TRADUCTOR-TRANSLATE

INTERCESIÓN: NO TENER REPUTACIÓN, PRIMER PASO PARA PODER LLEVAR LAS INIQUIDADES DE OTROS (Dr. Stephen Jones, "Principios de la Intercesión")



Isaías 53:3: "Despreciado y desechado entre los hombres".
Hay seis pasos básicos para llevar las iniquidades de otros, como se ve en la vida de Jesús y otros intercesores. He encontrado que estos pasos son realidad a través de estudio de la Biblia, por supuesto, pero yo probablemente no habría visto los principios de la Biblia, excepto si Dios ya me los hubiera enseñado por la experiencia personal, porque me empujaba hacia el escenario y tuve que hacer mi parte en la vida real.

Paso 1: No tener Reputación

Si un hombre es conocido por ser inocente y sin embargo lleva el castigo por el pecado de otro hombre, su reputación se ve reforzada a ojos de la gente. Sin embargo, los intercesores de Dios no están llamados a ser recompensados ​​ por sus obras por los hombres- excepto después de muertos. Es por ello que fueron apedreados los profetas, y luego las próximas generaciones les levantaron monumentos y reverenciaban sus escritos (Mat. 23:29-31). Si los hombres fueran a premiar intercesores durante su tiempo de vida con una gran reputación, en verdad, ya tendrían su recompensa (Mateo. 6:16). Lo que Jesús dijo sobre el ayuno también es cierto acerca de la intercesión y sobre toda buena obra. Se nos ha dado el privilegio de elegir nuestros propios salarios. O bien podemos recibir el salario de los hombres -teniendo una buena reputación- o podemos recibir el salario de Dios, que es más como una cuenta bancaria oculta en el cielo. Jesús dijo en Mateo. 06:17 , 18 ,
17 Pero tú, cuando ayunes, unge tu cabeza y lava tu rostro, 18 para que no seáis los hombres que ayunas, sino a tu Padre que está en secreto; y tu Padre que ve en lo secreto, te recompensará. 
Cuando Dios llama a un intercesor para llevar los pecados de otro, Él siempre se encarga de que el intercesor se vea culpable a los ojos de la mayoría de la gente. Sólo los pocos que han aprendido a no juzgar por las apariencias continuarán en amor y amistad con el intercesor durante su tiempo de intercesión.
Isaías 53:3 dice de Jesús: "Despreciado y desechado entre los hombres". Fil. 02:07 dice que Él "se despojó" de toda su gloria y tomó sobre sí la forma de siervo. Heb. 12:02 dice que "sufrió la cruz, menospreciando el oprobio". Es decir, él no pensó para nada en su pérdida de reputación.
Si alguno quiere seguir los pasos de Jesús como un intercesor, uno debe estar dispuesto a perder toda la reputación entre los hombres. Esto incluye la pérdida de reputación entre los cristianos, así, ya que muy pocos cristianos alguna vez aprenden a no juzgar por las apariencias. Es una lección que todos debemos seguir aprendiendo durante toda la vida.
En términos generales, una persona va a conocer la verdad sobre un intercesor sólo por revelación o inspiración divina. No lo sabrá con sólo leer la Biblia, porque el intercesor parecerá ser culpable, y la Biblia parecerá condenándolo por la ley. Sin embargo, la cuestión no es tanto una cuestión legal sobre la culpabilidad o inocencia, sino más bien una cuestión de propósito divino en participar de su expiación por el pecado del pecador.
Yo solía estar muy preocupado por mantener mi buen nombre y reputación entre los hombres, porque pensaba que esta reputación era necesaria a fin de alcanzar a otros con el Evangelio. Estaba equivocado. Los pecadores pueden respetar a los santos, pero los santos están demasiado aislados de los problemas del pecador promedio para ser de mucha ayuda para él. Un pecador mira a un santo y dice dos cosas:
(1) Ojalá pudiera ser como él.
(2) Yo nunca podría ser tan bueno, porque yo sólo soy un pobre pecador humilde que vive en el mundo real.
El mundo no necesita más santos; necesita más intercesores que se puedan tocar con el sentimiento de nuestras flaquezas, nuestras debilidades. ¿Por qué crees que tantos pecadores acuden a escuchar un ex "gran pecador"? Es debido a que muchas personas quieren saber que es posible para los pecadores ordinarios encontrar a Dios. Ellos no pueden relacionarse con los santos, sólo pueden referirse a un compañero pecador.
En algún momento incluso me pregunté si tal vez yo no debería salir y llegar a ser un gran pecador antes de salir a enseñar a otros de Cristo.  Entonces descubrí que no tenía necesidad de tomarme un tiempo para convertirme en un gran pecador, !Yo ya lo era!;  sólo había dos diferencias esenciales entre yo y los grandes pecadores más visibles: (1) mis pecados y debilidades estuvieron bastante bien ocultos y bajo control; y (2) que me faltaron muchas de las mismas oportunidades de ellos para el pecado, porque me había criado en un ambiente cristiano, que me protegió de muchas tentaciones a las que habían sido sometidos los "grandes pecadores".
Más tarde, cuando Dios me llamó a varios períodos de intercesión, me di cuenta de que Dios pone sobre sus intercesores los pecados de los demás, y que esto sirve para que incluso al mejor de los santos se mire mal a los ojos de los hombres. Uno no tiene que salir y cometer el pecado para ser un intercesor. Cualquier santo viejo lo hará.
De hecho, Jesús mismo era perfecto en todos los sentidos, y sin embargo, aun desde el principio, no tenía ninguna reputación. Nacido en un establo, en lugar de en el palacio; el hijo de un carpintero, y no el hijo de un sumo sacerdote. Por último, fue hecho parecer un criminal miserablemente blasfemo, digno sólo de la peor especie de muerte.
Cuando Dios obró en mi propia vida para quitar toda reputación de mí, yo estaba al principio devastado y pensé que Dios me había abandonado a ciencia cierta. Esto fue lo que otros dijeron de mí, y por un tiempo pensé que podrían estar en lo cierto. Pero cuando traté de escapar de su llamado y acababa de encontrar trabajo en un trabajo normal, me encontré con que Él no permitiría eso. Durante mucho tiempo esto era muy frustrante. Pero cuando finalmente llegué a comprender el principio de la intercesión, y que ninguna reputación era uno de los requisitos del llamado, al fin e alegré y me maravillé ante la sabiduría de Dios. ¿Qué mayor reputación podría yo desear que ser reputado por Dios para ser un intercesor? Nunca más voy a necesitar la estima de los hombres. Nunca más la reputación sería el salario de mi ministerio. Nunca más debería trabajar para los hombres. Me gustaría trabajar sólo para Dios y dejarle a Él mi salario, tanto en términos de reputación y de la satisfacción de las necesidades diarias de la vida.
En Juan 2:24,25 leemos que Jesús tenía poco respeto por la estima de los hombres, porque "él sabía lo que había en el hombre". Cuando los hombres lo elogiaron por sus milagros, no tuvo efecto sobre Él, porque Él no lo hacía para su alabanza, ni era el milagro lo importante que los hombres necesitaban. Tenían que conocer a Dios en primer lugar. Nosotros, también, tenemos que estar en una posición así de equilibrada; de lo contrario, cuando los hombres nos decepcionen, estaremos devastados y desilusionados. El mundo está lleno de personas que han sido desilusionados por la Iglesia o por amigos cristianos.

Tal devastación y la amargura sólo nos mostrarán que habíamos idolatrado las personas, siguiendo al hombre en lugar de a Dios. Buscábamos la estima de los hombres más que la estima de Dios. Necesitamos la liberación de esta idolatría del corazón. Por esta razón Dios depone estos ídolos humanos en los que Él llama como intercesores. Aquellos a quienes Dios llama deben aprender por experiencia el primer mandamiento, "No tendrás otros dioses delante de mí".

No hay comentarios:

Publicar un comentario