TRADUCTOR-TRANSLATE

LOS DOS TESTIGOS (2/3), FFI, Dr. Stephen E. Jones

Parte 2

Fecha: 02/01/2010
Edición No. 259

En Apocalipsis 11 vemos que el Templo se mide justo antes de la descripción de los dos testigos. Se podría decir que la medición del Templo nos presenta a los dos testigos, porque son lo mismo. Este templo es, por supuesto, el de la Nueva Jerusalén, no el de la Vieja Jerusalén. Es un templo espiritual, no un templo físico en Jerusalén. Es la persona jurídica de las personas que se atribuyen al Nuevo Pacto y que se identifican con la obra Sara, en lugar de la obra Agar.

Ellos son los que se están construyendo como un templo durante un período de tiempo, generación tras generación de "piedras vivas", edificados sobre el fundamento de los apóstoles y profetas, siendo Jesús la principal Piedra del Ángulo ( Ef. 2: 20-22 ).

No todo el que dice ser cristiano es parte de este templo. Al menos, no en el sentido de Rev. 11. Los dos testigos son los "candeleros", que a su vez, son las siete Iglesias -pero no todos los individuos en esas siete iglesias califican. Apocalipsis 2 y 3 dice: "Al que venciere", lo que implica que muchos no vencen.

Fue lo mismo con el antiguo Israel. Toda la nación fue "la iglesia en el desierto", pero la mayoría de los israelitas eran incrédulos y no estaban a la altura de los términos de su vocación. Muchos son los llamados, pero pocos los escogidos. Esos israelitas no creyentes no podían reclamar la salvación por su genealogía, sino sólo por la fe (junto con todos los demás).

También hay que señalar que se necesita tiempo para medir el templo. En la manifestación exterior de esta profecía, indica que el templo está construido y se mide durante un período de tiempo, porque no es hasta la última generación que TODAS las "piedras vivas" necesarias para completar este templo, están en realidad extraídas de la cantera y son conformadas a Su Imagen.


La fe que vence

La fe se ha convertido en una de las palabras más incomprendidas en la Biblia. Muchos hoy en día piensan que es sinónimo de la iglesia o denominación. (Por ejemplo, se preguntan, "¿de que fe es usted?" Es decir, ¿en el que la denominación has puesto tu fe?)
Para ser un "creyente" básico en el sentido del Nuevo Testamento, hay que tener fe en que Jesús es el Cristo y murió por nuestros pecados y resucitó de entre los muertos para nuestra justificación.

La fe que vence, sin embargo, va más allá de esto. Hay aquellos que han puesto su fe en la Antigua Alianza, y los que son de la Nueva Alianza. Agar es el Antiguo Pacto; Sara es el Nuevo (Gál. 4:24 ). Los que afirman a Agar como su "madre" no pueden dar a luz a "Isaac", el hijo de la promesa. Esto es cierto no sólo en relación con el judaísmo, que afirma a Jerusalén ("Agar") como su madre, sino también para los cristianos sionistas, que han depositado su fe en la capacidad de Jerusalén-Agar para dar a luz a Isaac.

Todo el mundo tiene fe. La diferencia está en que la fe se coloque a través de quienes se dará la promesa. La obsesión de los hombres con que la vieja Jerusalén es el centro del Reino de Dios es una indicación de que han puesto su fe en Agar. Por lo tanto, ellos (como cuerpo de Cristo) desean casarse con Agar y dar a luz hijos a través de ella, en lugar de a través de Sara. Todo esto es evidencia de una "fe" Antiguo Pacto que es defectuosa e incapaz de dar a luz "Isaac".


Moisés y Elías, Josué y Eliseo

Los dos testigos son el verdadero Templo de Dios que se está midiendo en Apocalipsis 11. Su ministerio es el de Moisés y Elías. Más que eso, su ministerio es el de Josué y Eliseo. Son los cuatro, porque Moisés y Josué forman dos partes de un mismo ministerio; mientras que Elías y Eliseo forman dos partes de otro ministerio.


Moisés

Cuando Dios primero llamó a Moisés, le dio un par de señales para confirmar su llamado. Estas señales nos hablan también de la esencia del ministerio de Moisés y del mensaje. Se dan en Éxodo 4 . La primera señal está en los versos 2-4,

Y Jehová dijo: ¿Qué es eso que tienes en tu mano? Y él respondió: Una vara. 3 Él le dijo: Échala en tierra. Y él la echó en tierra, y se hizo una culebra; y Moisés huía de ella. 4 Entonces dijo Jehová a Moisés: Extiende tu mano, y agárrala por la cola. Y él extendió su mano, y la tomó, y se volvió vara en su mano.

La vara representa la autoridad que se le da por la Palabra del Señor, es decir, por medio de Su Ley. (Su Palabra es Su Ley.) Si echamos Su Ley en el suelo, se convierte en una serpiente (sentencia). Cuando nos aferramos a ella y la utilizamos de acuerdo con la mente de Dios, nos da la autoridad espiritual para hacer la obra que tenemos por delante.

Esto se ilustra en Num. 21: 56. El pueblo se rebeló contra Dios y Moisés, diciendo del maná, "detestamos este alimento miserable". Al hablar esto, expresaban su rechazo del Mesías, porque Jesús dijo en Juan 6:51, "Yo soy el pan vivo que bajó del cielo".

Por lo tanto, los escribas y fariseos derrocaron la Ley de Dios por medio de su "tradición", es decir, por sus malas interpretaciones carnales de la Ley ( Marcos 7: 9 ). Por el legalismo, se convirtieron en ley.

La segunda señal dada a Moisés en Ex. 4: 6 y 7,

6 Y dijo el Señor, además, a él, "Ahora pon tu mano en tu seno". Así que él puso su mano en su seno, y cuando la sacó, he aquí que su mano estaba leprosa como la nieve. 7 Entonces dijo, "Pon tu mano en tu seno de nuevo". Así que puso su mano en su seno y cuando la sacó de su seno, he aquí que se había vuelto como el resto de su carne.

La lepra es un tipo bíblico de la mortalidad (muerte lenta). La señal habla de pasar de la mortalidad a la inmortalidad. Para entender realmente esto, uno debe conocer la ley de limpiar leprosos de Levítico 14. Esta ley nos enseña el camino por el que Dios nos lleva a la inmortalidad. Se necesitan dos palomas para completar este proceso, lo que nos muestra la base legal de las dos obras de Cristo.

La tercera señal se da en Ex. 4: 8 y 9,

8 Y sucederá que si no te creen o escuchan el testimonio de la primera señal, creerán el testimonio de la última [segunda] señal. 9 Y será que, si aún no creyeren a estas dos señales o no prestan atención a lo que dices, entonces tomarás de las aguas del Nilo y las vertirás sobre la tierra seca; y el agua que se toma desde el Nilo se convertirá en sangre sobre la tierra seca.

Vemos aquí que las tres señales son de naturaleza progresiva. Si las personas no creen en la primera, a continuación, se debe dar la segunda señal. Si se negaban a ésta también, a continuación, la tercera señal se les aplicaría.

Deben creer en la Palabra del Señor cuando la escuchen y al oirla deben ser obedientes a la ley o Palabra del Señor y entender que la desobediencia traería consecuencias (de juicio). Esa es la primera señal.

Si eran demasiado tardos para oír o demasiado rebeldes en sus corazones para ser obedientes, entonces ellos debían entender que sus corazones estaban leprosos y que eran inmundos a los ojos de Dios. El antídoto para esto es Cristo en Su dos manifestaciones, primero la paloma que se mataba (en la cruz), y luego la paloma que se sumergía en la sangre de la primera y se la liberaba en campo abierto. La segunda paloma se representa en Rev. 19:13 como Cristo con su ropa teñida en sangre, siendo liberado en el "campo" (es decir, el mundo).

Si se negaban a escuchar cualquiera de las dos primeras muestras, entonces ellos serían llevados a la fe por medio de juicio.

Podemos ver que esto se aplica no sólo de forma individual a los de todas las generaciones, sino también en el mayor sentido histórico.

La primera señal representa la Ley dada por Dios a Moisés, pero aún no explicada plenamente. Creer en Dios significa creer en la Palabra (Ley) que había hablado.

La segunda señal representa el Evangelio de Cristo en el Nuevo Testamento, en el que se mostró que las dos venidas de Cristo eran necesarias para llevar a los hombres a la inmortalidad. Esta es la mayor luz de la Palabra dada a los hombres, y se espera que todos crean esto como el camino a la inmortalidad.

La tercera señal es la Era del Juicio ("sangre"), donde se aplica a las personas la presión del juicio con el fin de que aprendan justicia, como Isaías 26: 9 dice:

9 Porque después que hay juicios tuyos en la tierra, los moradores del mundo aprenden justicia.

Y así, después de mostrar a Moisés esta tercera señal, no se dice nada más acerca de si la gente va a creerla o no. Se supone que la gente sin duda creerá con la tercera señal. Y de hecho, cuando todos los creyentes son llevados ante el gran trono blanco, toda rodilla se doblará y toda lengua confesará a Jesucristo.

Esto, entonces, es la esencia del ministerio de Moisés que se da a los dos testigos en Apocalipsis 11: 6,

6 .. . y tienen poder sobre las aguas para convertirlas en sangre, y para herir la tierra con toda plaga, cuantas veces quieran [no por capricho carnal o de lujo, sino por la mente de Cristo, por supuesto].

En la aplicación presente de esto (antes del Gran Trono Blanco), esta "plaga" se aplica principalmente para cubrir la tierra con la sangre de Jesucristo. Como 1 Juan 1: 7 dice: "la sangre de Jesucristo su Hijo nos limpia de todo pecado". Los juicios de Dios están limitados antes del Gran Trono Blanco.

El ministerio de Moisés habla principalmente de la Ley y de la enseñanza de los fundamentos básicos de la Verdad dados a Moisés. La Ley nos enseña qué es pecado, porque, como dice Pablo, "por medio de la ley viene el conocimiento del pecado"( Rom 3:20 ). Cuando sabemos que Dios considera ciertas acciones y actitudes ser "pecado", entonces los que creen su Palabra puede tener la oportunidad de aprender la obediencia.


Josué

Moisés fue capaz de llevar a la iglesia en el desierto hasta el río Jordán, pero sólo Josué (Joshua) podría llevarlos al otro lado a la Tierra Prometida.

No es que Josué de repente echó a un lado la Ley a favor de la "Gracia". Más bien, Josué muestra una progresión a un mayor ministerio, necesario para llevarnos al Reino. Josué, o Yeshua, es un mayor tipo de Jesucristo que Moisés, pero incluso Moisés era un tipo de Cristo ( Hechos 3:22 ).

De hecho, los dos también REPRESENTAN los Pactos Antiguo y Nuevo. El Antiguo Pacto no era malo, pero era insuficiente y podría llevarnos sólo hasta cierto punto. El Nuevo Pacto fue necesario para terminar la obra, y el que siga en la Antigua Alianza (justificación por la obediencia, en lugar de por la fe) encontrará la meta imposible de alcanzar.

Así que Dios le habló a Josué (1: 7, 8), diciendo:

7 Solamente esfuérzate y sé muy valiente, para cuidar de hacer conforme a toda la ley que Moisés mi siervo te mandó; no te apartes de ella hacia la derecha o hacia la izquierda, de modo que puedas tener éxito donde quiera que vayas. 8 Este libro de la ley no se apartará de tu boca, sino que meditarás en él día y noche; de manera que sea posible que tengas cuidado y hagas conforme a todo lo que está escrito en él, porque entonces harás prosperar tu camino, y así tendrás éxito.

Moisés preparó el camino para que Josué enseñara al pueblo las leyes de Dios. Josué entonces vino como un mayor tipo de Cristo para hacer Su obra. Sabemos, por supuesto, que hay dos obras de Cristo, siendo la primera la obra de "la muerte", y la segunda es la obra de "vida". Así que la simple analogía de pasar de Moisés a Josué también es algo compleja. El propio Josué era de la tribu de Efraín, mientras que Jesús vino la primera vez de Judá. Por lo tanto, Jesús no podía llevarnos al Reino en ese momento de Su primera venida como hizo Josué. Se requería que volviera como Josué de Efraín, hijo de José, para completar esta obra. Recuerde que la túnica de José fue teñida en sangre ( Génesis 37:31 ), presagiando la obra de la segunda paloma en Lev. 14: 6.

Hay muchas capas de profecía en la relación entre Moisés y Josué, pero si nos centramos más estrechamente en nuestro estudio actual, vemos que sólo bajo el Nuevo Pacto "Jericó" puede ser derrocada con el fin de lograr el Reino de Dios.

Este derrocamiento se debe hacer legalmente, porque si los hombres como Acán violan el sexto mandamiento, robando lo que no es suyo, todo el trabajo falla hasta que se haga la corrección.

Cumplimiento profético de Moisés y Josué

Jericó es un tipo de Misterio Babilonia. Se encuentra en el camino del Reino de Dios hasta que el tiempo señalado llega para derribar la gran ciudad. En los días de Moisés tomó 40 años de formación en el desierto para llevar a Israel al lugar de la obediencia y el conocimiento de la Ley divina que era necesario establecer el Reino.

Todo eso era un tipo de la Iglesia del Nuevo Testamento. La Iglesia NT fue sacada de "Egipto" (es decir, la esclavitud al pecado) a través del cumplimiento de la Pascua, cuando Jesús murió en la cruz. Él trajo a la Iglesia a través del Mar Rojo, cuando resucitó de entre los muertos. Luego bajó como fuego en Pentecostés de una manera mayor que cuando Él descendió sobre el Sinaí para darles la Ley.

A continuación, la Iglesia se le dieron 40 Jubileos (40 x 49) años de formación en el desierto, para tener oportunidad de escribir la Ley en sus corazones por el poder del Espíritu Santo. Este tiempo se extendió entre 33-1993 dC. Luego llegó el tiempo señalado para cruzar el Jordán y comenzar la batalla de Jericó (Babilonia). Esto nos llevó a entrar en la guerra espiritual en noviembre de 1993. Esta Campaña de Oración del Jubileo duró 13 años, un año por cada vez que Israel marchó alrededor de Jericó, terminando el 7 de octubre de 2006.

Esto fue obra de Josué, el de Efraín, que opera dentro de los vencedores. Algunos de ellos sabían de esta batalla en un nivel consciente; la gran mayoría se unió con ellos por el Espíritu, pero no conscientemente. Sin embargo, porque todos son "un solo cuerpo", lo que uno hace, todos lo hacen.

Este trabajo de derrocar Jericó-Babilonia concluyó con la declaración profética "Hecho está" ( Ap 16:17 ) en un lugar llamado Babylon, Nueva York el 7 de octubre del 2006.

Esperábamos entonces para ver la gran ciudad comenzar a caer dentro del año siguiente. Particularmente esperábamos ver que un colapso económico se produjese, y esto comenzó en el verano de 2007 con la "crisis de las hipotecas subprime".


Elías

Así como Moisés representa la Ley, Elías representa a los profetas. Parece como si muchos cristianos hoy aman a Elías, pero se olvidan de Moisés. Sin embargo, Malaquías 4: 45 nos amonesta específicamente:

Acordaos de la ley de Moisés, mi siervo, incluso los estatutos y las ordenanzas que yo le ordené en Horeb para todo Israel. 5 He aquí, yo voy a enviar a Elías el profeta, antes que venga el día grande y terrible del Señor.

El ministerio "Elías" es incompleto sin "Moisés", así como "Moisés" es incompleto sin "Elías". Juntos forman los dos testigos. Si le falta uno o el otro, es sólo un testigo, que puede tener mucho de verdad, pero que no puede establecer el Reino.

"Moisés" dio la estructura del gobierno y las leyes del Reino para establecer el estándar moral conforme a la mente y la voluntad de Dios. "Elías" proféticamente aplica la Ley por la palabra del Señor en la vida de la nación.

Sin la Ley, hay poco para que Elías aplique o interprete. Sin Elías, la Ley de Moisés no puede aplicarse adecuadamente con la mente y voluntad de Dios.

Apocalipsis 11: 56 habla de Elías en relación con la obra de los dos testigos:

5 Y si alguno quiere hacerles daño, sale fuego de su boca y devora a sus enemigos. . . 6 Estos tienen poder para cerrar el cielo, a fin de que la lluvia no pueda caer durante los días de su profecía. . .

En la historia Elías profetizó al rey Acab en 1 Reyes 17: 1, donde leemos:

1 Entonces Elías tisbita, que era de los colonos de Galaad, dijo a Acab: "Como el Señor, el Dios de Israel vive, en cuya presencia estoy, que no habrá lluvia ni rocío en estos años sino por mi palabra".

Entonces se escondió durante 3 años y medio. Cuando regresó, el ​​rey, en vez de arrepentirse de su pecado, envió soldados para arrestarlo por causar daño. Elías hizo descender fuego del cielo para consumir a los soldados que fueron a arrestarlo ( 2 Reyes 1: 10-12 ).

Bajo el Antiguo Pacto, así es como se hacía. Bajo el Nuevo Pacto, sin embargo, un nuevo tipo de fuego se le da al pueblo de Dios. Es el bautismo de fuego por el cual el Espíritu Santo viene a consumir "la carne" y darle vida. La historia de Elías no es más que un "tipo" del bautismo del Espíritu Santo. Lo que es muerte bajo el Antiguo Pacto es vida en el Nuevo.

Elías establece las bases para el ministerio de Eliseo. Es la misma progresión de dos pasos que vemos con Moisés y Josué. Elías es el ministerio profético durante el gobierno de Antigua Alianza, mientras que Eliseo nos muestra el ministerio profético bajo el Nuevo Pacto. Es por eso que Elías hace ocho milagros, mientras que Eliseo hace dieciséis con la "doble porción".

Juntos, Elías y Eliseo hablan del ministerio profético al recordar la Ley de Moisés y su aplicación en la forma adecuada a su tiempo.


Elíseo

Si Moisés y Elías pueden estar vinculados, también pueden estarlo Josué y Eliseo. Así que así como la primera obra de Josué era derrocar Jericó, también nos encontramos con que la primera obra de Eliseo fue para sanar las aguas de Jericó2 Reyes 2: 19-22 ).

La obra profética de Eliseo era por tanto positiva en ese sentido y se encuentra además de acuerdo con el Rev. 11:15,

15 .. . El reino del mundo se ha convertido en el reino de nuestro Señor y de su Cristo; y él reinará por los siglos de los siglos.

En otras palabras, Babilonia debe tener un "cambio de régimen", y la ciudad tiene que caer, pero la gente (los ciudadanos de Babilonia) debe ser tomada cautiva y convertida en ciudadanos del Reino.

La obra de Eliseo es mayor que la de Elías, al igual que la obra de Josué es mayor que la de Moisés. En general, se habla del Viejo y Nuevo Pactos, siendo este último superior al primero.


Estamos hoy viendo más una obra de Josué-Eliseo que una obra de Moisés-Elías. Los cuatro hombres están involucrados, por supuesto, y es compleja, por decir lo menos. Nunca es fácil conocer la mente de un Dios complejo. Pero la comprensión de cómo estos cuatro hombres interrelacionan nos da una idea del tipo de obra que tenemos por delante.

DESCARGAR COMPLETO EN PDF:

Los dos Testigos, FFI, Dr. Stephen E. Jones

http://www.gods-kingdom-ministries.net/teachings/ffi-newsletter/ffi-2010/02-01-2010-the-two-witnesses-part-2/

No hay comentarios:

Publicar un comentario