TRADUCTOR-TRANSLATE

SANTIAGO 22: LOS ÚLTIMOS DÍAS DE JERUSALÉN, Dr. Stephen E. Jones


Capítulo 22
LOS ÚLTIMOS DÍAS DE JERUSALÉN


El quinto capítulo de Santiago comienza por advertir a los hombres ricos de su tiempo contra el juicio inminente de Jerusalén. Sus prácticas de negocio, a menudo ilegales a los ojos de Dios, estaban a punto de terminar en un desastre. En aquellos días, "los ricos" era un término casi sinónimo de los líderes religiosos que estaban en el poder.

1 Ahora bien, vosotros, ricos, llorad aullando por vuestras miserias que os vendrán. 2 Vuestras riquezas se han podrido, y vuestras ropas están comidas de polilla. 3 Vuestro oro y plata están enmohecidos; y su herrumbre será un testimonio contra vosotros y consumirá vuestra carne como fuego. ¡Habéis almacenado tesoros para los últimos días!

Santiago se apoyó de nuevo en el Evangelio de Mateo, citando las palabras de Jesús en Mat. 6: 19-21,

19 No os hagáis tesoros en la tierra, donde la polilla y el orín corrompen, y donde ladrones minan y hurtan. 20 Más bien, acumulen para sí tesoros en el cielo, donde ni la polilla ni el orín corrompen, y donde ladrones no minan ni roban, 21 porque donde esté tu tesoro, allí también estará tu corazón.

La advertencia de Santiago a los ricos en su día no era una llamada a la pobreza sino un llamado a utilizar su riqueza para el Reino de Dios antes de perderlo en el desastre que se avecinaba sobre Jerusalén. Defendiendo la humildad, mostró la manera de evitar esta destrucción, si fuera posible. Pero sus palabras fueron en gran medida inadvertidas. Los líderes religiosos continuaron en sus viejas maneras, pensando que Dios nunca permitiría que su templo fuera destruido o profanado.


Advertencia profética de Jesús

Jesús había advertido a las personas en Mateo 24 de la destrucción inminente de Jerusalén y su templo.

1 Y Jesús salió del templo y se iba, y se acercaron sus discípulos para mostrarle los edificios del templo. 2 Y él respondiendo, les dijo: "¿No veis todas estas cosas? En verdad os digo, que ni una piedra quedará aquí sobre otra, que no sea derribada".

Jesús también advirtió a los creyentes a huir de la ciudad cuando vieran las señales de la destrucción inminente (Mat. 24:16). No se nos dice la fecha de la epístola de Santiago, pero debe haber sido escrita antes de su martirio en el año 62 dC, unos cuatro años antes del inicio de la guerra que finalmente destruyó la ciudad y el templo. Las advertencias de Jesús pueden haber sido olvidadas o incluso desconocidas para la mayoría de la gente, pero el propio Santiago las conocía bien y sin duda las recordó a la iglesia de Jerusalén a menudo. Era, después de todo, una gran preocupación para él.


La profecía de Jeremías

Jeremías había tratado de advertir a la gente de muchos siglos atrás, cuando Dios amenazó con juzgar la ciudad y la nación por su negativa a obedecer Sus leyes. En Jeremías 19, al profeta se le dijo que llevara una antigua vasija de barro al valle fuera de Jerusalén conocido como Ben-Hinom, donde debía profetizar y luego romper la vasija.

La vasija, dijo Dios, representaba a Jerusalén. Jer. 19:10,11 dice:

10 A continuación, quebrarás la vasija a los ojos de los hombres que te acompañan 11 y les dirás: "Así dice el Señor de los ejércitos: 'Así voy a romper a este pueblo y a esta ciudad, como uno rompe una vasija de alfarero, que no puede ser reparada de nuevo'"; y se enterrarán en Tofet, porque no habrá otro lugar para el entierro.

Los habitantes de Jerusalén no creían a Jeremías, porque confiaban en el templo (Jer. 7: 4). ¡Sin duda, Dios no permitiría ser humillado a Sí mismo a por extranjeros impíos! Pero el profeta declaró el veredicto de Dios en Jer. 7:11,

11 "¿Habéis convertido esta casa, que es llamada por mi nombre, en una cueva de ladrones delante de vuestros ojos? He aquí, yo, yo, lo he visto", declara el Señor.

Este fue el mismo veredicto que Jesús citó en Mat. 21:13, lo que implicaba que la ciudad sería destruida de nuevo como en los días de Jeremías. Sin embargo, después de cada uno de los dos desastres, Jerusalén fue reconstruida más tarde. Por lo tanto, la profecía de Jeremías acerca de la vasija quebrada "que no puede volver a ser reparada" aún no se ha cumplido en la forma final. Otro desastre espera a Jerusalén en el futuro, cuando la destrucción será tan completa que nadie va a ser capaz de reconstruir la ciudad. Isaías 29: 5,6 implica que la destrucción será nuclear. Tal vez la razón por la que permanecerá desolada será a causa de la lluvia radiactiva.


Los últimos días de Jerusalén

En el primer siglo, se creía comúnmente entre los cristianos que habían entrado en "los últimos días". Santiago 5: 3 dice: "Es para los últimos días que habéis almacenado vuestro tesoro!" Estos fueron los "últimos días" de Jerusalén como la conocían.

Tal vez era claro para ellos que a Jerusalén se le habían dado 40 años para arrepentirse desde el ministerio de Cristo (30-33 dC). Ese período de gracia de 40 años fue comprado y pagado por la intercesión de 40 días de Ezequiel en Ez. 4: 6.

Este período de gracia tenía dos puntos iniciales. En primer lugar, se inició cuando Herodes mató a Juan el Bautista en la Pascua del año 30 dC. Contar 40 años más tarde nos lleva a la Pascua del 70 dC, cuando los romanos rodearon Jerusalén y comenzaron el asedio. Josefo nos dice en Las Guerras de los Judíos, V, XIII, 7,

"No menos de ciento quince mil ochocientos ochenta cadáveres, en el intervalo entre los catorce días del mes Xántico, o Nisan, cuando los romanos acamparon por la ciudad, y el primer día del mes Panemus, o Tamuz".

El catorce de Nisan era día de preparación para la Pascua, precisamente 40 años después de la Pascua, cuando Juan fue decapitado. Mateo 14: 1-11 cuenta la historia del martirio de Juan, y el versículo 12 dice:

12 Entonces llegaron sus discípulos, y tomaron el cuerpo y lo enterraron; y fueron y lo reportaron a Jesús 13 Y oyéndolo Jesús, se apartó de allí en un barco.

Las multitudes lo seguían por el Mar de Galilea, y luego alimentaron a los 5.000. Cuando leemos el relato de Juan de esto, se nos dice específicamente en Juan 6: 4,

4 Se acercaba la Pascua, la fiesta de los judíos.

Por lo tanto, sabemos que Juan fue ejecutado en la Pascua, unos seis meses después del bautismo de Jesús, el día anterior de la Expiación. Del 30 al 70 dC hay precisamente 40 años hasta ese día.


Masada y los sicarios

El segundo punto final del período de gracia de 40 años comenzó con la crucifixión de Jesús en el 33 y terminó con la caída de Masada en el 73. Ambos hechos ocurrieron en la Pascua, pero con 40 años de diferencia.

Después de la caída de Jerusalén, algunos miembros supervivientes de un grupo conocido como los Sicarios tomaron Masada y se mantuvieron durante tres años. Josefo describe de ellos en Antigüedades de los Judíos, XX, viii, 10,

"Y entonces fue que los sicarios, como se les llamaba, que eran ladrones, crecieron numerosos. Hicieron uso de espadas pequeñas, no muy diferentes de longitud del persa acinacae, pero un poco torcidos, y como el romano sicae, [o] hoces como se les llamaba; y de estas armas estos ladrones consiguieron su denominación; y con estas armas mataron a un gran número; porque ellos mismos se mezclaban entre la multitud en sus fiestas, cuando multitudes de todas partes subían a la ciudad para adorar a Dios, como hemos dicho antes, y mataron fácilmente aquellos que tenían en mente matar. También llegaron con frecuencia a los pueblos pertenecientes a sus enemigos, con sus armas, y los despojaron, y les prendieron fuego".

Después de la destrucción de Jerusalén, un grupo de sicarios, dirigido por Eleazar bin Jair, tomó Masada y la fortificaron para defenderse contra los romanos. La Enciclopedia Judía en Línea dice de ellos,

"Al comienzo de la guerra contra los romanos, los sicarios, con la ayuda de otros zelotes, obtuvieron acceso secreto a Jerusalén, donde cometieron actos atroces. Sus líderes, incluyendo Menahem ben Jair, Eleazar ben Jair, y Bar Giora, estaban entre las figuras importantes de esta guerra; y que tenían la posesión de la fortaleza de Masada hasta que fue tomada por los romanos".

Estos sicarios fueron los llamados "combatientes de la libertad" de la guerra judía. Eran, de hecho, los terroristas de ese tiempo, que asesinaban a sus compañeros de judíos que trataban de someterse a Roma como Jeremías había aconsejado muchos siglos atrás. Jer. 27 dice:

9 Pero en cuanto a ti, no hagas caso a tus profetas, tus adivinos, a vuestros sueños, vuestros adivinos, o vuestros encantadores, que os hablan diciendo: "No serviréis al rey de Babilonia". 10 Porque ellos os profetizan mentira con el fin de haceros alejar de vuestra tierra; y yo os arroje y perezcáis … 13 ¿Por qué moriréis, tú y tu pueblo, por la espada, el hambre y la peste, como el Señor ha hablado a la nación que no sirva al rey de Babilonia?

Roma era el cuarto imperio de la imagen de Babilonia, vista en Daniel 2. Dios había dado a estos imperios autoridad sobre la tierra, y Jeremías les dijo que Dios les había mandado a someterse a dichas autoridades.

Muchos judíos, sin embargo, creían que Dios quería que ellos fueran libres, y así se formaron bandas armadas y se rebelaron contra Roma. Estas incluían a los zelotes y los sicarios. Los zelotes asesinaban romanos, mientras que los sicarios iban tan lejos como para asesinar judíos que permanecían amigables con Roma o que recomendaban abstenerse de una revuelta.

Cuando el ejército romano finalmente volvió su atención a Masada, construyó una rampa hasta la parte superior de esa meseta. Se terminó el día catorce del primer mes, que era el día de preparación para la Pascua en el 73 dC. Detuvieron su trabajo por la noche y planearon el asalto a Masada la mañana siguiente, que era el aniversario de la salida de Israel de Egipto bajo Moisés.

Esa noche Eleazar convenció a la gente de cometer suicidio. Diez hombres fueron escogidos para matar a todos los demás. Los hombres fueron a acostarse con sus mujeres y niños, mientras que uno de los diez hombres les cortaba el cuello como si fueran corderos de la Pascua. Josefo nos dice en Las Guerras de los Judíos, VII, IX, 1,

"Así que estas personas murieron con esta intención, que no iban a tener ni una sola alma entre ellos viva que esté sujeta a los romanos. Sin embargo, estaba allí una anciana, y otro que era pariente más cercano a Eleazar, y superior a la mayoría de las mujeres en la prudencia y el aprendizaje, con cinco hijos, que habían ocultado en cavernas bajo tierra, y había llevado hasta allí el agua para su bebida, y estaban escondidos allí cuando los demás estaban empeñados en la masacre unos de otros. Estos otros fueron novecientos sesenta en número, las mujeres y los niños estando todos incluidos en ese cálculo. Esta masacre calamitosa se hizo a los quince días del mes [Xántico] Nisan".

No guardaron la Pascua la noche anterior, no hubo corderos matados, ni pusieron la sangre del cordero en los postes de la puerta, porque estaban ocupados matándose unos a otros, como corderos de la masacre, como si se cumpliera la palabra del Señor en Éxodo 12:23,

23 Porque Yahweh pasará hiriendo a los egipcios; y cuando vea la sangre en el dintel y en los dos postes de la puerta, pasará Yahweh aquella puerta, y no permitirá que el destructor entre en vuestras casas para herir.

Guardar la fiesta de la manera antigua alianza no habría hecho una diferencia en su destino, por supuesto, porque la única manera de celebrar la Pascua después de la crucifixión de Jesús era la fe en su sangre. Él era el verdadero Cordero de Dios, como el mismo Juan había declarado anteriormente en Juan 1:29. Pero Juan había sido rechazado, olvidaron su testimonio, y la identificación que él había hecho del verdadero Cordero.

Así terminó el segundo período de gracia, después de haber comenzado con la crucifixión de Jesús como el Cordero de Dios, y terminado con la masacre de los pequeños corderos en Masada 40 años después.


Los últimos días extendidos

Hay quienes sostienen que los "últimos días" terminaron con la destrucción de Jerusalén. Muchos de sus puntos están bien adoptados. Hubo señales en el Cielo y en el mismo templo. Sin embargo, estas eran también tipos proféticos que demuestran que un mayor cumplimiento aún está por venir, cuando Jerusalén se destruya una vez más.

En primer lugar, Jeremías 19:11 dice que Jerusalén sería destruida de tal manera que nunca más volverá a ser reparada o reconstruida. Después de la destrucción de Jerusalén en el año 70, fue reconstruida otra vez. No tenemos que dar un historial completo de las guerras que han destruido la ciudad antes o después. Todo lo que necesitamos observar es que la ciudad existe hoy en día (a partir de este escrito). Esto demuestra que Jer. 19:11 no se ha cumplido por última vez. Jerusalén todavía espera una destrucción final.

Por esta razón, la advertencia de Santiago para los "ricos" de la ciudad es todavía pertinente para nuestra generación de banqueros de Babilonia. Por lo tanto, es algo que debería ser de gran preocupación para nosotros, y no puede limitarse a fijar esas profecías a un tiempo anterior.

Los 40 días de intercesión de Ezequiel representaron un período de gracia de 40 años de para Judá (Ez. 4: 6). Usando estos mismos números, también podemos observar una segunda ronda de la profecía después de 40 años de Sábado. Por lo tanto, 40 x 7 años es igual a 280 años.

Utilizando las mismas fechas de inicio (30 y 33 dC), podemos ver que 280 años más tarde nos lleva a 310-313 dC. El principal evento que ocurrió durante este tiempo fue el derrocamiento de Roma de Constantino y el inicio de un "Imperio Romano Cristiano". El Edicto de Tolerancia se emitió en el año 313, que puso fin a la persecución de los cristianos.

Sin embargo, creo que estamos en medio de un cumplimiento final de esta profecía del "tiempo del fin". El sistema de calendario bíblico se construyó no sólo en ciclos de años sabáticos, sino también de ciclos de Jubileo. Se necesitaban siete ciclos de años sabáticos para igualar un ciclo de jubileo, y el 50º año era conocido como el Año del Jubileo.

Cuarenta ciclos de Jubileo son 49 x 40 años, o 1.960 años. Que data de la crucifixión de Jesús en el año 33 dC, que nos lleva al año 1993. Hacia fines de 1993 fuimos llevados a iniciar la Campaña Jubileo Oración, para provocar el fin de Misterio Babilonia y solicitar al Tribunal Divino para que la autoridad fuera transferida a los santos del Altísimo, es decir, los vencedores -de acuerdo con la profecía de Daniel 7:27,

27 Y la soberanía, el dominio y la grandeza de todos los reinos debajo de todo el cielo, sea dado al pueblo de los santos del Altísimo; Su reino será un reino eterno, y todos los dominios le servirán y obedecerán.

Creemos que hemos llegado a este punto de la historia, pero tardamos 13 años de guerra (hasta el 7 de Oct. de 2006) para ganar esta batalla totalmente. Al cabo de un año, las grietas comenzaron a aparecer en el sistema financiero de Babilonia, tal y como esperábamos. La Crisis de Hipotecas de Alto Riesgo comenzó en el verano de 2007, seguido de la Crisis Bancaria en septiembre de 2008.

Al escribir estas líneas, todavía estamos viendo el colapso de Babilonia, pero el colapso en sí es una prueba de que la autoridad en la Tierra ha pasado ahora en manos de los vencedores.


La protesta de los Oprimidos

Santiago sigue para darnos la razón por la que el juicio era inminente sobre Jerusalén, Roma, y sobre el sistema de Babilonia en general. Escribe en Santiago 5: 4,

4 He aquí, el jornal de los obreros que han segado vuestros campos, y que ha sido retenido por vosotros, clama contra vosotros; y el clamor de los que hacían la cosecha ha llegado a los oídos del Señor de Sebaot [es decir, "Señor de los Ejércitos"].

¿Santiago estaba realmente hablando de los ricos la retención de salarios de los que trabajaban en sus campos de cereales? Realmente no. El verdadero foco está sobre la deuda que los ricos gobernantes del sistema mundial deben, no sólo a la gente de la Tierra, sino a Dios mismo. Para un estudio más completo de esto, véase mi libro, La Nota de la Deuda en la Profecía.

Si miramos hacia el futuro con el versículo 7, nos encontramos con que Dios mismo se asemeja a un agricultor esperando el fruto de la tierra. Los cristianos eran los obreros en el campo de Dios, ya que dieron testimonio de Jesucristo en el "campo" de Jerusalén y el resto del mundo. Los responsables de la viña de Dios se supone que pagar a los trabajadores, sino que se habían apropiado de sus salarios a sí mismos e incluso usurpado la viña por sí mismos (Mateo 21:38).

Por lo tanto, es más probable que Santiago estuviera hablando simbólicamente. Los ricos líderes religiosos en Jerusalén habían retenido los salarios de los creyentes que trabajaron para producir los frutos del Reino entre ellos en Jerusalén. Esto se había hecho desde los días de los profetas, que eran los "siervos" de Dios en la parábola que Jesús en Mat. 21. Los cristianos se vieron a sí mismos como una extensión de los profetas, ya que ellos también eran maltratados y golpeados a menudo o muertos por su testimonio.

Santiago dice que "el clamor de los que cosechaban ha llegado a los oídos del Señor de Sebaot". El uso de este título en particular es importante, ya que significa "Señor de los Ejércitos", es decir, el comandante en jefe de las Fuerzas Armadas de los Cielos. Es una advertencia a Jerusalén, en particular, de la guerra inminente. No hay duda que Santiago tuvo en cuenta otra de las parábolas de Jesús, registrada en Mat.22: 1-7. En esta parábola, rechazaron la invitación a la fiesta de bodas,

6 y otros, tomando a los esclavos los maltrataron y los asesinaron. 7 Pero el rey se enfureció, y enviando sus ejércitos, destruyó a aquellos asesinos, y estableció su ciudad en llamas.

Esto profetizaba de los ejércitos romanos que vendrían a destruir Jerusalén. Jesús les identifica como los ejércitos de Dios. Santiago identificó a Dios como el Señor de los ejércitos sobre los ejércitos romanos. Santiago sigue,

5 Habéis vivido lujosamente sobre la tierra y llevado una vida de placer desenfrenado; habéis engordado vuestros corazones para el día de la matanza
.

Esto conlleva un doble significado. Salmo 44:22 dice,

22 Pero por causa de ti somos muertos todo el tiempo; nos tratan como a ovejas para el matadero.

Los verdaderos creyentes son llevados como ovejas para el matadero, así como Jesús mismo fue tratado (Isaías 53: 7). Jeremías fue uno de los profetas maltratados así, diciendo en Jer. 11:19, "Me llevaron como cordero inocente que llevan a la masacre". Como resultado, Jeremías profetizó de una segunda masacre que tendría lugar en 12: 3, "arrástralos como ovejas para la masacre y apártalos para un día de la matanza!".

En el primer siglo, Santiago fue testigo de la masacre del Cordero de Dios, así como de los seguidores del cordero de Cristo. Pero también entendía la profecía del día de la masacre que estaba por venir sobre Jerusalén. Él continúa,

6 Habéis condenado y dado muerte al hombre justo; él no os hizo resistencia.

Santiago se refería a "Jesucristo el justo" (1 Juan 2: 1). Este fue uno de los títulos de Cristo mismo, que se utilizaron en la iglesia primitiva. En Hechos 7:52, Esteban habló de "el Justo, del cual vosotros ahora habéis sido entregadores y matadores".


Está claro, entonces, que Santiago estaba advirtiendo a Jerusalén de su inminente masacre, después de la matanza del Justo. No vivió para ver la masacre de los inocentes en Masada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario