TRADUCTOR-TRANSLATE

Apéndices 4 y 5: AGUSTÍN. EL RICO Y LÁZARO ("El Jubileo de la Creación"), Dr. Stephen Jones



Apéndice 4
De la Introducción al Libro XXI en

La ciudad de Dios de Agustín



"El único nombrado por Agustín como representante de los tiernos de corazón es Orígenes. Orígenes había ido tan lejos como para incluir al diablo y sus ángeles entre aquellos que eventualmente completarían el castigo debido, y serían liberados de las torturas del Infierno (Gehenna).
El "infierno" de Orígenes es así realmente un purgatorio en el cual todos los pecadores, ya sean hombres o ángeles, finalmente serán limpiados de su culpa y restaurados a la paz con Dios …
"Este punto de vista, junto con otros puntos de vista de Orígenes, ya había sido condenado por la Iglesia como herético [véase la nota al pie de página a continuación], como señala Agustín. Pero mientras tanto, la doctrina de Orígenes había gozado de gran popularidad, especialmente en las iglesias orientales. Su famoso maestro, el propio Basilio, creía en el castigo eterno, pero afirma que la mayoría de los cristianos comunes creían que habría un límite de tiempo. Entre estos, aparentemente, debe incluirse a su hermano Gregorio de Nisa y su amigo cercano Gregorio de Nazianzo.
"Ambrosio de Milán fue un diligente estudiante de las obras de Orígenes, aunque no adoptó la noción de la salvación universal, en un pasaje interpreta el infierno metafóricamente. Escribe, que no hay un crujir de dientes corporales, ni un perpetuo fuego de llamas materiales, ni un gusano material; esas son meras figuras vívidas de los tormentos de una conciencia que se ha despertado demasiado tarde". (Citado de la Exposición del Evangelio de Lucas, 7.205f, por Ambrosio).

NOTA AL PIE: "El papa Anastasio había condenado los libros de Orígenes en el año 400. Su carta a Simpliciano de Milán se conserva como la número 95 entre las cartas de Jerónimo".


Apéndice 5
El hombre rico y Lázaro


El hombre rico y Lázaro (Lucas 16:19-31) es uno de los textos principales utilizados para enseñar la doctrina del tormento eterno. En efecto, hemos respondido a esta afirmación completamente en el curso general de nuestro estudio, pero ofrecemos esta breve reseña de esta parábola como un suplemento.

Primero debemos reconocer que esto es una parábola, en lugar de una historia literal. Sigue el mismo patrón general de las otras parábolas del Reino de Jesús. El hombre rico es el villano, representando (como de costumbre) a los escribas y fariseos. En el versículo 19 se dice que se visten de púrpura (autoridad civil) y de lino fino (autoridad religiosa). Vistiendo del mismo modo, ¡cuán conspicuos debieron de haber parecido cuando Jesús contó la historia!

Ellos también "vivían suntuosamente cada día" (vs. 19), teniendo acceso a las Escrituras diariamente. Sin embargo, en la dureza de sus corazones, no creyeron en Jesús, aunque resucitó de entre los muertos (vs. 31).

Por el contrario, estaba Lázaro, el paria, el "gentil", que no tenía ninguna ventaja espiritual en absoluto; quien para recibir cualquier alimento espiritual (la Palabra de Dios) tenía que suplicar, esperando algunas migajas de la mesa. Su único consuelo era como el de los "perros", un eufemismo para los "gentiles". Esto es confirmado por las palabras de Jesús en Mateo 15: 21-28.

21 Y Jesús se fue de allí, y se retiró a la región de Tiro y Sidón. 22 Y he aquí, una mujer cananea salió de aquella región y comenzó a gritar, diciendo: "Señor, Hijo de David, ten misericordia de mí; mi hija está cruelmente poseída por el demonio". 23 Pero él no le respondió ni una palabra. Y sus discípulos se acercaron a él y le preguntaron, diciendo: "Despídela, porque está gritando detrás de nosotros". 24 Pero él respondió y dijo: "Fui enviado solo a las ovejas perdidas de la casa de Israel". 25 Pero ella vino y comenzó a inclinarse ante él, diciendo: "¡Señor, ayúdame!" 26 Y él respondió y dijo: "No es bueno tomar el pan de los hijos y arrojarlo a los perros". 27 Pero ella dijo: "Sí, Señor; pero incluso los perros se alimentan de las migajas que caen de la mesa de sus amos". 28 Entonces Jesús respondió y le dijo: "Mujer, tu fe es grande; hágase por ti como lo deseas". Y su hija fue sanada de inmediato.

Uno de los propósitos principales de la parábola del hombre rico y Lázaro era mostrar que un cambio profundo estaba a punto de producirse. El "hombre rico" estaba a punto de ser juzgado, mientras que "Lázaro" estaba a punto de ser bendecido por la Palabra. Y así, el "hombre rico", la nación de Judá, "murió" en el año 70 d.C. y fue expulsado. Los "gentiles" luego recibieron el Evangelio, y al aceptar a Cristo, identificándose en Su muerte (Romanos 6:7). Y así fueron bendecidos en su "muerte", mientras que los fariseos y sus "cinco hermanos" (vs. 28) que permanecían en el judaísmo fueron "atormentados" a partir de entonces. Durante los últimos 2.000 años, los judíos han estado diciendo: "Estamos atormentados en esta llama". Pero Jesús les había dicho por medio de otra parábola en Mateo 21:43:

43 Por tanto, os digo que el reino de Dios os será quitado, y será dado a una nación que produzca su fruto.

Si tomamos esta parábola como enseñanza sobre un castigo futuro, todavía no hay razón para concluir que la "llama" sea literal o que sea interminable. Ninguno de los dos temas se aborda en la historia, por lo que tendríamos que completar esos detalles con otros pasajes de la Biblia. Esto ya lo hemos hecho, especialmente en los capítulos 2, 3 y 4.

Como cristianos, sabemos que Jesús pagó la pena completa por nuestro pecado. Si la Ley hubiera exigido que la pena fuera un tormento eterno en el fuego del infierno, entonces Jesús habría tenido que arder en el infierno para siempre. Él no hizo esto. La pregunta es: ¿todavía estamos en nuestros pecados, o la MUERTE de Jesús o solo 3 días pagaron la pena en su totalidad?

La respuesta es simple. Jesús no fue atormentado por la eternidad, y ciertamente pagó la pena completa por el pecado. Por lo tanto, como dijo Pablo, "la paga del pecado es muerte" (Romanos 6:23), NO muerte eterna, NO fuego del infierno, NO otra muerte inventada en la imaginación de los hombres con la que amenazar a sus enemigos. Todo lo que tenemos que hacer es ver el ejemplo de Jesús para conocer la pena completa del pecado. Con el dolor que sintió desde Getsemaní hasta Su muerte en la Cruz, pagó por nuestros pecados personales, atravesando el "lago de fuego" en esta Tierra, como lo hacemos nosotros a menor escala en el proceso de purificación. Con la muerte real durante 3 días Jesús pagó por el pecado original de Adán, cuyo castigo fue la muerte (Génesis 2:17). No es nuestra intención minimizar el terrible precio que pagó por el pecado. De hecho, fue un precio terrible de pagar. Sin embargo, una pena ETERNA es aquella en la que NO HAY ESPERANZA de pagarla alguna vez en su totalidad. Pero sabemos que Jesús la pagó en su totalidad.


https://gods-kingdom-ministries.net/teachings/books/creations-jubilee/appendix-5-the-rich-man-and-lazarus/

No hay comentarios:

Publicar un comentario