TRADUCTOR-TRANSLATE

DANIEL 11 (11): LA REVUELTA DE LOS MACABEOS, Dr. Stephen E. Jones

31 de agosto 2015

Cuando Antíoco Epífanes estableció la abominación de la desolación en el templo de Jerusalén en el 166 aC, también prohibió la Ley de Dios y ejecutaba a cualquiera que fuera dueño de una copia de la misma. Él trató de forzar a los judíos a convertirse a la religión griega y la des-nacionalización de Judea, para incorporarlos totalmente a la manera "superior" de la vida griega. En el altar a Júpiter, que había sido creado en el templo, el pueblo se vio obligado a adorar y comer de los sacrificios, incluida la carne de los cerdos ofrecida a los ídolos.

El punto de vista divino, dado en Daniel 11:32, dice que trató de convertir a la gente a la impiedad al provocar violar Su pacto. Tal vez el ángel estaba refiriéndose específicamente a Onías, el sumo sacerdote en Jerusalén, que también se llamaba Menelao. Josefo nos dice que "este hombre era el origen de todo el mal que los judíos habían hecho, persuadiendo [a Antíoco Epífanes] a obligar a los judíos a abandonar la religión de sus padres" (Antigüedades de los Judíos, XII, x, 7 ).

Durante este tiempo, había hombres impíos que codiciaban el cargo de sumo sacerdote. Encontraron oportunidad de apelar al rey del norte y de subvertir el mandato divino que establece la sucesión del sumo sacerdocio. Esto parece haber sido una de las causas fundamentales del juicio divino sobre Judea para permitir Antíoco profanar el templo.

La misma situación se produjo en tiempos de Jesús, cuando el rey Herodes y su dinastía edomita nombraron sumos sacerdotes que estaban subordinados a ellos. Esa época terminó con la destrucción de Jerusalén y el templo. Es importante tener en cuenta este paralelo entre Antíoco y Herodes, porque en ambos casos el sacerdocio usurpó el lugar de Cristo en el templo, con lo que el juicio divino vino sobre la ciudad y el templo.


La Fuerza de Eleazar
El resultado fue que muchos cayeron en la apostasía, pero otros mostraron "fuerza" y tomaron "acción", como leemos en Daniel 11:32, 33,

32 ... pero la gente que conoce a su Dios se mostrará fuerte y actuará. 33 Y los que tienen perspicacia entre el pueblo darán entendimiento a los muchos; sin embargo, caerán a espada y a fuego, en cautividad y despojo, por muchos días.

Había un hombre viejo, noventa años de edad, de nombre Eleazar, un hombre piadoso muy respetado en la comunidad, que con valentía se negó a cumplir con el Real Decreto. Algunos le instaron a fingir que cumplía, a fin de salvar su vida, pero él se negó, diciendo que si él cedía a tales pretensiones, muchos de los más jóvenes seguirían su ejemplo, en la creencia de que había comido de las ofrendas contaminadas. Era un testigo de la verdad de pie frente al Príncipe de Grecia, que había echado por tierra la verdad. Leemos en 2 Macabeos 5:30, 31,

30 Pero cuando él estaba dispuesto a morir con azotes, gimió, y le dijo: "Es manifiesto al Señor que tiene el conocimiento santo, que mientras que podría haber sido librado de la muerte, ahora sufro dolores fuertes en el cuerpo al ser golpeado; pero en el alma estoy muy contento de sufrir estas cosas, porque le temo". 31 Y así este hombre murió, dejando su muerte como un ejemplo de un valor noble, y un monumento de la virtud, no sólo a los hombres jóvenes, sino también a toda su nación.

La madre y sus siete hijos
En el versículo siguiente, 2 Macabeos 6: 1, la historia comienza de una madre y sus siete hijos, que fueron torturados y asesinados uno a uno para seguir el ejemplo de Eleazar.

1 Y sucedió también que se tomaron siete hermanos con su madre, y fueron obligados por el rey a degustar carne de puerco contra la ley, y se atormentaron con fustas y látigos. 2 Pero uno de ellos que tomaron primero la palabra dijo de este modo: "¿Qué habrías tú pedido o aprendido de nosotros? Estamos dispuestos a morir antes que transgredir las leyes de nuestros padres. 3Entonces el rey, rabioso, ordenó que sartenes y calderos se calentaran, 4 que, fueron inmediatamente calentados, y mandó cortar la lengua del que habló primero, y cortar las extremidades de su cuerpo, con el resto de sus hermanos y su madre mirando. 5 Ahora, cuando fue de este modo mutilado en todos sus miembros, ordenó mantenerlo todavía con vida para ser llevado al fuego, y que se friera en la sartén; y como el vapor de la olla fue disperso por un buen espacio de tiempo, se exhortaban unos a otros con la madre a morir valientemente …

Y así los siete hermanos, desde el mayor al más joven, murieron por la tortura, cuando el rey hizo lo que pudo para asustarlos a cumplir su decreto. Finalmente, su madre sufrió el mismo destino.


El ascenso de Judas Macabeo ("El Martillo")
Parece que este incidente inspiró la revuelta, cuando otros tomaron coraje. Las acciones de Antíoco hicieron que muchos se dieran cuenta de que era mejor morir luchando contra los sirios en la batalla que ser torturados en el altar de Júpiter. Inmediatamente después de este incidente, 2 Macabeos 7: 1, 2 dice:

1 Que esto sea suficientemente ahora que han hablado acerca de las fiestas idólatras, y las torturas extremas. Entonces Judas Macabeo, y los que estaban con él, entraron en secreto a las ciudades, y llamó a sus parientes juntos, y tomaron con ellos a todos los que continuaron en la religión de los judíos", y reunieron alrededor de seis mil hombres. 2 Y pidieron al Señor, que mirara a la gente que fue hollada por todos; y que también tuviera pena del templo profanado de los hombres impíos.
Así empezó la revuelta de los macabeos contra Antíoco Epífanes. Judas exhortó a los hombres a no confiar en sus armas, sino tener confianza en el Dios Todopoderoso. Al parecer, él estaba familiarizado con Isaías 31: 1, 2, 3, donde el profeta reprendió a Israel por confiar en carnal armamento en lugar de a Dios para su defensa.

Judas y sus tres hermanos se convirtieron en capitanes de 1.500 hombres. En su primera batalla mataron a más de 20.000 de los soldados sirios. Nicanor, el general sirio, huyó a Antioquía en desgracia. Mientras tanto, el propio Antíoco, al estar en una campaña militar en Persia, trató de robar un templo, pero la gente de la ciudad se acercó y los atacaron y los expulsaron de la ciudad. Esta doble desgracia puso a Antíoco en rabia, y se comprometió a "venir a Jerusalén y que fuera lugar de entierro común de los judíos" (2 Macabeos 9: 4).

Sin embargo, murió antes de que pudiera llegar a Jerusalén.


Antíoco Epífanes Humillado

5 Pero el Señor Todopoderoso, el Dios de Israel, lo hirió con una plaga incurable e invisible; pues tan pronto como le había dicho estas palabras, un dolor de las entrañas irremediable vino sobre él, y dolores de tormentos de las partes internas ... 7 Mas él nada cesó de su jactancia, sino que todavía estaba lleno de orgullo, respirando fuego en su rabia contra los judíos, y ordenando prisa para el viaje; pero sucedió que se cayó de su carro, llevado [arrastrado] con violencia; por lo que tuvo una caída dolorosa, todos los miembros de su cuerpo tenían mucho dolor.

El relato a continuación, dice que tuvo que ser llevado en una litera, "mostrando sucesivamente a todos el poder de Dios". Luego dice en los versículos 9 y 10,

9 ... los gusanos salieron fuera del cuerpo de este hombre malvado, entre tanto que él vivió en tristeza y dolor, su carne se desprendió, y la inmundicia de su olor era apestosa a todo su ejército. 10 Y el hombre, que un poco antes pensó que podía llegar a las estrellas del cielo, ningún hombre podía soportar su hedor insoportable. 11 He aquí, por tanto, estando plagado, comenzó a dejar fuera su gran orgullo, y a llegar al conocimiento de sí mismo por el flagelo de Dios, su dolor aumentándose cada momento. 12 Y cuando él mismo no podía soportar su propio olor, me dijo estas palabras: "Es necesario estar sujeto a Dios, y que un hombre que es mortal no debe pensar con orgullo de sí mismo como si fuera Dios".

Parece que Antíoco Epífanes ("Dios manifestado") fue humillado al final por su hedor y reconoció que Dios lo había juzgado por su orgullo. El relato dice que Antíoco entonces se comprometió a dar a Jerusalén su libertad, restaurar los vasos del templo, y "convertirse en un judío el mismo, y pasar por todo el mundo habitado y declarar el poder de Dios" (2 Macabeos 9:17).

Antíoco luego compuso una carta al pueblo de Judea de la siguiente manera:
Antíoco, rey y gobernador, a los buenos judíos sus ciudadanos desea mucha alegría, salud y prosperidad. Si usted y a sus hijos les va bien, y sus asuntos están a su satisfacción, le doy muy grandes gracias a Dios, teniendo mi esperanza en el cielo.
En cuanto a mí, yo era débil, o de lo contrario hubiera recordado amablemente Su honor y buena voluntad. Volviendo de Persia, y siendo tomado por enfermedad grave, pensé que era necesario cuidar de la seguridad común de todos, no desconfiando de mi salud, sino teniendo una gran esperanza de escapar de esta enfermedad. Pero teniendo en cuenta que hasta mi padre, qué en algún momento lideró un ejército a las países altos, nombró un sucesor, a fin de que, si algo aconteciera en contra de lo esperado, o si fuera traída cualquier noticia grave de la tierra, sabiendo a quien le fue dejado el estado, no habría perturbación.
Una vez más, teniendo en cuenta que los príncipes que son fronterizos y vecinos de mi reino esperan oportunidades, y lo que ha de ser el evento, he nombrado a mi hijo Antíoco, rey, a quien a menudo comprometí y elogié a muchos de ustedes, cuando subió a las provincias altas, al que he escrito de la siguiente manera; Por lo tanto, ruego y pido que recuerden los beneficios que les he hecho generalmente, y en especial, que todo hombre todavía sea fiel a mí y a mi hijo. Por lo cual estoy seguro de que él, comprendiendo mi mente, favorable y amablemente cederá a sus deseos.

 El relato concluye diciendo de Antíoco, "por lo que murió una muerte miserable en un país extraño en las montañas". Él dejó su reino a su hijo, Antíoco V, conocido como Eupator -"Nacido Noble".


Antíoco Eupator declara la guerra a Judea
Eupator no respetó los deseos de su padre, sino que envió un ejército de 100.000 soldados de a pie, con el apoyo de arqueros en las torres de los elefantes, para poner sitio a Jerusalén. Sin embargo, pronto tuvo que retirarse del sitio con el fin de sofocar una rebelión en su propio país. Así que Daniel 11:34, 35 dice:

34 Ahora, cuando ellos [los santos] caigan se les concederá poca ayuda, y muchos se unirán con ellos en hipocresía. 35 Y algunos de los entendidos caerán, a fin de ser refinados, purgados, y emblanquecidos, hasta el tiempo del fin; ya que el tiempo señalado está aún por venir.

No está claro si "poca ayuda" se refiere a los hipócritas, los impíos que engrosaron las filas de los Macabeos una vez que vieron la victoria a la vista, o si esta "ayuda" se refiere a los demás que se levantaron en rebelión contra Antíoco. Cualquiera que sea el caso, sucedió que el primo de Antíoco, Demetrio, levantó un ejército de mercenarios, tomó cautivo al rey, y lo ejecutó. Antíoco Eupator había reinado sólo dos años (163-161 aC), cuando su trono fue tomado por su primo, Demetrio.


Restauración del Templo
Judas Macabeo restauró Jerusalén y el templo a su forma original de culto, echando abajo todos los altares de los dioses extranjeros.

Josefo nos dice que "así fue, que el templo fue desolado por Antíoco, y así continuó durante tres años". De hecho, se dice que el templo fue desolado en el 25º día del mes llamado Appellius (diciembre), y que fue dedicado el mismo día tres años más tarde. La celebración de ocho días de la consagración del templo se hizo conocido como Hanukkah, "Luces". Juan 10:22 lo llama "la Fiesta de la Dedicación".


Independencia
Antíoco IV había esperado que Judea quedaría sujeta a su hijo Antíoco V, pero esto no sucedió. Los judíos establecieron un gobierno independiente.

El sumo sacerdote impío, Onías, estaba muerto, pero había sido reemplazado por un sumo sacerdote igualmente malo, Alcimo. Judas lo expulsó, y él huyó a Antioquía, acusando a Judas de rebelarse. Demetrio se enfureció y envió un ejército a Judea para ejecutar a Judas y restablecer a Alcimo como sumo sacerdote. Nicanor, el general, amenazó con destruir el templo si la gente no le entregaba a Judas.

Judas, sin embargo, destruyó por completo el ejército sirio, lo que trajo un poco de paz. Alcimo murió de un derrame cerebral, dejando a Judas como el único sumo sacerdote. Judas comenzó la línea hasmonea de reyes-sacerdotes que gobernó Judea durante casi 130 años, hasta que el último de su línea fue ejecutado por el rey Herodes en el 34 antes de Cristo (el propio Josefo era de ese mismo linaje).


Sin embargo, los romanos tomaron Judea en el año 63 aC, sometiendo al último de los hasmoneos al imperio de Roma. La independencia de Judea duró apenas 100 años (163-63 aC), privando al tercer imperio bestia de un siglo de dominio. Esto tendría implicaciones proféticas, porque este siglo perdido tuvo que ser añadido a la final de las ("siete veces") del dominio de 2520 años que Dios había otorgado a los imperios bestia en su conjunto. Ya que 2.520 años terminaron entre 1.914 y 1917, esto significaba que un siglo de gobierno bestia de inspiración griega se le concedió al príncipe de Grecia hasta 2014-2017.

Category: Teachings

Dr. Stephen Jones
- See more at: http://www.gods-kingdom-ministries.net/daily-weblogs/2015/08-2015/the-maccabean-revolt/#sthash.6LnaTFpQ.dpuf

No hay comentarios:

Publicar un comentario