TRADUCTOR-TRANSLATE

APOC. 22 – P-4: LA REVELACIÓN DEFINITIVA (Apoc. Nuevo Estudio), Dr. Stephen E.Jones


22 de septiembre de 2016



Apocalipsis 22:17 da la invitación final,

17 Y el Espíritu y la Esposa dicen: "Ven". Y que el que oye, diga: "Ven". Y que el que tiene sed, venga; y el que quiera, tome del agua de la vida gratuitamente.

La invitación es dada por tres entidades: el Espíritu, la Novia, y el que escucha. Uno podría pensar que la invitación se da a aquellos que tienen oídos para oír, pero en este caso se da la invitación a aquellos "sedientos" que todavía no han oído. Estos son los transgresores de la Ley que están fuera de la ciudad a quienes se hace referencia en Revelación 22:15. El Espíritu crea la sed dentro de los corazones de los hombres, atrayéndolos a la novia, que es la Nueva Jerusalén. En otras palabras, se les invita a ser parte de la novia-ciudad, que se representa como una relación matrimonial con Cristo.

Esta gran invitación es una versión abreviada de Isaías 55: 1-3, que dice:

1 Todo el que tiene sed, venga a las aguas; y los que no tenéis dinero, venid, comprad y comed. Venid, comprad vino y leche sin dinero y sin precio. 2 ¿Por qué gastáis el dinero en lo que no es pan, y vuestro trabajo en lo que no satisface? Oídme atentamente, y comed del bien, y deleitaros en abundancia. 3 Inclinad vuestros oídos y venid a mí. Escuchad, para que viváis; y haré con vosotros pacto eterno, de acuerdo con las misericordias firmes a David.

En otras palabras, Juan nos refiere a la invitación hecha por el profeta Isaías, que nos invita a "venir a las aguas". Juan nos dice que las "aguas" son "el agua de vida" que fluye "desde el trono de Dios y del Cordero" (Apocalipsis 22: 1). También se refiere de nuevo a la "roca espiritual" (1 Corintios 10: 4) en el desierto, de la cual fluía el agua al pueblo (Éxodo 17: 6; Números 20:11).

Debido a que "la roca era Cristo" y fue golpeada, representa a Cristo, que iba a ser golpeado en Su muerte en la cruz con el fin de llevar el Agua de Vida a las personas. El agua, entonces, era costosa, pero se pagó el precio para que podría estar disponible para "los que no tienen dinero" (Isaías 55: 1). De ahí también, Juan dice que el agua se da "sin costo" (a los convidados).


Agregar a la Palabra
Apocalipsis 22:18, 19 continúa,

18 Yo testifico a todo aquel que oye las palabras de la profecía de este libro: Si alguno añade a ellas, Dios traerá sobre él las plagas que están escritas en este libro; 19 y si alguno quita de las palabras del libro de esta profecía, que están escritas en este libro, Dios quitará su parte del árbol de la vida y de la ciudad santa.

Este mandato no se refiere a la Biblia como un todo, sino a "la profecía de este libro", es decir, el libro de Apocalipsis. Aun así, lo que es cierto para el libro de Apocalipsis es igualmente cierto para toda la Palabra de Dios. Esto es una extensión de la Ley en Deuteronomio 19:14,

14 No debes mover lindero de tu vecino, que han fijado los antepasados, en tu herencia que heredarás en la tierra que el Señor tu Dios te da en posesión.

La palabra de Dios establece los límites de la revelación en el Reino. Cualquier revelación personal, debe ayudar y aclarar la revelación de que Dios ya ha dado. Esto no debería restringir la revelación personal, porque todos son amonestados en la Escritura a escuchar Su voz. Pero debemos ver las Escrituras como un signo de límite de la verdad, y toda la revelación personal debe ajustarse a los parámetros de la Escritura. En última instancia, el Espíritu y la Palabra deben acordar como uno.

En el principio, leemos en Génesis 2:16,17,

16 Y mandó Yahweh Dios al hombre, diciendo: "De todo árbol del huerto podrás comer; 17 mas del árbol de la ciencia del bien y del mal no comerás, porque el día que de él comieres ciertamente morirás".

Más tarde, cuando la serpiente tentando a Eva, le dijo en Génesis 3: 1, "¿Conque Dios os ha dicho: 'No comáis de todo árbol del huerto?' "

La respuesta de Eva añadió al mandato de Dios, porque leemos en Génesis 3: 2,3,

2 Y la mujer respondió a la serpiente: "Del fruto de los árboles del huerto podemos comer; 3 pero del fruto del árbol que está en medio del jardín, ha dicho Dios: "No comáis de él ni lo toquéis, para que no muráis' ".

Añadió "ni lo toquéis" a la Palabra de Dios, que la serpiente fue capaz de explotar. Es evidente por sí mismo que se tenía que tocar el árbol antes de comer de su fruto. Cuando lo hizo, y encontró que nada malo le pasó, ella fue fácilmente convencida de que la Palabra de Dios no era cierta, y esto le animó a comer del fruto.

Esto muestra también cómo las tradiciones de los hombres (añadiendo a la Palabra y dejando sin efecto la misma) han convertido a muchos a alejarse de los siguientes mandamientos genuinos de Dios. Por lo tanto, Jesús cita Isaías en Mateo 15: 8,9 reprendiendo a los fariseos y escribas por prohibir a los hombres comer con las manos sin lavar (tema de Mateo 15: 2). No había tal ley, y sin embargo, criticaron a los discípulos como si fueran pecadores por comer sin verter primero agua sobre sus manos para purificarlas.

Cuando los hombres creen que sus adiciones a la Palabra de Dios son verdad genuina de Dios, tropiezan cuando alguien está en desacuerdo o se aparta de dichos preceptos artificiales. Cuando esto se convierte en un pecado de ellos, entonces vienen las consecuencias naturales de violar la Ley. Estas consecuencias naturales se denominan "plagas" en Apocalipsis 22:18. En Deuteronomio 28:15 se les llama "maldiciones", es decir, la maldición o juicio por el pecado que está escrita en la Ley.


Firma el libro

20 El que da testimonio de estas cosas dice: "Sí, vengo pronto". Amén. Ven, Señor Jesús. 21 La gracia del Señor Jesús sea con todos. Amén.

A pesar de que los mensajeros (ángeles) fueron los agentes por los cuales las palabras de esta profecía se transmitieron a Juan, las palabras eran en realidad de "el Señor Jesús". Así que firma con su nombre el libro, al final, y Juan, el notario, da testimonio de Su firma con su "Amén. Ven, Señor Jesús".

El libro de Apocalipsis se le da un título en la declaración de apertura del libro de Apocalipsis 1:1, que dice literalmente: "La revelación de Jesucristo". La palabra APOKALUPSIS literalmente significa dar a conocer, revelar, o manifestar. Se trata de Cristo que viene, como Él se dio a conocer poco a poco a lo largo de las páginas de la historia hasta la revelación completa al final del tiempo.

Para algunos Él se dio a conocer muy pronto, cuando los hombres y mujeres vinieron a beber del Agua de la Vida en los primeros tiempos de la historia de la Tierra. A medida que pasó el tiempo, Cristo se dio a conocer a más y más gente. Al final de la era de Pentecostés, cuando la Primera Resurrección levante a todos los vencedores de los muertos, Él comenzará a ser dado a conocer a un mayor número de personas, ya que el Reino de la Luz se establecerá con la jurisdicción de Cristo sobre partes específicas de la misma Tierra. El Espíritu será derramado, y gran parte de la Tierra verá la luz de Cristo.

A continuación, en el Gran Trono Blanco, todos lo verán, ya que están convocados para el juicio. Pero incluso entonces, los pecadores recién convertidos que han doblado sus rodillas y le han jurado lealtad tendrán sólo uno o dos velos retirados de sus ojos. Será como si hubieran entrado por la puerta al atrio exterior (Pascua) y hubieran sido llenos del Espíritu (Pentecostés); pero tendrán que llegar a la madurez durante esa Edad del Juicio definitiva hasta que sean liberados en el Gran Jubileo de la Creación. Sólo entonces serán plenamente a la imagen de Cristo y estarán calificados para ver a Cristo revelado en Su gloria completa.

La revelación de Jesucristo es un proceso histórico, según cada individuo ve a Cristo dado a conocer cada vez más de su tiempo de vida. Al final, se requerirá la perfección absoluta para ver a Cristo sin temor y sin separación.

Ven, Señor Jesús.

Category: Teachings

No hay comentarios:

Publicar un comentario