TRADUCTOR-TRANSLATE

SANTIAGO: 2-CARTA DE PEDRO A LA DISPERSIÓN, Dr. Stephen E. Jones


Capítulo 2
Carta de Pedro a la dispersión


Si Santiago sabía dónde estaban, y también Pedro, porque tenían una estrecha asociación en el ministerio. Pedro también les escribió a ellos. 1 Pedro 1: 1,2 dice,

1 Pedro, apóstol de Jesucristo, a los moradores de la dispersión en el Ponto, Galacia, Capadocia, Asia y Bitinia, 2 elegidos según la presciencia de Dios ... [El Diaglotón Enfático].

Estas fueron las provincias de Asia (ahora Turquía), donde vivía una gran población de Israel. Pedro apela a ellos en 2: 9-12, diciendo:

9 Pero vosotros sois una raza elegida, un sacerdocio real, una nación santa, pueblo adquirido por Dios, para que anunciéis las virtudes de aquel que os llamó de las tinieblas a su luz admirable; 10 Porque vosotros antes no erais pueblo, pero ahora sois el pueblo de Dios [Oseas 2:23]; no habíais recibido misericordia, pero ahora habéis alcanzado misericordia. 11 Amados, yo os ruego como a extranjeros y peregrinos, os abstengáis de los deseos carnales que batallan contra el alma. 12 Mantened un excelente comportamiento entre los gentiles …

Los israelitas se habían dispersado y sembrado como semilla entre las naciones con el fin de producir una gran cosecha en el mundo. Pedro les dice que conserven un buen testimonio entre las naciones, para que puedan ser una bendición para todas las familias de la Tierra.


¿Dónde estaban dispersos los israelitas?

La primera carta de Pedro se dirige específicamente a las tribus perdidas de Israel "en la dispersión". Se entiende, sin embargo, en un contexto más limitado, que estaba escribiendo a los pocos que habían llegado a un lugar de fe en Jesucristo a través de la esfuerzos misioneros de los apóstoles.

Se entiende claramente que Pedro estaba escribiendo a personas que todavía recuerdan su antigua herencia israelita. Esto es muy factible, ya que sabemos que algunos ex-israelitas que vivían en el lado norte del Mar Negro también se acordaban de su patrimonio. Hay grandes cementerios de estos ex-israelitas que a menudo reflejan ese conocimiento. En una lápida se lee,

"Esta es la lápida de Buki, el hijo de Itchak [Isaac] el sacerdote; puede ser su reposo en el Edén, en el momento de la salvación de Israel. En el año 702 de los años de destierro".

Si datamos el exilio desde la caída de Samaria en el 721 antes de Cristo, entonces el año 702 fue el año 19 antes de Cristo. Pedro escribía a Israel sólo una generación más tarde, por lo que no cabe duda de que su identidad no se había perdido por completo todavía. Otro largo epitafio dice lo siguiente:

Yo, Jehuda ben Mose ha Nagolon, del país del este, ben Jehuda ha-Gibbor de la tribu de Neftalí, de la generación Schillem, que se exilió con los exiliados que fueron expulsados con Oseas, el rey de Israel, junto con las tribus de Simeón y Dan y algunas de las generaciones de las otras tribus de Israel, que (todos) fueron conducidos al exilio por el enemigo Salmanasar de Schomron y sus ciudades para Chalach, es decir, Baclack y para CHABAR, es decir, Chabul y para Hara, es decir, Herat, y para Gosan, es decir, Gozna, las ciudades de las tribus exiliadas de Rubén, Gad y la mitad de Manasés, que Pilneser condujo al exilio y se estableció allí (y de allí se esparcieron sobre toda la tierra del Oriente hasta Sinim) -cuando volví de vagar en la tierra de su exilio y de viajes en las moradas de los descendientes de sus generaciones en sus lugares de descanso de la tierra de Krim ... [Crimea]. (Academia Scientiarum IMPERIALIS, Mémoires, por AE Harkavy, 1863, Vol. 24, No. 1, p. 9.)

El hecho de que los grupos de israelitas habían salido de Asiria y habían emigrado hacia el norte sobre el Mar Negro, se registra en el libro apócrifo de 2 Esdras 13: 40-45,

40 Estas son las diez tribus, las cuales fueron llevadas prisioneras de su propia tierra en el momento del rey Oseas, a quien Salmanasar, rey de Asiria, llevó cautivo, llevándolas sobre las aguas, y así han venido a otra tierra. 41 Pero tomaron este consejo entre sí, que abandonarían la multitud de las naciones, e irían a un país más allá, donde nunca la humanidad habitó, 42 para que pudieran mantener sus estatutos, que nunca guardaron en su propia tierra. 43 y entraron en el Éufrates por los pasajes estrechos del río. 44 Para que el Altísimo entonces mostrara señales a ellos, y detuviera todavía la inundación, hasta que cruzaran. 45 Porque por medio de ese país había un gran camino por recorrer, es decir, de un año y medio; y esa misma región se llama Arsareth.

Pedro estaba obviamente muy interesado en ellos, como muestra su carta. De hecho, los hijos de Israel en el exilio, "extranjeros de la dispersión", eran de mucho interés para el pueblo de Judea. Los profetas habían dicho mucho acerca de su restauración, y todos ellos tenían diferentes ideas de cómo Dios iba a cumplir con Su palabra.

El punto de vista de Pedro es de interés para nosotros, porque escribió esta carta, que se convirtió en una parte de la Escritura. Pedro reconoció en 2: 6-8, que algunos de estos ex-israelitas creyeron y otros no.

6 Para ello está contenido en la Escritura: "He aquí, pongo en Sion una piedra de elección, una piedra angular, preciosa, y el que crea en ella no se sentirá decepcionado". 7 Es pues de honor para que los que creen. Sin embargo, para los que no creen, "La piedra que los constructores desecharon, esta se convirtió en la misma piedra de la esquina", 8 y en "Una piedra de tropiezo y roca de escándalo"; pues ellos tropiezan porque son desobedientes a la palabra; y para esto también fueron ordenados.

Por lo tanto, diferentes Escrituras aplican a creyentes y no creyentes entre ellos. A pesar de que estos ex israelitas estaban en el exilio y aparentemente no tenían nada que ver con el rechazo de Cristo, Pedro incluye a los israelitas incrédulos en el cumplimiento de la Escritura. ¿Por qué? Debido a que mientras estaban en la antigua Tierra, su rey era Jesucristo, a pesar de que le conocían con el nombre de Yahweh. Su rebelión contra Su Ley, que fue la causa de su exilio, era en realidad un rechazo de Jesucristo.

Y así, en los días de Pedro, la mayoría de ellos permanecieron como no creyentes en la tierra de su cautiverio. Algunos, sin embargo, habían llegado a conocer a Jesucristo cuando creyentes y apóstoles llegaron con la buena noticia del Evangelio. Los primeros en escuchar el Evangelio eran los que vivían más cerca de Jerusalén, en el norte, el este y centro de Asia Menor (la actual Turquía). Estas fueron las provincias llamadas "Ponto, Galacia, Capadocia, Asia y Bitinia". (Para un mapa de estas áreas, véase el apéndice 7 de mi libro, Lecciones de Historia de la Iglesia, Vol. 1.- http://josemariaarmesto.blogspot.com.es/2015/01/libro-lecciones-de-historia-de-la.html).


La profecía de Oseas de Israel

Pedro apela a estos israelitas dispersos en las tierras de la profecía bíblica. En 1 Pedro 2:10, les recuerda específicamente de la profecía de Oseas, que fue dirigida a los hijos de Israel,

10 porque una vez no eran un pueblo, pero ahora son pueblo de Dios; no habíais recibido misericordia, pero ahora habéis alcanzado misericordia.

Oseas, por supuesto, había sido llevado por Dios para casarse con Gomer, la ramera, y tuvieron tres hijos, cuyos nombres fueron proféticos de Israel en la dispersión. El Mesías iba a reunir a Israel y Judá, dándoles misericordia y restableciéndolos como "mi pueblo". De hecho, fue sólo a través del Mesías que cualquiera de los judíos de la corte o los israelitas dispersos podría recuperar su relación de pacto con Dios (Os. 1:11). Legalmente hablando, ningún hombre es o un judío o un israelita, aparte de seguir a Jesucristo.

La esposa de Oseas, Gomer, se llamaba según el nombre oficial por el cual los asirios habían llamado a los israelitas: Gomri, o Gimirra. El nombre Gomri significa simplemente "de Gomer", o tal vez "Gomerites". Según Teófilo G. Pinches, los asirios llamaban a Israel la "casa de Omri", y su nombre fue pronunciado originalmente Ghomri. (Véase su libro, El Antiguo Testamento a la luz de los Archivos históricos y Leyendas de Asiria y Babilonia, 3ª edición, 1908).

Los hijos de Oseas y Gomer fueron llamados Jezreel, Lo-ruhama, y Lo-ammi. Jezreel significa "Dios dispersa; o Dios siembra", debido a que Israel debía ser esparcida en el mundo cuando Dios los sembró en el campo. Lo-ruhama significa "no compadecida", porque "ya no tendré compasión de la casa de Israel" (Os 1: 6). Lo-ammi significa "no pueblo mío", porque "no eres mi pueblo, y yo no soy tu Dios" (Os. 1: 9).

Y, sin embargo, el propósito de Dios con la siembra en el campo (mundial) era obtener una gran cosecha. Y cuando el plan divino se pone en movimiento, sus nombres se convertirían en Ammi y Ruhama (Os 2: 1). El clímax de la profecía está en Os. 2:23,

23 Y la sembraré para mí en la tierra [Jezreel]. También tendrá compasión [Ruhama] ella que no había obtenido la compasión, y voy a decir a los que no eran mi pueblo, "Tú eres mi pueblo!" [Ammi] Y van a decir, "¡Tú eres mi Dios!"

Este es el versículo que Pedro citó en 1 Pedro 2:10. Se entiende que estos ex-israelitas que habían sido "no mi pueblo" ahora regresaban para convertirse en el pueblo de Dios por su fe en Jesucristo.


El Israel Dispersado debía ser una Luz

Por otra parte, Pedro recurrió a ellos para ser una luz, un testigo, un testimonio de la verdad en el mundo que les rodea. En otras palabras, debían cumplir el propósito original de la alianza de Dios con Abraham de ser una bendición para todas las familias de la tierra. Isaías 41: 8,9 profetiza a Israel,

8 Pero tú, Israel, siervo mío, Jacob, a quien he escogido, descendiente de Abraham, mi amigo, 9 Porque te tomé de los confines de la tierra, y te llamé desde tus lugares más remotos, y te dije: "Eres mi siervo, te he escogido y no te rechazo".

Isaías continúa en el 49: 6, "Yo también te hago luz de las naciones, para que mi salvación [Yeshúa] alcance hasta los confines de la tierra".

En otras palabras, Dios dispersó a Israel con el fin de llevar la salvación (Yeshúa-Jesucristo) hasta los confines de la Tierra. Utilizó su misma rebelión para cumplir con Su plan para toda la Tierra. Pedro comprendió esto, y estaba excitado por contarles a estos creyentes que estaban cumpliendo la profecía de la Biblia. Los incrédulos cumplieron las profecías de rechazar la piedra, mientras que los creyentes tenían oportunidad de ser una luz para las naciones, con lo que la luz de Yeshua llegaría hasta los confines de la tierra.

Pedro dice en su primera carta 2:12,

12 manteniendo buena vuestra manera de vivir entre los gentiles; para que en lo que os calumnian como a malhechores, glorifiquen a Dios en el día de la visitación, al observar vuestras buenas obras.

También instruye a no actúan como cautivos, sino como hombres libres en Cristo:

16 como libres, pero no como los que tienen la libertad como pretexto para encubrir la malicia, sino como siervos de Dios.

Israel de hecho había sido condenada a la cautividad por negarse a obedecer a Dios. Pero su fe en Cristo había puesto fin a su cautiverio. Ahora estaban siendo reunidos como israelitas liberados por el poder de la cruz y la resurrección de Cristo. Este fue el comienzo de la restauración de la Casa de Israel, y muchos otros se están reuniendo con ellos (Is. 56: 8).

Dice Yahweh el Señor, el que reúne a los dispersos de Israel: Aún juntaré otros con él, además de sus congregados.

De esta manera, Isaías dice en el verso anterior, "Mi casa será llamada casa de oración para todos los pueblos".

Pedro reconoció que estos creyentes entre los israelitas dispersos eran como ovejas perdidas regresando a Dios, como fue profetizado en Ezequiel 34: 5, "estaban dispersos por falta de un pastor". Entonces él les dice en 1 Pedro 2:25,


25 Porque vosotros erais como ovejas descarriadas, pero ahora habéis vuelto al Pastor y Obispo de vuestras almas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario