TRADUCTOR-TRANSLATE

APOC. 16 – P-14: SACUDIENDO TODAS LAS NACIONES CON IMPARCIALIDAD (Apoc. Nuevo Estudio), Dr. Stephen E. Jones


8 de julio de 2016



En 1948 las naciones bestia del mundo, unidas bajo el nombre de "Naciones Unidas", crearon el estado conocido como Israel. El debate se inició el 21 de noviembre de 1947, y la votación tuvo lugar ocho días después, el 29 de noviembre. Nuestra Campaña de Oración Jubileo se llevó a cabo 46 años después, durante esos mismos ocho días en el año 1993. En ese momento nos dimos cuenta de la estrecha asociación entre "Israel" y "Babilonia," porque nuestro caso en la Corte Divina fue diseñado para derrocar a los gobernantes de ambos y para solicitar a la Corte que diera el reino a los vencedores, a quienes se les prometió la autoridad (Daniel 7:22,27; 1 Corintios 6: 2) .

El número 46 en sí era significativo, especialmente en la profecía de Jesús sobre templo en Juan 2: 19-21,

19 Entonces Jesús les dijo: "Destruid este templo, y en tres días lo levantaré". 20 Por tanto, los judíos dijeron: "Tomó cuarenta y seis años edificar este templo, ¿y tú lo levantarás en tres días?" 21 Pero él hablaba del templo de su cuerpo.

En 1993 comprendimos que a los judíos se les había dado 46 años para construir su "templo", es decir, su estado sionista en su conjunto. El valor numérico del nombre hebreo Leví es 46. Por otra parte, naos, la palabra griega que significa "templo" se usa en el Nuevo Testamento, precisamente 46 veces. Por lo tanto, sabíamos por tal revelación que que su tiempo para construir había terminado, y que tres años más tarde, en 1996, Dios levantaría "el templo de su cuerpo" para declarar el Jubileo.

Fuimos obedientes a la revelación, y ganamos nuestro caso ante la Corte Divina. Como prueba de ello, un año después de la campaña de oración, el 29 de noviembre de 1994, se observó que el "árbol" de Babilonia fue deshojado y cortado, cuando se vio la derrota de Tom Foley en de la Cámara de Representantes, que fue golpeado por Tom Nethercutt ("corte inferior"). Foley renunció a continuación, el 29 de noviembre de 1994 tras la aprobación de la tratado GATT. Toda esa historia se puede encontrar en Las Guerras del Señor, capítulo 12 (http://josemariaarmesto.blogspot.com.es/2014/06/libro-las-guerras-del-senor-dr-stephen.html).

La Campaña de Oración Jubileo en 1993 presentó una demanda contra Babilonia y el Sistema Final de la Bestia, pero esto también incluía a cualquiera y todos los rivales que reclamaran el Mandato de Dominio. El reclamo judío es bien conocido, especialmente en los círculos cristianos, porque un gran número de cristianos han pedido a la Corte Divina que entregue el Mandato de Dominio a los judíos. Creen que todos los judíos son elegidos en virtud de su raza, o descendencia de Abraham, cuando en realidad Pablo dice que sólo el remanente de gracia es en realidad el escogido o "elegido" (Romanos 11: 7). El resto está "cegado" (RV) o "endurecido" (NASB).

Nadie es "elegido" aparte de Jesucristo y, de hecho, uno debe ir más allá de la simple fe para convertirse en un vencedor. La fe en Cristo (la sangre del Cordero) permite que una persona experimente la Pascua, pero para ser un vencedor uno debe experimentar Pentecostés y Tabernáculos también.

Hay una extraña idea sostenida por muchos maestros de la profecía de que en el último minuto Jesús vendrá y salvará a los últimos 144.000 judíos de la extinción, y que estos pocos serán convertidos y gobernarán el mundo en el siglo venidero. Tales cristianos son en gran parte ignorantes de los días de fiesta, porque ellos asumen que una experiencia de Pascua (es decir, ser salvo) es todo lo que se necesita para calificar a una persona para reinar con Cristo en el Reino. Si 144.000 judíos son salvados en el último minuto, me alegrará, pero a menos que también tengan la experiencia de Pentecostés y tengan la Ley escrita en sus corazones, y a menos que de repente maduren hasta volverse a Dios con una experiencia de Tabernáculos, todavía no estarán calificados para gobernar el Reino.

Convertirse en un vencedor lleva tiempo, y además, ese camino no se limita sólo a los judíos. Todos tienen igualdad de oportunidades en este sentido, ya que en Deuteronomio 16 Dios manda tanto a los israelitas como a los extranjeros guardar las tres fiestas. Pascua es la justificación, la santificación es Pentecostés, y Tabernáculos es la glorificación. Por lo tanto, no son los judíos, sino "los santos", los que gobernarán el mundo, como dice Pablo en 1 Corintios 6: 2.

Por lo que la campaña de oración en 1993 presentó una solicitud al Juez Celestial para dar el Mandato de Dominio del Reino a los Santos del Altísimo. Esto necesariamente significa que las personas que actualmente ocupan este mandato habían tenido el tiempo suficiente para demostrar su valía para ser calificados. Esto sin duda fue el caso de las naciones bestia, pero también en el caso de la iglesia "Saúl", cuyo tiempo expiró también el día de Pentecostés, 30 de mayo de 1993.

Las naciones bestia eran despiadadas, pero al menos Dios les había dado el dominio (Jeremías 27: 5,6,7). Del mismo modo, así como Saúl había sido legítimamente ungido y llamado por Dios, también a la Iglesia se le había dado dominio dentro de las limitaciones del Sistema de la Bestia. Pero los líderes judíos habían usurpado el trono de Cristo por la violencia y la fuerza, siguiendo el patrón de Absalón que usurpó el trono de David mil años antes. Por lo tanto, el suyo era un delito especial que les hizo más responsables que cualquiera de las bestias o la Iglesia.

Tal vez fue por esta razón que el momento de la Campaña de Oración Jubileo se estableció de acuerdo con el ciclo de 46 años a partir de 1947. Cuando ganamos nuestro caso (confirmado un año más tarde en 1994), se convirtió en una sola cuestión de tiempo que Babilonia fuese tomada intacta por los Reyes del Oriente y antes de que Jerusalén fuera destruida.

Hay muchas historias proféticas en las Escrituras que arrojan luz sobre la destrucción final de las Bestias y el ascenso de los Santos del Altísimo. Jezabel es sólo un modelo, pero ocupa un lugar destacado en el libro de Apocalipsis. Jezabel está presente en la iglesia de Tiatira, que representa a la iglesia romana del 529-1517 dC. Pero al final, la gran ramera, que pretende ser la novia pero mata a los profetas, es comida por los perros (Bestias). Esto se ve en Apocalipsis 17:16. Esto sugiere que las Naciones Unidas, en representación de los Sistemas Bestia de hoy en día, que crearon el estado de "Israel", a su vez se echen sobre ella y "comerán sus carnes, y la quemarán con fuego".

La razón de esto, dice Juan en Apocalipsis 17:17,

17 Porque Dios ha puesto en sus corazones ejecutar lo que a él le place, que tengan un propósito común, y den su reino [el reino de Jezabel] a la bestia, hasta que deban ser cumplidas las palabras de Dios.

Juan entonces identifica esta Jezabel profética en Apocalipsis 17:18,

18 Y la mujer que has visto es la gran ciudad que reina sobre los reyes de la tierra.

Esta no sólo es Babilonia, sino también Egipto, Sodoma y Jerusalén (Apocalipsis 11: 8). La Jerusalén terrenal es Agar, o la religión del Antiguo Pacto y los métodos carnales de gobierno en la Tierra por la violencia y la fuerza. Es algo más que la misma ciudad terrenal. Es una mentalidad completa que se encuentra en cierta medida en cada corazón, pero que en la actualidad está siendo quemada en los corazones de los vencedores, por el fuego de Dios según Él escribe Su Ley en sus corazones. El espíritu de la Jerusalén terrenal gobierna todos los reinos del mundo.



Cuando la séptima copa de agua y vino se derramaba en el antiguo templo, los sacerdotes cantaban el Salmo 82: 5-8.

5 No saben ni entienden; andan en tinieblas; vacilan todos los cimientos de la tierra …

Esto se refiere a las naciones bestia que gobiernan en la oscuridad y con engaño. Pero cuando son derribados, "los cimientos de la tierra se agitan". Esta agitación se describe más adelante en Hageo 2: 6,7,

6 Porque así dice Yahweh de los ejércitos: "Una vez más dentro de un poco, voy a sacudir los cielos y la tierra, el mar y también la tierra seca. 7 Y haré temblar a todas las naciones; y vendrá el deseado de todas las naciones; y llenaré de gloria esta casa ", dice el Señor de los ejércitos.

Hebreos 12:26,27,28,29 comenta sobre esto, diciendo:

26 La voz del cual conmovió entonces la tierra, pero ahora ha prometido, diciendo: "Sin embargo, una vez más haré temblar no sólo la tierra, sino también el cielo". 27 Y esta expresión, "Sin embargo, una vez más", indica la remoción de aquellas cosas que pueden ser movibles, como cosas hechas, para que queden aquellas cosas que son inconmovibles. 28 Por lo tanto, puesto que recibimos un reino que es inconmovible, tengamos gratitud … 29 porque nuestro Dios es fuego consumidor.

Vemos, entonces, que cuando la séptima copa de vino se derrama sobre Babilonia, Dios comienza a sacudir la Tierra, de modo que todo lo que no sea una expresión del Reino de Dios caerá al suelo. Por el contrario, debido a que la copa de agua se derrama, al mismo tiempo, los cielos son también sacudidos, para que el Espíritu de Dios pueda ser derramado para reemplazar todo lo babilónico con las cosas del Reino.

Salmo 82: 6,7 continúa,

6 Yo dije: "Ustedes son dioses [elohim], y todos vosotros hijos del Altísimo. 7 No obstante, como hombres moriréis, y caeréis como cualquiera de los tiranos".

La palabra hebrea elohim tiene una variedad de aplicaciones. Literalmente significa un "subjector" (la Versión Concordante), es decir, aquel que está en autoridad sobre otros. La mayoría de las veces esto se refiere ya sea al Creador mismo o a los dioses falsos que se enseñorean de los que siguen sus religiones. Pero a veces en Israel también se refiere a los jueces. Éxodo 21: 6 RV dice, "su amo lo llevará ante los jueces", mientras que la NASB dice "su amo lo llevará a Dios".

Ver también Éxodo 22: 9, "la causa de ambos vendrá delante de los jueces [elohim]; aquel a quien los jueces [elohim] condenan, pagará el doble a su vecino". Aquí la NASB traduce elohim como "los jueces".

En el Salmo 82, el término Elohim se usa para describir a los jueces que se mencionan anteriormente en el Salmo 82: 2,

2 ¿Hasta cuándo juzgaréis injustamente, y mostraréis parcialidad a los impíos?

Se suponía que los jueces representaran a Dios, el verdadero Dios, cuando dispensaban justicia entre las personas. Por lo tanto, los jueces fueron llamados dioses, pero debido a sus juicios sin ley, tenían que "morir como hombres". En otras palabras, Dios se compromete a traer juicio sobre los jueces injustos. Salmo 82: 8 concluye entonces,

8 ¡Levántate, oh Dios [Elohim], juzga la tierra! Porque tú poseerás [nachal] todas las naciones.

Todas las naciones son propiedad de Dios por derecho de creación (Jeremías 27: 5). La palabra nachal también lleva el sentido de ser dada heredad para poseerla, y la palabra se traduce "herencia" muchas veces. Cuando este salmo era cantado como una profecía mientras se vertían las séptimas copas, significaba que Babilonia sería sacudida y reducida con un juicio divino, para que Dios pudiera poseer todas las naciones.

Sin duda, muchos de los sacerdotes de ánimo carnal pensaban que esta profecía se dirigía contra otras naciones. Este punto de vista, sin embargo, sólo refleja su mala interpretación de la Ley divina, que exigía juicio imparcial. De hecho, el Salmo 82: 2-4 trataba específicamente este punto, diciendo: "¿Hasta cuándo juzgaréis injustamente, y mostraréis parcialidad a los impíos?"

La implicación es que Dios es un juez imparcial, y así, cuando la misma Jerusalén se volvió de la ley, Dios no les dio un pase libre, como si ser "elegidos" significara que Dios toleraría su pecado. Por esta razón, cuando Dios juzgue Babilonia, él también juzgará Jerusalén. Él es imparcial en Sus juicios. La Jerusalén terrenal no está a la altura de su nombre como "Ciudad de Paz", sino que es "la ciudad de sangres".


Sin embargo, Dios conocía el fin desde el principio, por lo que creó dos Jerusalenes, una terrenal y otra celestial, con el fin de que Sus promesas a "Jerusalén" nunca fallaran. Esto no se entendía con claridad hasta que los apóstoles escribieron de ello en el Nuevo Testamento. Como veremos más adelante en nuestro estudio de Apocalipsis 21, Juan aplica muchas de las profecías de Isaías sobre "Jerusalén" a la Nueva Jerusalén, en lugar de a la ciudad terrenal.

Categoría: enseñanzas

Dr. Stephen Jones

No hay comentarios:

Publicar un comentario