TRADUCTOR-TRANSLATE

PARTICIPACIÓN DE LA NOVIA (2ª PALOMA) EN LA SEGUNDA OBRA DE CRISTO, Dr. Stephen E. Jones



Obra del Reino
El problema original en la Tierra era su estado sin forma y vacía (Génesis 1: 2). A pesar de que Dios creó formas de vida después, culminando con la humanidad, y aunque todo fue pronunciado "muy bueno" (Génesis 1:31), Adán todavía tenía una obra que hacer. Sin embargo, había un asunto pendiente. "No había hombre para que cultivara la tierra" (Génesis 2: 5).
La palabra "cultivar" viene de la palabra hebrea abad, que significa "mano de obra, trabajar o servir". En un nivel más profundo, la palabra proviene de tres letras hebreas: Ain, beth, y daleth. La ain es un ojo, y significa ver, revelar, o manifestar. Bet es una casa u hogar. Dalet es una puerta. Al poner estas piezas juntas, la palabra significa "revelar la puerta de la casa".
La palabra hebrea mal significa una separación o división. Así que la puerta de una casa divide el interior del exterior (o tal vez una habitación de otra). El trabajo de Adán debía poner orden en el caos, para dividir y ordenar las cosas y categorizar la creación correctamente. Su trabajo se extendía mucho más allá de cultivar la tierra (adamah) como agricultor. Su trabajo consistía en llevar limpieza a la tierra, y por lo tanto, abad tiene un valor numérico de 76.
Esencialmente, Adán era agente de limpieza para construir el Reino de Dios sobre la Tierra de Dios. Adán, sin embargo, falló cuando su pecado trajo la muerte a todos los hombres (Romanos 5:12). Esto significaba que otro "Adán" tendría que venir y tener éxito donde el primero había fracasado. El "último Adán" fue Jesucristo (1 Corintios 15:45). Su abad (trabajo) era más difícil que el del primer Adán, porque Él también tuvo que pagar el castigo por el fracaso del primer Adán, a fin de revertir la maldición sobre la Tierra.
Sin embargo, el llamado original dado a Adán todavía tenía que cumplirse. El trabajo que había que hacer para poner orden en el estado caótico en la Creación.
El Plan Divino se revela en la Ley y en el Nuevo Testamento. La Ley profetizó las dos obras de Cristo, y el Nuevo Testamento revela el propósito de cada una. La primera fue para superar los malos efectos del pecado de Adán al morir en la cruz. La segunda obra de Cristo es construir el Reino, es decir, el llamado original de Adán. La segunda no se podía hacer aparte de la sangre purificadora de Jesucristo. Todo lo que Adán perdió por su pecado tuvo que ser rescatado y restaurado por la justicia de Cristo.
La División de la Obra
Cuando contemplamos las dos palomas en Levítico 14 los dos machos cabríos en Levítico 16vemos la revelación de las dos obras de Cristo. Esta es la división más básica de la obraLa primera paloma y la primera cabra sacrificadas representaban a Cristo en Su obra de muerteLa segunda paloma y el segundo macho cabrío representaban a Cristo en Su obra de vida, porque esta ave y macho cabrío eran liberados con vida.
La primera obra fue realizada solamentpor Cristo , pero la segunda progresivamente incluye a Su pueblo tambiénLa naturaleza misma nos enseña esto cuando observamos las palomas. Las palomas se aparean de por vida, y la hembra pone dos huevos a la vez. Cuando eclosionan, uno es macho, y el otro hembra. Estos luego a su vez se aparean de por vida, por lo que Salomón utiliza esto como una metáfora del rey y de su amada novia, llamándola "mi paloma" en Cantares 2:14. Más tarde, se refiere a ella como "hermana, esposa mía(Cantar de los Cantares 4: 9).
Esto añade significado a la ley profética en Levítico 14, ya que las palomas eran de uso común en el sacrificio. La primera paloma (macho) era Cristo, el Rey, que fue matado. La segunda paloma (hembra) era la Novia liberada en el campo abierto. Cuando murió la paloma macho, la hembra no encontraba otro compañero y se mantenía como viuda no teniendo más descendencia. Pero Jesús (la paloma macho) fue resucitado de entre los muertos con el fin de que los dos pudieran estar reunidos.

La fiesta de Pentecostés ha comenzado ese proceso de la reunificación por medio del Espíritu Santo. Como individuos, podemos estar unidos con Cristo en cualquier momento, pero como una Novia completa, es un proceso que lleva tiempo. Como individuos, siendo casados ​​con Cristo, Él engendra Cristo, Jr. en nosotros por la semilla incorruptible del evangelio. La Novia, sin embargo, es un grupo de personas, no un solo individuo. La Compañía Novia incluye a personas de cada generación, por lo que el cuerpo completo no está completo hasta el final de la edad.
El matrimonio de Cristo y su novia (la Compañía) es un evento futuro, pero como individuos podemos entender esto porque el microcosmos revela el macrocosmos. Porque ya estamos individualmente "casados" con Cristo, Él ya ha engendrado a Cristo en nosotros, y Su simiente de Dios permanece en nosotros (1 Juan 3: 9). Sin embargo, en la imagen más grande, la Novia se ha mantenido sin fruto, en la medida en que a la Manifestación de los Hijos de Dios se refiere.
Tenemos que ver la segunda obra de Cristo, entonces, que incluye a la Novia, y no como una segunda obra que se realiza sólo por el mismo Jesús. La primera obra se centró exclusivamente en Jesús, pero la segunda cambia su enfoque a la Novia -la paloma hembra. Esta segunda obra se ha hecho progresivamente a lo largo de los siglos, según los individuos han venido a Cristo por la fe y se han impregnado de la semilla de la Palabra. Pero se acerca el día en que la Compañía "Sara" completa  traerá sus "Isaac", los herederos del Reino, que gobernarán con Cristo durante la Era de los Tabernáculos.
La Compañia "Agar" a continuación, será instruida sobre cómo convertirse en "Sara", para que ellos también pueden recibir sus herencias en la Segunda Resurrección, en el Gran Trono Blanco.
La sangre de los mártires
Levítico 14: 6 dice que el ave viva debía ser sumergida en la sangre de la primera ave que había sido sacrificada. Podemos imaginar esto como la paloma hembra (Novia) siendo sumergida en la sangre de la paloma macho (Cristo). Esto tiene un doble significado. En primer lugar, muestra cómo se bautizó la Novia (lavó) por la sangre de Su esposo (Cristo). Esto la identifica con Él, como Pablo nos dice en Romanos 6: 3-5.
En segundo lugar, este bautismo de sangre significa que el rechazo y muerte de Cristo tendrán un efecto secundario sobre ella. Así que Pablo cita el Salmo 44:22 en Romanos 8:36,
36 Tal como está escrito: "Por tu causa somos muertos todo el tiempo; somos contados como a ovejas para ser sacrificadas".
Del mismo modo, Jesús dijo a Sus discípulos en Juan 15:20,
20 Acordaos de la palabra que yo os he dicho: "El siervo no es mayor que su señor". Si a mí me han perseguido, también a vosotros os perseguirán; si han guardado mi palabra, también guardarán la vuestra.
Algunos han malinterpretado las palabras de Jesús, pensando que para ser un vencedor tenían que morir físicamente. Así que algunos buscaban la muerte y provocaban a las autoridades religiosas a condenarlos a ella. Tales acciones eran innecesarias. Ellos entendieron mal el significado de la palabra mártir. Un mártir, como se usa en la Escritura, no es uno que necesariamente haya sido asesinado. Un mártir es aquel que da testimonio de la verdad. La palabra griega marturias no quiere decir "el que es asesinado", sino el que da testimonio o es testigo en un tribunal de justicia. Si él es o no asesinado por ese testimonio no es realmente el punto, aunque, sin duda, muchos han muerto a causa de su testimonio.
La verdadera definición de un mártir se encuentra en Apocalipsis 12:11,
11 Y ellos le han vencido por la sangre del Cordero y por la palabra del testimonio de ellos [marturias], ellos menospreciaron sus vidas hasta la muerte.
En otras palabras, su directriz principal era dar testimonio de la verdad, no sobrevivirEl instinto de supervivencia va en el asiento trasero, es secundario. Así es como "el gran dragón" es arrojado hacia abajo (Apocalipsis 12: 9). Tome en cuenta que cuando Miguel echó a este dragón, lo hizo porque los vencedores habían dado testimonio de la verdad y habían vencido al dragón por la palabra de su testimonio. Dios inicia las cosas por su Espíritu que trabaja en los vencedores, y cuando los vencedores responden con su AMEN, dando testimonio de la verdad, entonces el gran dragón es derrocado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario