para ser rehecha en otro recipiente, el remanente de Judá debe existir para ser aplastado en la Gehenna. El problema viene cuando la gente piensa que el vaso que fue estrellado va a ser reconstruido en un vaso apto para el uso de Dios, y cuando esas mismas personas además piensan que la casa original de Israel se perdió para siempre. Tales suposiciones erróneas producen enormes meteduras de pata como la que vimos en 1948 y 1988.



La "oveja perdida" encontrada

La Casa de Israel realmente nunca se perdió del todo. Cuando los asirios los tomaron cautivos, se hicieron conocidos por otros nombres en los registros históricos de los asirios. En el libro de Merrill Unger, La Arqueología y el Antiguo Testamento, en la página 243, leemos,
El contacto inicial entre Israel y Asiria, evidentemente, tuvo lugar durante los días de Omri, a partir de entonces Israel aparece en los registros cuneiformes como Bit-Humri ('Casa de Omri'). Este apelativo oficial se aplicó a Samaria, la ciudad capital. Por otra parte, la designación de un rey israelita se convirtió en Mar Humri ('hijo', es decir, el sucesor real de Omri). La referencia de Tiglat-Pileser III a la tierra de Israel durante un siglo más tarde por su nombre oficial Bit Humri evidencia la importancia de Omri como gobernante en la historia de Israel.
La declaración de Unger es compatible con la opinión de prácticamente todos los historiadores de la historia antigua. La antigua Casa de Israel era conocida en los registros asirios como Bit-Humri. La palabra "poco" significa "casa" en el idioma asirio. En hebreo, es "Bet", como en Belén, "casa del pan". Por lo tanto, vemos que la Casa de Israel era conocida en la antigüedad por un nombre distinto de "Israel". Debe su nombre al rey Omri, cuyo reinado se registra en 1 Reyes 16:23-28. Él parece haber sido el primero que creó una especie de relaciones diplomáticas con el rey de Asiria, y de este modo, la nación llegó a tener el nombre de Omri.
Por supuesto, el nombre de "Omri" en sí es cómo escribimos y pronunciamos en castellano moderno. En hebreo, originalmente fue pronunciado "Ghomri" y más tarde "Jumri." En realidad, se pronuncia con un gutural "gh" sonido que aún se encuentra en el idioma alemán, pero no en castellano. Acerca de esto, podemos citar una autoridad británica reconocida en la literatura y las costumbres asirio-babilónicas, Teófilo G. Pinches. En su libro, El Antiguo Testamento a la luz de los Registros Históricos y Leyendas de Asiria y Babilonia, 3ª ed., 1908, leemos:
Es de destacar que la forma asiria del nombre Yaua ("Jehú") muestra que el aleph no pronunciada al final en ese momento sonaba, por lo que los hebreos le deben haber llamado Yahua ("Hehua"). Omri fue igualmente pronunciado de acuerdo con el sistema anterior, antes que la ghain se convirtió ain. Humri muestra que dijeron en ese momento Ghomri.
Pinches estaba comentando sobre el Obelisco Negro de Salmanasar, en el que encontramos grabado el homenaje que Jehú, rey de Israel que pagó a Asiria. Las inscripciones muestran a Jehú inclinándose ante el rey asirio y rindiéndole homenaje, junto con las palabras, "Este es Yaua (Jehú), el hijo de Jumri" ​​(Omri). En Guía para las Antigüedades Babilónicas y Asirias del Museo Británico, impreso en 1922 por los Fideicomisarios, páginas 46-47, leemos lo siguiente sobre el Obelisco Negro de Salmanasar,
El pago del tributo por "Iaua (Jehú), el hijo de Jumri (Omri)", quien llevó plata, oro, plomo, y tazones, platos, vasos y otros utensilios de oro. Se piensa que la denominación «hijo de Omri" era meramente para mostrar que Jehú era un israelita, porque el territorio israelita fue llamado "Bit Jumri".
Estos hechos históricos son, quizás, demasiado técnicos para la mayoría, pero son útiles para mostrar que Israel se llamaba originalmente la Casa de Ghomri o Bit-Khumri. La forma más común de este nombre se convirtió en Gimirri y Gamera, que habitaron en el territorio en el que los israelitas habían sido tomados como cautivos. En años posteriores, ya que las lenguas evolucionan, la "gh" suavizándose se convirtió en un sonido "kh". (Por lo tanto, las personas galesas hoy todavía van por su antiguo nombre, Jumri.) 2 Reyes 17:6 da la ubicación de la tierra de los Gimirri, lo cual es consistente con los hallazgos de los historiadores,
6 En el año nueve de Oseas, el rey de Asiria tomó Samaria, y llevó a Israel cautivo a Asiria, y los puso en Halah, en Habor junto al río Gozán, y en las ciudades de los medos.
Aquí es también donde Ezequiel los encontró cuando viajó con ellos para profetizarles acerca de su futuro. Ezequiel 1:1 dice que era "uno de los cautivos junto al río Quebar". Este río es ahora conocido por el nombre Khabour. Bullinger nos dice en sus notas sobre Ezequiel 1:1 (en la Companion Bible) que este río desemboca en el Éufrates a unos 45 kilómetros al norte de Babilonia. Ezequiel era un profeta misionero a las tribus de Israel en Asiria. Obviamente, a los israelitas no se les habían perdido en su día, a pesar de que él les profetizó unos 150 años después de su cautiverio.
Una de las razones de que los modernos maestros de la Biblia hayan perdido la casa de Israel se debe a que insisten en que el nombre Gimirri proviene de Gomer, y no de Ghomri. Este Gomer, dicen, es uno de los descendientes de Jafet ( Gen. 10:2 ). Este punto de vista se propagó hace años, antes de los grandes descubrimientos arqueológicos del siglo XIX. Era una especulación y no tenía ningún fundamento histórico. No existe un registro histórico que conecte a Gimirri con el Gomer de Génesis 10:2. Pero con la excavación de la gran biblioteca de Nínive a principios del siglo XX, todas las especulaciones se desvanecieron. Todos los historiadores reconocen ahora que el nombre proviene de Ghomri, que era el rey Omri de la casa del norte de Israel.
Desde una perspectiva bíblica y profética, sin embargo, sí encontramos que es muy interesante que Oseas fue mandado por Dios a casarse con una prostituta llamada Gomer para retratar el matrimonio de Dios con la Casa de Israel. En el tipo profético, Oseas era un tipo de Cristo, mientras que Gomer representaba a Israel, la novia. Es increíble que en la profecía de Oseas, Dios tuviera a bien utilizar el nombre oficial asirio de Israel. Más tarde, cuando Dios se divorció de la Casa de Israel, encontramos que Israel era conocido entre las naciones como Ghomri o Bit-Khumri. Por otra parte, el rey de Israel, que estaba gobernando a Israel en el momento de la caída de Samaria era el rey Oseas. (Ver 2 Reyes 17:06 , citado anteriormente). Esto no es más que una ligera variación del nombre Oseas. Por lo tanto, vemos que Oseas y Gomer eran tipos proféticos de Oseas y Ghomri. No hay ninguna duda al respecto. Los Ghomri-Gimirri eran los israelitas en su cautividad asiria, NO la gente de Gomer, hijo de Jafet.
Los israelitas Gimirri son bien conocidos en la historia. Prácticamente todos los historiadores nos dicen que estas personas dominaron la región durante siglos, al sur de las montañas del Cáucaso entre el Mar Negro y el Mar Caspio. En lugar de ser absorbidos por las naciones, aumentaron en gran medida, como Dios les había prometido. A medida que su población creció, muchos de ellos comenzaron a moverse hacia el norte y el oeste a través de Asia Menor (la actual Turquía) y Europa. Otros se fueron a Europa a través de la ruta del norte a través del Cáucaso a la península de Crimea. Por lo tanto, se les dio el nombre de "raza blanca". Sus lápidas en Crimea muestran que no olvidaron pronto sus orígenes israelitas. En el libro, Academia Scientiarum Imperialis, Memorias, por AE Harkavy, 1863, vol. 24, Nº 1, p. 9, leemos de este epitafio en una de esas tumbas,
I, Jehuda ben Mose ha Nagolon, del país oriental, ben Jehuda ha-Gibbor de la tribu de Neftalí, de la generación Schillem, que se fue al exilio con los exiliados que fueron expulsados ​​con Oseas, el rey de Israel, junto con las tribus de Simeón y Dan y algunas de las generaciones de las otras tribus de Israel, que (todos) se llevaron al exilio por el enemigo Salmanasar de Schomron y sus ciudades para Chalach, es decir, Baclack y para Chabar, es decir, Chabul y para Hara, es decir, Herat, y para Gosan, es decir, Gozna, las ciudades de las tribus exiliadas de Rubén, Gad y la media tribu de Manasés, que Pilneser llevó al exilio e instaló allí (y de allí se esparcieron a sí mismos sobre toda la tierra de Oriente en cuanto a Sinim) cuando regrese de vagar en la tierra de su exilio y de peregrinaciones en los lugares de residencia de los descendientes de sus generaciones en sus lugares de descanso de la Tierra de Krim. [Es decir, la guerra de Crimea].
En la página 130 del libro de Frederick Haberman, Trazando Nuestros Antepasados, cita otra inscripción en un antiguo cementerio israelita en Crimea que había sido descifrada por el Prof. Chwolsen de Petrogrado. Dice lo siguiente,
Esta es la lápida de Buki, hijo de Itchak el sacerdote; puede ser su descanso en el Edén, en el momento de la salvación de Israel. En el año 702 de los años de nuestro exilio.
Este epitafio deja claro que algunos habían llevado registros precisos de su exilio y que se consideraban israelitas de la dispersión. Estas personas no eran de la dispersión judía que comenzó en el año 70 dC, eran israelitas que se habían dispersado ocho siglos antes, muchos de los cuales vivían justo al norte del Mar Negro en Crimea, ya que muchos de sus hermanos israelitas estaban migrando al norte y al oeste en la propia Europa.
Además de las lápidas, hay una pequeña cantidad de literatura de estos cautivos de Israel. Por ejemplo, en los libros apócrifos hay un libro que se llama Tobías. Es la historia de un hombre de la tribu de Neftalí en el cautiverio asirio (Ver Tobías 1:1-2 ). Leemos que Tobías murió en Ecbatana de Media a la edad de 117 ( Tobías 14:14 ). Estos israelitas de las llamadas "tribus perdidas" eran descendientes de los que el libro apócrifo de Esdras menciona. 2 Esdras 13:40-45 lee,
40 Estas son las diez tribus, que fueron llevadas prisioneras de su propia tierra en el tiempo de Oseas el rey, a quien Salmanasar, rey de Asiria llevó cautivo, y se los llevaron sobre las aguas, y así llegaron a otra tierra. 41 Pero tomaron este consejo entre sí, que iban a salir de la multitud de las naciones, e irían a un país más lejos, donde nunca la humanidad habitó. 42 Que podrían mantener sus estatutos, que nunca mantuvieron en su propia tierra. 43 Y entraron en el Éufrates por los pasos estrechos del río. 44 Porque entonces el Altísimo dio señales a ellos, y mantuvo quieta la inundación, hasta que pasaron, 45 porque por medio de ese país había un gran camino por recorrer, es decir, de un año y medio, y la misma región se llama Arsareth.
Este pasaje viene del libro de Esdras (la forma griega del nombre Ezra). Se considera "apócrifo", ya que es dudoso que el mismo Esdras lo escribiera. Muchos creen que fue escrito por un escritor más tarde bajo el nombre de la pluma de Esdras. Tales tácticas eran comunes en tiempos antiguos. Sin embargo, no importa quién lo escribiera, no pudo haber sido escrito antes del original de Esdras, que fue enviado a Jerusalén en el 458 aC, bajo el edicto de Artajerjes de Persia. Incluso si el libro hubiera sido escrito por el Esdras original, muestra que los israelitas "perdidos" todavía podrían estar situados de manera positiva, al menos, tres siglos después de su deportación. Después de todo, para cuando Esdras fue a Jerusalén en el 458 aC, la ciudad de Samaria había estado en ruinas durante 263 años.
Josefo registra una carta escrita por el rey griego de Esparta a Onías, sumo sacerdote de Judá, en el siglo II antes de Cristo, en el que afirma ser afín a Abraham. Se registra en Antigüedades de los Judíos, XII, iv, 10,
Areo, rey de los lacedemonios, a Onías, envía saludos.
Nos hemos encontrado con cierto escrito, mediante el cual se ha descubierto que tanto los judíos como los lacedemonios son de una acción, y se derivan de la parentela de Abraham. No es más que justo, pues, que ustedes que son nuestros hermanos, deban enviarnos sobre cualquiera de sus preocupaciones lo que les plazca. También vamos a hacer lo mismo, y estimar sus preocupaciones como las nuestras, y vamos a mirar nuestras preocupaciones en común con las suyas. Demoteles, que lleva esta carta, traerá su respuesta de nuevo a nosotros. Esta carta es de cuatro cuadrados, y el sello es un águila con un dragón en sus garras.
Onías no tuvo tiempo para responder antes de morir. La respuesta vino de Jonatán, el Sumo Sacerdote, y se registra en Antigüedades de los Judíos, XIII, v, 8, de la siguiente manera,
Jonatán, sumo sacerdote de la nación judía, y el Senado, y el cuerpo de las personas de los Judíos, a los Ephori y el Senado y Pueblo de los lacedemonios,
Envío Saludo
Que estén bien, y tanto sus asuntos públicos como privados sean agradables a la mente, es de acuerdo a nuestros deseos. Estamos bien también. Cuando en otros tiempos una epístola fue traída a Onías, que era entonces nuestro sumo sacerdote, de Areo, quien en ese momento era su rey, por Demoteles, relativa a la tribu que había entre nosotros y vosotros, una copia de la cual está aquí sub-unida; ambos con alegría recibimos la epístola y estábamos bien satisfechos con Demoteles y Areo. Aunque no necesitábamos esa demostración, porque nos quedamos satisfechos al respecto por los escritos sagrados, sin embargo no pensamos ajustar primero para comenzar la reclamación de esta relación con usted, porque que no debiéramos parecer demasiado prontos a tomar para nosotros mismos la gloria que ahora nos es dada por usted. Hace un largo tiempo desde que esta relación nuestra para le ha sido renovada, y  cuando, en los días santos y festivos, ofrecemos sacrificios a Dios, oramos a él por su preservación y victoria, lo que respecta a nosotros, aunque hemos tenido muchas guerras que nos han rodeado todo el año, a causa de la codicia de nuestros vecinos, pero no nos determinan a ser un problema, ya sea para usted, o para otros que se relacionan con nosotros. Pero desde ahora hemos vencido a nuestros enemigos, y tendremos ocasión de enviar a Numenius, hijo de Antíoco, y Antípatro, hijo de Jasón, que son a la vez hombres honorables que pertenecen a nuestro Senado, a los romanos, les damos esta carta a ustedes también, para que puedan renovar la amistad que hay entre nosotros. Por lo tanto, hará bien en escribirnos y enviar un relato de lo que usted está en necesidad de de nosotros, ya que estamos en todas las cosas dispuestas a actuar de acuerdo a sus deseos.
Se desprende de esta carta que el liderazgo de Judá en el siglo II antes de Cristo ya era consciente de que esta tribu griega de lacedemonios o espartanos, eran de la simiente de Abraham. No intentaron ponerse en contacto con ellos o reclamar la relación, pero oraron por ellos en los días de fiesta. Esta es tal vez una referencia a la Fiesta de los Tabernáculos, en la que se ofrecieron 70 novillos en nombre de las 70 naciones del mundo ( Num. 29:12-32 ). Sin embargo, es muy probable que continuarían ofreciendo sacrificios y oraron por sus hermanos de la Casa dispersa de Israel.
No se nos dice que los escritos sagrados que el Senado de Judea había leído les dijeran que los espartanos eran parentela. Sin embargo, se nos da una pista muy reveladora en el sello oficial de la carta de Areo. Era el sello de la tribu de Dan. Génesis 49:17 dice que "Será Dan serpiente junto al camino", y por lo tanto, su estandarte (bandera) en el desierto era un águila con una serpiente ("dragón") en sus garras. Esto se hace evidente también en la visión de Ezequiel, cuando vio el trono de Dios rodeado de cuatro caras, que se reflejaron en las cuatro tribus principales de Israel cuando rodearon el trono de Dios (Tabernáculos) en el desierto. Ezequiel 1:10 dice que estas cuatro eran como sigue:
(1) Al sur, Rubén, en la imagen como el rostro de un hombre,
(2) Al este, Judá, en la imagen como la cara de un león,
(3) Al oeste, José, en la imagen como el rostro de un buey,
(4) Al norte, Dan, en la imagen como la cara de un águila.
Estas normas tribales del campamento de Israel en el desierto bajo Moisés estaban destinadas a representar los cuatro seres vivientes alrededor del trono en Apocalipsis 4:7 también. Si bien este es un estudio fascinante en sí mismo, nuestro propósito aquí es sólo mostrar que la norma o el sello de la tribu de Dan era el "águila volando" ( Rev. 4:7 ) llevándose la "serpiente junto al camino" ( Gen . 49:17 ). Así, el sello de la carta de Areo identificó a esas personas como hijos de Dan. Se habían trasladado muy probablemente a la península griega muy temprano en su historia, pues encontramos que el territorio asignado a la tribu de Dan, en los días de Josué estaba en el medio del territorio filisteo. Esta área no fue conquistada por completo hasta el tiempo de David. Jueces 18:1 nos dice que los hijos de Dan tuvieron que ir al norte de Canaán para encontrar lugares en los que podrían instalarse. A medida que aumentaron en población, es probable que hayan colonizado otras partes del mundo. En la época de la guerra de Troya, las tribus dominantes y los héroes de esa epopeya fueron los "Danai" y los "Dánaos". La guerra de Troya tuvo lugar pocos siglos después de que Josué guió a Israel en Canaán. Por lo tanto, la tribu de Dan tuvo mucho tiempo para colonizar diversas zonas de Grecia y Asia Menor.
El grueso de las tribus "perdidas" de Israel se sabe que existían, incluso después de la época de los apóstoles en el Nuevo Testamento. Josefo escribió sobre las tribus de Israel en sus días. En Antigüedades de la Judíos, XI, v, 2, escribe,
Por lo cual no hay más que dos tribus de Asia y Europa con sujeción a los romanos, mientras que las diez tribus están más allá del Éufrates hasta ahora, y son una inmensa multitud, y nopueden ser estimadas por los números.
No sólo Josefo afirma la existencia continua de Israel en el siglo I dC, sino que también nos dice que Dios les había multiplicado en gran manera, como Oseas había profetizado ( Ose. 1:10 ). Esto no suena como si Israel se habría perdido en su tiempo de cautiverio, ni se nos dice que habían sido absorbidas por otras naciones. Él nos dice que aquellos israelitas se habían convertido en "una inmensa multitud" y estaban muy identificados en el primer siglo dC. Puede ser fácil perder unas pocas personas entre las naciones, pero no es posible perder "una inmensa multitud". Eran, evidentemente, por este tiempo el pueblo dominante en la región más allá del Éufrates entre el Mar Caspio y el Mar Negro y ya se habían extendido por toda Asia Menor.
Si Josefo sabía dónde estaban ubicados los israelitas, entonces es muy poco probable que los escritores del Nuevo Testamento fueran ignorantes de su ubicación. Cuando estudiamos los escritos de Pedro y Santiago, vemos rápidamente que sentían un llamado especial para evangelizar a los israelitas de la dispersión. Santiago escribió su epístola "a las doce tribus que están en la dispersión" ( Santiago 1:1, La Biblia Enfatizada de Rotherham). Encontramos la misma terminología en 1 Pedro 1:1, y de nuevo citamos de La Biblia Enfatizada,
1 Pedro, apóstol de Jesucristo, a los peregrinos escogidos de la dispersión en el Ponto, Galacia, Capadocia, Asia y Bitinia, (elegidos) de acuerdo con la presciencia de Dios Padre.
Así, cuando Pedro se refiere a estas personas como "una nación elegida, un sacerdocio real, nación santa, pueblo adquirido" ( 1 Pedro 2:9-12 ), no estaba usando terminología espiritualizada. Estaba, literalmente, refiriéndose a los israelitas de la dispersión y recordándoles su vocación original al pie del Monte Sinaí ( Ex. 19:5-6 ). Estaba, en efecto, apelando a ellos sobre la base de su patrimonio conocido, anunciándoles las buenas nuevas de que Jesucristo los había redimido de los pecados que provocaron su dispersión 800 años antes. Estas personas que, durante 800 años habían sido "no mi pueblo" ( Oseas 1:9 ) y no habían tenido "ninguna misericordia" ( Oseas 1:6 ), ahora iban a ser reinstalados como el pueblo de Dios y a alcanzar misericordia ( Oseas 2:23; 1 Pedro 2:10 ).
Todo esto, dice Pedro, fue posible gracias a la obra de Jesús en la Cruz. En Su Primera Aparición, Jesús vino de la línea de Judá para garantizar sus derechos al trono para gobernar sobre la casa de Israel. Su Segunda Aparición asegura Su derecho de primogenitura, que había sido dado a José, la tribu gobernante de la dispersa y "perdida" Casa de Israel. La obra de reunir el Derecho de Primogenitura con Jesús el Rey comenzó en los días de los apóstoles, ya que propagaron el evangelio a aquellas ovejas perdidas. Al hacer esto, por supuesto, el evangelio también fue a todo el mundo, pero Pedro y Santiago dejaron claro que estaban preocupados por sus hermanos de la diáspora, que tenían el Derecho de Nacimiento.
Mientras que los historiadores a lo largo de la historia, e incluso los apóstoles en el Nuevo Testamento, han continuado escribiendo acerca de los israelitas, es increíble que los modernos maestros de la Biblia parezcan ignorar los hechos por completo. Su celo por dar el Derecho de Primogenitura a los judíos de hoy, les ciega a todo el flujo de la profecía, en su manifestación exterior entre las naciones modernas. El único hecho que tiene sentido de esto es que Dios quería que Israel se perdiera y fuera dada por muerta, como pensó Jacob que su primogénito hijo José, se había perdido para siempre, en el patrón profético original. Pero se acerca el día en que José será encontrado a la cabeza de las naciones ( Gen. 45:26 ).
Rastrear a los israelitas ya no es un problema histórico. Los arqueólogos del siglo pasado han descubierto todas las pruebas necesarias para vincular a los israelitas perdidos con los países del Cáucaso. Como ya hemos demostrado, los monumentos antiguos se refieren a ellos como Bet-Khumri, o Casa de Omri. Estos Jumri o Gimirri, fueron llamados por otros nombres por varios historiadores antiguos.
La Roca Behistun (el lugar de enterramiento de Darío I, rey de Persia) es una de las más importantes de esas inscripciones. En ella se enumeran 23 naciones o tribus que gobernaron en su reino. La inscripción está escrita en tres idiomas en la cara de un acantilado de roca de 1.700 metros. Esto nos permite ver como los israelitas fueron llamados en tres idiomas: persa, Susiano y babilónico. Mediante la la traducción de LW King y RC Thompson de las inscripciones de Darío el Grande en Behistun, vemos que en la lengua persa, Darío gobernaba "Escitia". En la lengua de Babilonia se llama "Matu Gimiri", o tierra de los Gimirri (cimerios). Si nos fijamos en el historiador griego Herodoto, quien fue contemporáneo de Darío, nos encontramos con que los llama por el término griego "Sacae". Así, en una nota al pie del libro IV de Herodoto, Ensayo 1, nota 1, leemos:
El nombre étnico de Gimiri se produce por primera vez en los registros cuneiformes en el momento de Darío Hispastes, como el equivalente semita del nombre Arian Saka (Sacae). . .
Por lo tanto, nos encontramos con que el Gimiri o Gimirri, son las mismas personas que el Saka. Los historiadores también usan el nombre griego Kimmeroi, o "cimerio" como el equivalente a Gimirri. Estos son los celtas.
Por la misma razón, si leemos las historias de los historiadores romanos, que escribieron en latín, nos encontraremos con la ortografía latinizada. En América, los Saka o Sacae, son llamados sajones. Pero no importa cómo estén escritas o pronunciadas en las diversas lenguas antiguas los nombres, los historiadores han sido capaces de identificar a estas personas como provenientes de los mismos israelitas que fueron llevados cautivos a Asiria. Esos israelitas emigraron hacia Europa bajo diferentes nombres y se multiplicaron en gran medida, para que pudieran cumplir con la promesa a Abraham, según la palabra de Oseas y los otros profetas.
Estos israelitas se dividieron en varios grupos tribales en sus migraciones por diferentes rutas a través de los siglos. Sin embargo, porque todos fueron originalmente las mismas personas, los historiadores llegaron a asentarlos sobre el término "raza caucásica", porque muchos de ellos emigraron al norte a través de las montañas del Cáucaso que se encuentran entre el Mar Caspio y el Mar Negro, ya que se establecieron en las naciones de Europa. A partir de ahí, muchos se propagaron en el "Nuevo Mundo" y las tierras de todo el mundo. El hecho de que estas personas son descendientes de las tribus de la casa de Israel, explica por qué el cristianismo se arraigó en Occidente, más que en otras tierras. Fue en el Plan general de Dios que el evangelio debía ir a ellos en primer lugar, como Oseas 1:10 había profetizado. Dios quiso que la Casa de Israel fuera la fuente principal de los movimientos misioneros mundiales para llevar el Evangelio al resto del mundo. Esto es precisamente lo que ha ocurrido.
Esta, entonces, es la razón de qué Dios escogiera a América y Gran Bretaña para recrear el tiempo de angustia para Jacob 1776-1986 / 96. Dios estaba cumpliendo Su Palabra en un nivel físico, de modo que podamos saber lo que está haciendo en el nivel espiritual para dar a luz al hijo varón. En la gran parábola de las naciones, vemos que las naciones europeas representan a los hijos de Jacob. Gran Bretaña está a la cabeza de esas naciones, geográficamente representa a Jacob mismo. De hecho, su bandera se llama la "Union Jack". Jack es una forma abreviada de Jacob. América fue poblada en gran parte por la persecución religiosa en Europa entre los hijos de Jacob. José fue "vendido" al desierto y fue "separado de sus hermanos" ( Gen. 49:26 ) durante 210 años. La tierra de José por sí en esta parábola se convirtió en dos naciones, Canadá y Estados Unidos, así como los dos hijos de José, Efraín y Manasés. Durante este tiempo de separación entre José y sus hermanos, los encontramos en prominencia entre las naciones, así como José fue elevado a la regencia durante su tiempo de estar "perdido" y separado.
De hecho, José pasó 12 años en poder de Potifar y en el calabozo antes de ser elevado al poder a la edad de 30. Así también, en la escala nacional, nos encontramos con que los Estados Unidos y Canadá comenzaron a llegar a una posición de potencia mundial después de 12 x 10 años (1776-1896), a una edad alrededor de 300. (El primer asentamiento británico en América llegó en la década de 1500. Y 300 años más tarde nos lleva a la década de 1800).
En el Arco Internacional de Paz sobre la frontera entre Estados Unidos y Canadá en Vancouver, Columbia Británica, hay dos inscripciones en el arco cuando se pasa de un país a otro. Una dice: "Los hijos de una madre común", la otra dice: "Los hermanos viven juntos en armonía". ¿No habla habla de dos hijos de José, ambos nacidos de Asenat ( Gén. 41:45 )?
América comenzó con 13 estados y ha crecido ahora a 50. Empezamos con el mismo número de tribus como la casa original de Israel. (Jacob tuvo 12 hijos, pero los hijos de José se convirtieron en dos tribus, Efraín y Manasés. Esto hizo un total de 13 tribus, sin embargo sólo había 12 tribus propietarias de la tierra, ya que Leví no recibió herencia de la tierra). Ahora hemos crecido a 50 estados, el número del Jubileo. 

Todas las naciones de Israel de todo el mundo llevan las marcas de Israel en sus símbolos nacionales. De esa manera, Estados Unidos no es único. Algunos países parecen llevar las marcas de tribus específicas en Israel. Otros autores han realizado estudios al respecto, pero este tipo de material que está más allá del alcance de este libro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario