TRADUCTOR-TRANSLATE

DEUTERONOMIO - DISCURSO 5 - Cap. 16: El pariente del muerto (pariente redentor o redentor de la sangre), Dr. Stephen E. Jones



En Números 35 se da una explicación más extensa de las ciudades de refugio. Leemos en los versículos 26-28,

26 Mas si el homicida sale fuera de los límites de su ciudad de refugio, en la cual se refugió, 27 y el vengador de la sangre le halla fuera del límite de la ciudad de su refugio, y el vengador de la sangre mata al homicida, no se le culpará por ello; 28 pues en su ciudad de refugio deberá aquél habitar hasta que muera el sumo sacerdote; y después que haya muerto el sumo sacerdote, el homicida volverá a la tierra de su posesión.

El término "vengador de la sangre" necesita aclaración. La palabra para "vengador" es ga'al, lo que significa un redentor. La palabra se usa para describir a alguien que "redime" la justicia y restaura al propietario lo que es legítimamente suyo. En este caso, es el estado de paz o la justicia entre las partes contendientes. La palabra "vengador" no le hace justicia al término. Es simplemente el título del padre o tutor o pariente más cercano, que es el principal responsable de representar los intereses de la parte perjudicada y de velar por la justicia o que se establezca la paz. Es el pariente redentor.

El pariente cercano podría desear venganza personal, pero sólo si la persona es de esa forma de pensar. Otros podrían ser amorosos y compasivos, si fueran guiados por el Espíritu. Era la esperanza de Moisés que el vengador de la sangre, o pariente cercano, tuviera la mente de Cristo, pero sabía que muchos no utilizarían su derecho de perdonar. Por lo tanto, se establecieron las ciudades de refugio, y la regla era que el homicida debía permanecer en su ciudad hasta la muerte del sumo sacerdote. Si salía de allí, podía ser matado, si el vengador de sangre escogía ejecutarlo.

Una vez que el sumo sacerdote hubiera muerto, sin embargo, el derecho del vengador de sangre terminaba, y el homicida era restaurado a su herencia. Nuestro sumo sacerdote es ahora Jesucristo. También es nuestro Pariente-Redentor. Cuando murió en la Cruz, todos los que habían huido en busca de refugio fueron puestos en libertad en su herencia. Este es otro ejemplo de cómo la Ley profetiza de Cristo, porque Su sangre satisfacen los requerimientos de la Ley y terminaron con el encarcelamiento de los homicidas. Todos hemos sido privados temporalmente de los derechos de nuestra herencia debido al pecado, pero la muerte del sumo sacerdote libera a todos para volver a sus herencias. En general, vemos que el homicidio accidental lleva a una responsabilidad limitada, debido a que fue sin odio, pero incluso la responsabilidad terminó con la muerte de Jesucristo, nuestro sumo sacerdote.


Sin restitución por muerte accidental

Cuando se mataba a un hombre accidentalmente, el redentor de la sangre no podía obtener restitución en nombre de su pariente, a menos que los muertos pudieran resucitarse. Este conocimiento le daba la opción de exigir su encarcelamiento dentro de la ciudad de refugio o de perdonar al ofensor. Correctamente, sin embargo, el perdón debería estar basado en el arrepentimiento, así como se requiere arrepentimiento de todos nosotros para apropiarnos de la provisión hecha para nosotros por la sangre de Jesucristo. El pariente del muerto está llamado a ser un redentor, no un "vengador", per se, pero cuando alguien ha muerto, no se puede obtener restitución por una sentencia de la Ley. Al final lo único que puede hacerse es perdonar o diferir el caso al Gran Trono Blanco.

La provisión de las ciudades de refugio es una forma disminuida de la pena de muerte. La pena se disminuye en razón de la naturaleza involuntaria del homicidio. No obstante, una vez que la víctima está muerta, su estado es generalmente irreversible hasta la resurrección.


El arrepentimiento y la Misericordia

La ciudad de refugio cumple la misma función básica que la propia pena de muerte. La pena de muerte aprisiona al homicida hasta el momento del Gran Trono Blanco, donde nuestro Gran Sumo Sacerdote juzga a toda la humanidad en el contexto de Su muerte en la Cruz, que pagó el castigo por el pecado del mundo. En la escala menor, el homicida es enviado a una ciudad de refugio, donde queda prisionero hasta la muerte del sumo sacerdote.

El llamado del pariente del muerto ha sido mal interpretado en gran medida en los últimos años, porque los hombres no entienden el corazón de Dios o la mente de Cristo. Cuando Cristo vino para mostrar el corazón de Dios por medio de Su ejemplo, reveló Su papel como el redentor final de la sangre por medio de Su propia muerte en la Cruz, no vino en forma de un fiscal, sino en nombre de los acusados. Por lo tanto, el primer gran ejemplo que vemos es que un pariente del muerto busca principalmente redimir y perdonar, en lugar de la pena exacta.

También vemos la importancia del arrepentimiento en esto, porque arrepentirse es cambiar la mente o forma de pensar de uno. Es ponerse en la mente de Cristo. Esto siempre ha sido el objetivo de la historia y el propósito subyacente de la Ley. Los juicios (sentencias) de la Ley son de naturaleza correctiva y nunca fueron diseñados simplemente para infligir castigo, porque el profeta dice: "porque luego que hay juicios tuyos en la tierra, los moradores del mundo aprenden justicia" (Isaías 26:9).

Cristo, nuestro Redentor, no perdonó automáticamente a los transgresores en Su muerte en la Cruz, como algunos han enseñado, a pesar de que ciertamente tenía esa opción, al igual que cualquier pariente del muerto. En su lugar, en Su sabiduría, Él trabaja para lograr el arrepentimiento, con lo que el perdón puede beneficiar al pecador, en vez de usar la gracia como excusa para pecar más. Cuando uno ve lo que Cristo ha hecho con un corazón de amor, uno no puede dejar de arrepentirse y cambiar la manera de pensar acerca de Cristo y la forma de vida que se debe vivir.

Sin embargo, muchos no tienen esa revelación, sin embargo, incluso durante su tiempo de vida. Por lo tanto los delitos siguen sin resolverse, y la injusticia prevalece en la Tierra continuamente. Por esta razón, en el juicio del Gran Trono Blanco es necesario traer todo pecado a rendición de cuentas. Lo primero que se hace es revelar la verdad de Cristo a la humanidad, lo terrible del pecado y la gracia que lo excede. Cuando los hombres vean esto en el Gran Trono Blanco, donde todos los secretos están al descubierto, "toda rodilla se doblará" y "toda lengua confesará que Jesucristo es el Señor"Fil. 2:10,11).

Este arrepentimiento universal será el comienzo de su camino para conocer a Dios, porque Pablo dice que "nadie puede llamar a Jesús Señor, sino por el Espíritu Santo" (1 Cor. 12: 3). Por lo tanto, en el Gran Trono Blanco, todos van a expresar su fe en Él y serán llenos del Espíritu Santo. Esta es la primera parte del "Lago de Fuego" que los bautizará en un fuego que está diseñado para purificarlos del pecado por la convicción del Espíritu Santo.

El fuego es también la misma "Ley de Fuego" (Deut. 33:2), que procede del Trono de Dios, visto en Daniel 7:9 y 10. El fuego de Dios se vio así en el Monte Horeb, el día que más tarde fue celebrado como la Fiesta de las Semanas, es decir, Pentecostés. Se volvió a ver sobre las cabezas de los 120 discípulos en el Aposento Alto cuando el Señor instituyó la Iglesia de Pentecostés en Hechos 2.

Y así, en el Gran Trono Blanco, toda la humanidad comenzará a estar sujeta a la Ley de Dios. Los creyentes, por supuesto, podrán disfrutar de inmortalidad e incorrupción, y la Ley ya estará escrita en sus corazones. El resto de la Creación comenzará el proceso de corrección, con lo que la Ley podrá ser escrita en su corazón también. Ese tiempo será largo, pero terminará con el Jubileo de Creación, probablemente 49.000 años después de Adán.

Tal juicio es necesario para adaptarse al sentido de la justicia de Dios. La justicia no se hace hasta que todas las víctimas de la injusticia han sido pagadas por sus pérdidas. En la mayoría de los casos, la restitución es suficiente, pero para pagar la restitución se necesita tiempo y la oportunidad de trabajar para salir de la deuda. La Edad del Juicio Final dará a los pecadores tiempo para trabajar como siervos de los justos, como la Ley instruye en Éxodo 22:3.

En esto también es la razón por la cual la idea de un infierno ardiente es ilegal, porque la mera tortura no haría justicia. La justicia de Dios no exige la tortura, sino la restitución para recompensar a las víctimas de la injusticia. El único tipo de justicia, donde participa la tortura o el dolor llega cuando un hombre puede haber torturado a otro hombre en este tiempo de vida. Donde los líderes de la Iglesia han quemado en la hoguera a personas -un castigo extraño a la Ley de Dios- puede ser que ellos también vayan a sufrir el mismo destino, de acuerdo con la Ley en Éxodo 21:25, "quemadura por quemadura".

Pero incluso tan terrible juicio es temporal, ya que ningún juicio es "eterno", como algunas traducciones lo traducen. El juicio es olam (en hebreo) y aionian (griego), y ambos términos indican un período indefinido de tiempo, lo que permite a la Ley para definir la duración del juicio de acuerdo con la gravedad del delito.

Nuestro Redentor de la sangre no sólo es amoroso y justo, sino que también es lo suficientemente inteligente para idear un plan para la Creación donde no se pierda nada al final. Ese plan se revela en la Ley, y el pariente del muerto juega su papel en este plan.


Jesús es el Gran Pariente-Redentor

La palabra hebrea para Redentor es ga'al y se deletrea ??? (gimel-aleph-lamed). Gimel representa un camello y significa que es levantado hacia arriba, a causa de que un camello levanta una carga sobre su espalda. La última parte de la palabra es aleph-lamed, que significa El, o Dios. Por lo tanto, es un redentor "para levantar a Dios". Esta declaración estaba detrás de Jesús en Juan 3:14,

14 Y como Moisés levantó la serpiente en el desierto, así es necesario que el Hijo del Hombre sea levantado.

Una vez más, leemos en Juan 12:32,

32 Y yo, si fuere levantado de la tierra, atraeré a todos a mí mismo.

Cuando Jesús murió en la Cruz, fue levantado como la serpiente en el desierto para curar a todos los que le miraran. Él estaba desempeñando el papel de un redentor: "Levantar a Dios". Esto no sólo lo presenta como la serpiente en el desierto, sino que también muestra la deidad de Cristo, porque era el Hijo de Dios mismo el que estaba siendo levantado en la Cruz. Del mismo modo, se revela que "todos los hombres" son dignos de mirar hacia Él y encontrar la curación. Algunos miran a Él durante su tiempo de vida, pero la gran mayoría no lo hará hasta el Gran Trono Blanco.

Esta palabra representa lo que subyace en el sentido de ga'al, mostrando la mente de Cristo detrás del pariente del muerto. Un tutor era el pariente cercano en un tribunal de justicia, con poder de ser el abogado para cualquier persona en su familia que hubiera sido víctima de la delincuencia. Era su deber de traer la redención, no la venganza. El ejemplo de Jesús nos muestra que Él trajo la redención por medio de Su disposición a dar Su propia vida, no sólo por las víctimas del crimen, sino también por los delincuentes. Como resultado de ello, "todos los hombres" serán atraídos a Él.

Este es el ejemplo de amor que revela el corazón de Dios y la mente de Cristo en lo que se refiere al pariente del muerto. Referirse a los tutores como vengadores podría representar la intención de la carne de los vengadores, pero esto no refleja el corazón de Dios como se ha visto con el ejemplo de Cristo.

Así vemos que si bien era el deber del juez y del tribunal determinar la culpabilidad o inocencia y condenar al asesino, era el derecho del tutor de la víctima actuar en amor. Si el asesino no estaba arrepentido, la pena de muerte podría ser la mejor opción con el fin de proteger a víctimas futuras. Pero si el asesino estaba verdaderamente arrepentido, el redentor tenía la opción de perdonar.

Jesús tiene la capacidad y la sabiduría para ir más allá de otros redentores de la sangre, porque no funciona bajo las limitaciones de tiempo. También tiene el poder de abrir los ojos de los hombres para ver la verdad y para hacer que los hombres se arrepientan por el poder del Espíritu Santo. Por lo tanto, Él ha ideado un plan para la Creación que incluye el Gran Trono Blanco, donde la aplicación de la Ley alcanza su cima de éxito en traer a todos los hombres al arrepentimiento por el poder del Espíritu.

http://www.gods-kingdom-ministries.net/teachings/books/deuteronomy-the-second-law-speech-5/chapter-16-the-redeemer-of-blood/


No hay comentarios:

Publicar un comentario