TRADUCTOR-TRANSLATE

APOC. 16 – P-16: LA TRANSFERENCIA DE LA NOTA DE LA DEUDA (Apoc. Nuevo Estudio), Dr. Stephen E. Jones


13 de julio de 2016


Después de la revelación de las siete copas de vino (y agua) y su conexión con las siete libaciones en la Fiesta de los Tabernáculos, podemos estar seguros de que Babilonia caerá de hecho. En cuanto al momento de esto, la única cosa que podemos decir con certeza es que la ciudad caerá algún tiempo después de que el contrato de Dios con las Bestias se agote.

Ese contrato fue profetizado en las Leyes de Tribulación en Levítico 26 como "siete veces", que Daniel interpreta como un período de tiempo diferente, y que Juan interpreta como un período de 360 "días" (es decir, años). Como he escrito antes, siete veces es 2.520 años, y las Bestias entonces tuvieron la gobernación real desde el 604 aC (cuando Nabucodonosor tomó Jerusalén) hasta octubre de 2014. Esta fecha tiene en cuenta el siglo cuando Jerusalén fue independiente y libre de la dominación de la bestia griega entre 163-63 aC.

Fuimos movidos a derramar las siete copas de agua y vino desde octubre del 2000 hasta octubre del 2006, la copa final se echó en el aire en Babylon, NY, con el pronunciamiento, "Hecho está". Sabíamos entonces que empezaríamos a ver un colapso económico dentro del año siguiente, y esto es precisamente lo que sucedió. La crisis de las hipotecas subprime de 2007 fue seguida por la crisis bancaria más grave del año 2008.

Aunque en unos pocos meses muchos afirmaron que la crisis había terminado, entendimos que los subyacentes problemas de los "derivados" no se resolvieron. De hecho, este problema con el juego sólo aumentó, dejando a la economía mundial más vulnerable que nunca. Sin embargo, con las enormes cantidades de dinero que se bombearon a los bancos a través de rescates y "flexibilización cuantitativa", el problema fue enmascarado por el aumento del mercado de valores registrando máximos.

Al final resultó que la crisis en 2008 fue sólo un presagio de un colapso mayor aún por venir. Sirvió como una llamada de atención para detener o limitar los derivados, pero esta advertencia no fue escuchada. El mundo ahora se apresta para un colapso final de Babilonia.

Dos patrones bíblicos
Hay dos patrones bíblicos que parecen ser contradictorios al patrón de la caída de Babilonia. El primero es la caída real de la misma Babilonia, cuando la ciudad cayó intacta; pocos fueron asesinados cuando las tropas persas tomaron la ciudad después que su mandato divino había corrido por un total de 70 años (607-537 aC). Daniel 5:30 nos dice que "esa misma noche Belsasar el rey caldeo fue muerto". Él es la única baja registrada en la Escritura. El otro patrón es el de Israel que sale de su esclavitud en Egipto. Este patrón es importante, porque los profetas comparan la liberación futura de Israel al momento en que salieron de Egipto (Isaías 10:26; 11:16). Hasta que punto tenemos que seguir este patrón es incierto, pero sabemos que Dios endureció el corazón del faraón para infligir diez plagas sobre Egipto. Las siete copas de vino se denominan plagas en Apocalipsis 15: 8, en parte para conectarlas con lo que pasó a Egipto.

Así que la pregunta sigue siendo, ¿el colapso de Babilonia será relativamente no violento (como con la caída de Babilonia), o va a ser destructivo (al igual que con la caída de Egipto)? Quizás la respuesta esté en la observación de cuanto tiempo los corazones de los líderes de Babilonia permanecieron endurecidos. En octubre de 2016, habrán pasado diez años desde que las séptimas copas se vertieron en Babylon, NY. ¿Esto sugiere un tiempo de diez plagas, durante el tiempo de las cuales se endurecieron los corazones de los hombres? Sólo podemos "velar y orar", como Jesús nos aconsejó en Marcos 13:33 RV.

Podemos decir con alguna certeza que el colapso de Babilonia no podría haber ocurrido antes de octubre de 2014, cuando el contrato de siete veces expiró. Por otra parte, a la ciudad tuvo que serle dado un año en el que redimirse a sí misma, de acuerdo con la Ley de la Redención (Levítico 25:29,30,31). Esto dio tiempo a Babilonia hasta octubre de 2015, en que pagar la deuda que debía.

La nota de la deuda
Uno de los temas poco conocidos de la Escritura es el de la Nota de la Deuda. Todo pecado es contado por una deuda. Es por ello que "perdónanos nuestros pecados" en Lucas 11: 4 es el equivalente de "perdónanos nuestras deudas" en Mateo 6:12. Cuando el hombre pecaba contra su vecino, quedaba en deuda con él y por lo tanto estaba "bajo la ley" hasta que pagase la restitución completa. Cuando pagaba la restitución, y la ley no tenía más interés en su caso, se decía que estaba "bajo la gracia".

Si un ladrón le robaba a su vecino, normalmente se requería que pagara el doble por restitución (Éxodo 22: 4). Si él no tenía activos suficientes para pagar, entonces él sería "vendido por su hurto" (Éxodo 22: 3). Entonces el tribunal encontraría un comprador que pudiera redimir (asumir la plena responsabilidad por la deuda) al ladrón. El comprador tomaría sobre sí la responsabilidad de pagar la deuda, y a cambio se le daría un esclavo por un período de tiempo especificado. El juez era responsable de determinar el tiempo de esclavitud del pecador de acuerdo con el valor de su trabajo y la cantidad de la deuda que había incurrido.

En el momento en que su esclavo era puesto en libertad, el total de la deuda tenía que ser pagado. Si no era así, el dueño del esclavo se hacía responsable de la deuda. Después de todo, él había disfrutado de los servicios de su esclavo y fácilmente debería haber hecho suficiente dinero para pagar la deuda.

En el panorama profético, Israel pecó contra Dios al violar el pacto por el que habían aceptado ser obedientes a la voz de Dios (Éxodo 19: 8). Dios entonces "los vendió" en manos del rey de Mesopotamia durante ocho años (Jueces 3: 8). El rey de Mesopotamia, entonces, se convirtió en redentor de Israel, tomando sobre sí la responsabilidad de pagar la nota de la deuda de Israel dentro de un período de ocho años. Por supuesto, este rey pagano no sabía nada de la Ley Divina y, ciertamente, no tenía ninguna intención de pagar la nota de la deuda de Israel.

Administradores de la Viña
¿Cuál era la Nota de la Deuda? En términos bíblicos, eran los frutos del Reino. De la mano de Josué, Dios plantó un viñedo en la tierra de Canaán (Isaías 5: 1,7). Puso Su viña en manos de los administradores (israelitas), contratándolos (por convenio) para producir los frutos del Reino; pero cuando llegó el momento de recibir Su fruto, los administradores no habían podido producir ningún fruto que valiera la pena comer (Isaías 5: 2).

Jesús contó una parábola en Mateo 21: 33-43 que se basa en la revelación de Isaías. En esa historia de los administradores mataron a los profetas y, finalmente, al Hijo mismo, con el fin de usurpar los frutos de la viña para sí mismos. El veredicto de Jesús se dio en Mateo 21:43,

43 Por tanto os digo, que el reino de Dios será quitado de vosotros, y será dado a gente que produzca los frutos de él.

Dios siempre ha sido un agricultor, o "labrador" (Juan 15: 1 RV; Santiago 5: 7 RV), que se ha dedicado a producir el fruto del Espíritu en la Tierra. La deuda, entonces, no se paga hasta que alguien es capaz de tomar la nota de la deuda y pagarla. Jesús vino a hacer esto mismo, y Él está levantando un Cuerpo de Vencedores que son como Él. Este es el Cuerpo del Hombre de la Nueva Creación que es el único que puede hacer el trabajo de redimir la Tierra, es decir, gente que produzca los frutos del Espíritu.

Las leyes de la Cautividad y la Tribulación
Mientras estuvo en la tierra de Canaán, Israel pecó continuamente, y Dios a menudo la "vendido" en manos de las naciones extranjeras como la Ley prescribe (Jueces 3: 8; 4: 2; 10: 7). Cada vez, estas naciones se convirtió legalmente en responsables de producir el fruto del Espíritu, aunque esto no estaba destinado a suceder. Por lo tanto, al final de cada cautiverio, las naciones cayeron bajo el juicio divino.

Al final, Israel y Judá fueron vendidos en manos de una sucesión de Imperios Bestia por un período de siete veces, lo que finalmente terminó en 2014-2015. El largo tiempo de esclavitud nos dice que el pecado de Israel había acumulado una deuda muy grande. Aquellas Naciones Bestia estaban más que dispuestas a recibirlos como esclavos, pero así eran consideradas responsables de la nota de la deuda no pagada. A partir de 2014-2015 recibieron el año obligatorio de gracia para producir el fruto del Espíritu y establecer el Reino en manos de Jesucristo. No pudieron hacerlo. Ahora se enfrentan al juicio divino.

Los que no conocen las Leyes de Restitución, Deuda y Esclavitud y ven sólo muerte y destrucción en el juicio de Dios. Sin embargo, el hecho es que Dios está levantando vencedores que, cuando sean perfeccionados, serán capaces de redimir a la Nota de la Deuda de Babilonia y pagar por gente que produzca los frutos del Reino. Esta es la "nación que produzca los frutos de él" (Mateo 21:43). Estos son los administradores de la Viña que han de rendir al Hijo los frutos que los administradores anteriores se habían negado a darle a Él (Mateo 21:38,39).

La única pista de sincronización para esta transferencia se encuentra en el siguiente versículo (Mateo 21:44),

44 Y el que caiga sobre esta piedra será quebrantado; y sobre quien ella caiga, lo esparcirá como polvo.

Esta es una referencia a la "piedra" que golpea a la imagen de Babilonia en sus pies y muele la imagen entera haciéndola polvo o "paja" (Daniel 2:35). En otras palabras, a la "nación" de los Vencedores se les da el Reino cuando los siete tiempos han expirado y el juicio divino viene sobre Babilonia. Estamos viviendo en esos momentos trascendentales en la actualidad. Creo que la transferencia de autoridad, decretada por el Tribunal Divino, se produjo en el octavo día de Tabernáculos, 16 de octubre del año de gracia de 2014. El año de gracia de Babilonia terminó en los Tabernáculos de 2015, y ahora estamos a la espera del juicio y la efusión del Espíritu Santo que va a cambiar la historia del mundo.

Por supuesto, no podemos perder de vista el hecho de que Dios ha levantado a los Reyes del Oriente para juzgar Babilonia. Los vencedores no tienen ese llamado, incluso Daniel no hizo nada para derrocar a Babilonia. Debemos permitir que los verdugos de Dios hagan su trabajo, mientras que todos los aspirantes a vencedores deben concentrarse en hacer su trabajo de llevar fruto y en la construcción del Reino.


Etiquetas: Serie Enseñanza
Categoría: Enseñanzas

Dr. Stephen Jones

No hay comentarios:

Publicar un comentario