TRADUCTOR-TRANSLATE

¿CONTINÚAN LOS PROBLEMAS? MIRA QUE NO SEA POR ESTO ..., Dr. Stephen E. Jones



Más problemas

Hageo 1: 9 continúa,

9 "Esperabais mucho, pero he aquí, habéis hallado poco; y aún eso que habéis almacenado en casa, yo lo disiparé con un soplo. ¿Por qué? "Declara el Yahweh de los ejércitos". Por cuanto mi casa está desierta, mientras cada uno de vosotros corre a su propia casa.

Todos necesitamos refugio, por supuesto, pero cuando nuestras prioridades en la vida son egocéntricas, en lugar de centradas en Dios, entonces es evidente que estamos gobernados por los ídolos del corazón y no tenemos una visión correcta de Dios.

Incluso el mismo Salomón no construyó su propia casa hasta que el templo fue terminado (1 Reyes 7: 1). Eran los tiempos cuando todavía era prudente (1 Reyes 4:30).

La Palabra de Dios continúa en Hag. 1:10,11,

10 "Por eso el cielo detuvo sobre vosotros la lluvia, y la tierra detuvo sus frutos. 11 Y llamé a la sequía sobre la tierra, sobre los montes, sobre el trigo, sobre el vino, sobre el aceite, de lo que la tierra produce, sobre los hombres, sobre el ganado y sobre todo trabajo de vuestras manos".

Está claro que la tierra estaba experimentando sequía. El profeta atribuye esta sequía a Dios y al juicio divino. Años antes, Salomón había previsto que Israel pecaría y caería bajo el juicio divino, por lo que durante la dedicación del templo, ora en 1 Reyes 8:35,36,

35 Cuando los cielos estén cerrados y no haya lluvia, por haber pecado contra ti, y oren hacia este lugar y confiesen tu nombre, y se vuelvan de su pecado cuando los afligieres, 36 tú oirás en los cielos y perdonarás el pecado de tus siervos y de tu pueblo Israel, enseñándoles el buen camino en que deben andar. Y enviarás la lluvia a tu tierra, la cual diste a tu pueblo por heredad.

El mensaje de Hageo muchos años más tarde fue diseñado para hacer que las personas se arrepientan y se vuelvan de SUS caminos, para que Dios pueda enviar lluvia para bendecir su tierra. Mientras que los escépticos modernos se burlan de la conexión entre el pecado y la sequía, o entre la lluvia y la justicia, los que entienden que las condiciones terrenas tienen raíces espirituales pueden discernir los problemas de fondo y encontrar las soluciones reales.


La sequía física era una indicación terrenal de una sequía espiritual, de la falta del Espíritu Santo (Joel 2:23), y del hambre de oír la Palabra de Dios (Amós 8:11).


No hay comentarios:

Publicar un comentario