TRADUCTOR-TRANSLATE

LEY BÍBLICA DE DIVORCIO Y SEGUNDAS NUPCIAS, ¿Quién es un Israelita?", Dr. Stephen E. Jones

Deut. 24: 2 demuestra que el divorcio es realmente divorcio, y no es meramente una separación legal. El divorcio termina la relación matrimonial a los ojos de Dios y hace que sea lícito que la mujer divorciada se case con otro hombre. La Ley dice,

2 Y salida de su casa, entonces puede seguir su camino y casarse con otro hombre.

Una vez divorciada legalmente, es libre para volver a casarse. Esta Ley suena como si contradijera las palabras de Jesús en Mat. 5:32, pero el problema está en la traducción de palabras -no en que Jesús no estuviera guardando la ley. La NASB traduce Mat. 5:3132 así,

31 Y fue dicho: Cualquiera que repudie a su mujer, déle un certificado de repudio; 32 pero os digo que cualquiera que repudia a su mujer, salvo por causa de fornicación, hace que ella adultere; y el que se casa con la repudiada, comete adulterio.

La NASB es generalmente una buena traducción de las Escrituras, pero comete algunos errores claves según el sesgo de los traductores. Esto, sin embargo, es un error de traducción flagrante que hace ver que Jesús no guardó la Ley, incluso después de haber antes en los versículos 18 y 19,

17 No penséis que he venido para abrogar la ley o los profetas; No he venido a abolir, sino a cumplir. 18 Porque de cierto os digo, que hasta que el cielo y la tierra pasen, ni una jota ni una tilde pasarán de la Ley, hasta que todo se haya cumplido. 19 Cualquiera que quebrante uno el más pequeño de estos mandamientos, y así lo enseñe a otros, será llamado el menor en el reino de los cielos . . . 

Entonces, ¿cómo pueden estos traductores decirnos que Jesús abolió una de estas leyes? Han pasado ya el cielo o tierra? Más importante aún, están estas traducciones intentando calificarlo como el más pequeño en el Reino? Jesús no estaba destruyendo o cambiando ni el más pequeño de los mandamientos. En su lugar estaba explicando el verdadero significado de esta ley, ya que fue víctima de abuso, destrucción, y supresión a través de las tradiciones de los hombres.

La palabra griega para "divorcio" es apostasion. Aparece en Mat. 5:31, pero no en 5:32. Aquí está cómo estos versos se leen en realidad en el griego:

31 Y fue dicho: Cualquiera que despide [apolue, "quitar; enviar lejos"] a su mujer, que le dé un recurso de divorcio [apostasion, "divorcio"].

Apolue describe el acto de enviar lejos. Apostasion es el propio divorcio. Estas dos palabras no son lo mismo, y no tienen el mismo significado. La Ley exige que el divorcio debe tener lugar antes de que sea legítimo para enviar lejos a la esposa. En otras palabras, es ilegal despedirla sin papeles del divorcio.

Las diez tribus perdidas de Israel fueron enviadas fuera de la Casa de Dios después de haber recibido un mandato judicial de divorcio. El divorcio es el papeleo legal que hace que sea legal enviarla a distancia. Hay una diferencia entre el divorcio y el acto de enviar a distancia. El no hacer esa distinción ha sido la causa de mucha confusión y anarquía. Mat. 5:32 continúa,

32 pero os digo que todo el que despide [apolue] a su mujer, salvo por causa de fornicación, hace que ella adultere; y el que se casa con la despedida [apoluocomete adulterio.

Tome en cuenta que la palabra "divorcio" ni siquiera aparece en este versículo. Jesús estaba hablando de la liberación, despedida, o el envío lejos de la esposa de uno, sin papeles de divorcio apropiados. Si un hombre despide a su esposa de la casa sin darle un certificado de divorcio, violando la Ley divina, entonces él hace que ella adultere. ¿Por qué? Porque ella probablemente tendrá que encontrar a alguien más para casarse con el fin de sobrevivir, y si no puede encontrar a nadie, ella probablemente recurrirá a convertirse en una prostituta.

Si ella fuera a casarse con otra persona sin tener los papeles del divorcio legales, entonces ella estaría cometiendo adulterio. Tome en cuenta que si ella se hubiera divorciado correctamente, incluso si ella se convirtiera en una prostituta, no estaría cometiendo adulterio. Sería fornicación, pero no adulterio. Uno debe estar todavía casado para cometer adulterio. Y es por eso que el que uno se case con quien ha sido despedida sin papeles de divorcio, comete adulterio también.

Consideremos ahora por qué Jesús dijo, "salvo por causa de fornicación". Él implica que es lícito simplemente despedir a la esposa si la relación es una de fornicación, es decir, una unión ilegal que Dios no reconoce como legítimo matrimonio. Los ejemplos de fornicación no sólo incluyen prostitución, sino también el incesto ( 1 Cor. 5: 1 ) y las relaciones homosexuales (Judas 7 ). Si bien las leyes de los hombres pueden reconocer las relaciones tales como matrimonios legales, Dios no lo hace. Por esta razón, los papeles del divorcio no son necesarios en tales casos. La separación o "despedida" es la solución. Un hombre no tiene que dar papeles de divorcio a una ramera. Un hombre que tiene relaciones sexuales con su madre, como Pablo describe, no necesita darle un certificado de divorcio, sino que se limita a separarse de ella, dejando la relación inmediatamente. "Parejas" homosexuales no necesitan papeles de divorcio, pero deben separarse.

Y así, poniendo todo esto junto, podemos parafrasear las palabras de Jesús de la siguiente manera:

"Pero yo os digo que todo el que simplemente despide a su mujer sin papeles de divorcio (salvo por causa de fornicación, para la que el despido sin papeles es la solución) hace que ella adultere. Y el que se casa con una mujer que ha sido simplemente repudiada, comete adulterio".

El verso ahora tiene mucho sentido y no hace que Jesús contradiga la Ley. Para un estudio más completo sobre esta cuestión, véase mi libro, La Biblia dice: Divorcio y nuevo matrimonio NO es adulterio (En castellano: http://josemariaarmesto.blogspot.com.es/2014/09/folleto-la-biblia-dice-divorcio-y-nuevo.html).

El objeto de esto es mostrar que cuando Dios se divorció de la casa de Israel, lo hizo de manera legal. Él le dio una carta de divorcio, como Jer. 3: 8 nos dice. Oseas confirma esto en Oseas 2: 2, donde Dios dice,

2 contended con vuestra madre [Israel], contended, porque ella no es mi mujer, y yo no soy su marido.

Sólo después de que Dios le dio a Israel una carta de divorcio Él la echó fuera de Su casa. El divorcio llegó primero, entonces vino la expulsión. El divorcio de Israel terminó su relación matrimonial con Jesús, que había sido establecida por los votos de la Antigua Alianza. La dispersión de Israel era el acto de echarla de Su casa.


El divorcio es realmente divorcio, no simplemente una separación ilegal como muchas iglesias han enseñado. Dios tuvo que divorciarse de Israel con el fin de acabar con el Antiguo Pacto y traer a un Nuevo Pacto. Si el divorcio es ilegal, entonces los cristianos no tienen derecho a reclamar un Nuevo Pacto, para que todos tendríamos que buscar a Dios para casarse en un matrimonio Antigua Alianza. Eso haría que todos nosotros fuéramos como Agar, más que como Sara, y que tendríamos que permanecer en la esclavitud para siempre. Podemos dar gracias a Dios por proporcionar en la Ley el divorcio, para que Él fuera capaz de divorciarse legalmente de Israel y establecer un nuevo matrimonio bajo el Nuevo Pacto (Véase mi libro, Antiguo y Nuevo Pacto Matrimonio. En castellano: http://josemariaarmesto.blogspot.com.es/2014/09/folleto-antiguo-y-nuevo-pacto.html).

http://gods-kingdom-ministries.net/teachings/books/who-is-an-israelite/chapter-4-divorce-and-dispersion/

No hay comentarios:

Publicar un comentario