TRADUCTOR-TRANSLATE

PRIMERA CORINTIOS – Cap. 1 (3): Exhortación a la unidad, Dr. Stephen E. Jones




17/02/2017



Después de que Pablo concluye su saludo y expresa la confianza en los creyentes de Corinto, dice en 1 Corintios 1:9,

9 Fiel es Dios, por el cual fuisteis llamados a la comunión con su Hijo, Jesucristo, nuestro Señor.

La declaración inicial de Pablo les recordó que eran una "comunión" (koinonía, "compañerismo, asociación, comunidad, comunión"). La Persona de Cristo mismo es siempre el factor unificador. Y porque Él es la Cabeza de la Iglesia, todas las diferencias de opinión deben ser resueltas al pedirle que revele Su voluntad y Su verdad.

Pablo entonces se dirige al primer problema que había surgido en la iglesia de Corinto, la división, o facción. 1 Corintios 1:10 dice,

10 Os ruego, hermanos, por el nombre de nuestro Señor Jesucristo, que todos estéis de acuerdo, y que no haya divisiones [schisma, "escisiones, cismas"] entre vosotros, sino que estéis perfectamente unidos en una misma mente y en el mismo juicio [u "opinión, parecer"].

Cuando surgen diferencias de opinión, es difícil lidiar con el problema de la división. Pablo no era ajeno a la controversia, porque la gran división entre la corriente del judaísmo y la facción cristiana se había prolongado durante dos décadas. En el momento de la carta de Pablo, la división final todavía no había tenido lugar, y Roma consideraba oficialmente el cristianismo como una de las sectas del judaísmo, junto con los saduceos, fariseos y los esenios.

Sin embargo, siempre habrá diferencias de opinión entre los creyentes. Dios lo permite, en parte para poner a prueba la capacidad para escuchar la voz de Dios y para discernir la verdad, pero también para poner a prueba el amor por los hermanos. El amor es el pegamento principal que une a la gente en el vínculo de la comunión; el acuerdo en áreas de la verdad es el segundo.


La familia de Cloé
Entonces descubrimos cómo Pablo había sabido de los problemas en la iglesia. Había sido informado por Cloé, cuya familia había escrito a Pablo desde Corinto . No hay duda de que la carta había sido dada a Pablo en mano, por algún miembro de la familia de Cloé o por un servidor. 1 Corintios 1:11 dice,

11 Por lo cual se me ha informado acerca de vosotros, hermanos míos, por los de Cloé, que hay entre vosotros contiendas.

Parece inevitable que una vez que la euforia inicial de la fe en Cristo se calmó, y que Pablo después había dejado su presencia, surgieran preguntas. Sin la presencia de la autoridad de Pablo, los desacuerdos seguramente iban a venir. Los líderes son reconocidos ya sea por su mayor conocimiento o por sus posiciones de autoridad reconocidas. Los mismos apóstoles originales a menudo estuvieron en desacuerdo, tanto antes como después del día de Pentecostés. Sin embargo, encontraron una manera de permanecer en comunión. No obstante, en los siglos posteriores otros líderes de la Iglesia no fueron tan amorosos, porque ellos intentaron forzar la unidad por la coerción y las amenazas.

La iglesia en Corinto estaba experimentando una señal temprana de división, ya que las personas siguieron a diferentes líderes que tenían opiniones diferentes.


Las raíces proféticas del denominacionalismo
Cuando el pueblo de Israel exigió un rey, Dios les dio a Saúl, que era el mejor hombre para esa ocupación en aquel momento, pues David aún no había nacido. Samuel se opuso, sabiendo que no había llegado el momento de dar a Israel un rey, pero 1 Samuel 8:7 nos dice,

7 Y el Señor dijo a Samuel: "Escucha la voz del pueblo en cuanto a todo lo que te digan, porque no te han desechado a ti, sino a mí me han desechado para que no reine sobre ellos".

Cualesquiera que fueran las cuestiones superficiales en ese momento, Dios conocía los corazones de la gente y entendía que la raíz del problema era que querían un hombre para reemplazar a Dios como rey. El problema se explica con más detalle en el siguiente versículo, de 1 Samuel 8:8,

8 Conforme a todo lo que me han hecho desde el día que los saqué de Egipto hasta hoy, dejándome a mí y sirviendo a dioses ajenos, así hacen también contigo.

Por lo tanto, vemos que la raíz de este problema es la idolatría, y su aplicación en particular en este caso fue que adoraban al hombre en lugar de a Dios. Ellos querían estar en sumisión a los hombres. Este problema surgió en Éxodo 20:18-20, cuando el pueblo no quiso oír la voz de Dios por sí mismo. Querían que Moisés escuchara a Dios y luego regresara y les dijera lo que Dios le había dicho. Aquí está la raíz del problema de las denominaciones. Es el deseo de escuchar la voz de Dios sólo indirectamente a través de hombres.

Dios de hecho habla a través de los hombres. Él habla a través de toda la naturaleza, también, como por las estrellas y constelaciones (Salmo 19:1-4). No es malo escuchar la voz de Dios a través de otros; sin embargo, incluso entonces uno debe escuchar a Dios a través de esos otros hombres y no sólo escuchar la voz de los hombres. Uno puede escuchar la voz de Dios a través de cualquiera, pero la mayoría de la gente cree lo que dice la gente acerca de Dios, en lugar de escuchar a Dios a través de esos hombres.

Esta es la forma principal en que se manifiesta la idolatría en la Iglesia. Era el problema que enfrentaba la iglesia de Corinto. Es dudoso que los creyentes realmente entendieran lo que estaban haciendo. Si lo hubieran entendido, podrían haber sabido cómo corregir el problema entre ellos. En cambio, se fueron dividiendo en facciones con los diferentes líderes que deseaban seguir. Cada uno de estos líderes (como Moisés) eran hombres piadosos, pero ninguno de ellos debería ser idolatrado.


Jesús es el Rey de la Iglesia Verdadera
La raíz del problema, Pablo parece decir, es que los creyentes habían olvidado que Jesucristo siempre es la Cabeza de la Iglesia. Todas las demás autoridades están subordinadas a él. Pero el espíritu del confesionalismo dicta que sus propios líderes son fieles a Cristo, mientras que todos los demás líderes no lo son. La influencia de este espíritu, dado el tiempo suficiente, conduce inevitablemente a cada denominación a decretar que si se desea tener acceso a Cristo, tiene que ser a través de nuestra propia denominación, sometiéndose a sus líderes.

Con el tiempo, esto lleva a la idea de que una organización terrenal es "la verdadera iglesia" y que no hay otros que estén en verdadera unidad con Cristo. Confunden la organización terrenal y a sus certificados de membresía con la Iglesia verdadera que se describe en Hebreos 12:23 como "la asamblea general e iglesia de los primogénitos que están inscritos en el cielo". La suposición es que creen que su propia organización terrenal es la encargada del de registro de Dios de todos los verdaderos creyentes. Por lo tanto, cualquier persona que no está inscrita en sus registros terrenales no está "inscrito en los cielos".

Cada denominación cita sus propias razones o a su propio fundador, como prueba de su posición exclusiva. El judaísmo señaló a Moisés. La Iglesia Primitiva señalaba a Cristo, que debería haber sido suficiente, pero pronto varios grupos se apuntaron a hombres menores bajo Cristo. Por lo tanto, Pablo nos da una lista de las cuatro facciones en 1 Corintios 1:12,

12 Ahora me refiero a esto, que cada uno de vosotros dice: "Yo soy de Pablo", y "yo de Apolos", y "yo de Cefas", y "yo de Cristo".

Es significativo que Pablo enumere a sus propios seguidores en primer lugar, para que nadie piense que está del lado de la facción suya propia. Pablo no tenía intención de iniciar su propia denominación. Una iglesia "de Pablo" era tan divisiva como una iglesia de "Apolos". Incluso una iglesia "de Cristo" podría fácilmente convertirse en otra denominación, independientemente de su buen nombre. Cuando una denominación se llama de Cristo, y cuando dice que tiene a Cristo como su Cabeza, esto no necesariamente significa que que el Espíritu de Cristo esté funcionando en su seno. Sólo muestra que fueron lo suficientemente inteligentes como para reclamar el mejor nombre posible.

Prácticamente todas las denominaciones han tenido buenas intenciones, al menos al principio. Muchas de ellas comenzaron con el descubrimiento de una nueva verdad (o una percepción de la verdad), y cuando su denominación la rechazó, se produjo una escisión, y el mundo daba a luz a otra "verdadera iglesia" que poseía el último bit de la verdad necesario para conocer la toda la verdad de Dios. Un nuevo credo era así escrito, expresando la verdad completa necesaria para ser un creyente genuino. De esta manera, la aceptación de los credos reemplazaba la simple fe en Cristo como la medida de los verdaderos creyentes.

Mientras que Pablo dijo en Efesios 2:8, "por gracia sois salvos por medio de la fe", las denominaciones dicen(o implican), "por gracia ustedes han sido salvados mediante la fe, y deben aceptar nuestro credo que define tal fe y someterse a nuestros líderes que representan a Cristo". Siempre es "fe + algo", añadiendo a la simple declaración de Pablo.

De hecho, casi todos los Concilios de la Iglesia han hecho que sea obligatorio aceptar sus decisiones como una medida de la verdadera fe, de modo que si alguien se niega a aceptar sus decisiones, su fe en Cristo es declarada nula y sin efecto. Pocos contemplan la naturaleza divisiva y rencorosa de casi todos los Concilios de la Iglesia. Los obispos fueron sobornados, amenazados e incluso asesinados con el fin de asegurar los votos necesarios para establecer la "verdad". Sin embargo, se supone que debemos creer que estos hombres, siendo obispos carnales, eran capaces de establecer la verdad de que todos los demás debían creer. "Dios trabaja de maneras misteriosas", se nos dice, y así los hombres eran forzados a creer que los hombres carnales, utilizando métodos carnales, fueron capaces de discernir la verdad, siempre y cuando ganaran la mayoría de los votos.

Pocos entienden la historia del rey Saúl y la forma en que representa la Iglesia. Menos aún ven cómo el problema del sectarismo (sumisión al hombre) rechaza a Cristo como rey. Es un espíritu del anticristo, que está completamente ilustrado por Saúl, que fue ungido rey porque el pueblo había rechazado el gobierno de Jesucristo sobre ellos. Pero tal fue la revelación dada a Samuel. El rechazo de Israel de Cristo como Rey estableció el modelo profético para la Iglesia en los últimos años. Sin embargo, ahora estamos llegando al momento de un nuevo rey. David era el tipo de Cristo, y su reino profetizaba del siglo venidero, a raíz de la muerte de Saúl.

Etiquetas: Serie Enseñanza
Categoría: Enseñanzas

Dr. Stephen Jones

No hay comentarios:

Publicar un comentario