TRADUCTOR-TRANSLATE

LA IGLESIA NO INCLUYE TODOS LOS QUE SON SALVOS. RESURRECCIONES (E. W. BULLINGER)

E. W. BULLINGER
"Diez Sermones sobre la Segunda Venida"-Sermón 9º

Así, pues, parece que tenemos tres subdivisiones de esta gran “primera” división (de las resurrecciones: Cristo las primicias, los que son de Cristo en Su venida y la resurrección final de condenación); y aunque los hechos definitivos de tales resurrecciones de entre los muertos, y las ascensiones de los vivos no estén mencionadas, sin embargo están más que implicadas, si no necesariamente, por las varias visiones del Apocalipsis. Aquellos resucitados en Mateo 27:52, 53, deben también ser incluidos en esta “Primera Resurrección” (de vida).
“Y vivieron y reinaron con Cristo mil años". “Pero los otros muertos no volvieron a vivir hasta que se cumplieron mil años. Esta es la primera Resurrección. Bienaventurado y santo el que tiene parte en la primera Resurrección; la segunda muerte no tiene potestad sobre éstos, sino que serán sacerdotes de Dios y de Cristo, y reinarán con él mil años.

Esto es corroborado por Apocalipsis 2:11 El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias. El que venciere, no sufrirá daño de la segunda muerte, que implícitamente nos dice que los simplemente salvos si recibirán daño de la segunda muerte (distinto de segunda muerte), en diferentes grados y a modo de disciplina madurativa.

...en Lucas 14:13, 14, Jesús dijo: “Cuando hagas banquete, llama a los pobres, los mancos, los cojos y los ciegos; y serás bienaventurado; porque ellos no te pueden recompensar, pero te será recompensado en la resurrección de los justos”. ¿Por qué no dijo, sencillamente, “en la resurrección” sin distinguirla? Está claro que aquellos que le oyeron la distinguieron así también, porque uno de ellos clamó inmediatamente “bendito el que coma pan en el Reino de Dios. Este hombre, conectó evidentemente “la resurrección de los justos”, con la entrada y el establecimiento del Reino.


*Aquellos que sostienen que cualquiera de los miembros del cuerpo de Cristo, la Iglesia, serán dejados para atrás para pasar a través de la Gran Tribulación o por alguna parte de ella (1) fracasan a la hora de ver cuán completamente los miembros de su cuerpo son suyos por nacimiento (del alma, además de el nacimiento del espíritu) y en relación al pacto, y no por conducta o comportamiento; y (2) no tienen claro además el sentido en el cual emplean ellos la palabra Iglesia. Bajo ningún sentido podremos incluir, aquellos que pasarán a través de la gran Tribulación y vengan a ser salvos, en “la Iglesia” (éstos, salvos solo en sus espíritus, pero no en sus almas, serán Iglesia después de madurar en el tiempo del Milenio). LA IGLESIA NO INCLUYE TODOS LOS QUE SON SALVOS. (Bullinger no nos dice nada sobre el destino intermedio ni final de estos salvos que no forman parte de la Iglesia y tal parece que los incluyera con los no salvos reservados para la resurrección de condenación, lo que evidentemente no puede ser, pues son salvos en sus espíritus. No creemos que esto sea así, sino que serán resucitados en una de las resurrecciones de vida, pero no para reinar con Cristo, sino para ser disciplinados y madurar durante el Milenio y estar con los vencedores en la Nueva Jerusalén en el Estado Eterno después del Reino Milenial. Damos gracias a Dios por la revelación progresiva que trae a su Iglesia, por los claroscuros que Bullinger recibiera ya a finales del siglo IXX, pero nos regocijamos grandemente con la luz diáfana que Witness Lee recibió a lo largo del siglo XX. Véase artículo a pie de página)


NOTA DEL ADMINISTRADOR:
Es decir, que la mayoría de los salvos al momento de la Parusía, no serán arrebatados y pasarán por la gran tribulación.
Cada vez tenemos más claro que el Nuevo Nacimiento de Juan 3 en realidad se refiere a dos nacimientos: la salvación del espíritu, y la salvación del alma y es contemplado con relación a ver (versículo 3) y entrar (versículo 5), respectivamente, en el Reino. 
¿Será que nacemos del agua por la Palabra al creer, siendo salvos en nuestro espíritu y obteniendo vida eterna y que somos salvos (convertidos, NOS VOLVEMOS) en nuestra alma al nacer del Espíritu por la obediencia a éste, obteniendo el Reino? Esto casa perfectamente con nuestra experiencia, pues después de ser bautizados en el Espíritu Santo este empieza a disciplinarnos hasta consignar a muerte nuestra carne a cabalidad. Nos hace atravesar el desierto y cruzar el Jordán para entrar en Canaán; esto es, en la vida de resurrección: ¡Cristo en nosotros!

Para leer el documento completo de E.W. Bullinger:
https://drive.google.com/file/d/0B3J8IdHJ_36NVFpuNVVnSVJyTTQ/edit?usp=sharing

Sobre los diferentes arrebatamientos y resurrecciones (Witness Lee):
http://josemariaarmesto.blogspot.com.es/2013/07/apocalipsis-precisiones-para-salir-de.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario