TRADUCTOR-TRANSLATE

DEUTERONOMIO-DISCURSO 6-Leyes Domésticas- Cap. 11: DIFAMACIÓN DEL CARÁCTER (Falsa acusación), Dr. S. E. Jones



En Deut. 22:13-19 Moisés aborda el problema de la falsa acusación de que un hombre puede hacer frente a su esposa.

13 Si un hombre toma una mujer y se llega a ella, y luego le cobre aversión, 14 y la acusa de actos vergonzosos y públicamente la difama, y dice: “Tomé a esta mujer, pero cuando me llegué a ella, no la hallé virgen”.

La virginidad era muy valorada bajo Moisés, ya que fue uno de los fundamentos de una sociedad moral. Hoy en día los enemigos del Reino han tratado de romper la moral y el matrimonio por la normalización de las relaciones sexuales extra maritales. La virginidad ha perdido el valor.

Moisés primero se ocupa del problema de un hombre que hace una acusación falsa contra su esposa, pero también nos enseña qué hacer si la acusación es cierta. El caso debía ser llevado a la corte, y la evidencia debía ser presentada a los jueces para ver si los cargos eran verdaderos.

15 entonces el padre de la joven y su madre tomarán y llevarán las pruebas de la virginidad de la joven a los ancianos de la ciudad en la puerta. 16 Y el padre de la joven dirá a los ancianos: “Yo di mi hija a este hombre por mujer, pero él se volvió contra ella; 17 y he aquí, él le atribuye faltas que dan que hablar, diciendo: No he hallado virgen a tu hija; pero ved aquí las señales de la virginidad de mi hija. Y extenderán la vestidura delante de los ancianos de la ciudad.

Los rabinos diferían en su explicación de la evidencia de la virginidad. Tomando esto en forma literal, el padre de la mujer (es decir, el redentor de la sangre) de alguna manera debía tener en su posesión la sábana manchada con sangre de su hija de la primera noche con su marido. Tal evidencia habría sido difícil de obtener, especialmente si el marido deseaba ocultar pruebas antes de hacer su acusación falsa.


El peso de la prueba

También hay que señalar que el peso de la prueba recae sobre el marido descontento, no sobre padre de la mujer. No podía ser considerada culpable sólo porque su marido la acusaba. Deut. 19:15 dice,

15 Un solo testigo no se levantará contra un hombre a causa de cualquier maldad o cualquier pecado que haya cometido; en la evidencia de dos o tres testigos se confirmara la cuestión.

Esta ley se aplica a “todo pecado”, y por lo tanto incluye una situación en la que un hombre podría acusar a su esposa. Por lo tanto, lo primero que los jueces deben pedir es la evidencia de que el marido de la mujer tiene la prueba de que ella no era virgen. Él simplemente no podía acusarla sin pruebas. Si mostraba la prueba, entonces el padre de la mujer debía proporcionar cualquier evidencia que pudiera tener en su poder para reivindicar a su hija.


La Ley de los Celos

Si el marido descontento no tenía ninguna prueba, entonces no era una situación para ser llevada a los jueces; pero él tiene la opción de llevarla a la Corte Divina bajo la sospecha de adulterio. Esto entonces estaría cubierto por la Ley de los Celos en Num. 5:11-31. Ni que decir tiene, que podrían ser difíciles de probar este tipo de casos, y quizás es por esta razón por la que vemos que no hay ejemplos en la Escritura -ni siquiera en el Talmud.

Lo más parecido a este caso es cuando José descubrió que María estaba embarazada durante el momento de su compromiso (Mateo 1:18,19).En este caso nos encontramos con que José decidió que la perdonaría y la rechazaría secretamente. No actuó como un marido celoso, porque no le vemos llevándola a los jueces, ni siquiera al sacerdote que habría administrado un juramento de inocencia. Sin embargo, sabía que como víctima tenía derecho a perdonarla por su presunto pecado.

Si la mujer en cuestión había mantenido relaciones sexuales antes de su compromiso, ella no iba a recibir la pena de muerte, como muchos piensan. En su lugar, su amante iba a pagar el precio de la dote que se esperaría de haberse casado con ella. Éxodo 22:16,17 dice,

16 Y si un hombre seduce a una virgen que es no comprometida, y se acuesta con ella, deberá pagar una dote por ella para que sea su esposa. 17 Si su padre se niega rotundamente a dársela, él pagará una cantidad igual a la dote de las vírgenes.

El precio de la dote era de 50 siclos de plata, que en aquellos días era el pago de 100 días de trabajo común (un salario justo para un obrero era un medio siclo de plata por día). De acuerdo con John D. Davis en Un Diccionario de la Biblia, página 183, “La cantidad legal más baja parece haber sido cincuenta piezas”.


La pena por acusación falsa

El caso en Deuteronomio 22 se establece como un caso de adulterio, no sólo como relaciones sexuales prematrimoniales. Es de suponer que, cuando los dos estaban comprometidos en primer lugar, se sabe y se acepta que la mujer era virgen. Así que si el marido acusaba a su esposa de no ser virgen en el momento de su boda, él la acusaba de adulterio. En otras palabras, que la acusó de tener relaciones sexuales con otro hombre después de que ella estaba comprometida.

Tal acusación, de ser probada, le daría el claro derecho a divorciarse de ella de acuerdo con la Ley en Deut. 24:1-4. Moisés da entonces la pena por tal acusación falsa en los versículos 18, 19,

18 Y los ancianos de la ciudad tomarán al hombre y le castigarán, 19 y le pondrán una multa de cien siclos de plata y se los darán al padre de la joven, porque difamó públicamente a una virgen de Israel. Y ella seguirá siendo su esposa; y no podrá despedirla [shalach, “echarla”] en todos sus días.

Se presume que el marido ya había dado una dote de 50 siclos al padre de la novia en el momento del compromiso. Se suponía que debía guardar esta dote como un fondo fiduciario en caso de que el matrimonio fracasara o si su prometido moría. Era la forma antigua de una pensión alimenticia y manutención de los hijos, creada antes de que comenzara el matrimonio, para que a medida que crecía a través de fondos de inversiones de negocios, se mantuviera al día con las necesidades de la mujer cuando ella diera a luz hijos.

Así que en el caso anterior, si su marido la acusó falsamente de no ser virgen, la pena era el doble como restitución, es decir, 100 siclos de plata, para ser colocados en su fondo fiduciario. En segundo lugar, perdía el derecho a divorciarse de ella y despedirla. Ya que su falsa acusación se presumía que era una excusa para el divorcio ella, su derecho al divorcio le era quitado.

Por supuesto, no hay que perder de vista el hecho de que la Ley determina los derechos de los pecadores y sus víctimas. De ninguna manera el juicio de la Ley se convierte en obligatorio contra la voluntad de la víctima. En este caso, el marido pierde el derecho al divorcio, dejando este derecho solo a su esposa. Ella todavía podía divorciarse de él, pero él no podía divorciarse de ella. De hecho, la multa extra de 100 siclos podía darle su oportunidad de salir, en lugar de estar confinada en un mal matrimonio para el resto de su vida. ¿Cómo podía confiar en él? Si ella sentía que su marido no estaba arrepentido y podía poner en peligro su vida, ella tenía derecho a divorciarse de él.


Discrepancias entre leyes

Parece que hay una discrepancia en el juicio de la Ley en este caso. La falsa acusación era castigada con el mismo juicio que se habría impuesto sobre la víctima inocente. Deut. 19:19 dice, entonces le haréis a él como él tenía la intención de hacerle a su hermano. Sin embargo, en el caso de un marido que acusa a su esposa de un crimen capital (adulterio), es castigado solamente mediante el pago de un doble dote como restitución, junto con un posible castigo (Dt. 22:18). Este podría ser no más de 40 azotes (Deut. 25:1-3).

El principio básico de la Ley es que el juicio debe estar en directa proporción a la ofensa. Tal acusación en este caso, podría haber llegado a lapidar a su esposa. ¿Por qué el falso acusador en este caso no es ejecutado? Creo que se debe a que ejecutar al hombre podría traer nuevas dificultades a la mujer, haciendo de ella una víctima aún mayor. Una multa de 100 siclos era una suma muy grande en aquellos días, y en muchos casos el hombre no tendría forma de pagarla. Si no podía pagar esta doble restitución, la Ley decía que tenía que ser “vendido” como un esclavo por todo el tiempo que se tardara en pagar la deuda (Éxodo 22:3). Sin embargo, si se ejecutaba al marido, ¿cómo iba a pagar la multa? La Ley no prescribe la pena de muerte para aquellos que no pueden pagar sus deudas. Por otra parte, se presumía, pero no se exigía: que la esposa del acusador falso, probablemente se divorciara de tal marido.

Así que en este caso, la víctima (es decir, la esposa) podría ser víctima doblemente si su marido fuera ejecutado por la falsa acusación. Cuando dos principios del derecho parecen estar en conflicto, una solución debe prevalecer sobre la otra. En este caso la pena de muerte se dejaba de lado a favor de la restitución.

Se nos da otro ejemplo en la Escritura en la que dos principios del derecho parecen estar en conflicto. La Ley del Sábado, por ejemplo, prohíbe el trabajo en el séptimo día, pero si un buey caía en un hoyo en día de reposo, ¿no trabajaríamos para ponerlo en libertad? Jesús dijo lo mismo en Mateo 12:11 y 12, llegando a la conclusión: Así pues, es lícito hacer bien en sábado. Sobre la base de este principio, Jesús no vio nada malo en la curación de la gente en el día de reposo.

Este es uno de los puntos más finos de la Ley Bíblica. No sólo debemos conocer la Ley, sino también se debe conocer la mente de Su autor, para que sepamos cómo equilibrar estas leyes cuando parecen estar en conflicto.

http://www.gods-kingdom-ministries.net/teachings/books/deuteronomy-the-second-law-speech-6/chapter-11-defamation-of-character/


No hay comentarios:

Publicar un comentario