TRADUCTOR-TRANSLATE

(FFI) HAGEO, PROFETA DEL TEMPLO MAYOR: Parte-3, Dr. Stephen E. Jones

Fecha: 1/10/2016
Edición No. 339


Hageo 2: 1 dice,

1 En el vigésimo primer día del séptimo mes, la palabra de Yahweh por medio del profeta Hageo diciendo …

Esta Palabra vino a Hageo aproximadamente siete semanas después de su primera Palabra. Hag.1: 1 fecha el comienzo de su revelación como el primer día del sexto mes, y esa Palabra movió a la gente. Se reunieron para comenzar a trabajar en el 24º día del mismo mes (Hag. 1:15), y tardaron una semana para configurar el altar del holocausto.

Esdras 3: 6 nos dice,

6 Desde el primer día del mes séptimo comenzaron a ofrecer holocaustos al Señor, pero no se habían puesto los cimientos del templo del Señor.

El primer día del séptimo mes era la Fiesta de las Trompetas o Rosh Hashaná. El versículo 4 nos dice también que "se celebraba la fiesta de las cabañas" dos semanas más tarde. En otras palabras, comenzaron a guardar las fiestas, una vez más, comenzando con el Año Nuevo en septiembre del 534 aC. Según nuestros cálculos, este año 534-533 aC fue el primer año de la nueva cuenta atrás para calcular también los ciclos de años sabáticos.


Sin comparación

El capítulo 2 entonces da la Palabra del Señor, después de que el pueblo había estado trabajando en el templo durante casi un mes. Hageo 2: 2,3 continúa,

2 "Habla ahora a Zorobabel hijo de Salatiel, gobernador de Judá, y a Josué hijo de Josadac, sumo sacerdote, y al resto del pueblo, diciendo: 3 '¿Quién ha quedado entre vosotros que haya visto esta casa en su ¿gloria antigua? Y ¿cómo ve ahora? ¿No os parece a vosotros como nada en comparación?' "

Apenas habían comenzado su trabajo. La base aún no se habían echado todavía, y aún estaban cortando las vigas y preparando las piedras. Pero los planes se elaboraron, y era evidente para todos que este templo reconstruido era nada en comparación con el antiguo templo.

Hageo sabía que la gente fácilmente podría desanimarse a causa de la simplicidad del segundo templo. Recuerde que este templo no se convirtió en una de las siete maravillas del mundo hasta que el rey Herodes lo desarmó y lo reconstruyó, comenzando alrededor del 16 aC.


La reconstrucción del templo de Zorobabel

Josefo nos dice que Herodes concibió el proyecto en su 18º año.

"Y ahora Herodes, en el año dieciocho de su reinado, y después de los actos ya mencionados, llevó a cabo una obra muy grande, es decir, la construcción en sí mismo el templo de Dios, y que sea más grande en compás, y hasta que alcance una altitud más magnífica, ya que estimaba que era la más gloriosa de todas sus acciones, ya que realmente lo era ... (Antiq., XV, XI, 1)

El reinado de Herodes comenzó en el año 37 aC. Así que el 18º año de su reinado fue el 19 aC. Josefo nos dice de nuevo,

"Y este fue el discurso que hizo Herodes a ellos; pero aún así este discurso aterrorizó a muchas de las personas, por ser inesperado por ellos, y porque parecía increíble, no les estimuló, porque temían que iba a echar abajo todo el edificio, y no sería capaz de llevar a cabo sus intenciones de la perfección para su reconstrucción; y este peligro les pareció ser muy grande, y la inmensidad de la empresa ser tal que apenas se podría lograr" (Antiq. XV, xi, 2).

Vemos que cuando Herodes anunció sus intenciones, muchos se alarmaron, pensando que iba a acabar con el templo sin tener el tiempo o los recursos para reconstruirlo. Por lo que se comprometieron a reunir todos los materiales de construcción en primer lugar. Josefo continúa,

"Pero mientras estaban en esta disposición, el rey les animó, y les dijo que no iba a echar abajo su templo hasta que todo esto estuviera listo para su construcción enteramente nueva. Y como él les prometió esto de antemano, para que no se rompiera su palabra con ellos, obtuvo un millar de carros listos, que iban a llevar piedras para la construcción, y escogió diez mil de los obreros más hábiles ... y luego comenzó a construir; pero esto no hasta que todo estuvo bien preparado para el trabajo" (Antiq. XV, xi, 2).

Josefo también nos dice que una vez que el trabajo en el templo comenzó en realidad, "el templo mismo fue construido por los sacerdotes en un año y seis meses" (Antiq. XV, XI, 6). Para la construcción de los "claustros y los cerramientos exteriores" transcurrieron ocho años (Antiq. xi XV., 6), siendo terminado, presumiblemente, hacia el año 8 aC. Sin embargo, había mucho más que construir.

Herodes murió en enero de 1 aC, mucho antes de que se completara el resto del proyecto. Murió pocos meses después del nacimiento de Jesús, y uno de sus últimos actos paranoicos fue matar a los niños de Belén. Su hijo, Arquelao tomó el trono en su lugar (Mateo 2:22).

Como hijo de Herodes y su esposa Maltace (una mujer samaritana), Arquelao fue proclamado rey por su ejército, pero declinó este honor hasta que él debía ir a Roma para recibir el título oficial. En primer lugar, sin embargo, debido a los disturbios en Jerusalén por causa de actos previos de la injusticia de su padre, envió tropas a la ciudad en la fiesta de la Pascua y mató a 3.000 manifestantes. De hecho, envió los avisos públicos de que la Pascua se cancelaba ese año.

Luego se embarcó inmediatamente a Roma para reclamar su título. Sin embargo, su propia familia se opuso a él, y Roma le dio solamente un título de Etnarca, que era un poco menos prestigioso. Josefo nos dice,

"Cuando César hubo oído estos escritos, disolvió la asamblea; pero pocos días después designó a Arquelao, no ciertamente para ser rey de todo el país, sino etnarca de la mitad de lo que había sido el objeto de Herodes, y se comprometió a darle la más allá dignidad real, si se regía esa parte virtuosamente" (Antiq. XVII, XI, 4).

Aun así, se le dio Judea, por lo que la construcción del templo continuó hasta el décimo año de su reinado hasta que fue desterrado a Viena en 8 o 9 dC. Su gobierno sobre Judea había sido tan cruel como el de su padre, por lo que fue acusado delante de César Augusto de violar el fin de gobernar "virtuosamente". Josefo nos dice,

"Y cuando llegó [a Roma] al César, al oír lo que ciertos acusadores tenían que decir, y qué podía hacer en respuesta, o desterró a Viena, una ciudad de la Galia, que es el lugar de su morada, y le quitó su dinero" (Antiq., XVII, xiii, 2).

Después de que Arquelao fue expulsado, procuradores romanos gobernaron Judea hasta el tiempo del rey Herodes Agripa, nieto de Herodes, al que le fue dada la provincia de Judea en el 41 dC. Josefo nos dice,

"Y ahora la parte de Arquelao de Judea se redujo en una provincia, y Coponio, uno de la orden ecuestre entre los romanos, fue enviado como procurador, teniendo el poder de la muerte [y la vida] puesto en las manos de César" (Guerras de los Judíos, II, VIII, 1).

Hubo una larga brecha entre el 6 y el 41 dC, mientras que Judea estaba gobernada por procuradores romanos. Por lo que el templo fue terminado bajo la supervisión de la misma Roma, aunque los sacerdotes y otros trabajadores hicieron el trabajo real.

Judea sí se incorporó en la provincia de Siria, gobernada desde Antioquía. Josefo nos dice,

"Así el país de Arquelao fue puesto en la provincia de Siria; y Cirenio, uno que había sido cónsul, fue enviado por César para tener en cuenta los efectos de la gente en Siria, y para vender la casa de Arquelao" (Antiq., XVII, xiii, 5).

Este fue el mismo Cirenio al quien se le había confiado la tarea de inscribir los nombres de todos los sujetos romanos en Siria y Judea en el momento en que Jesús nació en septiembre del año 2 aC, que hizo la inscripción para ratificar la proclama del senado romano de que Augusto era Pater Patriae, "Padre de la Patria" en su 25º aniversario (desde el 27 aC). Es el registro que llevó a José y María a Belén (Lucas 2: 1-5).


En cuarenta y seis años fue edificado el templo

Por el año 30 dC, cerca del inicio del ministerio de Jesús, la construcción había estado desarrollándose durante 46 años (Juan 2:20). La fecha exacta de los 46 años, no puede determinarse con certeza, pero si los obreros contratados por Herodes comenzaron a construir el templo en el 17 o 16 antes de Cristo, 46 años más tarde habría sido en el 30 o 31 dC.

A pesar de que la declaración con respecto a 46 años se hizo durante la primera Pascua registrada en el libro de Juan (Juan 2:13,20), no es seguro que esta fuera realmente la primera Pascua del ministerio de Jesús. De hecho, sabemos que Juan reorganizó las tres Pascuas en su relato con el fin de subordinar la cronología a las profecías de los siete días de la fiesta de los Tabernáculos.

La segunda Pascua registrada (Juan 6: 4) fue aquella en la que fue ejecutado Juan Bautista. Lo sabemos porque fue en ese momento que Jesús alimentó a los 5.000 y luego recibió la noticia de que Juan había sido decapitado por Herodes (Mat. 14: 10-13). Mateo nos dice que cuando Jesús oyó la noticia, se retiró al desierto, donde las multitudes lo seguían. Alimentaron entonces a los 5.000.

Después de que Jesús fue bautizado en septiembre de 29 dC, Él limitó su ministerio (Juan 2: 4) hasta que Juan estuvo preso, y Él no entró plenamente a Su ministerio hasta que Juan fue ejecutado en el año 30 dC. Esto se debía a que Juan el Bautista era la elección de Dios como sumo sacerdote, el último de los sacerdotes levitas. Murió sin hijos, y por eso su posición pasó a su primo hermano del lado de su madre que es, Jesús. Pero ya que Jesús era de Judá, y no de Leví, Él no podía considerarse como un sacerdote levita, sino en su lugar de Melquisedec. La muerte de Juan dio a Jesús el alto oficio sacerdotal (desde la perspectiva de Dios), de modo que Él calificó para entrar en el templo en el Cielo llevando Su propia sangre para rociar sobre el altar (Hebreos 9:11,12).

Debido a que el apóstol Juan sometió la cronología a la profecía de la Fiesta de los Tabernáculos, no sabemos exactamente cuando se habló respecto la palabra de los 46 años. Tampoco sabemos el año exacto en que Herodes comenzó a construir el templo. Sin embargo, sabemos aproximadamente el tiempo, ya que comenzó poco tiempo después del 19 aC (18º año de Herodes) y 46 años más tarde nos lleva a la primera parte del ministerio de Jesús (30-33 dC).

Volvemos ahora a la construcción del segundo templo de Jerusalén en los días de Zorobabel.


La financiación de la construcción

Cuando el trabajo en el segundo templo se reanudó en los días de Darío el Grande (520 aC), la gente de Samaria contrató abogados para detener la obra. Los líderes de los samaritanos no creían que el rey persa había permitido a Zorobabel reconstruir el templo.

Así Tatnay, gobernador de una provincia cercana envió una carta al rey Darío, que se registra en Esdras 5: 6-17, pidiéndole (en el versículo 17), "deje que una búsqueda se lleve a cabo en la casa de los tesoros del rey, que está ahí en Babilonia, si es que se emitió un decreto por el rey Ciro para reconstruir esta casa de Dios en Jerusalén".

El siguiente versículo, Esdras 6: 1, nos dice que Darío decretó que la búsqueda debía hacerse. Encontraron el decreto original de Ciro, que se cita en Esdras 6: 3-5. No sólo confirmaba la construcción del templo, sino que también declaraba en el versículo 4, "que el costo se pague del tesoro real".

Así Darío ordenó entonces a Tatnay en Esdras 6: 7,8,

7 Permitid este trabajo en la casa de Dios; permitan que el gobernador de los judíos y los ancianos de los judíos reconstruyan esta casa de Dios en su lugar. 8 Por otra parte, expido el decreto en cuanto a lo que van a hacer por estos ancianos de Judá en la reconstrucción de esta casa de Dios: el costo completo debe ser pagado a estas personas del tesoro real de los impuestos de las provincias más allá del río, y sin demora".

No hay duda de Tatnay lamentó el envío de su carta, porque no sólo perdió su caso,sino que ahora tenía que pagar por el proyecto de construcción en su totalidad de los impuestos de la provincia. ¡Tatnay, cuyo nombre significa "regalo", se vio obligado a dar dinero para financiar la construcción del templo en Jerusalén!

Darío también emitió una amenaza para cualquiera que se negara a cumplir con su decreto. Esdras 6:11 dice,

11 Y emitió un decreto que cualquiera que violara este decreto, una viga se extrajera de su casa y él fuera empalado en ella y su casa fuera considerada como muladar a causa de esto.

Bueno, eso explica por qué la oposición cesó y los constructores fueron capaces de completar el proyecto en tan sólo cinco años.

Esdras 6:15 concluye diciendo:

15 Y este templo fue terminado el tercer día del mes de Adar; que era el sexto año del reinado del rey Darío.

La fecha de finalización, por nuestro calendario moderno, fue el 15 de marzo del 515 aC. El próximo mes se inició el 7º año de Darío, ya que sus años de reinado comenzaron en abril.

El hecho de que Persia -el segundo imperio bestia- financiara la construcción del templo es muy significativo. Esto estableció el patrón para la construcción del verdadero templo representado por este templo físico en Jerusalén. Recordemos que Isaías 44:28 profetizó dos siglos antes:

28 que dice de Ciro: Es mi pastor, y cumplirá todo lo que yo quiero, al decir a Jerusalén: Serás edificada; y al templo: Serás fundado.

Esto implica que si la profecía de Ciro era hacer tal decreto, entonces él también tomarla responsabilidad de financiar la construcción. Por otra parte, este aspecto del gobierno de Ciro fue lo que le hizo una especie de mesías (ungido), como se le llama algunos versículos más adelante en Isaías 45: 1.

Ahora que hemos completado el círculo, y los cuatro sistemas bestia han corrido sus cursos; ahora que Babilonia ha reiterado su opresión en forma de Misterio Babilonia, ahora estamos viendo el surgimiento de nuevos "reyes del oriente", a quien Dios ha levantado para derribar a Babilonia y para financiar la construcción de la Nueva Jerusalén y el Templo Nuevo.

Esto sugiere que Dios va a usar los Nuevos Reyes del Oriente para financiar la construcción del Orden Mundial Nueva Jerusalén en la Edad Reino que viene. Mientras que los cristianos financian y apoyan la construcción de un tercer templo terrenal en Jerusalén -con el propósito de sacrificar animales- Dios está planeando algo mucho mayor. El Plan Divino es la construcción de un Templo Nuevo Pacto y una Nueva Jerusalén que no se limita a unos pocos acres en la vieja tierra. Este templo estará hecho de piedras vivas tomadas de todas las naciones con el fin de establecer la intención original de Dios -como fue revelada a Abraham- bendecir a todas las familias de la Tierra.


Armarse de valor (ánimo)

Hageo entendió que el segundo templo de Jerusalén no era nada comparado al templo de Salomón. Sin embargo, era un tipo de algo tan grande que incluso el templo de Salomón nunca podría ser igual a él. Salomón sabía que su templo, sin embargo magnífico, no podía contener al Dios del Cielo (1 Reyes 8:27). Sólo un templo hecho de piedras vivas sería capaz de proporcionar un hogar para el Dios del Cielo.

Si el templo de Salomón no podía contener al Dios del Cielo, ¿cómo podría tener éxito Zorobabel donde Salomón había fallado? Al menos Salomón tenía el Arca de la Alianza para poner en el lugar santísimo. Zorobabel fue incapaz de colocar el arca en el suyo, ya que había sido llevada por Jeremías a otra parte del mundo. Incluso si el Arca hubiera sido devuelta, la gloria de Dios ya había salido de ese lugar (Ezequiel 11:23), para nunca más volver. Al igual que con Silo, en épocas anteriores, Icabod fue pronunciado sobre la ciudad de Jerusalén (Jer. 7: 12-14).

A la vista de estas cosas, Hageo aseguró al pueblo que estaban haciendo realmente una obra profética, que establecía el patrón para un mayor templo aún por venir. Hag. 2: 4 dice,

4 "Pero ahora ten valor, Zorobabel", declara el Señor, "tened coraje también, Josué hijo de Josadac, sumo sacerdote, y todo el pueblo de la tierra: Tened ánimo", declara Yahweh, "y trabajad; porque yo estoy con vosotros", dice Yahweh de los ejércitos.

Este trabajo no fue en vano, porque era una obra de fe. La labor en la Tierra carece de valor, excepto cuando se hace por la fe. He. 11: 6 dice: "Pero sin fe es imposible agradar a Dios". La fe viene por el oír la Palabra (Romanos 10:17). Así que cuando un trabajo se hace por la fe, es un trabajo de obediencia, y la obediencia SIEMPRE tiene valor y es recompensada.

A menudo, se nos lleva incluso a viajar largas distancias en obediencia a Dios con el fin de hacer las cosas que parecen ser inútiles a los demás. ¿Qué valor tiene, dicen, perder el tiempo y los recursos para hablar una Palabra en un lugar determinado? Para aquellos que han hecho este tipo de cosas es la Palabra del Señor hablada por medio de Hageo: "Tened confianza y trabajad; porque yo estoy con vosotros".

Jamás se desperdicia ninguna obra de fe. Una de las principales razones por las que Dios Dios da estas instrucciones es permitir la participación (y la recompensa) para las cosas aún no vistas, que pueden no cumplirse durante muchas generaciones. La gente en los días de Zorobabel y Hageo así pudieron ayudarnos a construir el Nuevo Templo hoy en día, a pesar de que vivieron hace mucho tiempo.

Los que se armaron de valor a lo largo de los siglos pasados, los que oyeron la voz de Dios y respondieron en obediencia, los que estuvieron dispuestos a vencer la oposición y las burlas de los que no tenían tal luz, éstos no dejarán de recibir la recompensa dada a la generación que termina la obra.

Los que construyeron el segundo templo por la fe pueden ser vistos como los sembradores de las semillas del verdadero templo. Cada generación después de ellos ha tenido oportunidad de regar estas semillas y cultivar el campo. Nosotros hoy estamos llamados a seguir regando el campo hasta el momento de la cosecha.

Pablo dice en 1 Cor. 3: 6-9,

6 Yo planté, Apolos regó, pero Dios causa el crecimiento. 7 Así que ni el que planta ni el que riega son algo, sino Dios que da el crecimiento. 8 Ahora el que planta y el que riega son uno; aunque cada uno recibirá su recompensa conforme a su labor. 9 Porque nosotros somos colaboradores de Dios; y ustedes son el campo de Dios, edificio de Dios.

Estamos todos en la misma obra, cada uno a su manera, y siempre y cuando seamos obedientes a la tarea que Dios nos ha llamado a hacer, somos "compañeros de trabajo" en el campo de Dios. Cada uno recibirá su recompensa conforme a su fe y obediencia.


La promesa

Hageo 2: 5 continúa,

5 En cuanto al pacto que hice con vosotros cuando salisteis de Egipto, así mi Espíritu estará en medio [tavek, "centro"] de vosotros; ¡no temáis!


En aquellos días, el Arca era el asiento de la presencia de Dios, y el Arca había desaparecido de entre su medio; no obstante, el Espíritu de Dios moraba en medio de ellos. Esta es también una velada referencia al hecho de que el Espíritu de Dios moraba entre ellos. Esto es en última instancia la promesa que Dios hizo a Israel y a todos nosotros. Bajo el Antiguo Pacto, la presencia de Dios morada en medio de ellos, pero externamente en un templo. Bajo el Nuevo Pacto, sin embargo, la promesa es permanecer dentro de nosotros como Emmanuel, "Dios con (en) nosotros".

http://www.gods-kingdom-ministries.net/teachings/ffi-newsletter/ffi-2016/10-01-2016-haggai-prophet-of-the-greater-temple-part-3/