TRADUCTOR-TRANSLATE

FIJACIÓN BAJO LA LEY 3: Un nuevo espíritu, Joseph Herrin



Voy a seguir para establecer una base de entendimiento, antes de proceder a abordar los argumentos específicos que abogan por la continuidad de la Ley. La Palabra de Dios será mucho más fácil para los que primero han ganado una comprensión del papel de la Ley en el plan de las edades de Yahweh.
Proverbios 14: 6, Más al hombre entendido el entendimiento le es fácil.
Ha sido el deseo de Yahweh desde el comienzo de la creación del hombre tener seres a Su imagen y semejanza. Yahweh desea tener hijos maduros que sean partícipes de la naturaleza divina.
II Pedro 1: 3-4, por su divino poder nos ha dado todas las cosas que pertenecen a la vida y a la piedad, mediante el conocimiento de aquel que nos llamó por su gloria y excelencia, por el cual nos han sido dadas grandes y preciosas promesas en extremo, para que a través de éstas, podamos ser participantes de la naturaleza divina, habiendo huido de la corrupción que hay en el mundo por la concupiscencia.
Nunca fue la visión del Padre frenar perpetuamente a los hombres pecadores carnales con una Ley externa. Así como el día bíblico comienza en la oscuridad y avanza hacia la luz, también ha sido la voluntad del Padre para los hombres, que nacieron en un estado oscurecido espiritualmente, que experimenten el amanecer de Su propia naturaleza divina dentro de ellos.
Efesios 5: 8, Porque en otro tiempo erais tinieblas, pero ahora sois luz en el Señor; andad como hijos de luz.
Los cristianos, sin entender o contar los cambios radicales que se producen en la vida, cuando el Espíritu de Cristo hace que un hombre o una mujer nazca de nuevo, a menudo siguen adelante como si todavía fueran criaturas pecadoras que deben ser restringidas por la Ley. Son como un pobre en quiebra al que se le da de repente una gran fortuna, quien no creyendo que en realidad puede aprovechar la riqueza ahora depositada en la cuenta bancaria a su nombre, sigue viviendo en la pobreza; su vida continúa como si no hubiera ocurrido nada sustancial. De manera similar, muchos cristianos no cuentan con la verdad de que Cristo obrando en ellos los ha liberado del poder del pecado. Siguen viéndose a sí mismos como esclavos del pecado.
El foco en un gran número de iglesias hoy está sobre la obra expiatoria de Cristo. El perdón de los pecados es proclamado casi con exclusividad. Que Cristo ha ido mucho más allá de esto y liberó a los hombres de su esclavitud al pecado, y les ha dado un nuevo espíritu y un corazón nuevo, rara vez es proclamado, o entendido.
Lo que Dios ha hecho por el hombre a través de Cristo se revela en el tipo a través de las experiencias de Israel bajo Moisés. Durante siglos los descendientes de Abraham habían sido esclavos en Egipto. Esto se presenta como un tipo y sombra de la humanidad siendo esclava del pecado mientras vivimos en este mundo. Los israelitas tenían sobre ellos capataces crueles. Del mismo modo, el pecado es un amo cruel, que impulsa a los hombres a las acciones que de otro modo no harían. Los hombres que fueron creados para ser la imagen y semejanza de Dios se ven obligados a hacer las mismas cosas que su conciencia condena.
Romanos 7: 15-24, Porque lo que yo quiero hacer, no lo practico; sino lo que aborrezco, eso hago ... Porque yo sé que en mí (es decir, en mi carne) no mora el bien; porque el querer el bien está en mí, pero la forma de llevar a cabo lo que es bueno no la encuentro. Porque el bien que quiero hacer, no lo hago; sino el mal que no quiero, eso practico. Ahora bien, si hago lo que no quiero, ya no soy yo quien lo hace, sino el pecado que mora en mí ... veo otra ley en mis miembros, que se rebela contra la ley de mi mente, y que me lleva cautivo a la ley del pecado que está en mis miembros.
El pecado es un amo cruel. Al igual que el faraón, que esclaviza a los hombres, negándose a dejarlos ir. Tan a menudo como un hombre adánico puede decidir renunciar a su control y separarse, para ir a dar culto a Dios, será rechazado. El poder del pecado no puede ser roto por ningún esfuerzo humano (considere el fracaso de Moisés para liberar a su pueblo a la edad de cuarenta años). Esto deja a todos los hombres en ese estado de miseria de los israelitas que estaban en cautiverio en Egipto. Estuvieron gimiendo y llorando debido a su dura servidumbre. Del mismo modo, el apóstol Pablo exclama:
Romanos 7:24 ¡Miserable de mí! ¿Quién me librará de este cuerpo de muerte?
La respuesta viene en sus próximas palabras.
Romanos 7:25 Doy gracias a Dios por medio de Jesucristo, Señor nuestro!
Esta liberación de la esclavitud del pecado está representada en el relato histórico de la partida de Israel de Egipto. En la noche, partieron y obtuvieron su libertad, todos los hogares de Israel tomaron la sangre de un cordero y la pusieron en los postes y el dintel de sus casas. Cuando el Ángel de la Muerte vino esa noche "pasó por encima de" todos los hogares en los que se halló la sangre del cordero. En cada casa en Egipto, donde no se aplicó la sangre, el primogénito murió. El poder del pecado había sido roto por la sangre del cordero. Faraón se levantó en la noche, encontró a su hijo y todos los demás primogénitos de Egipto muertos, y dio permiso a los hijos de Israel para salir en seguida.
Cristo ha liberado al hombre. Esta libertad es difícil de comprender por aquellos que han estado en esclavitud al pecado toda su vida. Esto también se modela en la experiencia de Israel. Saliendo de Egipto, los israelitas vagaron por el desierto, hasta que llegaron al Mar Rojo. Faraón se levantó con todo su ejército y persiguió a Israel, con la intención de llevarlos de nuevo a la cautividad. He aquí lo que ocurrió.
Éxodo 14: 13-14, 19-20, Y Moisés dijo al pueblo: "No tengáis miedo estad firmes, y ved la salvación que Yahweh hará hoy con vosotros. Porque a los egipcios que hoy habéis visto, ... nunca más para siempre los veréis. Yahweh peleará por vosotros, y vosotros estaréis tranquilos ... " Y el ángel de Dios que iba delante del campamento de Israel, se apartó e iba en pos de ellos; y la columna de nube que iba delante de ellos se detuvo detrás de ellos. Así que iba entre el campamento de los egipcios y el campamento de Israel. Por lo tanto, era nube y tinieblas para aquéllos, y alumbraba la noche a los otros, de manera que los unos no vinieron cerca de los otros en toda la noche.
¡Aleluya! Yahweh no concedió autoridad a faraón para llevar a los liberados por la sangre del cordero de nuevo a la esclavitud. "Así que si el Hijo os libertare seréis verdaderamente libres" (Juan 8:36).
Observe, sin embargo, la reacción del pueblo de Dios. No han percibido, o totalmente abrazado, la gracia y el poder de Yahweh trabajando en su favor. Dudan de la bondad de Aquel que los liberó, creyendo que son impotentes para resistir el retorno a su antigua vida.
Éxodo 14: 10-12, Y cuando Faraón se hubo acercado, los hijos de Israel alzaron sus ojos, y he aquí que los egipcios venían tras ellos. Así que tenían mucho miedo, y los hijos de Israel clamaron a Yahweh. Entonces dijeron a Moisés: "¿No había sepulcros en Egipto, que nos has sacado para que muramos en el desierto? ¿Por qué has hecho así con nosotros, que nos has sacado de Egipto? ¿No es esto lo que te dijimos en Egipto, diciendo: Déjanos que sirvamos a los egipcios"? porque nos habría sido mejor servir a los egipcios que morir nosotros en el desierto".
Esta misma lucha enfrentan a todos los que han sido liberados de la esclavitud del pecado a través de la sangre del Cordero. Después de haber conocido sólo la esclavitud al pecado implacable, después de haber sido tratados cruelmente por este tirano dominante, es difícil comprender que el pecado ya no tiene poder sobre el hijo de Dios. Por la fe debemos entrar en la libertad que se ha comprado para nosotros. Debemos tener en cuenta esas cosas verdaderas que Dios ha declarado hechas por medio de la sangre de Cristo.
Romanos 6:11, Así también vosotros consideraos muertos al pecado, pero vivos para Dios en Cristo nuestro Señor Yahshua.
Hay todavía más que Dios hace en nosotros en el cumplimiento de esta gran salvación. La comprensión de los tipos y sombras de lo que experimentaron los israelitas nos ayudará a percibir lo que Cristo ha hecho por nosotros. La experiencia de Israel fue dada como un tipo para nosotros los santos de Dios en Cristo.
I Corintios 10:11, y todas estas cosas les ocurrieron a esas personas como tipos, y están escritas para amonestarnos a nosotros, a los que hemos llegado al final de las edades ... [Traducción Literal de Young]
Considere la manera triple en el que la salvación es revelada a través de la experiencia de Israel.
Primero viene la fe. Sólo aquellos que creyeron el testimonio de Moisés, de que la sangre de un cordero les libraría del poder de la muerte, obedecieron al poner la sangre en sus puertas. Del mismo modo, debemos creer que la sangre de Cristo nos librará de la sentencia de muerte incurrida por el pecado. Hay que tomar Su sangre derramada para nosotros mismos, creyendo que ha hecho expiación por nuestro pecado.
En segundo lugar, los israelitas experimentaron el bautismo en Moisés en el Mar Rojo.
I Corintios 10: 1-2, hermanos, no quiero que ignoréis que nuestros padres todos estuvieron bajo la nube, todos pasaron el mar, todos fueron bautizados en Moisés, en la nube y en el mar …
Moisés en este caso es un tipo de Cristo.
Hechos 7:37, "Este Moisés es el que dijo a los hijos de Israel: 'Yahweh tu Dios te levantará un profeta como yo de entre vuestros hermanos. A él oiréis' ".
El profeta como Moisés a quien se hace referencia aquí es Cristo. Moisés instruyó al pueblo para colocar la sangre del cordero en sus puertas. Del mismo modo, Yahshua nos ha dado Su sangre para que pudiéramos ser pasados por alto por la muerte. Las personas fueron bautizadas en Moisés, el dador de la Ley, en el Mar Rojo. Del mismo modo, hemos de ser bautizados confesando la fe en Cristo como símbolo de nuestra unión con el Hijo de Dios.
Tenga en cuenta la riqueza de las siguientes palabras del apóstol Pablo y lo que significan para aquellos que son bautizados en Cristo.
Romanos 6: 3-11, O no sabéis que todos los que hemos sido bautizados en Cristo Yahshua, hemos sido bautizados en su muerte? Porque somos sepultados juntamente con él por el bautismo en la muerte, para que así como Cristo fue resucitado de entre los muertos por la gloria del Padre, así también nosotros andemos en novedad de vida. Porque si fuimos plantados juntamente con él en la semejanza de su muerte, así también lo seremos en la semejanza de su resurrección; sabiendo esto, que nuestro viejo hombre fue crucificado juntamente con él, para que el cuerpo del pecado sea destruido, a fin de que que ya no seamos esclavos del pecado. Porque el que ha muerto, ha sido justificado del pecado. Ahora bien, si hemos muerto con Cristo, creemos que también viviremos con él; sabiendo que Cristo, habiendo resucitado de entre los muertos, ya no muere. La muerte ya no tiene dominio sobre él. Por la muerte que Él murió, al pecado murió una vez por todas; pero por la vida que Él vive, para Dios vive. Así también vosotros consideraos muertos al pecado, pero vivos para Dios en Cristo nuestro Señor Yahshua.
Cuando Moisés condujo a los hijos de Israel a través de las aguas del Mar Rojo, Yahweh quería significar con eso que su antigua vida de esclavitud había llegado a su fin. Las mismas aguas que proporcionaron una ruta de escape para el pueblo de Dios pusieron fin al faraón y sus ejércitos. Así también, cuando somos bautizados en Cristo, tenemos abierta para nosotros una ruta de escape de una vida de esclavitud al pecado. Al mismo tiempo, el poder del pecado para sostenernos cautivos está cortado.
Sin embargo, no hay que parar allí. Existe todavía una tercera parte de esta obra de salvación. Somos libres del gobierno y la autoridad del pecado sobre nuestras vidas cuando estamos unidos a Cristo, pero hay que tomar otro ser como nuestro gobernante y autoridad. Hemos sido liberados de un amo que nos ofrecía sólo la muerte como pago por nuestro trabajo. Debemos estar unidos a otro maestro que nos va a pagar con la vida eterna. Si nos detenemos sin caer bajo el gobierno de Yahweh después de haber sido liberados del pecado, estamos sin Ley. Este es entonces el tercer aspecto de la salvación que se representa en la vida de Moisés. Moisés sacó al pueblo de Dios bajo el gobierno de Yahweh mediante el establecimiento entre las dos partes del Pacto de la Ley. Tenemos un Salvador hoy en día, un profeta como Moisés, quien también nos trae bajo el gobierno de Yahweh. El no logra esto a través de un Pacto de la Ley. Lo hace a través de medios muy distintos, al unirnos al Padre por el Espíritu. Yahshua hace del gobierno de Dios en nuestras vidas una obra interior.
Ezequiel 36: 26-27, Yo os daré un corazón nuevo, y pondré espíritu nuevo dentro de vosotros; quitaré el corazón de piedra de vuestra carne, y os daré un corazón de carne. Pondré mi Espíritu en vosotros y haré que andéis en mis estatutos, y guardéis mis preceptos, y los pongáis por obra.
El pueblo de Dios, no debe comete el error de pensar que Yahshua cumplió esta profecía de Ezequiel inscribiendo las leyes entregadas a Moisés en el corazón del hombre. Muchos están enseñando tal conclusión, a partir de estas palabras de Ezequiel, o de las similares que se encuentran en Jeremías.
Jeremías 31:33 "Pero este es el pacto que haré con la casa de Israel después de aquellos días", declara el Señor, "Pondré mi ley en su interior y sobre sus corazones la escribiré, y yo seré a ellos por Dios , y ellos serán mi pueblo".
Lo que se habla aquí emplea la sombra de la Ley para hacer referencia a una obra mucho más completa realizada en Cristo. Cada tipo y sombra que encontramos en Moisés tiene un mucho más completo, más rico, más importante logro en Cristo. Yahshua no nos trae bajo el gobierno de Yahweh mediante la adopción de una copia de la Ley de Moisés colocada en nuestros corazones. Él hace algo profundamente mayor. Toma el corazón y la mente del Padre y los reproduce en el interior de los nacidos del Espíritu. Esa nueva pieza del espíritu en nuestro ser que se recibe en el nuevo nacimiento anhela siempre, y sólo, conocer la voluntad del Padre, y hacerla. La mente y los pensamientos de Dios se comunican a nosotros por medio del Espíritu de Dios hablando al espíritu nacido en nosotros.
I Corintios 2: 11-16, Porque ¿quién de los hombres conoce las cosas del hombre, sino el espíritu del hombre que está en él? Así tampoco nadie conoció las cosas de Dios, sino el Espíritu de Dios. Y nosotros hemos recibido, no el espíritu del mundo, sino el Espíritu que proviene de Dios, para que conozcamos las cosas que libremente nos han sido dadas por Dios. Lo cual también hablamos, no con palabras enseñadas por sabiduría humana sino por las que enseña el Espíritu, acomodando lo espiritual a lo espiritual. Pero el hombre natural no percibe las cosas del Espíritu de Dios, porque le son locura; y no las puede entender, porque se han de discernir espiritualmente. Pero el que es espiritual juzga todas las cosas, mas él no es juzgado de nadie. Porque "¿quién ha conocido la mente del Señor para que le instruya?" Pero nosotros tenemos la mente de Cristo.
La Ley contiene sólo una sombra de los bienes venideros. El cumplimiento, la sustancia a la que la Ley apunta, es mucho más completa.
Hebreos 10:1, Porque la ley, teniendo la sombra de los bienes venideros, no la imagen misma de las cosas ...
Colosenses 2:16-17, Por tanto, nadie actúe como su juez con respecto a comida o bebida o con respecto a días de fiesta, luna nueva o días de reposo -cosas que son una sombra de lo que está por venir; pero el cuerpo es de Cristo.

Es un gran error creer que la sustancia realizada en Cristo no es más que una copia de la sombra. Cuando estoy fuera a la luz del sol, mi cuerpo proyecta una sombra. Supongamos que yo fuera a capturar esa sombra y dársela a alguien. Sería capaz de decir algunas cosas sobre mí, pero su conocimiento de mí estaría incompleto. Supongamos entonces que yo fuera capaz de darle mi propia persona. Imagine incluso de que yo fuera capaz de tomar mi corazón (pasiones, motivos y deseos) y mis pensamientos, y ponerlos en el interior del individuo. Esto es lo que Yahshua logró cuando Él envió a Su Espíritu para que morase en el hombre. Yahshua hizo posible que la humanidad fuera participante de la naturaleza divina, conocer los pensamientos de Dios y experimentar Su corazón. La Ley representaba para el hombre una sombra de los pensamientos y el corazón de Dios. Ella no podía revelar lo íntimo. Para conocer verdaderamente a Yahweh debemos ser participantes de Su mismo Espíritu. Al pueblo de Dios, se le dio la sombra hasta que llegara la sustancia realizada en Cristo. La Ley sigue teniendo beneficios, porque mucha sabiduría puede ser adquirida mediante el estudio de sus sombras. Sin embargo, ya no funciona en su papel de guía y de limitación para los que están en Cristo. Los santos han recibido algo muy superior, la vida y el perdurable Espíritu de Cristo que habita en sus miembros.

Publicaciones Heart4God :