TRADUCTOR-TRANSLATE

PURIFICACIÓN DESPUÉS DEL PARTO versus PLENITUD DEL ESPÍRITU EN EL HIJO VARÓN (Secretos del Tiempo, Dr. Stephen E. Jones)



Las Leyes de limpieza después del parto

Levítico 12 es un pasaje de las Escrituras casi nunca leído por los cristianos. Se trata de leyes que parecen ser totalmente irrelevantes para nosotros hoy en día: los tiempos de la purificación después del parto. Todas las leyes de la purificación en el Antiguo Testamento, ya sea por sangre o por el agua, se han cambiado en el Nuevo Testamento por la sangre y el agua que salió del corazón de Jesús en su crucifixión ( Juan 19:34 ). Sin embargo, los ciclos de tiempo en la ley son una revelación en la que podamos comprender el nacimiento del Hijo Varón -"Cristo en vosotros, la esperanza de gloria" ( Col. 1:27 ).
Levítico 12 nos dice que cuando una mujer da a luz a un hijo, ella será inmunda por siete días. En el octavo día tiene que circuncidar su hijo. Entonces ella se mantiene separada de su marido por un tiempo de 33 días, en  total 40 días (Lev. 12:2-4). Sin embargo, si una mujer da a luz a una hija, ella es considerada impura durante 14 días, seguidos de otros 66 días de purificación y de separación de su marido. Y es que tras el nacimiento de una hija, ella debe permanecer separada de su marido por un total de 80 días (Lev. 12:05).
Sabemos, por supuesto, que después del parto, la mujer necesita tiempo para sanar. Por lo tanto, podemos argumentar que se trataba de una ley práctica desde ese punto de vista. Sin embargo, no parece haber ninguna razón práctica para que el tiempo de separación de una mujer sea el doble de tiempo después del nacimiento de una hija. Esto no pretendía ser algo práctico; se suponía que debía ser profético de lo que Dios ha estado haciendo a lo largo de la historia, al dar a luz a sus hijos.
En los días de Adán y Eva, Dios les mandó "sed fecundos y multiplicaos" ( Génesis 1:28 ). Esta orden les fue dada antes de su pecado, mientras que todavía conservan la gloria de Dios en sus cuerpos. Si hubieran tenido hijos antes de su caída, habrían producido hijos en la imagen y semejanza de Dios. Pero ellos no lo hicieron. Caín, Abel y Set nacieron algunos años después de que habían perdido la gloria y semejanza de Dios. Por lo tanto, los hijos que tenían eran en la imagen de su estado carnal. No eran verdaderamente "hijos de Dios", en el sentido que Dios requiere. Por esta razón Jesús vino, de modo que, al recibirlo, podamos "llegar a ser los hijos de Dios" ( Juan 1:12 ). Juan también nos dice que incluso "ahora somos hijos de Dios" ( 1 Juan 3:02 ), pero de inmediato matiza que está hablando de lo que seremos. Así que está claro que ahora somos hijos imputados, pero con el tiempo, vamos a manifestar realmente esta la filiación en nuestros cuerpos.
En la ley, se requirió a la gente traer un sacrificio a Dios, como parte del rito de purificación después del parto ( Lev. 12:6-8 ). No fue porque habían cometido un pecado al tener un hijo, como algunos han sugerido, ni era dar a entender que las relaciones sexuales apropiadas eran pecaminosas. Más bien, era para mostrar que habían dado a luz hijos a la imagen del hombre caído, no a la imagen de Dios. El niño, sea niño o niña, nació en un reino de muerte (mortalidad). La mujer había así "tocado el cuerpo muerto del recién nacido", y quedaba, por tanto, inmunda por siete días ( Num. 19:11 ). Ella fue contaminada por la enfermedad mortal de su descendencia.
En un sentido amplio, hay dos Adanes: el primero se ganó la vida del alma, y el segundo se ganó la vida espiritual ( 1 Cor 15:45. ). Pablo nos dice aquí que "hay un cuerpo anímico, y hay un cuerpo espiritual" ( 1 Cor. 15:44 , traducción literal). La palabra para "alma" o "del alma" a menudo se traduce como "natural", y esto esconde el significado de la palabra. Pero en la comprensión de la diferencia entre el alma y el espíritu, es evidente que los hombres que descienden de Adán son del alma, mientras que los descendientes de Jesús son espirituales Hijos e Hijas espirituales.
Por lo tanto, podemos ver que Adán y Eva dieron a luz en una época en que todos eran inherentemente anímicos. La palabra para "alma" es nephesh en Hebreo, y pseuche en griego. Ambas son femeninas en los idiomas originales. (En el idioma Inglés, no tenemos palabras masculinas y femeninas, pero en muchos otros idiomas, si las tienen). Por lo tanto, el alma es descrita como el lado femenino del hombre, mientras que el espíritu es descrito como el lado masculino. Cada hombre y cada mujer tienen tanto un lado femenino como un lado masculino, llamados el alma y el espíritu.
El punto es que Adán y Eva dieron a luz hijos anímicos -es decir, niños que se encontraban en su mayoría dominados por sus deseos anímicos. Se podría decir que el Antiguo Testamento en sí, lo que lleva a Cristo, fue una era del alma, históricamente hablando; es decir, la era veterotestamentaria fue una "hija" carnal, no a la imagen de la plenitud de Cristo. Debido a esto, la mujer (la tierra, el reino físico) debía permanecer separada de su esposo (de Dios, que es Espíritu) por un total de 80 Jubileos. Esto era un rito de purificación en la escala más grande de la saga de El Plan de Dios para dar a luz hijos en la tierra.
                  “Hija” carnal                                            “Hijo” carnal
               80 días de purificación                           40 días de purificación

Esto también explica por qué Dios no impregnó la tierra con su Espíritu antes del Jubileo 80º (26 dC). No hubiera encajado en su plan tal como se revela en Levítico 12. La ley es, y siempre ha sido, el plan de Su propósito y plan para la tierra. No hemos entendido su plan porque no hemos entendido su ley. El mismo Jesús se convirtió en el sacrificio por el cual la "mujer" (tierra) fue limpiada y purificada al final de sus 80 Jubileos de separación. Entonces y sólo entonces fue posible para Dios impregnar una vez más la tierra con su semilla espiritual en el día de Pentecostés.
Una vez más, la tierra (mujer) produjo descendientes de Dios. Esta vez le dio a luz un hijo. Lamentablemente, desde la fiesta de Pentecostés se caracteriza por una ofrenda de las primicias con levadura ( Lev. 23:17 ), que significaba que el hijo de Dios en la Edad Pentecostal está leudado o fermentado. Es decir, los hijos de Dios durante esta edad siguen siendo mortales e imperfectos. Por lo tanto, la ley especifica que la mujer (tierra) debe esperar otros 40 Jubileos de separación de su marido antes de que su tiempo de purificación se haya completado. Sólo entonces tiene capacidad legal para unirse con su marido y volver a concebir. 
Los 40 jubileos de purificación se extendieron desde 33 dC hasta el 1993 dC. La tierra ahora es legalmente elegible para ser impregnada por tercera vez, y esta vez la tierra dará a luz al Hijo Varón, el cuerpo colectivo de los hijos de Dios que estuvieran espiritualmente perfeccionados y en la completa imagen y semejanza de Dios.
Dios esperó siete años después del jubileo 80º antes de la impregnación de su esposa por segunda vez. El jubileo 80º era en el 26 AD, pero Dios esperó hasta Pentecostés del 33 dC para impregnar a su esposa. Este período de tardanza de siete años en el comienzo de los próximos 40 Jubileos juega en una diferencia de siete años entre 1986 y 1993 también. Esto explica en parte por qué el Espíritu Santo no fue derramado en 1986. A pesar de que 1986 fue el Jubileo 120º, la Era Pentecostal no terminó hasta 1993 dC. Por lo tanto, el Espíritu no podría haber llegado antes de 1993.
Como veremos pronto el momento de declarar el gran Jubileo ocurrió el 23 de septiembre de 1996. Sin embargo, la Fiesta de los Tabernáculos no se cumplió ese año, porque había otros ciclos proféticos que todavía no habían completado su curso. 
Por ejemplo, Oseas 6:2 indica que se produciría la resurrección "después de dos días", es decir, después de 2.000 años. En otras palabras, este evento no podría llevarse a cabo antes de septiembre de 1999 AD, que fueron los 2.000 años después del nacimiento de Jesús. (Para comprobarlo, consulte el Capítulo Nueve.)
Otros ciclos de tiempo no concluyen hasta el año 2006 dC. Hay, sin duda, muchos otros ciclos que permanecen ocultos en el momento actual. Así que la pregunta sigue siendo ¿cuánto tiempo tardará para que el Espíritu Santo sea enviado en su plenitud?
El punto a recordar en esta sección es que la tierra esperó 80 Jubileos para que el Espíritu de Dios impregnase los 120 discípulos en el aposento alto en Jerusalén, ya que tuvo 80 días para purificarse, como la mujer después del nacimiento de lo anímico y carnal. Entonces, el "hijo" carnal nació en el año 33 dC, seguidos por 40 jubileos de limpieza, es decir, que en estos momentos hemos esperado los 40 Jubileos que completan los 120. Yo creo que la explicación de todo esto se encuentra en los ritos de purificación de la ley que se encuentra en Levítico 12. El período de tiempo total transcurridoes de 120 Jubileos, más el período de tardanza o espera actual que llevamos en la actualidad, como periodo transitorio.
Ahora es el momento para el nacimiento del Hijo Varón -el Hijo que está verdaderamente en completa semejanza e imagen de Cristo. Le dejo a usted que ore acerca de esto y determine su propio curso de acción para preparar su corazón para recibir Su plenitud. Esta es la bendición que Pablo oró que fuera dada a nosotros. Cerramos con su oración en Efesios 3:14-19,
14 Por esta causa doblo mis rodillas ante el Padre de nuestro Señor Jesucristo, 15 de quien toma nombre toda familia en los cielos y en la tierra, 16 Que os conceda, según la riqueza de su gloria, el ser fortalecidos con poder por Su Espíritu en el hombre interior; 17 Que Cristo habite en sus corazones por la fe, para que, arraigados y cimentados en amor, 18 seáis plenamente capaces de comprender con todos los santos cuál es la anchura, la longitud, la profundidad y la altura, 19 Y de conocer el amor de Cristo, que excede a todo conocimiento, para que seáis llenos de toda la plenitud [griego, pleroma ] de Dios.




No hay comentarios:

Publicar un comentario