TRADUCTOR-TRANSLATE

VIII-FINISTERRE AL BORDE DEL JORDÁN (La Señora no Aprende de la Disciplina. Restitución)

... La Señora realmente no tiene voluntad de cambio, prefiere no ser sanada y seguir con el "paripé". Es ahí donde quiere estar, está muy cómoda como está y repele lo que intuye venir !se esconde de la reprensión, del castigo y del cambio!  Cual avestruz esconde la cabeza bajo el ala, pensando que cuando el Señor la escrute con Sus ojos como llama de fuego, no vea lo que está en desorden y pase de largo sin despertarla de su letargo...
... Definitivamente son muy especiales estas sordera y ceguera, ya que la Señora oye y ve, pero no se lo aplicano se da por enterada y prefiere hacer la vista gorda; como el sacerdote Elí hiciera con sus hijos (1ª Sam 3:13 y ss.). Es tan grave lo que oculta bajo sus faldas, tan serio lo que se ve y lo que se oye, que nadie se atreve a meterle mano al asunto, cogiendo el toro por los cuernos. Los que ven y oyen algo quizás están tan contaminados, que no quieren tirar de la manta, para que sus propias vergüenzas no sean aireadas. Es como si existiera un pacto tácito de silencio: "Callémonos, muchos estamos sucios, los demás no están mejor que nosotros; nos conviene mirar hacia otro lado; seamos cómplices, seamos listos, a todos nos conviene  la oscuridad; sigamos pues con la farsa ..."
 

PARTE III
 Capítulo 3
LA SEÑORA NO APRENDE DE LA DISCIPLINA


A estas alturas seguramente ya tendremos luz diáfana acerca de donde venimos, donde nos encontramos y hacia donde tenemos que ir. Tan sencillo y evidente se nos hace ahora, que quizás alguien  se pregunte ¿cómo no nos dimos cuenta antes? ¿Por qué? ¿Por qué la Señora no vio ni oyó?

Isaías 42: 18-25
18. Sordos, oíd, y vosotros, ciegos, mirad para ver.
19. ¿Quién es ciego, sino mi siervo? ¿Quién es sordo, como mi mensajero que envié? ¿Quién es ciego como mi escogido, 
y ciego como el siervo de Jahveh,
20. que ve muchas cosas y no advierte, que abre los oídos y no oye?
21. Jahveh se complació por amor de su justicia 
en magnificar la ley y engrandecerla.
22. Mas este es pueblo saqueado y pisoteado, todos ellos atrapados en cavernas y escondidos en cárceles; son puestos para despojo, y no hay quien libre; despojados, y no hay quien diga: 

RESTITUID.

23. ¿Quién de vosotros oirá esto? 
¿Quién atenderá y escuchará respecto al porvenir?
24. ¿Quién dio a Jacob en botín, y entregó a Israel a saqueadores? 
¿No fue Jahveh, contra quien pecamos? 
No quisieron andar en sus caminos, ni oyeron su ley.
25. Por tanto, derramó sobre él el ardor de su ira, y fuerza de guerra; 
le puso fuego por todas partes, pero no entendió; 
y le consumió, mas no hizo caso.


"Sordos (de la Señora), oíd, y vosotros, ciegos (de la Señora), mirad para ver"

¿Estará el Señor desvariando, que manda oír a los sordos y mirar a los ciegos, o será que estas sordera y ceguera son un tanto especiales?

Si, se trata de sordera y ceguera del peor tipo, padecida por quienes no quieren oír ni ver, no vaya a ser que se conviertan, sean sanados y después se vean obligados a cambiar y crecer; es decir, a hacer lo que tanto les asusta: ir hacia adelante y enfrentar la verdad, el temor al futuro, al sufrimiento, a tener que “agarrar el toro por los cuernos”.

La Señora realmente no tiene voluntad de cambio, prefiere no ser sanada y seguir con el "paripé". Es ahí donde quiere estar, está muy cómoda como está y repele lo que intuye venir !se esconde de la reprensión, del castigo y del cambio!  Cual avestruz esconde la cabeza bajo el ala, pensando que cuando el Señor la escrute con Sus ojos como llama de fuego, no vea lo que está en desorden y pase de largo sin despertarla de su letargo. Esta actitud de la Señora nos recuerda mucho a cierta mujer "postrada" en silla de ruedas que no quería ni por asomo ser sanada a la que el evangelista le ofreció orar por ella y a lo que ella le contestó: "ni se le ocurra; durante veinticinco años he cuidado de mi marido y ahora quiero que él cuide de mi, me encanta esta silla de ruedas que hace que mi marido me dedique toda su atención".


19. ¿Quién es ciego, sino mi siervo (la Señora)?
¿Quién es sordo, como mi mensajero (la Señora) quien envié?
¿Quién es ciego como mi escogido (la Señora),
y ciego como el siervo (la Señora) de Jahveh,
20. que ve muchas cosas y no advierte,
 que abre los oídos y no oye?


Definitivamente son muy especiales estas sordera y ceguera, ya que la Señora oye y ve, pero no se lo aplicano se da por enterada y prefiere hacer la vista gorda; como el sacerdote Elí hiciera con sus hijos (1ª Sam 3:13 y ss.). Es tan grave lo que oculta bajo sus faldas, tan serio lo que se ve y lo que se oye, que nadie se atreve a meterle mano al asunto, cogiendo el toro por los cuernos. Los que ven y oyen algo quizás están tan contaminados, que no quieren tirar de la manta, para que sus propias vergüenzas no sean aireadas. Es como si existiera un pacto tácito de silencio: "Callémonos, muchos estamos sucios, los demás no están mejor que nosotros; nos conviene mirar hacia otro lado; seamos cómplices, seamos listos, a todos nos conviene  la oscuridad; sigamos pues con la farsa ..."

Ceguera o hipocresía o ambas, ¿qué opinan?


21. Jahveh se complació por amor de su justicia en magnificar
la ley y engrandecerla.


El Señor nos ha puesto todo a pedir de boca para cargarse de razón, para que luego no tuviéramos ninguna excusa. !Nada ha faltado!: Personas, predicaciones, campañas, medios materiales y económicos; !hasta radio y televisión! Una y otra vez el Señor nos ha exhortado, diciéndonos con exquisito tacto y amorosa voz: "santificaos, volveos a Mí, os amo, os quiero usar ..."

¿Señor, qué pasa entonces? Salimos una y otra vez y no hay frutos ¿por qué?


22. Mas este es pueblo saqueado y pisoteado, todos ellos atrapados en cavernas y escondidos en cárceles; son puestos para despojo, y no hay quien libre; despojados, y no hay quien diga: RESTITUID.


(¿Se podrá sacar una fotografía de nuestra iglesia mejor que ésta, hermanos? Sí, pero solo en Apocalipsis 3: 14-22, donde el Señor retrata a Laodicea).


"Saqueados y pisoteados"

Esto nos recuerda a los hijos de Esceva, que "fueron por lana y salieron trasquilados" (Hec 19:16). En lugar de saquear ellos a Satanás y pisarle su abominable cuello, fueron ellos los saqueados y apaleados; se les robó la victoria, se les humilló, y fueron objeto de escarnio por su impotencia. Probablemente se oyeran de fondo guturales irrisiones demoníacas: "Ja, ja, ridículos y debiluchos cristianitos, ¿cómo osáis venir a pelear contra nosotros? ¡Ilusos!" Así se burlaba y reía Sanbalat de los que levantaban el muro en Jerusalén (Neh 4:2b). Así se reían de Sansón los filisteos (Jue 16:25). Es como la inutilidad de presionar el interruptor de la luz cuando la central la ha cortado por impago; o como rezaban algunas de las visiones que se dieron: hablaban de conducir con los ojos vendados, del tornillo que no giraba por la mugre del óxido; del enchufe que no funcionaba porque uno de los cables estaba suelto, ...


"Atrapados en cavernas"

"En el pozo de la desesperación, en el lodo cenagoso" (Sal 40:2). !Que mal se anda hundiendo los pies en el barro! !Cuánto pesan los zapatos por el lodo adherido! A duras penas se puede dar un paso. Cuanto más andamos sin salir del pozo, más barro se nos pega. !Cuánto pesa el barro del pecado, del mundo, de la carnalidad, de los problemas, de la enfermedad, del desánimo y de la depresión! !Cuanto pesa el lodo de la derrota! !Tremendo lastre! (Heb 12:1).


"Escondidos en cárceles"

"Porque todo aquel que hace lo malo aborrece la luz y no viene a la luz para que sus obras no sean reprendidas" (Ju 3:20)

"Mas Yahveh llamó al hombre y le dijo: ¿Dónde estás tu? Y él respondió: Oí Tu voz en el huerto y tuve miedo, porque estaba desnudo y ME ESCONDÍ" (Gén 3:9-10).

Nos recuerda el chiste del ya dormido Edwind Louis Coole en una Conferencia de Hombres en Madrid:

Un hombre le contaba a su amigo como había venido con su hombría renovada de la conferencia cristiana y al llegar a su casa decidió al fin enfrentarse a su mujer. Tal fue el asunto, le contaba al amigo, que había conseguido que su esposa se pusiera de rodillas. El amigo intrigadísimo le preguntó por lo que ella le decía mientras estaba de rodillas; Mi mujer me decía: "Sal de debajo de la cama y pelea como un hombre"...

¿Qué les parece? ¿Para reír o para llorar? Da risa pero tristemente cuantísimos hombres cristianos no asumen su rol de sacerdotes del hogar por miedo a sus esposas.

Así está el pueblo de Dios, ESCONDIDO en la cárcel del pecado y sujeto con los grilletes de la INCREDULIDAD y la MURMURACIÓN. De ahí también mucho del juego espiritual sucio y subterráneo que se practica en nuestra "Champions League".


!Puestos para despojo y no hay quien les libre!

A punto de ser devorados y nadie puede hacer nada; algunos como mucho están en la parálisis del análisis; nadie sabe, puede o quiere reaccionar. Han pasado muchos predicadores, mucho se nos ha exhortado, muchísimo han hablado también nuestros propios predicadores, pero todo ha sido fútil. Sin arrepentimiento no puede haber perdón. Roberto Owens nos dijo en la Conferencia de Hombres del 2000: "El reino, es decir, la vida abundante, está tan cerca como tu arrepentimiento".


Despojados y no hay quien diga: !restituid!

Devorados al fin, ¿cuántos no se han ido?

Derrotados, sin fuerzas, perdidos en su ceguera ... !Mal, muy mal, rematadamente mal, estamos mal  y se sabe! Sin embargo, ningún valiente se levanta para gritar:

!!! RESTITUID !!!


Nadie parece arrepentirse y clamar: "!Basta ya! Confieso mis pecados, entono el mea culpa; voy a restituir por los daños causados (Lu 19:8). Voy a confesar públicamente que te he estado resistiendo Señor, voy a salir en medio y extenderé mi mano seca ante todos para que sea sanada (Lu 6:8, 10); les contaré a todos que sin quererlo o saberlo he sido un saboteador de Tu causa, que he pecado, que he estado endurecido, que he errado el blanco. Señor mío, depongo mi ansiedad, mi amargura, mi odio, mi orgullo, mi ceguera y mi sordera".

"!Señor sálvanos que perecemos!" (Mt 8:25).

"Señor, nuestra barca hace aguas por todas partes y ya no hay manos suficientes para taponar los agujeros. Hemos perdido el rumbo y ya no sabemos si quiera donde nos encontramos y menos aún hacia donde dirigirnos".

No nos bastará un arrepentimiento solamente de "boquilla". El verdadero arrepentimiento se confiesa con la boca además de la contrición en el corazón, y nos mueve a restitución privada y pública, según toque. Habrá que condenar lo que se pasaba por alto, reconocer a los siervos que arrinconábamos olvidándolos en el banquillo por no seguirnos en nuestro desvarío, y promover en los jóvenes y niños en el Señor los dones  que congelábamos por miedo a que nos ensombrecieran. Se restituirá a Dios, por supuesto, pero también al hermano herido (Mt 5:23-24). Rescataremos también entre los escombros el costoso amor de la disciplina correctiva para la restauración de los heridos, según Mt 18:15-17 y 1ª Cor 5.


23. ¿Quién de vosotros oirá esto?
¿Quién atenderá y escuchará respecto al porvenir?


El Señor está en busca de voluntarios, de alguien que al fin reaccione y salga de la pasividad (algunas veces disfrazada de activismo en lo concerniente a las obras y de análisis introspectivo paralizante para las mentes) y quiera empezar a ver y oír; alguien dispuesto a escuchar la voz de Dios y no negarse a contemplar lo que esté por delante: la voluntad de Dios para su iglesia local y universal en el kairos de Dios, en este fin de siglo.


24. ¿Quién dio a Jacob en botín,
y entregó a Israel a saqueadores?
¿No fue Jahveh, contra quien pecamos?
No quisieron andar en sus caminos, ni oyeron su ley.
25. Por tanto, derramó sobre él el ardor de su ira,
y fuerza de guerra;
le puso fuego por todas partes, pero no entendió;
y le consumió, mas no hizo caso.


De todo, hermanos, !nos ha ocurrido de todo! Desde ese "roba ovejas" con nombre de detergente (Ariel) que de cuando en cuando pululaba entre nosotros al acecho de las descarriadas; hasta enfermedades, tribulaciones económicas, hermanos apartados, bandos enfrentados, los atados por el mucho trabajo y los atados por no querer trabajar, etc. etc.

¿La causa de todos estos padecimientos? Porque Dios en Su disciplina nos ha entregado a los saqueadores (a algunos a Satanás para destrucción de la carne -1ª Cor 5:5), para purificación y prueba (Dt 8), por ser aún carnales, vendidos al pecado (Rom 7:14). ¿Qué combustible se quema en el altar  o en el horno de fuego, sino la carne?

También nos advierte el Señor que pecar contra nosotros mismos, nuestros familiares, nuestros hermanos y semejantes, es pecar contra Dios: "Entonces dijo David a Natán: pequé contra Jahveh" (2ª Sam 12:13). ¿No es vergonzoso en verdad? ¿Seguiremos pecando aún contra Aquel que murió por nosotros?

¿Nos quebrantaremos dejándonos caer sobre la Roca para obedecer o seremos desmenuzados cuando la Roca caiga sobre nosotros para disciplinarnos? (Mt 21:44).

Lo repetimos: Nuestra barca está tan llena de agujeros que no hay ya manos suficientes para taparlos. No es hora de parchear, sino de llevar la barca al dique seco, para una reparación a fondo.


"No quisieron andar en Sus caminos ni oyeron Su ley"

Vez tras vez en multitud de predicaciones y profecías, el Señor nos ha exhortado al AMOR y la SANTIDAD, pero nuestra obstinación ha podido más.


"Le puso fuego por todas partes"

!Sí! la disciplina del Espíritu Santo arde en la Señora por doquier. Basta mirar hacia los bancos y ver al pueblo ardiendo como teas, en el fuego de la prueba. La gente está quemada. El horno ha sido calentado siete veces, a máxima potencia y ni el olor a chamusquina de la carne asada a lo "Sadrac, Mesac y Abeb-nego" (Dan 3), nos hace despertar.


"Pero no entendió; y le consumió, mas no hizo caso"

!Qué obstinación! !Qué contumacia! !Qué orgullo! !Que rebelión! Ni el fuego ardiente nos hace reaccionar. Preferimos seguir abrasándonos en la tribulación que claudicar arrepintiéndonos. Esto es soberbia, pura soberbia (Jer 15:7). Se prueba de todo menos obedecer: "La obediencia es la última cosa que estamos dispuestos a dar a Jesús. Estamos dispuestos a darle cualquier cosa, incluso esposa, hijos y trabajo, pero no obediencia. Podemos gastarnos los dedos trabajando, quebrantar nuestra salud física al servicio de los demás, correr hasta perder el resuello en pos de nuestra perfección moral y atosigarnos de oraciones, lecturas, reuniones, (y, añadimos nosotros, incluso pastar como Nabucodonosor) etc., pero obediencia ... !Eso jamás! (Earl Jabay en "Los dos Reinos")".
 
Lea o descargue el libro completo aquí:

No hay comentarios:

Publicar un comentario