TRADUCTOR-TRANSLATE

EL REINO DE DIOS - Capítulo 5: El territorio del Reino, Dr. Stephen E. Jones


Capítulo 5
El territorio del Reino


El Reino de Dios tiene un territorio, que consiste en todo lo que Dios creó, sea en el Cielo o en la Tierra. Todo lo que tiene es parte de Su Reino, y es dueño de la Tierra por derecho de creación.

En los días de Moisés, cuando Dios le dio a Israel su heredad en la tierra de Canaán, Dios dejó claro a las personas que en realidad no poseerían la Tierra. No se les dio el título soberano de la Tierra, sino que se les dio autoridad. Esto se afirma directamente en Lev. 25:23, donde Dios dice,

23 La tierra, por otra parte, no se venderá a perpetuidad, porque la tierra mía es; porque vosotros forasteros y extranjeros sois para conmigo.

En otras palabras, el uso de la Tierra por la gente se vio limitado por la Ley, no era incondicional. Si se negaban a acatar Sus Leyes, Dios reivindicaría Su derecho a traer juicio sobre ellos e incluso expulsarlos de Su Tierra (Lev 26:33).

En otras palabras, el derecho de Israel a la Tierra de Canaán fue condicionado a su obediencia. Fue por su desobediencia y rebelión que Dios finalmente los echó fuera de la Tierra, por primera vez por los babilonios, y más tarde por mano de Roma.

Cuando Dios expulsó a Judá de la Tierra a través de la mano del rey Nabucodonosor de Babilonia, Dios otra vez les recordó Su derecho, como Creador, a hacerlo. Jer. 27:5 dice:

5 Yo hice la tierra y los hombres y las bestias que están sobre la faz de la tierra con mi gran poder y con mi brazo extendido, y se la daré a aquel que sea agradable delante de mis ojos.

La Tierra fue creada para manifestar la gloria de Dios, y Su propósito se cumplirá al final. Dios no va a fallar en Sus propósitos.

La tierra de Canaán era un tipo y sombra de un cumplimiento mucho mayor aún por venir. Piense en Canaán como un modelo a escala que fue diseñado para mostrarnos la intención de Dios para toda la Tierra. Él no es simplemente el Dios de Canaán, y no sólo el Dios de Abraham, Isaac y Jacob, sino que es "el Dios de toda la tierra" (Isaías 54:5).

El Antiguo Pacto fue el primer método que Dios propuso para llevar a cabo Su propósito. Fue diseñado para fallar, ya que la intención de Dios para los hombres era que conocieran sus limitaciones. La Antiguo Pacto puso la responsabilidad de ser obediente a Dios sobre el hombre y con ello establecer el Reino a través de su propio esfuerzo, su propia voluntad, y su propia capacidad de cumplir su promesa de ser obediente (Ex. 19:8). Su confianza en la carne tenía que ser rota por la experiencia real.

Primero Israel y luego Judá fracasaron y fueron expulsadas de la Tierra. Dios entonces estableció un Nuevo Pacto en el que Dios tomó sobre Sí mismo la responsabilidad de traer la justicia a la Tierra. En el Nuevo Pacto, Dios dice, "lo haré" y "lo harás". Contrasta con el Antiguo Pacto, que dijo: "Si tú". El cumplimiento del Nuevo Pacto depende de la capacidad de Dios, de la capacidad del hombre.

Además, el territorio del Reino se incrementó desde una pequeña franja de Tierra en Palestina a toda la Tierra.

Cuando Dios expulsó a Judá de Canaán, en los días de Jeremías, el pueblo al principio pensó que esto iba a ser un mero cautiverio de 70 años, después de lo cual las personas regresarían, y la vida volverían a lo que fue en épocas anteriores. Pero el sueño de Nabucodonosor en Daniel 2 revelaba que Babilonia era sólo la "cabeza de oro" de una imagen mucho más grande. Esa imagen representa un cautiverio de mucho más tiempo que continuaría hasta el final de la edad.

Y así, cuando los 70 años de cautiverio de Judá en Babilonia terminaron, se encontraron bajo el dominio de los medos y persas hasta después de dos siglos. Medopersia formaba los dos "brazos de plata" en la imagen-sueño de Nabucodonosor. Esta fase fue seguida por Grecia-el vientre de bronce y finalmente por Roma-"patas de hierro". Por otra parte, el propio Daniel vio en una visión que el tiempo de Roma se extendía en una manera diferente por un "Cuerno Pequeño" (Dan. 7 :8,20), que se cumplió mediante la Roma papal tras la caída del Imperio Romano en el año 476 dC.

Daniel vio en esta sucesión de imperios sólo un breve resumen de la historia, pero él vio que, al final, a los santos del Altísimo se les daría la jurisdicción y autoridad en la Tierra. Sólo entonces este largo cautiverio terminaría en realidad. Y cuando nos volvemos al Nuevo Testamento, nos encontramos con que a los santos se les daría la autoridad, no por el poder del Primer Pacto, sino más bien por el Nuevo Pacto.

Dios también usaría esta sucesión de los imperios de Babilonia para unir la Tierra, como al principio Nimrod, fundador de Babilonia, había tratado de unir a la humanidad mediante conquista (Génesis 11:4). Dios ha usado de este modo la intención de Babilonia para Su propio propósito, para ampliar el alcance del Reino de incluir toda la Tierra. De esa manera, cuando Dios derroca Babilonia, es capaz de tomar todos sus activos a la vez y por lo tanto reclamar toda la Tierra. Y así, mientras que los cristianos pueden llegar a ser alarmados ante el intento de Babilonia de lograr un gobierno mundial, una religión mundial, una economía global, y para destruir las fronteras nacionales, los que entienden el Plan Divino y que creen en la soberanía de Dios son capaces de ver estos acontecimientos sin miedo.

Ellos saben que todo esto es parte del Plan Maestro de Dios, y que Dios está usando a los babilonios (como usó al rey Nabucodonosor) como Sus siervos (Jer. 25:6). Son empleados involuntarios de Dios, llamados a organizar los reinos de este mundo en nombre del Reino de Dios. Cuando su trabajo esté hecho, Dios tomará lo que han construido, lo regulará conforme a Su propia Ley, y lo incorporará en Su Reino. Apocalipsis 11:15 dice,

15 Y el séptimo ángel tocó la trompeta; y se levantaron voces en el cielo, diciendo: "El reino de este mundo se ha convertido en el reino de nuestro Señor y de su Cristo; y él reinará por los siglos de los siglos".

Jesús dijo que a Sus fieles servidores, que no oprimen a otros, se les dará autoridad sobre Su Casa. Lucas 12:42-44 dice,

42 Y dijo el Señor: "¿Quién es el mayordomo fiel y prudente, a quien su señor pondrá sobre su casa para que les dé sus raciones a su debido tiempo? 43 Dichoso aquel siervo a quien su señor encuentre haciendo así cuando venga. 44 En verdad os digo que lo pondrá a cargo de todos sus bienes".

Vemos aquí que los siervos "fieles" serán puestos en autoridad sobre "todos sus bienes". En otras palabras, ellos gobernarán sobre otras personas que no cumplían los requisitos para ser gobernantes. Los criterios de la gobernación son dados en términos de tratar a los demás con amor y bondad, en lugar de con injusticia y opresión. Calificamos por nuestra manera de vivir en este siglo.

Daniel 7:27 llama a estos gobernantes, "los santos del Altísimo". Se les da jurisdicción en el Reino de Dios en la era por venir, cuando el Reino de la Piedra rompe la imagen de Babilonia por sus pies. También leemos en Apocalipsis 5:10,

10 Y tú nos hiciste ser reyes y sacerdotes para nuestro Dios; y reinaremos sobre la tierra.

¿Quienes serán estos "santos"? El sionismo Cristiano dice que serán los judíos, que se convertirán en el último minuto. El Nuevo Testamento deja claro que van a ser cristianos, y no sólo los cristianos, sino los vencedores. Ellos son los que han hecho el viaje completo a través de la Pascua y Pentecostés. Son ellos los que habían captado la visión de ir más allá de Pentecostés a la Fiesta de los Tabernáculos, independientemente de su herencia genealógica.

La idea de que los judíos serán capaces de convertirse a Cristo y luego inmediatamente calificar para gobernar en el Reino es absurda. Esta idea se basa en la creencia errónea de que la genealogía de uno es suficiente para ser un gobernante en el Reino de Dios. Ellos asumen que los judíos son Israel, y que con una mera experiencia de Pascua calificarán para gobernar el mundo. Eso no es bíblico.

Dios ha derribado la pared intermedia de separación/división y está en el proceso de creación de "un nuevo hombre" en Cristo (Ef. 2:15). Ese nuevo hombre es un hombre corporativo, teniendo a Jesús como Su cabeza y los vencedores como Su cuerpo. Todos se convierten en parte de ese cuerpo de la misma manera, independientemente de su genealogía. Todos deben ser justificados por la Pascua, santificados por Pentecostés, y glorificados por Tabernáculos con el fin de calificar a tiempo para la Primera Resurrección.

Pablo también representa a este "nuevo hombre" como un Templo Corporativo, construido sobre los Apóstoles y Profetas, que tiene a Jesucristo como Su principal piedra del ángulo. Independientemente de la forma en que se represente metafóricamente, la verdad subyacente revelada es que se basa en la relación de uno con Cristo.


Rev. 20:6 dice que estos vencedores reinarán con él mil años hasta el final del Día de Reposo ("día" milenio). Esto traerá a su fin la primera "semana" de Adán. Y a continuación, la siguiente gran fase del Plan Divino comenzará, en la que se levantarán todos los muertos, para ser juzgados, y todos los incrédulos serán puestos en sujeción al Cuerpo de Cristo. Todos ellos se inclinarán a Cristo y le confesarán como Señor en ese momento (Fil. 2:10,11). Además, "nadie puede llamar a Jesús Señor, sino por el Espíritu Santo" (1 Cor. 12:3). Esta será su experiencia de Pascua (justificación por la fe), porque todos ellos se volverán creyentes en ese punto; pero a continuación deberán aprender la justicia a través de Pentecostés en la Edad final por venir, hasta el Jubileo de Creación, cuando toda la Creación experimentará la libertad de los Hijos de Dios.

http://www.gods-kingdom-ministries.net/teachings/books/the-kingdom-of-god/chapter-5-the-territory-of-the-kingdom/

No hay comentarios:

Publicar un comentario