TRADUCTOR-TRANSLATE

ISRAEL SE ARREPIENTE EN EL DESIERTO NO EN LA TIERRA, ¿Quién es un Israelita?", Dr. Stephen E. Jones




Israel se arrepiente en el desierto

A Oseas se le dijo que se casara con una mujer llamada Gomer. Ella era ya una ramera, o se convirtió en ramera después. Los eruditos han debatido la cuestión, pero si realmente representaba la casa de Israel, sabemos que Israel no llegó a ser una ramera hasta después de que ella se había casado con Jesucristo en el Monte Sinaí. Así que este sería probablemente el caso también con Gomer.

Cuando tuvieron hijos, estaban llamados proféticamente para indicar lo que Dios iba a hacer con la Casa de Israel. Gomer cometió adulterio con otros hombres, tal como Israel había cometido adulterio con otros dioses. Y así, el hijo de Oseas fue nombrado Jezreel, o Yezreel, que es casi el mismo nombre que Israel, o Israel. El nombre significa "Dios dispersa" porque Dios quiso dispersar a la Casa de Israel, enviandola a salir de Su casa.

Oseas y Gomer luego tuvieron una niña, que fue nllamada Lo-ruhama, "no digna de lástima". Luego vino un hijo llamado Lo-ammi, "no mi pueblo", porque Dios se estaba divorciando de la Casa de Israel. Y, sin embargo, Oseas 1:10 dice que la población de Israel aumentaría como la arena del mar, incluso en su cautiverio. No hay ninguna palabra aquí sobre que Israel esté perdiendo a Dios. De hecho, Él dice que en su estado disperso, serían llamados "los hijos del Dios viviente". Podemos deducir de esto que Israel se convertiría en un pueblo cristiano en la época de su dispersión.

De hecho, como veremos, ningún israelita puede llegar a ser un hijo de Dios manifestado aparte de Jesucristo. Por lo tanto, podemos decir que sólo los israelitas dispersos, que vendrían a aceptar y conocer a Jesucristo, pueden cumplir esta profecía, junto con muchos no israelitas que vendrían a conocer a Cristo.

Oseas 2: 7 alude esta conversión a Cristo, diciendo:

7 Y seguirá a sus amantes, pero no los alcanzará; y ella los buscará, pero no los encontrará. Entonces dirá: "¡Me volveré a mi primer marido, porque mejor me iba entonces que ahora!

Israel en realidad tenía muchos amantes y muchos maridos. Pero el profeta pone palabras en la boca de Israel, haciéndola pensar para sí: "Voy a volver a mi PRIMER marido". Al hablar de Dios como su primer marido, es evidente que Israel se había divorciado y que ella se había vuelto a casar al menos otro marido durante su exilio.

Esta es una de las profecías que se aplica erróneamente a los judíos hoy. Los maestros de la Biblia erróneamente identifican a Israel con Judá y no reconocen que la profecía de Oseas fue dirigida específicamente a las diez tribus perdidas de la casa de Israel, no a Judá. Por esta razón, se ha dado a los cristianos evangélicos la falsa esperanza de una conversión en masa pronto venidera de judíos a Cristo. Se equivocan.


Israel fue a buscar su primer esposo, Jesucristo, mientras que estaba en el desierto -no después de regresar a la Casa de Dios. El estado sionista simplemente no encaja en esta profecía. Porque finalizar una dispersión judía y llevar a los judíos a Palestina -sin su giro a Cristo primero y estar casado con Él, es moralmente inaceptable a Dios y a su Ley.

http://gods-kingdom-ministries.net/teachings/books/who-is-an-israelite/chapter-4-divorce-and-dispersion/

No hay comentarios:

Publicar un comentario