TRADUCTOR-TRANSLATE

INTERCESIÓN: FASE DE LA RESURRECCIÓN ("Principios de la Intercesión", Dr. Stephen E. Jones)


Capítulo 4 

Fase 3: Resurrección


En aplicaciones normales del principio de morir a la carne, las personas se levantan al mismo tiempo que "mueren." Sin embargo, con intercesores, hay un lapso de tiempo mayor entre los dos eventos. El tiempo depende totalmente de la cantidad de tiempo requerido en una obra en particular de intercesión. Con Ezequiel, que fue de 390 días para Israel y 40 días para Judá. Con Isaías fue tres años. Con Oseas, fue por todo su tiempo de vida matrimonial. En el ejemplo de Jesús, que fue de tres años y medio desde que se presentó a Juan para ser bautizado hasta el momento de su resurrección, culminando en un tiempo de tres días en la tumba antes de la resurrección.
Lo más importante para esta fase, sin embargo, es el resultado de la obra de intercesión, porque aquí está la recompensa. De Jesús, leemos en Heb. 02:09, 10,
9 Pero nosotros lo vemos que se ha hecho un poco menor que los ángeles, a Jesús, a causa del padecimiento de la muerte coronado de gloria y honor, que por la gracia de Dios gustase la muerte por todos. 10 Por Porque convenía a aquel por cuya causa son todas las cosas, y por quien son todas las cosas, habiendo de llevar muchos hijos a la gloria, hiciera perfecto por el autor de la salvación mediante el sufrimiento.
Él trajo muchos hijos a la gloria a través de sus sufrimientos. Ef. 04:08 dice que "llevó cautiva la cautividad y dio dones a los hombres". Es decir, él liberó a los cautivados por la muerte. Era costumbre en aquellos días, que si un hombre  salvaba la vida de otro hombre, el hombre salvado debía la vida a quien lo salvó. Si un general conquistaba una ciudad y llevaba a los supervivientes en cautiverio -y si otro general conquistaba al primer general- los cautivos se convertían en propiedad del segundo general. Es decir, "llevaba cautiva la cautividad." Si era un generoso conquistador, costumbre era liberar esos cautivos y les daban regalos y disposiciones de los despojos de la guerra, para que pudieran regresar a sus hogares.
Jesús hizo esto por la conquista del “general” Muerte, que anteriormente había cautivado a todos los hombres por el pecado de Adán. En la conquista de la muerte de Jesús, Jesús tomó todos los hombres cautivos y los liberó. Entonces Jesús dio a los hombres el don del Espíritu Santo y los dones espirituales como su disposición por la cual podían volver a su heredad, la tierra prometida.
Lo que Jesús hizo a escala mundial, Ezequiel hizo a escala nacional para Israel. Cuando se terminó el tiempo, él se puso de pie y dejó de comer alimentos cocinados con estiércol. Al hacer esto, se aseguró que Israel también se pondría de pie un día y sacudiría sus grilletes, los lazos que los habían sujetado en  oscuridad durante mucho tiempo. Se aseguró de que iban a ser alimentados con el verdadero maná del cielo, la palabra pura de Dios, no cocida o preparada con el estiércol de las tradiciones de los hombres. Esta fue la recompensa de la intercesión. Ezequiel también llevó cautiva la cautividad, y dio regalos a los hombres. Para ser seguros, como Ezequiel estaba "en Cristo", así también Cristo se lleva el crédito definitivo por estas cosas. Pero esto no niega el hecho de que Ezequiel tendría su recompensa, pues Dios siempre recompensa a sus siervos, a pesar de que no pueden hacer nada sin su empoderamiento.
Muchos cristianos se preguntan por qué experimentan problemas y batallas espirituales. Se preguntan por qué Dios no parece responder a sus oraciones para liberarlos. La respuesta podría ser que ellos han sido llamados como intercesores, para pagar la deuda del pecado que la ley exige, no sólo por sus propios pecados, sino por los pecados de los demás. Recuerde, el sumo sacerdote de Israel no sólo tenía que ofrecer un sacrificio por sus propios pecados, pero luego tuvo que ofrecer sacrificios por los pecados de la nación también.
Los intercesores tienen una función sacerdotal de llevar la iniquidad de los demás. Si usted sospecha que usted es una persona así, llamado a interceder, esto es lo que debe hacer: confiar en Dios; Él sabe lo que está haciendo. Recuerde Rom. 08:28. Todas las cosas saldrán bien para tu bien. Guárdate, pues, contra la amargura del corazón. En lugar de acusar infantilmente a Dios de abuso, dale gracias por su amor y por preocuparse lo suficiente de ti para no dejarte en tu condición carnal presente. Dale las gracias en todas las cosas.

Sabe que porque Jesús ha vencido al mundo, y Él está en ti, tú también serás más que vencedor. Presentando a la muerte la carne, podrás elevarte a la vida también a su debido tiempo, cuando superes aquello en favor de lo cual estás intercediendo, porque lo que siembras sin falta cosecharás en el tiempo apropiado.
http://www.gods-kingdom-ministries.net/

No hay comentarios:

Publicar un comentario