TRADUCTOR-TRANSLATE

DEUTERONOMIO – Discurso 6 - Leyes Domésticas - Cap. 2: HERMANOS DE RUBÉN, Dr. S. E. Jones




En Deut. 21:15-17 se nos muestra que el hijo de una mujer no amada no puede ser desheredado sin causa. La esposa de Jacob, Lea, es nuestro primer ejemplo de una mujer no amada en la Escritura. Su hijo mayor, primogénito de Jacob, era Rubén, que, como hemos visto, fue desheredado, no por ser el hijo de una mujer sin amor, sino por profanar el lecho de su padre.

También hay que mencionar que la KJV traduce el versículo 15: Si un hombre tiene dos mujeres, la una amada y la otra aborrecida La NASB suaviza la palabra aborrecida a no querida. Eso es ciertamente cómo debemos entenderlo. Debemos entender que hay un odio legal, así como un odio emocional. Vemos un ejemplo en Deut. 22:13,14, donde leemos de un hombre que se casa y luego “aborrece” (KJV) a su esposa y su cargo en la corte de no ser virgen cuando se casó con ella. La NASB suaviza este odio con la frase, se vuelve contra ella.

El idioma hebreo a menudo utiliza la exageración como recurso literario, como se nos dice por Kenneth Bailey en su libro, Jesús a través de los Ojos de Oriente Medio. Creo que este es uno de esos casos. Procesar a alguien por una violación de la Ley es “odio” judicialmente, en vez de emocionalmente. Esto es similar a la idea de la “maldición” de la Ley, que se produce cada vez que la Ley da un veredicto de culpabilidad y pasa sentencia sobre un pecador.

Debemos entender la Ley de la esposa Aborrecida desde este punto de vista, sobre todo porque no tenemos ninguna razón para creer que Jacob realmente odiaba a Lea. Simplemente no la amaba como amaba a Raquel. Sin embargo, la relación de contraste se describe en la Ley como una amada y la otra aborrecida. Moisés utiliza una imagen de palabra exagerada, pero el objeto de esta Ley es proteger al hijo de una mujer aborrecida.


Bendiciones temporales para Simeón, Leví, Judá

Rubén fue tratado adecuadamente por su padre, pues no fue desheredado hasta después violó el lecho de su padre. La cuestión más profunda a la que Jacob se enfrentó era si podía desheredar a Simeón, Leví, o Judá, que eran otros hijos de Lea, y todos mayores que José. La ley no nos da la respuesta directa, pero el ejemplo de Jacob sugiere que retenían algunos derechos. De hecho, al igual que Rubén no podía ser desheredado sin antes probarse indigno, por lo que también se aplicaba esta ley en el caso de Simeón y Leví.

En la bendición de Jacob de los doce hijos, habló de Simeón y Leví en Génesis 49:5-7,

5 ... Sus espadas son instrumentos de violencia … 7 Maldito su furor, que fue fiero; Y su ira, que fue dura. Voy a dispersarlos en Jacob, y los esparciré en Israel.

A la tribu de Simeón más tarde se le dio territorio al sur de Judá, y la historia demuestra que esencialmente estaban dispersos o absorbidos por Judá. Leví no recibió ningún territorio en absoluto, pero Dios usó su carácter violento para un buen uso. La espada de Leví fue utilizado para sacrificar animales en el Tabernáculo. Simeón, al ser mayor, se tuvo como más responsable que Leví, pero al final, incluso Leví perdió el sacerdocio a causa de su odio sin causa al Mesías (Juan 15:25).

Y así, cuando nos fijamos en la forma en que Jacob manejó el problema al final, vemos que privó a los hijos de Lea de la Primogenitura, pero aún les dio su deuda. A Leví se le dio el sacerdocio y a Judá el cetro durante la duración de la Antigua Alianza. Cuando los principales sacerdotes de Leví, en representación de la tribu en sí, rechazaron al Mesías y lo expusieron a la muerte, se inhibieron de seguir como sacerdotes delante de Dios y fueron reemplazados por el sacerdocio de Melquisedec.


Los Malos Higos de Judá descalificados

El caso del cetro de Judá es más complejo, porque la historia en Génesis lo muestra tanto en una luz negativa como positiva. Traicionó a José y lo vendieron por veinte piezas de plata. Sin embargo, más tarde su discurso de arrepentimiento mostró su lado positivo.

El efecto de su esquizofrenia espiritual a largo plazo salió en sus descendientes, la tribu de Judá en sí. Por lo tanto, Jeremías 24 profetiza de dos “cestas” de judaítas (“judíos”), una de buenos y la otra des malo. La buenos arrepentidos, se sometieron al juicio de Dios con humildad; los malvados se negaron a aceptar el juicio divino por sus pecados, y lucharon por mantener su cetro.

Esta mezcla de personas dentro de Judá se verá más adelante, así como en los evangelios. Los buenos judaítas siguieron a Jesús en el Nuevo Pacto, y finalmente recibieron la promesa del Espíritu Santo en Pentecostés. Estos, dice Pablo en Rom. 2:29, son los verdaderos judíos que verdaderamente con “alabanza” para Dios, y su señal es la circuncisión del corazón (el nombre Judá significa “alabanza”).

Por otro lado, los malvados de Jeremías 24 fueron los que se quedaron sin arrepentimiento, primero rechazando el bautismo de arrepentimiento de Juan y posteriormente rechazando al Mesías. Pablo nos dice en Rom. 2:28,

28 Porque no es judío el que lo es exteriormente; ni la circuncisión es la que se hace exteriormente en la carne.

Los que estaban en rebelión contra Dios y el Mesías siguieron el patrón del lado malo de Judá cuando se estableció el plan de vender a José. Ese es el lado de la tribu de Judá, que iba a ser desheredado y a no ser reconocido por Dios como parte de la tribu. Pero esos judaítas que tenían fe en el heredero legítimo al trono de David obtuvieron la promesa del Espíritu y compartieron Su Trono. Ef. 2:6 dice:

6 y juntamente con él nos resucitó, y nos hizo sentar en los lugares celestiales con Cristo Jesús.

Por lo tanto, vemos que el pequeño grupo de discípulos en el Aposento Alto se convirtieron en los herederos del cetro, y todos los que se unieron a ese grupo por tener una fe común en el Rey se convirtieron en ciudadanos de Judá. Los que se rebelaron contra el Rey Jesús demostraron que eran la parte del lado malo de Judá, y esas ramas fueron cortadas (Rom 11:17).

Cortar” israelitas no arrepentidos de cualquier tribu también era una característica de la Ley. Por ejemplo, en la Ley de Sacrificio que se encuentra en Levítico 17:10, Dios dice yo pondré mi rostro contra esa persona que coma sangre, y lo cortaré de entre su pueblo. En otras palabras, ser sanguinario y violento se trataba de una violación grave de la Ley.

Del mismo modo, si un hombre sacrificaba un animal “fuera del campamento”, debía llevar la sangre de ese sacrificio para que se presentará al Señor. Si no lo hacía, Dios dice en Lev. 17:4, “ese hombre será cortado de entre su pueblo”. Jesús fue hecho el sacrificio final por el pecado, y Él llevó Su cruz “fuera del campamento” (Heb. 13:11-13). A pesar de que murió por el pecado del mundo, es necesario que las personas apliquen Su sangre a sus deudas (cuentas) en el tabernáculo. Si no lo hacen, quedan “cortados” y ya no son considerados como miembros de la tribu, independientemente de su genealogía.

En la disputa del Nuevo Testamento sobre el cetro de Judá, y el trono de David, los corazones de los dos grupos de judaítas fueron puestos de manifiesto por estas leyes. Los que aplicaron la sangre del sacrificio de Cristo a sus “templos” fueron los herederos de la promesa. Aquellos que no lo hicieron, al no tener fe en Su sacrificio, fueron separados y desheredados a menos que más tarde se arrepintieran y cumplieran con esta Ley de Sacrificio.

Las dos facciones de Judá se manifestaron en la revuelta contra David en 2 Samuel 15-18. En esa historia, Absalón dirigió el grupo de judaítas malignos que rechazaron al verdadero ungido-mesías de su tiempo, el rey David. Absalón fue ayudado por Ahitofel, amigo de David, que le entregó (2 Samuel 15:12). Ahitofel después se ahorcó (17:23) y se convirtió en el tipo profético de Judas cuando esta historia se repitió en la revuelta contra el rey Jesús, “Hijo de David”.

Aunque Absalón tuvo éxito por un tiempo en usurpar el trono de su padre, a la postre David volvió a reclamarlo, y Absalón fue muerto. Se desprende de esta historia que las dos facciones de Judá, una buena y la otra mala desde la perspectiva de Dios, surgieron en la guerra entre Absalón y David. Entre estas facciones en competencia, ¿de qué lado estaban representados los verdaderos judíos, y de qué lado estaban representados los malvados que iban a ser cortado si no se arrepentían? ¿Más concretamente, qué lado fue “escogido”?

¿Fue Absalón elegido y ungido para gobernar? Obviamente, él pensó así, al igual que sus seguidores, y fueron la mayoría de las personas. Pero al final Absalón fue cortado y David recuperó su trono que le correspondía, porque Dios juzgó el caso y dictaminó que David era el verdadero ungido, es decir, el mesías del tiempo. Del mismo modo, cuando este conflicto se repitió mil años más tarde, los usurpadores incautaron la herencia de Cristo (Mateo 21:38. Y le echaron fuera de la “viña” con la ayuda de Judas, el “amigo” de Jesús (Mateo 26:50) que lo traicionó con un beso.

Todo esto muestra el fondo para la declaración de Pablo en Romanos 2:28 y 29, donde se define un judío desde el punto de vista legal (es decir, un miembro de la tribu de Judá). Los que permanecen bajo el Antiguo Pacto con su señal de la circuncisión física no son JUDÍOS, dice Pablo. Los que han entrado bajo el Nuevo Pacto con su señal de la circuncisión del corazón son judíos a los ojos de Dios, porque manifiestan la verdadera “alabanza” de Dios que es inherente al nombre de Judá.

En otras palabras, (desde el punto de vista legal o de Dios) lo que los hombres llaman la Iglesia es en realidad la tribu de Judá, porque ellos siguen el heredero legítimo del trono de David. Y, por supuesto, la Ley establece que cualquier hombre de cualquier origen étnico puede obtener la ciudadanía legal en la tribu de Judá, siempre y cuando tenga fe en el Rey y jure lealtad a Él. El hecho de que personas de Judá fueran los primeros descendientes étnicos de Jacob no excluyó que otros se unieran a sí mismos a la alianza con Dios y convertirse en judíos por convicción religiosa y por nacionalidad.

La complejidad del caso de Judá es visible para los que estudian esta parte de la Escritura. Por lo tanto, cuando Jacob le dio el cetro a Judá, tuvo ramificaciones a largo plazo en la propia tribu. Al final, sin embargo, la posesión del cetro de Judá sería temporal, porque toda la Primogenitura tendría que reunirse en manos de Jesucristo. Jesús no puede compartir la primera posición con ningún otro.

Como ya he dicho anteriormente, el sacerdocio de Leví fue reivindicado por Jesús en Su Primera Venida, pero el cetro de Judá fue usurpado y permanece disputado hasta la fecha. El sacerdocio de Melquisedec reemplazó al de Leví, permitiendo a Jesús convertirse en el Sumo Sacerdote, aunque no era de Leví. Los levitas judíos disputan esta demanda aún hoy en día, pero tal disputa será resuelta por la Segunda Venida de Cristo, así como la disputa entre David y Absalón se resolvió con el regreso de David a Jerusalén.

Aunque Cristo vino la primera vez como un descendiente de Judá y de David, vendrá la segunda vez como José con Su ropa teñida en sangre. Por lo tanto, Su Segunda Venida no sólo resolverá el conflicto entre los dos grupos de “judíos”, sino que se transferirá el cetro de Judá a José.

Es así como la Ley de la Esposa Aborrecida profetizó el futuro y afectó a las tribus de Simeón, Leví y Judá a lo largo de la historia del Reino. La Ley les ha penalizado por el pecado, pero lo más importante, también ha protegido sus derechos como hijos de Lea.

http://www.gods-kingdom-ministries.net/teachings/books/deuteronomy-the-second-law-speech-6/chapter-2-reubens-brothers/


No hay comentarios:

Publicar un comentario