TRADUCTOR-TRANSLATE

APOC. 17 – P-7: LOS DIEZ CUERNOS (Apoc. Nuevo Estudio), Dr. Stephen E. Jones


26 de julio de 2016




12 Y los diez cuernos que has visto, son diez reyes, que aún no han recibido reino, pero recibirán autoridad como reyes juntamente con la bestia durante una hora. 13 Estos tienen un mismo propósito, y entregarán su poder y autoridad a la bestia por una hora.

Si tratamos de pintar un cuadro de una bestia con siete cabezas y diez cuernos, estaríamos ante un gran problema. ¿Cómo se pueden encajar diez cuernos en sólo siete cabezas? Evidentemente, es simbólico, y el ángel le explica a Juan que los cuernos, al igual que las siete cabezas son "reyes". Sin embargo, cuando Juan recibió esta revelación (96 dC) aún no habían surgido estos reyes o reinos. Así que este era un evento futuro.

En este caso había diez naciones o grupos étnicos que aún no contaban con los reinos propios, porque estaban bajo el control del Imperio Romano. Ellos eran:

1. Bávaros
2. Francos
3. Bergundians
4. Alemanni
5. Suevos
6. Visigodos
7. Alanos
8. Vándalos
9. Ostrogodos
10. Hérulos (que se fusionó con los longobardos, o lombardos, "largas barbas")
Estas diez naciones pueden estar conectadas a los "dedos" en los pies de la imagen en el sueño de Nabucodonosor, que se mencionan en Daniel 2:41,42. Sin embargo, ya que Daniel no da detalles sobre los dedos de los pies, excepto los que estaban en los "pies" de la cuarta bestia. Mientras que las "piernas" eran de hierro (Imperio Romano), los pies y los dedos eran "parte de hierro y parte de barro cocido" (o "arcilla"). Daniel 2:42 explica el significado de esta mezcla, diciendo, "algo del reino será fuerte y parte será frágil".

Al carecer de la fuerza del hierro puro, estos diez dedos de los pies no eran tan fuertes como Roma. Sin embargo, al estar en los pies de la imagen, iban a manifestar después de la caída del Reino de Hierro en el año 476 dC. Obviamente, como cayó Roma, los diez dedos podrían ser más fuertes que el reino de Roma. Sin embargo, el profeta no nos da más detalles hasta Daniel 7: 7 cuando se revela cómo la cuarta bestia con "dientes de hierro grandes ... tenía diez cuernos".

Daniel 7: 8 dice que, si bien el profeta contemplaba el significado de la bestia de hierro, "otro cuerno, uno pequeño, surgió entre ellos, y tres de los primeros cuernos fueron arrancados de raíz". Este Cuerno Pequeño que hemos identificado como la Roma Papal, que surgió cuando se derrumbó el Imperio Romano. En el libro 2 de mi comentario sobre Daniel, profeta de las Edades, capítulo 2 (http://josemariaarmesto.blogspot.com.es/2015/10/libro-daniel-compilacion-provisional-dr.html), mostré cómo los tres cuernos arrancados por el cuerno pequeño fueron los hérulos, (en el 493 dC), los vándalos (en 533), y los ostrogodos (en 553). Estos son los tres últimos en la lista anterior. En sus historias, escritas por los cristianos ortodoxos de Roma, son llamados bárbaros, porque eran arrianos, no ortodoxos.

Los diez cuernos de Daniel 7: 7 también son los diez cuernos de Apocalipsis 17:12, aunque Juan no escribe nada de la conquista y el desarraigo de tres de los cuernos por el Cuerno Pequeño. El ángel le dice a Juan en Apocalipsis 17:13 que "darán su poder y autoridad a la bestia". La bestia, por supuesto, es el Cuerno Pequeño de Daniel 7, por lo que mediante la vinculación de estos dos grupos de profecías, vemos que tres de los "cuernos" dan su poder a la bestia no voluntariamente, sino que fueron sometidos violentamente en la guerra.

Los diez cuernos formaron diez reinos independientes por una temporada corta ("una hora") después de la caída de Roma en el año 476, después de lo cual estos cuernos empezaron a arrancarse, a partir del 493.


Guerra contra el Cordero
Apocalipsis 17:14 continúa,

14 Pelearán contra el Cordero, y el Cordero los vencerá, porque él es Señor de señores y Rey de reyes, y los que están con él son llamados y elegidos y fieles.

Una vez más vemos el tema de la guerra del Cuerno Pequeño con los santos, profetizada en primer lugar en Daniel 7:21, y luego por Juan en Apocalipsis 13: 7, y ahora de nuevo en Apocalipsis 17:14, donde se describe como una "guerra contra el cordero". La Guerra del Cuerno Pequeño se dirige en última instancia, contra el mismo Jesucristo, pero porque Él está fuera de alcance (en el Cielo), la guerra se hace contra Su cuerpo en la Tierra, es decir, el arnion, los pequeños corderos.

Jesús toma esta persecución personalmente, por supuesto, porque perseguirlos a ellos es perseguir a Jesús mismo. Este principio se revela en Hechos 9: 4 cuando Jesús apareció por primera vez a Saulo en el camino a Damasco, preguntándole, "Saulo, Saulo, ¿por qué me persigues?" Cuando Saulo preguntó quién era Él, Jesús respondió en Hechos 9: 5, "yo soy Jesús a quien tú persigues".

Así vemos este principio otra vez en Apocalipsis 17:14, donde la "guerra contra el Cordero" es una guerra contra el mismo Jesús, pero se libra en la Tierra contra "los santos" (Daniel 7:21). El término arnion de Juan es el cuerpo de Cristo que sigue la dirección de Su cabeza. El Cuerno Pequeño, por el contrario, exige que el cuerpo de Cristo debe tener en cuenta a los papas como su cabeza.

El Cordero está destinado a "vencerlos", es decir, a vencer a los diez cuernos que son dirigidos por la bestia-Cuerno Pequeño. ¿Como podemos estar seguros? Debido a que Cristo es "Señor de señores y Rey de reyes". En la medida que es el legítimo heredero del mundo, que no puede perder, a pesar de que la guerra parece ir mal para los santos durante el tiempo asignado al Cuerno Pequeño. El Cuerno Pequeño estaba destinado a vencer a los santos hasta que llegara el momento de que poseyeran el Reino.

Es interesante, entonces, que Juan nos asegura que la victoria que Cristo logra sobre la bestia no la logra por Sí mismo, aunque ciertamente Él es la razón del éxito. El ángel le dice a Juan que el Cordero va a ganar, junto con "los que están con él". Mientras que Daniel les llama "los santos del Altísimo", el ángel en Apocalipsis 17:14 dice que "son los llamados [kletos " llamados, invitados a"] y elegidos [eklektos, "elegidos, escogidos"] y fieles [pistis, "fieles, leales]".

El cuerpo de Cristo primera es llamado, o invitado (como a un banquete), entonces es elegido como "escogidos" de Dios, y, finalmente, es encontrado como fiel cuando se prueba por la persecución del Cuerno Pequeño. Ser uno de los elegidos de Dios implica estas tres características. Cabe destacar que lo que falta en esta lista es su raza o genealogía. Por lo tanto, el ángel apoya la declaración de Pablo en Romanos 11: 7, en la que vemos que no todos los hijos de Israel son "elegidos", sino sólo el Remanente de Gracia que ha permanecido fiel a Dios en la persecución de Jezabel. El término "pueblo elegido de Dios" no se aplica a los no creyentes, y en el caso del Cuerno Pequeño, no se aplica el término a la iglesia bestia que persigue a los santos.


Las aguas

15 Y él me dijo: "Las aguas que has visto donde la ramera se sienta son pueblos, muchedumbres, naciones y lenguas".

Esta es una referencia a un pasaje anterior en Apocalipsis 17: 1, que habla de "la gran ramera que está sentada sobre muchas aguas". Se trata de una imagen de la falsificación de la novia con dominio sobre muchos pueblos y naciones.


El fin de la Ramera
Revelación 17:16 y luego nos lleva al final de la edad,

16 Y los diez cuernos que viste en la bestia, éstos aborrecerán a la ramera, y la dejarán desolada y desnuda, y comerán sus carnes, y la quemarán con fuego. 17 porque Dios ha puesto en sus corazones el ejecutar su propósito por tener un propósito común, y dar su reino a la bestia, hasta que deben ser cumplidas las palabras de Dios.

Los diez cuernos están unidos como una sola bestia sobre la que cabalga (o gobierna) la Ramera, pero al final Dios hace que la bestia(s) quemen a la ramera y "devoren sus carnes". Esto se hizo para cumplir con la profética historia de Jezabel, que fue devorado por sus propios perros. Elías profetizó esto en 2 Reyes 9:10 ,

10 Y los perros comerán a Jezabel en el campo de Jezreel, y no habrá quien la entierre.

Esto se cumplió cuando, Jehú encontró a Jezabel en 2 Reyes 9: 32-36,

32 Entonces él alzó su rostro hacia la ventana y dijo: "¿Quién está conmigo? ¿Quién? ", Y dos o tres funcionarios ["eunucos"] miraron hacia abajo a él. 33 Y él dijo: "Echadla abajo". Y ellos la echaron; y parte de su sangre salpicó en la pared y en los caballos, que la hollaron. 34 Cuando él entró, comió y bebió; y dijo: "Mira ahora a aquella maldita, y sepúltala, pues es hija de un rey". 35 Y se fueron a enterrarla, pero no hallaron de ella más que la calavera, y los pies y las palmas de sus manos. 36 Por lo tanto, se volvieron y le dijeron. Y el dijo: "Esta es la palabra del Señor, que había hablado por medio de su siervo Elías tisbita, diciendo: "En la parcela de Jezreel comerán los perros las carnes de Jezabel' ".

Los "perros" en esta profecía son el equivalente de los diez cuernos que forman la bestia sobre la que cabalga la Gran Ramera. Cuando el tiempo de la persecución de la mujer Ramera termina, los santos obtienen la victoria sobre ella. La Corte Divina hace un decreto dando el dominio a los santos del Altísimo. Entonces Dios pone en el corazón de los "perros" volverse contra la Ramera y "devorarla".

Porque comer o devorar es una metáfora hebrea para la conquista. Vemos esto cuando los diez espías dieron un mal informe en Números 13:32, diciendo: "La tierra devora a sus habitantes"Pero Josué respondió en Números 14: 9 RV, "los comeremos como pan". La cuestión era ¿quién iba a comer a quien? Es decir, ¿quién conquistaría a quién?

Así que el ángel deja claro que los "perros" (o naciones) que habían sido seducidas por la Gran Ramera, serían los que la destruirían y devorarían. Acab y Jezabel habían usurpado la viña de Nabot de Jezreel, que era un tipo del Reino, por lo que fueron ambos asesinados en Jezreel. Jezreel significa "Dios dispersa". Cuando se aplica a Israel, significaba la semilla dispersada con el fin de sembrarla a ella en la tierra (Oseas 2:23), pero cuando se aplica a Jezabel, se refiere a la dispersión de los huesos, ya que cada perro luchó por su participación.

Esta espantosa escena, por supuesto, es puramente simbólica cuando se trata de la realización efectiva de la profecía en nuestro tiempo. El punto es que el Sistema de la Ramera será destruido por las naciones y las personas que han sido oprimidos por su dominación. Los santos no tendrán que luchar esta batalla, excepto en la guerra espiritual. Dios usará a incrédulos ciegos para imponer la justicia a la perseguidora.

La explicación angélica termina en Apocalipsis 17:18, diciendo:

18 Y la mujer que has visto es la gran ciudad que reina sobre los reyes de la tierra.


La implicación es que "los reyes de la tierra" son también los "perros" que se vuelven contra Jezabel y "devoran" su carne. La ciudad ya ha sido identificada anteriormente como "Babilonia", y Apocalipsis 16:12 implica que los Reyes del Oriente son las naciones que Dios ha levantado para derrocar el yugo de Babilonia-Jezabel. A los santos del Altísimo, a continuación, se les da el Mandato de Dominio, aunque el ángel no nos dice exactamente cómo sucede esto. El patrón principal que tenemos es en Daniel 6: 1-3, donde Darío de Media hace a Daniel el jefe de Estado cuando se reorganiza el reino en 120 provincias ("sátrapas").

Categoría: enseñanzas

Dr. Stephen Jones

No hay comentarios:

Publicar un comentario